Toricos

Como dice Bernie Templewood, toricos. Pues ya no podrá verlos en Cataluña, que los acaba de prohibir. Mientras voy mascando la noticia, leo un Urgente que dice que Montilla votó en contra de la prohibición porque cree en la libertad. Al principio, la idea me ha convencido, está feo prohibir, es carca, es intervencionismo del malo, es estalinista. Pero luego he pensado en que hay cosas que no está mal prohibir. Como el burka, la pena de muerte o la pedofilia. ¿Los toros? Primeras impresiones sueltas al encajar una noticia que traerá cola (y rabo).

Comentarios

  1. Los toros me la chuflan, como todas las folcloradas - politicoradas. No se han prohibido los toros en Cataluña, sólo las corridos de ídem, que esas aldeanadas de echar a los toros o vacas por la calle, durante horas, o al mar, directamente, para que la plebe los fría a judiadas, no.

    La "bárbara" Francia se frota las manos con la prohibición de Barcelona, que ellos tienen la intención de multiplicar los festejos para que acudan los aficionados catalanes, como antaño con las pelis guarrillas, y así hacer clin-clin caja.

    Cataluña es la Comunidad Autónoma con más deuda de España. Con algo hay que intentar ocultar la nefasta gestión de los políticos del 3%.

    ResponderEliminar
  2. Pues los catalanes aficionados tendrán que hacer lo que los españoles allá por los setenta: irse a Francia a ver Enmanuelle.
    ¡Es que lo sabía!
    En fin, de aquí a nada prohibirán beber tinto de verano en las terrazas, como no hace tanto que se prohibía en CR, bajo multa de cincuenta euros o qué sé yo, pararse más de 4 0 6 personas en una acera a charlar, vamos, que vas con las niñas y te encuentras con una pareja amiga con sus otros dos niños por la calle y tienes que mandar a la mitad de la familia a la otra acera... Hay qué joderse, donde quedó el sentido común y los principos de libertad. No salgo de mi asombro.

    ResponderEliminar
  3. La libertad, término escurridizo dó los haya. ¿No habrá que respetar acaso la libertad de una comunidad, en este caso la catalana, hace 19 años la canaria, para prohibir lo que considera una manifestación que maltrata al animal (aunque el sustrato de antiespañolismo quizá mueva más que la defensa del toro)?

    Si por mi fuera, lo que primero prohibiría sería esos festejos lamentables donde al toro, vaquillas, novillos, se le hacen fechorías mil. Al fin y al cabo en la lidia hay un fondo de nobleza, de belleza, de estética, de respeto al animal. He conocido toreros más pro-animales que la mayoría de nosotros. Y luego lo de que el toro bravo se extinguiría sni la lidia y todo eso. Y que vive como un rey hasta que muerte, con un sufrimiento que existe, pero cuyo grado no se conoce a ciencia cierta (hablamos de bichos de 600 kilos de una raza q lleva siglos perfeccionándose).

    No obstante, si alguien decide prohibir algo, y usa los recursos democráticos para hacerlo, supongo que lo que hay que hacer es aceptarlo, siempre q se mueva en torno a una ética. No podríamos aceptar, por ejemplo, que se votara en contra de los rubios, solo porque a un pueblo le generan antipatía.

    Y ya digo, ¿prohibir los toros? Me da que el pueblo catalán ha creado un precedente q se irá contagiando a otras zonas del país. Porque los toros serán cultura, pero hay un fondo de crueldad que cada vez resultará más intolerable en unas sociedades que avanzan hacia la no agresión en todas sus formas.

    --

    Por cierto que dice Nacho Escolar que fue el PP canario quien promovió en Canarias que se abolieran las corridas, en 1991. En fin, un dato.

    ResponderEliminar
  4. Es divertido que el presdiente de la Plataforma en Defensa de la Fiesta se llame Luis Corrales (¿del gas?*).



    *coña hiperlocal pamplonica

    ResponderEliminar
  5. Estimado, hay que tener estómago para ser antitaurino y proabortista, y los hay de semejante incoherencia. Se debe prohibir el tabaco porque afecta a la salud de todos, y después de años de debate, aún sigue habiendo bronquíticos crónicos que no han probado un cigarro en su vida. Eso se hace por decretazo y no hay más que hablar. No he oído a los catalanes chistar sobre el tema antitabaco. ¿Se puede abortar en Cataluña? ¡Mon dieu, no me digas que sí!!! Venga ya, hombre, venga ya.
    Aquí late lo que late, tres cojones les importa el toro.
    Que no, hombre, que no, que aquí huele a tufillo, que por algún sitio se empieza un melón y esto es una cata, que decimos en mi pueblo: cortar un cachito y probar a ver cómo sabe, y si nadie pone pegas, el melón se come entero, te lo digo yo que soy muy mal pensada

    ResponderEliminar
  6. Jajjaja, pero no a estar del todo de acuerdo, me ha hecho gracia tu comentario, Patio, carácter no te falta.

    Pero vamos, se puede ser perfectamente antitaurino y proabortista, quia, no veo la contradicción por ninguna parte. "No confundamos nuez con nogal", que diría nuestro estimado Julius.

    Y vamos, no me metas aquí toros&aborto que nos podemos quedar debatiendo sine die, ad infinitum y for ever de los always de la vie.

    ¿Tufillo? ¿Haylo? Pero ya digo, como diría Radomir Antic "respecto". Eso, ante todo. Y soflamas apocalípticas o despreciativas las justas. Lo han votado, y a joderse. Y coño, reconozco que hay algo que me seduce en esa prohibición. Puede q me esté volviendo ese progre trasnochado que denunció Calamaro en Buenafuente hace semanas, quién sabe.

    Pero dentro de cien años, cuando ya no existan las corridas, cuando el tabaco sea cosa de yonkis, nos mirarán como raros por debatir sobre esto. Como eran raros los que decian que el tabaco era malo.

    ResponderEliminar
  7. Tabaco, toros, aborto... ¿sumamos la eutanasia y la pena de muerte y hacemos el pack debate?

    Por cierto, se me ha ocurrido una analogía hace un rato, al rspecto de que el personal tendrá que irse a Perpignan a ver corridas de toros. He imaginado el caso de la lapidación de la chica iraní, que finalmente se prohibe, y están unos iraníes en una tetería diciendo, "joer, va a haber que irse a Yemen para ver una jodida lapidación".

    ResponderEliminar
  8. Pack debate, jajaja!! Y vaya pack, pack premium!!

    Yo por estar en un lado, me pondré en el antitaurino pero si me preguntan si lo prohibiría, ahí me abstengo.

    Esto es porque que el animal sufra o no me parece lo menos grave, pero lo grave es que haya miles de personas que paguen por disfrutar de ese espectáculo sangriento. Y eso, señores, no se soluciona prohibiendo los toros. Los taurinos lo seguirán siendo con o sin toros. Seguirán siendo unos insensibles que además ahora buscarán salida a su falta de "circo" en otras partes...

    Y como nota curiosa, he oido por ahí que en Canarias lo que realmente se quería abolir eran las peleas de gallos, muy populares por allí, y de refilón calleron las corridas, no tan populares.

    ResponderEliminar
  9. En alguna ciudad holandesa se ha prohibido la venta de drogas en los míticos coffe-shops a los turistas, en Salou no se puede pasear en bañador, en Cambrils multan al que compra en el top-manta, en Cataluña se prohíben las corridas de toros, en algunos estadios de fútbol ya no permiten la vuvuzelas, no se puede fumar en muchos garitos, el profe no te puede meter un cachete en el colegio, en algunos aeropuertos está prohibido entrar en el avión sin que un desconocido te vea en bolas, si vendes un apartamento en (otra vez Cambrils) no puedes poner el letrero de venta en castellano, no puedo entrar con una botella de agua con su correpondiente tapón en un pabellón de baloncesto, no se puede andar en bici sin casco, no puedo celebrar un gol quitándome la camiseta aunque sea para recordar a un amigo fallecido... joder, sólo tengo 33 años y qué de cosas me han prohibido en ese tiempo.

    ResponderEliminar
  10. Yo prohibiría las calçotades. Hace falta ser cabestro para arrancar las cebollas sin terminar de crecer, pequeñitas, indefensas, desamparadas... Menudos burros.

    ResponderEliminar
  11. "No obstante, si alguien decide prohibir algo, y usa los recursos democráticos para hacerlo, supongo que lo que hay que hacer es aceptarlo, siempre q se mueva en torno a una ética. No podríamos aceptar, por ejemplo, que se votara en contra de los rubios, solo porque a un pueblo le generan antipatía."

    Lo difícil es valorar esa ética: supongamos que se tiende a prohibir las corridas de toros en más lugares de España, no correrán peligro los puestos de trabajo directos e indirectos relacionados con el mundo del toreo. Supongo que habrá una industria importante detrás de tos esto, no? Me viene a la mente la polémica de la energía nuclear: nadie quiere una central cerca de su casa, eso sí, que no me suban las tarifas de la luz y que no haya apagones inoportunos.

    Ética para el animal o para los que perderán sus puestos de trbajo... ética para el medio ambiente o para nuestro bienestar y nuestro bolsillo.

    En Australia, cuando hubo plaga de conejos, se fomentó su exterminio... ¿y la ética para el conejo?

    Pienso en voz alta...

    ResponderEliminar
  12. Ninguna de esas prohibiciones me parece caprichosa, y suscribo al 100% la de los bañadores saloutarras, jaja.

    ResponderEliminar
  13. Al conejo se le extermina y punto, pero con discreción y sin crear una plaza de conejos, con rejoneo y banderillos, para solaz y disfrute de la población australiana.

    Toda puesta en práctica de una ley implica un buen número de damnificados. La ley antibotellón pues jode al chino de la esquina q deja ver unos buenos ingresos, pero compensa a los vecinos q ya pueden dormir. Por poner un ejemplo chorra. La abolición de la pena de muerte tb llevó a la quiebra al gremio de los fabricantes de garrotes viles, pero eso no implique q fuera justo abolirla.

    Me temo q hay q poner en la balanza las consecuencias de una o tal cosa, y si se juzga injusta o poco acorde con los tiempos actuales y se opta la prohibición, pues siempre habrá gente perjudicada. Por otra parte, el toreo es una profesión nómada, digamos, donde las haya, asi que el hecho de no poder torear en Cataluña no hunde el negocio de la gente implicada, digo yo.

    ResponderEliminar
  14. Los catalanes llevan una carrera que como no se paren van a terminar por prohibir Cataluña.

    Prohibir, prohibir, prohibir... prohibir, prohibir. Prohibir.

    Qué puta obsesión.

    ResponderEliminar
  15. Comparto el mismo vaticinio (algo he dicho más arriba) con el diputado del PP impulsor de la abolición guanche de las corridas:

    http://www.europapress.es/illes-balears/noticia-diputado-pp-impulso-prohibicion-canarias-cree-100-anos-estara-erradicada-20100728165615.html

    ResponderEliminar
  16. Yo ya dije hace tiempo que más salvaje me parecía que subieran a críos menores de edad a 10 o 15 metros de altura en esos castillos humanos para que alguno se rompa el cuello, pero claro, como no es una cosa que se da en todo España, eso es cultura.

    Puta política y puto folclore.

    ResponderEliminar
  17. ¿Pero hablamos del mero sufrimiento del animal ó del espectáculo, para muchos bochornoso, que supone el hecho de que 10.000 personas disfruten con el sufrimiento del animal? Yo de crío vi una matanza de cerdos en un pueblo de Burgos y aún siento angustia cuando lo recuerdo. No había banderillas ni rejoneo, pero los pobren gritaban como posesos, para yo luego comemer su carne, claro está. Supongo que ahora se hace con descarga eléctrica, pero tampoco será muy agradable, al igual que el discreto exterminio de los conejos.

    En la ley del botellón se pone en la balanza la salud de los jóvenes y los vendedores de la esquina, en la pena de muerte se compara la vida de un ser humano con el vendedor del garrote vil... en los toros es la vida de un animal, cuya raza tiene sentido por el toreo con la pérdida de una tradición muy arraigada a nuestro país y con la destrución de una industria que vive de ello.

    Supongo que si la prohibición se queda en Cataluña, pues lo notará el quiosquero al lado de la Monumental... pero si se extiende a más partes del país, pues supongo que lo notará el que cría al toro, el que suministra lo que sea para el cuidado del toro, los que crían al caballo, el turismo que viene a Pamplona en San Fermín o a Madrid para ver a José Tomás, las plazas hoteleras, vamos, qué sé yo, supongo que si tiras de la cuerda hay mucho dinero detrás del mundo del toreo.

    ResponderEliminar
  18. La dignidad está antes que el negosi.

    ResponderEliminar
  19. Y eso que la profesión de torero me parece digna, ojo.

    ResponderEliminar
  20. Más de 150.000 empleos dependen de la supervivencia del toro bravo

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/1856099/01/10/Mas-de-150000-empleos-dependen-de-la-supervivencia-del-toro-bravo.html

    ResponderEliminar
  21. También se perdieron muchos puestos de trabajo cuando se cerraron los campos de concentración en Alemania y alrededores...

    ResponderEliminar
  22. Totalmente de acuerdo, pero en los campos de concetración fue para salvar vidas humanas; en este caso sería para salvar la vida del toro bravo... creo que no es comparable, no?

    ResponderEliminar
  23. Anda ya!!! DEMAGOGO!!! A gogó!!! JAJAJAAJA.

    ResponderEliminar
  24. Yo estoy hasta los cojones de que los ecolojetas no defiendan el reino vegetal, y que se puedan arrancar todas las pobres verduras para comérnoslas impunemente.

    Basta ya de ese genocidio verde al que nadie parece importar.

    La indefensión de las lechugas me hace saltar las lágrimas, coño. ¿Por qué sois tan insensibles? Y que nadie me diga que no se hace espectáculo con ello que lo que hace Ferrán Adría, es de todo menos gastronomía.

    STOP GENOCIDO VERDE ORAIN (ya)!!!

    ResponderEliminar
  25. Era una exageración...jJAJA, pero vamos, la idea va por ahí. ¿Cuántas clínicas de abortos ilegales se han cerrado y daban pingÜes beneficios? Ya me entendéis, vamos..

    ResponderEliminar
  26. Sí te entiendo, pero en mi opinión la cuestión está en cómo valoramos la vida de un animal en comparación con la de un hombre.

    Como el sindicato de los perros lazarillo convoquen una huelga por sus condiciones laborale, estamos jodidos. Trabajan más de 10 horas al día, 7 días a la semana, no tienen vacaciones y todo por un jornal consistente en unas caricias y unas galletitas digestivas.

    Me voy a hacer un defensor a ultranza de los derechos de los perros lazarillos...

    ResponderEliminar
  27. Los perros lazarillos son animales realizados, porque están en la vida para algo. No para que asumir un funesto destino (y sin comer pipas facundo).

    ResponderEliminar
  28. No obstante, tb hay algo de animal realizado en el toro bravo que muere en la plaza. Sí, es un poco complejo todo esto.

    ResponderEliminar
  29. El perro lazarillo no puede luchar contra su realidad, no puede elegir, al igual que el toro bravo. Esto me ha recordado una escena de "La vida de Bryan":

    FRANCIS.- Es el derecho inalienable de todo hombre…

    STAN.- O mujer...

    FRANCIS.-... ser liberado...

    STAN.- O liberada.

    FRANCIS.- O liberada. Gracias hermano.

    STAN.-O hermana.

    FRANCIS.-¿Por dónde iba?

    REG.- Ya habías terminado. Además, es derecho inalienable de todo hombre...

    STAN.- O mujer.

    REG.- ¿Se puede saber qué fijación tienes con las mujeres, Stan? Nos estás distrayendo.

    STAN.- Quiero ser una mujer.

    FRANCIS.- ¿Qué?

    STAN.- Quiero ser una mujer. Desde ahora quiero que me llaméis Loretta.

    JUDITH.- ¿Por qué quieres ser Loretta?

    STAN.- Es que yo quiero ser madre.

    REG.- Tú no puedes parir.

    STAN.- ¡No me oprimas!

    REG.-No es que te oprima, Stan. Es que no tienes matriz. ¿Dónde vas a gestar el feto, en un baúl?

    JUDITH.- Tengo una idea. Es verdad que él no puede parir, lo que no es culpa de nadie, ni siquiera de los romanos, pero sí puede tener derecho a parir. Aunque no tenga matriz, tiene derecho a ser madre.

    FRANCIS.- Nosotros tenemos que reivindicar ese derecho. Es un símbolo de nuestra lucha contra la opresión.

    REG.- Es un símbolo de tu lucha contra la realidad

    ResponderEliminar
  30. La civilizada Japón, esa que se escandaliza de las corridas de toros y no de sus matanzas de atún rojo hasta el exterminio, hoy ha ejecutado a dos asesinos ahorcándolos. Sí, todo es bastante más complejo de lo que nos quieren hacer tragar lo suspuestos "civilizados".

    ResponderEliminar
  31. Algo habrían hecho!! (Es broma)

    Por otra parte, me declaro defensor de la matanza del atún rojo (en las condiciones menos sufrientes para el pez), por tratarse de un suculetno manjar, procedente además de costas no tan remotas (Cádiz, sobre todo).

    ResponderEliminar
  32. "Los mismos mamones que quitan los toros son los que nos dicen que una niña de 16 años puede abortar sin consentimiento paterno... Vivan los progres!"

    Este comentario, leido de un amigo en FB, me hace posicionarme cada vez más del lado catalufiprogre.

    ResponderEliminar
  33. Yo es que implantaba el aborto obligatorio y asunto arreglado, pero a tu colega no le quito razón en lo de la desproposrción de las leyes. Se puede abortar con 16 y no se puede tomar bollycaos en el colegio con la misma edad. Un desgobierno o gobierno de los despropósitos.

    Lo que no entiendo del aborto es que no siendo una enfermedad el embarazo, haya que pasar la factura por la sanidad pública. Los empastes me los tengo que pagar de mi bolsillo y las gafas o lentillas ídem. Qué asco de progresía.

    ResponderEliminar
  34. Pues flaco favor le han hecho al pobre toro de lidia, que morirá con 800 kilos, obeso mórbido, diabético, ciego y artrósico en un puñetero cercado, caýéndosele la baba.
    Pero ya digo, los catalanes son como el vecinito de enfrente, al otro lao de Gibraltar ESPAÑOL!!! cojones, que primero prueba con Perejil, si nos achantamos como putas sigue con Ceuta y Melilla y Canarias, para seguir con Andalucia, que para eso la mezquita de Córdoba es suya... No te jode. Pues eso les pasa a los políticos catalanes y cierta calaña echeusté antigilipolleces y proley del embudo: lo ancho para ellos y lo estrecho para el resto del país, del que reniegan como el mismísimo Caín. Que el toro es el achaque para montarla, no cabe duda.
    Y claro que tiene que ver prohibir las corridas por el trato vejatorio al animal y abogar por el derecho a que te arranquen de cuajo una vida de las entrañas (y ya conoces mi postura al respecto), si a ti te hubiesen arrancado en enero del 79 de ese lugar tan calentito y cómodo en el se desarrollaba potencialmente todo cuanto eres, no existiría el náuGrafo digital, ni el arrealismo. Convendrás conmigo en que hubiese sido una tragedia para la humanidad.
    Y como sigan poniendo tomate y jamón en una catalana, voy a montar una rebelión con las matas de tomates y todos los gorrinos de España que se van a cagar, que ya lo ha dicho contenedor, ¿dónde coño está está chusma cuando una cebolla o una lechuga se corta en juliana?

    ResponderEliminar
  35. Fllacar, no te imaginas lo que me ha hecho reír tu comentario de la escenita... Joer, vi esa película hará ya veinte años y recuerdo que se me escapana la mitad de los diálogos porque, encima de subtitulada, estallaba en una carcajada que me impedía leer y ver la siguiente escena. Tengo que volver a verla, no sé cómo ni cuando, pero quiero verla.
    Mira tú, ni nuestra Bibiana Aido en conversación con Pepiño Blanco que desea ser madre jajajajja.

    ResponderEliminar
  36. ¿Qué van a hacer con la Monumental? ¿Un centro comercial? La cuestión me tiene en vilo.

    Ah, a mí me gustan los toros, que conste. A mí me gustan los toros y las ruedas de los fórmulas uno. Y las mujeres y las morenas.

    Los toros, sí, los toros: me gustan. A mi me gustan los toros porque durante una investigación que tuvimos que hacer en cuarto en Antropología, los antropólogos han sido siempre los que sabían argumentar para qué servían los toros, para qué se usaban y por qué los usaban. Tenía su miga aquello. Que si la sangre, que si el macho, que si la hembra, que si la banderilla, que si el traje de luces, que si el círculo y la banda. Joder, ¿no es esto parte de la cultura de un país, aunque sea para algunos cultura equivocada? Yo no digo ná, bueno sí: que me gustan los toros y las mujeres morenas, las ruedas de los fórmula uno y los antropólogos que hablan de toros. Todo es mágico, te rías o no, lector.

    Si saco tiempo le pido a mi ex-profe algún artículo de aquéllos que nos hacía leer sobre la sangre del toro, la sangre del torero y la sangre del periodo de la mujer -¿del torero?, no me acuerdo-.

    Qué cosas.

    ResponderEliminar
  37. Las cosas cambian (casi todas), ya lo dice Bunbury, y alguien tiene que dar el primer paso, aunque esté manchado de otras intenciones y se haga con un movimiento defectuoso.

    Donde se acaban un negocio y un arte, surgen otros. Lo que me cuestiono es si esa decisión recoge el sentir general de Cataluña (me parece un buen gesto la libertad de voto... Ya se podía aplicar más) y cuál es la aportación que hace en una verdadera defensa de los animales y, por extensión, de la naturaleza no humana en general. ¿Contribuye a mejorar el respeto a ella o es una anécdota que se acaba en sí misma? ¿Qué consecuencias a medio y largo plazo puede tener en ese sentido?

    Blumm... la sangre, tan roja, chorreando y caliente... es como volver a los ancestros, pero ahí está, no cambia, sigue corriendo por todas nuestras venas... la fuerza macha y las mujeres morenas, también son realidades que difícilmente cambiarán, pero los trajes de luces y la Fórmula 1, eso, probablente, sí cambiará.

    ResponderEliminar
  38. Blumm, creo q hay mucha retórica sobre los toros, y que se ha inflado una cosa que tampoco da para tanto. Los toros surgieron como entretenimiento para los reyes. Un espectáculo curioso, complejo, lleno de matices, pero no muy lejos de una bufonada cualquiera. Pensemos en la propia vestimenta, la del matador y, sobre todo, la del picador, picadores a lo Botero, que es como muy divertida, humor regio y copita de vino del medievo, jojo. Versión suavizada del Coliseo romano, pero pariente al fin y al cabo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares