En la Feria

No pensaba escribir hoy, pero he leído este post en Divergencias y me ha picado la mosca. Plantea César si en el futuro habrá ferias del libro digital en el futuro, y qué cómo serán [en el futuro no sé si vencerá el libro digital al del papel, que yo creo que no, pero lo que esta claro es que seguiremos discutiendo si se impondrá o no, y así ad infinitum y plus ultra].

¿Una feria del libro a lo Campus Party? ¿Hordas de usuarios llegados desde Valencia con coches tuneados (perdón por la grosura) para descargarse todo el Siglo de Oro, la Comedia Humana de Balzac en todos los idiomas imaginables y las obras completas, aún inéditas, del filósofo y ex tenista checo Tobías Chalupa? Yonkis culturales venidos de todas partes del mundo buscanco como posesos la biografía no autorizada de El Patio o la Historia Universal Irreverente no Apta para Almas Impresionables, de Contenedor Amarillo, en formato comprimido .zip? Lo cierto es que, con un e-book, uno se puede descargar toda la literatura que es capaz de leer en una tarde y ya está. ¿Qué hacer el resto del tiempo? El e-book, en puridad, nos impide ir a las librerías, y a nosotros, a mí, a la gente (ayer no cabía un alfiler) nos gusta salir de casa, y a la feria, ver escotes, tomar cerveza con los libros adquiridos, encontrarse con algún famosete.

La tarde de ayer, extraño jueves festivo en Madrid, fue esplendorosa. Un sol ya agradable de por la tarde, ese pre-verano madrileño que llamaremos promisorio y excitante, sensaciones positivas varias. Fui en busca de un sólo título y al final cayeron tres, cómo resistirse. Cómo resistirse a, por ejemplo, Vida de Manolo, de Josep Pla, con prólogo de Jorge Herralde, reportaje biográfico dó los haya, escrito en el remoto 1927, con esa edición tan jodidamente estilosa de la gente de Libros del Asteroide? Y vayan aquí unas exclamaciones de esas como cronista de otra época: ¡Qué bonitos libros hacen ciertas editoriales españolas! ¡Cuánto mimo, qué diseño, qué delicadeza! Y cito a Acantilado, Anagrama, Pre-Textos, Impedimenta, Libros del Asteroide, Tusquets, Siruela y alguna que me olvido. Añadiría Gadir, cuyo editor elabora su catálogo con total celo y pasión literaria, pero es cierto que su diseño no me gusta tanto.

Me compré Verano, de Coetzee, el de Pla, y El sobrino de Wittgenstein, de Thomas Bernhard. Pensaba comprarme alguna de esas novelitas corta de Zweig, y ojée una unos segundos, creo que Carta a una desconocida, pero algo me echó para atrás. Leí que Zweig escribía buscando la perfección y que sólo las palabras esenciales, justas, necesarias, entraban en el campo de sus novelas. Cada vez me gusta más lo contrario, la brocha gorda, el trazo suelto, ágil, espontáneo, no medido, el fallo incluso. El impresionismo literario, o algo así.

Feliz con esas adquisiones me trinqué un par de cañas en una terraza cercana, enfrascado en la Vida de Manolo, mientras el cielo se sonrosaba y sentí uno de esos clímax tan a alcance de la mano pero sin embargo tan intensos, que ningún e-book, por mucho que nos lo venda Steve Jobs, podrá proporcionarnos nunca.

Comentarios

  1. Eduardo, comparto contigo en que el placer de abrir un buen libro, ponerse a leer y mientras tanto percibir esa sensación física (el olor a tinta, el tacto del papel) es inigualable. Pero puede que lleguen generaciones para las que no lo sea. Puede...

    ResponderEliminar
  2. Aunque seamos cuatro raros, aquello nunca morirá, así que digamos aquello de 'detrás de mí el diluvio'. No obstante, parece que ya se va forjando una teoría asumida un poco por todos: el libro en papel no perderá la supremacía en el corto plazo y, como mucho, convivirá con el digital.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. ¿Zip? Yo soy más .rar(o). JAJAJA.

    Los inventores de trastos electrónicos no saben cómo matar el libro tradicional, y les jode... no sabes lo que les jode no conseguirlo. Son capaces de matarnos a los que seguimos comprando libros de papel, aunque seamos millones, que así muerto el perro se acabó la rabia. (Odio a Steve Jobs, lo he dicho mil veces pero me apetecía volverlo a decir. ¿El iPad exactamente para qué sirve? ¿Cubre alguna necesidad o hay que crearla?)

    ResponderEliminar
  4. No estoy para nada en contra del E-book y supongo que en menos que nos demos cuenta estaremos viciados con él, pero sigo prefiriendo el tacto del libro, la suavidad de las páginas, los márgenes, las carátulas llamativas, sentir el peso sobre la barriga leyendo tumbado, doblar la esquinita de las páginas, colocar el marcapáginas y que se caiga, subrayar los pasajes esenciales... de momento, ese placer que no me lo quite nadie.

    ResponderEliminar
  5. Lo mio no es una cuestión tan romántica, sino de simple eficacia de los formatos. Ya leo mil cosas al dia en la pantalla, pero para la literatura sigo prefiriendo el papel.

    ResponderEliminar
  6. El iPad cubre una necesidad muy importante: la de pavonearte con el cacharrito de marras delante del personal. Poco más, me temo. Pero ya sabes, todo es vanidad.

    ResponderEliminar
  7. Chistoso está usted hoy, estimado... No llegaré a tan altos vuelos, ni autorizados ni no autorizados.
    Veía hace unos minutos a Nadal, y como todo es ya tan interactivo y hacen su negocio las telefonías, la gente llama y pregunta al comentarista, en este caso el tenista Berasategui. Alguien planteaba si los jueces de línea desaparecerán al existir el ojo de halcón. "No, creo que no", ha afirmado Berasategui, "el tenis de gran slam es ceremonial".
    Esto al hilo de que por mucho funeral que se celebre en Dublin por el final de la era Gutenberg, espero, confio (y deseo) en que ese ceremonial de parir un libro encuadernado no desaparezca, ni tampoco ese otro ceremonial de las casetas y los paseos, ese orgasmo sensorial (olor a hoja impresa, impacto visual de portadas y títulos, apreciar el mimo y celo de las encuadernaciones, el ritual de una cola para una firma o un autógrafo, y por qué no, el sabor y el placer de la cañita que reconforta el calor y el dolor de pies) no desaparezca, como poco que coexista, como lo hace un fijo y un móvil, o un aparato de música y un mp. Un libro no es sólo un tesoro por lo que cuenta, sino por cómo se presenta, cómo se hace atractivo al lector, y el lector no es sólo un consumidor, es un coleccionista de obras de arte.

    Y en este preciso momento digamos que siento una sana envidia por ese paseo de ayer, ¡pero envidia!

    ResponderEliminar
  8. Edu, desde la pura experiencia te digo que aunque un ibook es algo más árido, si la novela vale la pena, te transporta igual

    ResponderEliminar
  9. Hablemos de libros y no de formatos

    ; )))

    ResponderEliminar
  10. Pues hablando de libros, que pena, Doña Patio, que no se vayan a publicar tus memorias no autorizadas; ya me había pasado por El Corte Inglés para reservar el libro de tu vida. Bien es verdad que me han mirado un poco raro, pero me han asegurado que lo iban a consultar (eso de poder reservar un libro no gestado). A ver si Contenedor no se raja con su Historia Universal Irreverente no Apta para Almas Impresionables, aunque sea en formato comprimido.

    Lo cierto es que opino que el libro en papel no desaparecerá, como no han desaparecido los periódicos.

    ResponderEliminar
  11. Eso, libros, como por ejemplo 'Memorias de una maña del 74', por Ela.

    ; P

    ResponderEliminar
  12. Chiste obligado:

    Por qué los romanos no tenian pelos en las piernas?

    Porque estaban 'depilatos' hasta los cojones.

    (Já)

    ResponderEliminar
  13. Ja,ja,ja... por el chiste, los comentarios y por todo (risa nerviosa de una mujer entre sorprendida y qué sé yo... o sí lo sé).

    Pero tienes que investigar un poco más porque hay un dato erróneo, o quizá impreciso.

    ;P ;P

    Pd Por cierto, no sé por qué hablas de los romanos, pero viene muy "al pelo" respecto a la imprecisión, y no por Caesaraugusta.

    ResponderEliminar
  14. Pequeño paréntesis: Edurardo, hoy hemos tenido comida de ex-bermelhos y me he olvidado por completo de avisarte, joder, joder. La próxima sin falta. Abrasos!

    ResponderEliminar
  15. Lo siento, Naúgrafo, pero me acabas de picar:

    ¿Por qué César llevaba sandalias?

    Porque era Julio.

    (Jojojo)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Edu, siempre encendido con el asunto i-book.
    Últimamente veo muchos cacharillos de esos en mis viajes. Al cabo de un ratito la gente para y se frota los ojos. Leer en pantalla no es cómodo, lo vendan como lo vendan. La prueba es que cuando tienes que leer un mail de más de una página lo imprimes. El libro tradicional nunca morirá, ni el periódico (aunque te pringues de tinta) ni las revistas.
    Saludicos.

    ResponderEliminar
  17. Otro libro interesante que encontrar (Ela, ve dejándolo encargado): El arrealismo y el hombre del siglo XXI, por el escritor, periodista y filósofo franco-español, Édouard Laporte.

    ResponderEliminar
  18. Ese libro arrasará en las librerías de viejo y será devorado por eruditos de la talla de Mario Moliner, qué duda cabe.

    Jjajja, Rosa, uno tiene aquí sus obsesioncillas..... Gracias por el ilustrativo comentario.

    Kafkiano: festival del humor. JAJJA

    Franzis: ya me dijo DICK, pero no podía. La próxima avisar con tiempo y dejo todo pa' ir.

    Ela, como dijiste que eras de la quinta de aquel chaval tan prolífico y que ganaba todos los concursos a los que se presentaba, y vi que era del 74........, ese fue el fruto de mis pesquisas..

    besos

    ResponderEliminar
  19. Ja,ja,ja. Doña Patio, ya está hecho. He encargado varios, uno para ti, por supuesto. Dicen que el autor enviará dedicatorias digitales a quien lo lea en un e-book, i-book o como se diga.

    náuGrafo o NáuGrafo (no sé si prefieres la n grande o pequeña), ese dato, el de los años (menos mal que no soy de las que no los dicen...) está bien.

    Pero si te fijas en mi ilustrado compañero de pasillos (no coincidimos en las aulas ningún año, por cuestión de apellidos y opciones) no es maño porque maños sólo son los de Zaragoza. Ese era el error o imprecisión; quizá una cuestión menor, salvo si eres de donde yo soy.

    Sólo por nacer donde yo nací los romanos te daban la ciudadanía romana porque, por lo visto, les ayudamos (a los invasores, ya ves) a conquistar Lérida. Eso me contaron en una visita guiada al consistorio de mi ciudad, pero vaya usted a saber si realmente es así, que supongo que sí, je,je.

    ResponderEliminar
  20. jajajaja, gracias Ela por acordarte en el encargo. En cuanto a la dedicatoria del autor, espero que no tenga ningún inconveniente en hacerlo personalmente y con bolígrafo Bic cristal, que escribe normal incluso las insignes firmas. Que él elija el lugar, por supuesto fuera de un stam, que es de lo más impersonal.

    ResponderEliminar
  21. Me siento halagado. Debería ser un lugar arrealista, un chino de Ciudad Real, por ej, recuerdo que había uno en una de esas calles que daban a la pza del Pilar.

    ¿stam? jjaja ¿stand by me??

    soy malo

    ResponderEliminar
  22. Un día anodino, un martes de febrero, algo así.

    ResponderEliminar
  23. stand, stand, stand, stand... jajaja, eres malísimo, en mi pueblo dicen que "peor que la carne pescuezo".
    CR está lleeeeeeeeeno de restaurantes chinos. Son una plaga, como las langostas.

    Un martes de febrero estaría bien, sí, febrero es mes arreal y anodino donde los haya.

    ResponderEliminar
  24. Acabo de descubrir este blog sobre el libro electrónico ("por qué no se lo meten por el orto", jajajaj), tiene buena pinta


    http://libroelectronicocaca.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  25. "En el acto de presentación del Premio Alfaguara de Novela 2010, Manuel Vicent se negó a mantener en alto el libro electrónico que le habían dado. También Ignacio Polanco, a la sazón presidente del Grupo Prisa, declinó la petición para tenerlo en sus manos. Ambos declararon después que éso, en clara referencia al libro electrónico en general, es "una puta mierda"."

    JAJAJJAJ

    ResponderEliminar
  26. Febrero puede ser todo lo anodino que queráis, pero es mi mes, un tal día como hoy.

    Por cierto, Nau, éste es tu mes, ¿no? Naciste el mismo día que mi padre y tus iniciales son iguales que las mías. Todo esto no es para que lo investigues, pero es que me hizo gracia cuando lo descubrí.

    ;P

    Pd En la feria del libro, casetas; y en el resto de ferias, expositor. Una vez me dijeron que no podía sustituir stand por expositor porque no es lo mismo ¿?

    ResponderEliminar
  27. 5 de febrero del 74, ya te felicitaremos, jajaj, archivo el dato en mi memoria. Pues sí, junio es mi mes, habia pensao en escribir algo al respecto, y el 19 caerán 31 primaveras. Y, en efecto, yo soy EL, y tú también eres EL, curiosa coincidencia.

    ResponderEliminar
  28. Pues que cerrazón la del Vicent y el Polancho, oye.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares