17.7.10

Los recordaremos

Estos días escucho mucho una canción del último disco de Mark Knopfler, titulada Remembrance Day. Es un día en que se honra a las víctimas británicas de la primera y segunda guerra mundial. En 1987, el 8 de noviembre, el homenaje a aquellas víctimas daría lugar a otro homenaje, con los años, de otras nuevas víctimas. En este caso, de la violencia desmedida del Ira Provisional, que colocó una bomba que pretendía matar a los soldados del Ulster Defent Regiment (UDF), pero en su lugar se cargó a once civiles, muchos de ellos septuagenarios, gente que estaba aquel día recordado a sus muertos. No sabían que luego serían ellos los recordados.

Emociona la canción de Knopfler cuando va soltando uno por uno los nombres de esas víctimas

Sam and Andy
Jack and John
Charlie, Martin
Jamie, Ron
Harry, Stephen
Will and Don
Matthew, Michael

y luego el coro de niños se solapa con la música y repite esos nombres: We will remember them.

Hay una forma de hacer memoria, de honrar a las víctimas, sin caer en la sensiblería barata ni en el estiramiento de la emoción, que puede teñirse de una cierta impostura. Hay fórmulas, más allá de las ceremonias religiosas, cada vez más obsoletas, que me resultan interesantes para honrar a quienes ya no están. La música, lenguaje universal, es una de ellas. Esta canción, del último disco de Knopfler, me parece un buen ejemplo. He leído en un foro de su página oficial que el tema, de fuerte sabor inglés, con los "morris men" y tal, tiene una capacidad universal para conmover. Y los Will, Don, Matthew y Michael son también Miguel Ángel (Blanco), Isaìas (Carrasco), Diego Armando (Estacio) o Tomás (Caballero).

We will remember them.

3 comentarios :

  1. Vuelvo de las vacances y me encuentro un post naufragiano con una BSO de lujo. Seguro que es buena señal. Por cierto, el tío Mark toca el 30 en Bilbo, no sé si te dije. Seguro que merece la pena. Hablamos.

    ResponderEliminar
  2. Está bien dicho. Es la iglesia el lugar de despedida de los deudos porque no hay municipio que le eche valor y reserve, como en algunos aeropuertos, lugares agradables no solo para cualquier culto sino también para ninguno; para la meditación o para decir unas palabras sobre el difunto, hubiera sido éste héroe o villano

    ResponderEliminar
  3. La música, la poesía... pero sobre todo la música, sí, estoy contigo. Y como dice Armendáriz en su Diario del hombre pálido cuando alguien muere y Juan se lo comunica al sacerdote, esa figura que visita los hospitales como buitre carroñero (con todos los respetos para quienes se aferran a esa fe y esperanza, pero a mí me incomoda esa presencia en una habitación de hospital), y él contesta: "sí, ya lo sé, pero está feliz", y Juan piensa "si yo me muero, le prohibo hablar en mi nombre, porque yo, créame, me moriré muy cabreado".
    Me estomaga el sermón, que al menos se ahorren el sermón, joder.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs