La ficción no lo es todo

El especial de Babelia era para guardar, pero el caso es que no lo encuentro. Por suerte, hoy todo queda, está internet, y puedo rescatar una de las veinte lecciones que Muñoz Molina ha aprendido en veinte años. Es la primera, y viene a restar puntos al poder de la ficción, entendida como artefacto literario más o menos inventada:

1 He aprendido que la ficción no tiene por qué ser la forma superior de la literatura narrativa. Quizás una novela sólo deba escribirse cuando no queda más remedio: cuando lo que hace falta decir sólo puede ser dicho inventando.

Comentarios

  1. Pues yo todavía lo guardo, si lo quieres utiliza la privacidad interior y te lo mando gratis.

    ResponderEliminar
  2. Ah, interior... No sé que es eso... Pero gracias, ya lo he localizado. abrazos

    ResponderEliminar
  3. nada que si me das una dirección postal te lo mandaba

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares