La trampa hiperactiva

A veces, cuando nos reunimos con gente que tiene una capacidad para la acción superior a la media, o cuando nos cuentan actividades que estos tipos, conocidos como hiperactivos, han llevado a cabo, podemos llegarse a sentir un punto de envidia, o inferioridad comparativa. Los vemos despiertos, rápidos, ingeniosos, llenos de anécdotas que referir, juncos activos de un flujo vital muy bien nutrido y lleno de azares y divertidos mojones biográficos, que apabullan no poco al apocado interlocutor.

Lo que no solemos tener en cuenta, cuando nos enfrentamos al hiperactivo, es que este sujeto, cabroncete él, duerme como una marmota hasta las cejas de Valeriana Leo. Normalmente, no conocemos este dato, porque la vida social se hace en estado consciente, normalmente, y el hiperactivo suele hacer acto de presencia cuando se ha metido su buena empachada en posición horizontal.

Llevaba, yo, unas semanas como flojitranco, hasta que he dado con la causa de esa leve desgana existencial: el sueño. Y, hoy, después de despachar siete horas de placentero descanso, he descubierto las exigencias del dormir, a la que debemos pleitesía, y además he desenmascarado al hiperactivo tramposete.

- -

Hoy, que he dormido más, me he acordado de justificar el texto, que creo que queda mejor.

Comentarios

  1. Si el periódico la razón no editara bien sus textos, podríamos decir que 'la razón no justifica los textos'?

    ResponderEliminar
  2. Siempre he desconfiado de la gente que asegura que no duerme más de dos o tres horas y emplea todo su tiempo añadido en hacer cosas. En general, mienten. Está socialmente mucho mejor visto decir que apenas duermes porque tienes una actividad enorme que confesar que en cuanto puedes te pasas diez horas en la cama o te levantas a la hora de comer.

    ResponderEliminar
  3. Además, dormir mucho y hacer muchas cosas no es incompatible. Es cuestión "saber saberse administrar".

    ResponderEliminar
  4. Joer, no caía en lo que significaba la letra pequeña... Ahora caigo... Laporte, deja de encorsetarte hasta en el texto, hombre de dios!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares