Algunas notas desordenadas sobre 'La red social'

Por fin vi La red social, la película de la década, según Agus Alonso G., opinión que comparto. No sé de qué década, supongo que de ésta que concluye, la de los primeros años dosmil, en la que hasta el 1 de enero de 2011 estaremos inmersos. Sirve de colofón, La red social, a esta década fascinante en que hemos sido testigos de cómo la ERA DIGITAL ha sentado sus bases. Al lado de los dosmil, los noventa resulta un periodo ridículo, irrisorio, rácano, para pasar página. Es cierto que ahí empezó la verdadera transición del mundo analógico a lo digital, revolución que deja en pañales a la de Gutenberg, o casi, pero fue en los dosmil cuando se produjeron los hitos tecnológicos más fundamentales, y tiro así de memorieta: blogs, Wikipedia, YouTube y Facebook como grandes aplicaciones que cambiarán, y han cambiado, la vida de millones de personas. (Y cuando digo cambiar no digo convertir en otra cosa, sino variar, alterar, modificar, incluso mejorar. Todas estas aplicaciones lo han hecho y mucho.)

Bueno. Pues La red social, ha sabido captar el espíritu que subyace en esta década fascinante en que hemos asistido a tantos cambios, y que nos ha dejado un poco turulatos. Parte de su magnetismo, opino, reside allí.

El éxito, y ese magnetismo de la película, creo que va por ahí, pero también por tocar temas universales, clásicos, eternos (el triunfo, la envidia, la conquista femenina), con un matiz nuevo: la posibilidad actual de cambiar el mundo desde un ordenador y en zapatillas. Cuenta la película cómo Zuckerberg, ese milmillonario con cara de pardillete de la edad de mi hermano menor, creó el embrión de Facebook, Facemash.com, en tan sólo cuatro horas, y medio pedo. Después, una vez encontró la inspiración definitiva para su proyecto, más o menos 'robada' a los rubios gemelos Wiklevoss, tan sólo necesitó crear códigos y códigos. Estaba inventado la traslación definitiva de la vida social al ente digital, pero tan sólo tenía que crear formularios: Edad, Estudios, Creencias políticas, etc. Una idea tan básica como publicar tu estado civil, tu disponibilidad sentimental, la encontró cuando un compañero le preguntó si sabia si una tal XX, tenía novio o no.




Mark Zuckerberg revolucionaba la historia de internet con una aplicación que integraba las distintas herramientas de tipo sociodigital ya existentes, mySpace, Friendster, Match.com, pero dándole, además de gratuidad, un formato sencillo y universal. Los gemelos rubios de la peli no querían crear Facebook ("si realmente hubiérais querido crear Faceboo, hubiérais creado Facebook", les espeta, arrogante, el personaje de Zuckenberg, en un momento del careo legal). El tipo que unió todos los cabos, que estuvo en el lugar y en el momento adecuados y que, además, tenía los conocimientos para llevar a cabo el alumbramiento técnico, fue Mark Zuckerberg, un pipiolo de veinte años.

Fue más sagaz que los gemelos Wiklevoss, que tan sólo intuyeron una parte del filón que significaba una red social como Facebook. Ellos querían circunscribirlo al ámbito de Harvard, con el reclamo casi sexual que los chicos de Harvard rezumaban sobre las féminas. Zuckerberg fue más allá e intuyó las posibilidades de una red más ambiciosa, en la que chicos pudieran conocer a chicas, y viceversa, y tener relaciones reales. 

Pero ya digo, esa capacidad de cambiar el mundo, las relaciones, y de convertirse en un triunfador moderno, forrado de pasta, y rodeado de un aureola de hechizo sin parangón (porque ser un líder de internet es más seductor que ser un líder en el sector de los fertilizantes), la ha sabido utilizar Fincher para crear una película que pasará a la historia del cine. Quizá no por ser la mejor película jamás filmada (aunque su hechura es exquisita), sino por haber tenido la capacidad, como Zuckerberg, de haber estado en el momento y lugar adecuados. Y haberlo hecho.

Mark Zuckerberg

Como el creador de WikiLeaks, Julian Assange, que también merece una película, y que seguramente la harán, aunque ya no será la primera.

Comentarios

  1. ¿Estaremos siendo objeto de un experimento global?

    Este verano me decía un guarda forestal que el alejamiento de la madre naturaleza nos hace menos humanos.

    En parte estoy de acuerdo con él; por eso me gusta estar en naturaleza porque me hace sentir que me despojo de la parte no sincera de la sofisticación.

    Vamos, que soy usuaria de las TIC, pero que todavía tengo prejuicios hacia ellas, cuando no sólo las TIC, cualquier cosa puede servir para difrazarnos.

    Por cierto, ¿quien es el de la foto de tu facebook? Me resulta familiar, pero no caigo.

    ResponderEliminar
  2. Tengo curiosidad por ver esta peli... aunque no soy ningún fan de facebook.

    ResponderEliminar
  3. Fernando, creo q la peli es interesante más allá de que te guste o no FB. Alguien dijo que habla tanto de FAcebook como 'Toro salvaje' sobre boxeo... (y a mí no me gusta mucho el boxeo pero me encantó 'Toro salvaje').

    De todas formas, creo que habla más sobre FB que la de Toro.. sobre boxeo. De la gestación de FB, al menos.

    --

    En otras palabras, a mí me gustaría ver una película que habla sobre la gestación de la imprenta, y lo que supuso en su día, aunque no sea un fan 'de las imprentas'.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la cita, náu, y me alegro de que compartas mi opinión.

    Un debate interesante es ver cómo la gente más mayor hace juicios morales muy fuertes (negativos) de los protagonistas de la peli. Y las generaciones más jóvenes somos más comprensivos y tendemos a encariñarnos de esos personajes, incluso cuando hacen cabronadas en la peli.

    Creo que el guión de Aaron Sorkin es en ese sentido una joya impagable.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno tu artículo en rtve.es, Agus.

    Lo cierto es que Zuck es tirando a cabroncete, pero tiene un tesón y una fe en su proyecto que lo salvan. Tiene algo de precursor, sí.

    ResponderEliminar
  6. Me encantó Toro Salvaje sin ser fan del boxeo al igual que Invictus sin saber mucho de rugby...
    Lo que me atrae de la peli de La red social es ver cómo un joven universitario gesta una idea que triunfa a nivel mundial... al igual q me gustaría ver una peli sobre lis creadores de Google, por ejemplo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario