La muerte de los García

Ando leyendo un libro muy instructivo sobre la selección natural, Darwin y la supervivencia en general. Sin darme cuenta, era un lamarquista trasnochado y poco menos que creía aún en aquello de que la función hace el órgano. Si bien aceptaba el rollo de la selección natural, porque Darwin parece un tipo solvente, sobre todo si se compara con los postulados que al respecto ofrece la Iglesia, no había llegado a asimilarla, a socializarla, como dicen algunos. En ello ando.

Por eso, al leer en RTVE.es la noticia de que los apellidos, en España, dejarán de colocarse a la descendencia por vía paternal, es decir, trasladando al hijo el apellido del padre, he pensado en Darwin. He pensado en que la selección natural, que siempre prima aquello que favorece la procreación y la garantía de la descendencia, como pasa con los pavos reales con colas atractivas, que se procrean más que los que no tienen tanto abalorio, digo, que la selección natural en los apellidos apostará por el exotismo. Porque tienen más empaque los apellidos como Tomeo, Modiano o Herralde (miro a mi biblioteca) que los García, Pérez y Sósez.

Primera idea que me sugiere esta no menor noticia, propia de un Consejo de ministros del Partido de las Pequeñas Cosas. Y una segunda reflexión: ¿Cómo seguir a partir de ahora el rastro genealógico familiar?

Y digo yo (gran coletilla), ¿no es un poco gilipollez, y perdón por el perezrrevertismo, esta medida? ¿Había necesidad de crearla? ¿Es trasnochado y machista regirse por el sistema de herencia paternofilial de los apellidos? ¿Deberían eliminarse todos los apellidos y adoptar nombres únicos e universales, a la manera de una matrícula, con un código más sofisticado y preciso?

Federico García Lorca se llamaría ahora Federico Lorca García.

Comentarios

  1. De aquí a unos años la tiranía del abecedario hará que la población tenga mayoritariamente apellidos que empiecen por A. Los Álvarez el siglo que viene serán legión... y dentro de dos los Álvarez Álvarez Álvarez. Joderos los de la Zeta, que estáis muertos para la historia.

    Dios... cuánta chorrada hace este gobierno en pos de la igualdad más desigual que verán los siglos.

    ResponderEliminar
  2. Realmente me parece una gran gilipollez (ya que vamos de revertianos).

    Para identificarnos legalmente ya tenemos DNI (del cual se podría hablar largo y tendido) y el que tiene problemas con el orden de sus apellidos se los puede cambiar en el registro.

    Pero tan grande me parece la gilipollez que no me preocupa. Que hagan lo que quieran, pero que no nos toreen.

    Por cierto, el primer (y único) apellido de mi novia es el de su madre, y el motivo: por gusto.

    ResponderEliminar
  3. Adjunto un enlace que parece serio sobre el particular:


    http://www.sintetia.com/analisis/manifiesto-contra-un-futuro-de-ciudadanos-alonso-alonso

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que me parece que la medida está generando polémica porque la gente (empezando por el Gobierno) no tiene mucho que hacer. La ley ya permite ahora a las parejas invertir el orden tradicional de los apellidos. Hay que solicitarlo, creo, pero no suele haber problema. ¿Era esto una demanda social? Desde luego, creo que no comparable a otros aspectos sobre los que se ha legislado y a algunos sobre los que aún no se ha hecho.
    Solo por enredar: ¿es más urgente legislar sobre el orden de los apellidos o sobre las garantías de los inversores cuando adquieren determinados productos financieros? Tengo para mí que lo segundo, pero es mucho más complejo, la gente habla menos de ello y el personal se entretiene menos. Amigos, esta es la política que tenemos. Y no es una crítica solo dirigida al PSOE: el PP ha entrado al trapo con entusiasmo, como si no tuvieran nada más importante que criticar.

    ResponderEliminar
  5. Estoy contigo en las preguntas. También leí el artículo en ELPAIS y además decían que García era uno de los más numerosos en España.
    Me parece una sandez, y la linea genialogica se perdería. Algo que al fin y al cabo nos identifica.
    No entiendo muy bien a que viene esta idea, es meterse con cosas por meterse. Hay millones de cosas que solicionar antes.
    De todas formas también leí hace poco otro artículo sobre las nuevas normas de la gramática, otra patochada, según mi opinión

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares