El sol de mi infancia (nanocasualidades literarias que no importan a nadie)

Acabo de vivir una de esas casualidades completamente ínfimas que no interesan a nadie pero que a mí, sin embargo, me llenan de una extraña excitación. Tanta, que necesito comunicarlo aquí o no me quedaré a gusto jamás.

Esta mañana, mientras corregía una novelita mía, suprimí una cita hermosa de Albert Camus. Me dio pena, pero era necesaria su eliminación, en el proceso de limpia en que ando metido. Decía esto:

"El sol que iluminó mi infancia me privó de todo resentimiento".

Por la tarde, preparando la entrevista que este viernes hago a Use Lahoz, por 'La estación perdida', veo que hace un comentario, en otra entrevista, sobre la infancia, como paraíso perdido. Entonces, escribo en mi hoja con futuras preguntas si está de acuerdo con Camus en que la infancia es un periodo purificador, o con Onetti, que decía algo así como que una infancia feliz era como una peli sin pistolas o un matrimonio sin canas al aire, algo así como un coñazo.

Segundos después leo esto, del teletipo de EFE colgado en la Red:

Aunque sin malas intenciones, Santiago se vuelve incapaz de gestionar su vida. "Albert Camus tiene una frase maravillosa: 'El sol que iluminó mi infancia me privó de todo resentimiento'. Y ese sol de la infancia a Santiago le priva de toda maldad", ha subrayado.

Comentarios

  1. Estas pequeñas casualidades, son maravillosas, parecen dar sentido a algo.
    ¿O igual es que estamos más receptivos para que se produzcan?

    ResponderEliminar
  2. Creo que todos los días se producen varias, y cuando estamos más receptivos las retenemos. Es una cosa matemáticas, pero sigamos pensando que hay algo de misterio y de sentido en todas ellas...

    ;

    ResponderEliminar
  3. Dirás que soy corto, pero a mí estas cosas me dejan alucinado. Cuando me pasa algo así, pienso que estoy recibiendo un mensaje de no sé dónde. Llamémosle "señal".
    Vaya, que estoy de encerrar,no?? jeje

    Saludics Nau majo!!!

    ResponderEliminar
  4. ***Estoy tomandome un momento para crear algo: mi vida, mi obra, mi destino... ahora, si en verdad existe un poder que esta mas alla de mi entendimiento (llamese Dios, naturaleza, universo, Obama, bla bla bla); quiero ver una señal, solo una; que me demuestre que ese poder esta prestando atencion a lo que hago y quiero ver esa señal de una manera tan inesperada que, me vea sorprendido ante mi capacidad de atraer "matematicamente" esas pequeñas chispas que encienden otra luz cada dia***

    Me gusta el post. Me ha hecho pensar en, esos niños que un dia fuimos ¿Y ya nunca mas seremos? y en la belleza de encontrar emocion en las pequeñas casualidades.

    ¡Que este año sea tuyo Naugrafo!

    ResponderEliminar
  5. Eso es que estás navegando por dónde quieres. Has visto el bulto bajo las aguas, ¡ahora a por él!Es una buena señal ,sin duda estás dónde quieres y captas la señal , perdona la torpeza al explicarme. Telepatía y capatación de ondas, o que te han metido algo en el cola cao.

    ResponderEliminar
  6. Edu, como a mí también me conmueven esas microcasualidades, te diré que esta misma semana he recordado la cita de "Verano bodas" que puse a "Entre paréntesis", pensando en un 17 de febrero, y que creo que sería la continuación a lo que citas:"Conservando tanto sol en la memoria, cómo podría apostar por la falta de sentido..."
    Macrogracias.

    ResponderEliminar
  7. Macrogracias a ti, y al otro Anónimo y a Vandramé.

    A ver si nos vemos pronto. Hoy vino el tercero del café de Ruiz, viaje fugaz, dale un toque si tal.

    abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario