30.12.10

Últimos minutos

A veces, me da por creer en Dios, y a fe que lo hago a menudo, muy a mi particular manera, un poco como  un juego. Y pienso en la existencia de un guionista más o menos cabrón que dispone de nosotros a sus anchas para que le proveamos, sacándolo de su divino tedio, historias. Un dios que juega con nosotros, manipula, retoca, mueve, quita, pone, altera, juega con los tiempos de nuestras vidas, de la gente que nos rodea, y va tejiendo historias. Así, da pie a ulteriores materializaciones de esas intrincadas tramas, a través de los recursos que sus criaturas tienen a mano: el cine, la literatura, la poesía, la música, el arte...

Por ello, todas esas manifestaciones no son sino encargos que, cual Goya con Carlos IV y familia, los artistas llevan a cabo. Dios es un guionista que altera el orden de las cosas para que otros guionistas, a su vez, le suministren esas historias, ya bien organizaditas. Corrijo, más que guionista, este ser superior es productor, un productor creativo a lo sir David Puttnam (La misión, Carros de fuego) que dispone de los elementos necesarios para que se produzca la obra de arte, aunque sin ser él exactamente el ejecutor de nada.

Reflexiones pueriles que a veces me asaltan y que me hacen pensar en dios, o Dios, como un tipillo más o menos curiosón en su laboratorio. Después de 35 millones de años contemplando la Tierra, su primera creación, y con los diversos entretenimientos que en ella introdujo: glaciaciones, movimientos sísmicos, bichos de todo tipo que luchaban entre sí, algunos con éxito (supervivencia) otros con fracaso (extinción), llegó un momento en que, ojo, se aburrió.
Entonces, decidió toquitear no sabemos aún qué resorte de su Mundinova para dar entrada a un tipo de simio perfeccionado, complejo, rarito, susceptible, vulnerable, pejiguero, sensiblón, suspicaz, malpensante, miserable y con algún gesto que otro de dignidad y sana ambición: el hombre (y la mujer).

Esta pueril reflexión, quizá no tan pueril, me vino al coquete leyendo un libro que es como para niños, pero cuyo fundamental contenido voy a ir digiriendo a lo largo de 2011 (Evolución para todos, de Dylan Evans y Howard Selina), que tuvo a bien regalarme el gran Molusco. En ese libro, descubrí (no tenía ni idea, como tú, seguramente) que el hombre lleva muy poco sobre la faz de la Tierra:

"Los humanos aparecieron en África alrededor de 100.000 años, somos una especie muy reciente", leo.

Y aún leo más, en un párrafo que me parece el gran hallazgo de este año, y que os invito a que jugueteéis con él poco antes de las frivolas campanadas de fin de año, con la fermosa Carbonero y la bella Marta Fernández y la simpar Pilar Rubio, opción que os recomiendo por razones evidentes para el uvícola visionado. Dos puntos (y no escribiré más hasta el año que viene, he dicho):
Si la historia de la vida en la Tierra se comprimiera en un año, los humanos habrían aparecido pocos minutos antes de la medianoche del 31 de diciembre.

Marta, Pilar y Sara, beldades mediáticas pero humanas.
--

¡FELIZ 2011!

6 comentarios :

  1. gracias, yo también lo estoy haciendo, aunque hasta el año que viene, y feliz por cierto

    ResponderEliminar
  2. Yo no creo en Dios. Creo en las Tetas. Tetas. Tetas. Tetas.

    Todo el mundo bebe.

    No es bueno

    el trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Siento ser un ex-nob, pero esa frase del hombre, los minutos y la historia lleva repiqueteando en mi cebollazo desde la infancia, que es cuando la leí u oí en vete tú a saber dónde o de quién. Da igual... el caso es que Dios no existe, es imposible, y si existiera casi sería peor: que alguien tan sádico te de la vida acojona más que el vacío de la nada.

    ResponderEliminar
  4. Feliz 2011, querido naugrafo. Quizá tengas razón: a veces se sobrevalora a Dios, se le representa demasiado perfecto. Omnisciente, omnipontente, omnipresente, pero quizá es sólo un señor de dimensiones cósmicas que se entretiene con sus creaciones. Y ojo, eso no es cruel: si yo pudiera hacerlo, lo haría. Por cierto que esta manera de divagar sobre Dios me recuerda a "el Todo".
    Nos vemos en un par de horas.
    Un abrazo,
    L. Durruti

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs