23.10.10

El Madrid de MH

El Madrid de Miguel Hernández pasó de lugar inhóspito a centro de gravedad permanente. Un Miguel Hernández de cuyo nacimiento se cumplirán cien años el próximo sábado 30 de octubre (Territorios, de El Correo de Bilbao, dedicará un especial). Lamentaremos, desde aquí, ese día, que Miguel Hernández no pudiera haber llegado no a los cien, pero sí a una edad más digna para morir, porque Miguel Hernández murió a la edad de este náuGrafo, 31, y aunque dijo, podría haber dicho y hecho mucho más.

Acudan a visitar la exposición que la Biblioteca Nacional le dedica a su memoria. Las exposiciones de hoy, como ésta que organiza la SECC, cada vez están mejor diseñadas: no hay un intento de aturdir al visitante con profusión de datos enciclopédicos, sino la intención de trasladarse a una época y persona. Me gustó ver imágenes en movimiento de la Orihuela de principios de siglo, por ejemplo.O darme una especie de ducha sonora bajo un proyector de sonidos, con la voz del poeta en una lectura pública.

MH realiza el clásico viaje literaria de a la conquista de Madrid, que tanto nos gusta por aquí. Los principios no serían fáciles: en 1932 le dice en una carta a "su" Ramón Sijé que "Madrid es cruel". Un año antes le había dicho que la ciudad no le había causado "ninguna impresión grata". Llegó en invierno, y descubrió un frío continental para el que nadie le habría prevenido. Y luego esa cosa inabarcable de la gran ciudad, que seguramente habría abrumado al joven "poeta-pastor".

Sin embargo, en 1935, escribe a su novia, Josefina Manresa, en términos mucho más amables sobre la  ciudad. Cuatro años después de su primer viaje, ha encontrado su sitio en Madrid, su gente, su escenario perfecto para ser quien es, Miguel Hernández, y no otra cosa. "Aquí tengo amigos que me comprenden perfectamente, aquí soy feliz; no volvería nunca a Orihuela, donde nadie me interesa ni a nadie le importa lo que yo hago".

 Con una Josefina Manresa con la que, por lo visto, no se entendía tan perfectamente.

5 comentarios :

  1. Lo de pobre poeta-pastor esta superado (puta doble tilde que no me deja poner ni una. ¿Este virus no muere nunca solo se aletarga?). A su familia pasta no le faltaba. Lo que me crea curiosidad ahora que ya no es tabu rascar en lo mitos es por que se llevaba a matar con Lorca. Curioso.

    Es mi poeta preferido Miguel Hernandez, salvo cuando se pone a loar a Stalin, que entonces se pone tan repugnante como todos los palmeros de genocidas.

    ResponderEliminar
  2. También (con tilde, que a mí sí que me deja, :p) es uno de mis preferidos. Y yo no soy de poesía, oye, pero este me pierde y me hace llorar, con cebolla y nanas, por ejemplo...

    ResponderEliminar
  3. Esa imagen es de una terraza de una casa de Jaén que está a 200 metros de la mía. Juas!
    Ella era de Jaén.

    ResponderEliminar
  4. Lorca, además de un clasista, era bastante envidioso. Cuando aquel hombre de manos de campo le entregó tímidamente una obra que llevaba bajo su brazo para que le diese su opinión, no dejó de poner obstáculos para impedir que aquella "amenaza" (la genialidad de Miguel Hernández, tanto en teatro como en poesía) fuese conocida en Madrid.
    La nana de la cebolla, el niño yuntero... eso es lo que la politización de la figura del poeta nos ha metido en los libros de texto, pero Hernández es mucho más que un icono político. Hernández era hijo de un empresario ganadero, un tratante de ganado, que no es lo mismo que ser pastor. Y desde su más tierna infancia recibió una educación exquisita. Sobresalía en Latín y Griego, y era un destacado alumno, además de ser reconocidas precozmente sus dotes para la escritura.
    Lorca, creo (opinión subjetiva y personal, al margen de su obra) que iba de grande, un tanto clasista y muy estupidillo. Y lo que son las cosas, quién les iba a decir que resucitarían de igual forma: víctimas del franquismo e iconos de la izquierda.
    No me gusta que los políticos se apropien de nuestros poetas, los reducen, los empobrecen y los niegan indirectamente a ciertos sectores.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por vuestras ricas aportaciones.
    Cierto que MH no nació en un pesebre ni vivía de la leche de sus cabras. Hay mucho mito al respecto, y quizá hasta promovido por él, pero digo esto sin saber.

    Lo de que Lorca era "clasista y bastante envidiosillo" quizá sea discutible, aunque el dato que aportas, Patio, es jugoso. Lo que sí es menos discutible es que era tirando a cabezón.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs