Erudito borgesiano

Aterrizo en Pamplona y de pronto parece que ésta es una ciudad de solera cultural. Leo en la prensa lo de los Premios Príncipe de Viana, este año entregados en Baluarte, pero antes, por la mañana, se ha celebrado, también en el edificio de Mangado, un congreso de arquitectura que ha contado con nombres de la talla de Renzo Piano (autor del Pompidou, junto a Richard Rogers), o Jacques Herzog (CaixaFórum Madrid).

Leo, ya digo, lo de los premios Príncipe de Viana, que este año parece que se han quitado la boina y se han hecho internacionales. No conozco a los premiados y eso me parece una buena señal. Premios para esa labor a veces anónima, silenciosa, constante, de gente que lo merece y que, por eso, precisamente, reciben su reconocimiento. Por otra parte, de seguir inmerso en la navarridad, se iba a terminar premiando al castañero de la calle Comedias, "por su encomiable labor al frente de un negocio familiar, que ha sabido conjugar la tradición del mundo de la castaña sin renunciar al trato afable con los transeúntes locales, bla, bla".

Me sumerjo en la noticia, en el mítico Bahía Snack-Bar, para ver quien es ese tal Jürgen Untermann, que me ha parecido uno de esos eruditos algo imposibles pero reales que retrata Borges en sus ficciones. Linguïsta alemán experto en lenguas prerromanas y gran conocedor de las lenguas ibéricas antes de la romanización. Toma ya. Este jueves daba una charla en Pamplona que versaba, atención, sobre "qué nos cuentan las inscripciones prerromanas de la Historia de Navarra". Como el propio Borges, que era experto en lenguas nórdicas y lenguajes vikingos raros, la labor de este tipo de eruditos, estudiosos de lo remoto, de lo que no tiene siquiera forma, y no digamos utilidad prácticas, en caminos vagamente trillados, me parece admirable y digna de premio, la verdad.

Dice que lleva veinte años trabajando en un diccionario de topónimos prerromanos de la Península Ibérica, que ocupa 900 páginas que aloja en su ordenador y que espera que vea la luz antes de su muerte (tiene 82 años). ¡Topónimos prerromanos de la Península Ibérica! Creo que si hay un premio merecido, es sin duda éste (y por si a alguien le pareciera, no sé, poco contributivo al bien de la humanidad, el jurado ha premiado a dos organizaciones de tipo solidario como Creativa Handicrafts o CEOMA).

Me imagino al tal Untermann en su casa alemana, un día lluvioso de marzo alemán, estudiando la toponimia prehispana, pensando si en cortarse las venas o en tirarse al Rín... Nooo. Este tipo de eruditos borgesianos parecen estar siempre de buen humor, con fe en su trabajo, como si este fuera, de verdad, necesario para el progreso de la humanidad. Como María Moliner, que redactó su famoso diccionario en la mesa del comedor de su casa, con impagable tesón y denuedo.

Y dan ganas de interesarse un poco por ese mundo prerromano, protocivilizado, rudimentario, esencial, anterior a ese Mátrix homogeneizador que fue la conquista romana, que no es tan lejana en el tiempo, y que no consiguió, por lo visto, tapar u ocultar ese mundo que existía antes de su llegada.

- -

Crónica sobre la entrega del premio a Üntermann.

Comentarios

  1. Pues, sinceramente, hay que ser un entusiasta... Entusiasta él, por su afanoso trabajo, y entusiasta quien le (con perdón si hiero suceptibilidades) aguanta, quien es capaz de mostrar interés por tan infumables erudiciones.
    A esos tesones yo lo califico de manías. Hacer eso por no saber o querer hacer otra cosa que le saque a uno de esa rutina, erudita, pero rutina: ¡un alemán trabajando durante veinte años sobre topónimos prerrománicos de la Península Ibérica! Alienante. Pero es cierto que ese tipo de "demencias" provocan en el "demenciado" una agradable sensación de bienestar y felicidad, como si redescubrieran las antípodas. Curioso. En fin, mi madre diría que viva la gallina con su pepita.

    ¿Es en cáceres donde, en mitad de una plaza, se erige un momumento en bronce a una anciana repartidora de periódicos, figura insigne de la ciudad? Pues, oiga, su castañero de la calle Comedias también merece su reconocimiento. Al fin y al cabo "esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo" ya que estamos en plan borgesiano.

    ResponderEliminar
  2. Borges es un pesado, y lo digo con El Aleph y Ficciones a mi espalda, colocados en la estantería justo a la altura de mi nuca, a dos palmos.

    ResponderEliminar
  3. A mí Borges me interesa cada vez menos porque, como dijo el cineasta Louis Malle, "cada vez me interesan menos las ideas y más el misterios de las emociones".

    Quizá las ideas, se me ocurre, no sea un intento fallido de buscar, precisamente, las emociones que no se han tenido.

    ResponderEliminar
  4. Dejando a un lado si Borges es o no un pesado (no he terminado nunca de cogerle el punto del placer, por más que lo haya leído mucho en otro tiempo, con interés académico o profesional), me parece que el premio distingue a alguien que trabaja en serio y sin buscar la luz de los focos. Interesante en este mundo en el que prima el brillo sobre la profundidad y donde se dan los premios sobre todo a famosos. Y no miro a ningún sitio en concreto.

    ResponderEliminar
  5. Tuvo más gracia el torero Rafael Gómez Ortega "El Gallo" al presentarle a José Ortega y Gasset como el más eminente filósofo español del momento. Cuando El Gallo preguntó qué era eso de un "filósofo", le explicaron algo así como que "Los filósofos son gente que trabajaba sobre las ideas y el pensamientor". Dicen que respondió: "Hay gente pa tó".

    Ni por un momento se le ocurrió pensar que era víctima de una demencia, que se trataba de un demenciado.

    Para mí, sin ir más lejos, los temas en que trabaja, sus escritos y las entrevistas que le hacen, no solo no me parecen infumables, sino que me parecen tan agradables como fumarse una pipa de kif.

    Las personas dignas de admiración de cada uno son la medida de su personalidad. Para unos su ídolo puede ser Belén Esteban, para otros la anciana repartidora de periódicos o el castañero de la calle Comedias, para otros personajes como Ortega y Gasset o Jügen Untermann.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares