Ley antitabaco

8 de abril de 1890*

Pensé: no está bien llegar a un lugar, ponerse a fumar y envolver de humo a las gentes.

--


*Lev Tolstói, Diarios (1847-1894), Editorial Acantilado, Barcelona, 2002

Comentarios

  1. ¿Quieres creer que estaba buscando el "me gusta"?

    ; )

    ResponderEliminar
  2. una tentación a releerlos, aunque de momento no me dejo

    ResponderEliminar
  3. Yo hubiese puesto este post en "arrealismo" jeje

    Tolerancia plis Que no somos leprosos Jodé (Y eso que yo lo he dejaU...)


    Saludics Nau

    ResponderEliminar
  4. André Gide (que murió octogenario y fumando), dijo: "Escribir es para mí un acto complementario al placer de fumar".
    Y no, no voy a hacer apología del tabaco, pero coño, como dice Patgor, déjennos tranquilos, que aunque estemos cabreados, acatamos la ley. Y además, añado que cuando esta ley no existía, los no fumadores, haciendo uso de su libertad, asistían a bares llenos de humo porque les daba la gana.
    Estoy cabreada, sí. Muy cabreada.

    ResponderEliminar
  5. ¡Caray Susi, qué vehemencia!
    Los no fumadores asistían a los bares porque les daba la gana, ejerciendo su derecho a relajarse y divertirse como todo hijo de vecino, y los bares estaban llenos de humo. Que no es lo mismo que decir que los no fumadores iban a los bares llenos de humo porque les daba la gana, de hecho los no fumadores siguen yendo a los bares porque les da la gana, y ahora se los encuentran limpitos de humo.
    Dejados están, pardiez!!, pero no culpen a los demás de su desgracia. hagan una manifestación a las puertas del Ministerio de Sanidad, que la Pajín saldrá en algún momento a la puerta a echarse su cigarrito.
    Y no es del todo cierto que acaten todos: hay mucho cabreado que acata la ley, y hay mucho cabreado que, además de echar la culpa a no fumador como si él hubiese dictado y aprobado la ley, no la acata, aunque allá cada uno. Y vaya, aseguro que nosotros, quienes ahora no fumamos y quienes nunca fumaron, no dijimos ni mu, quiero decir que no hemos recogido firmas para que os prohiban "vuestro placer", palabrita de honor. Ahora, con la ley de "nuestra parte", surge algún miserable chivato, de la misma manera que existen exaltados fumadores que se enfrentan a los pacíficos no fumadores como responsables de su ostracismo. En fin, nunca llueve a gusto de todos, qué se le va a hacer.

    ResponderEliminar
  6. Los no fumadores pudieron crear miles de bares para ellos cuando promulgaron la anterior ley pero no abrieron ninguno. ¿Por qué?

    Los no fumadores, los militantes, son unos llorones a los que el gobierno les ha regalado una ley de revancha, como con todo lo referente a este gobierno, porque no son capaces de imponerse ni de vivir según sus convicciones con sus propios medios, y con el apoyo de la supuesta mayoría que me da a mí que es minoría, y mucha, o poca.

    Ir de bares no es un derecho, como no lo es ir a un gimnasio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares