En casa de Hitler

Me fijé en el nuevo quiosco de libros que hay en la plaza Santa Bárbara, esa cosa moderneta que acabó un poco con el encanto decimonónico del anterior, hay que innovar taltal, en un libro titulado El lado humano de un Caudillo, 401 anécdotas, sobre la figura de Franco. Nunca me han gustado este tipo de libros refritosos que tienden al empacho. Una anécdota, bien, dos vale, pero 401 es excesivo. Es como hacer una paella sólo de socarrat, y no es plan.

Como anécdota de Franco está lo de que por lo visto tenía una vejiga como uno de los muchos pantanos que mandó construir, y que en las reuniones con los ministros no se levantaba en horas, y el personal apunto de mearse encima.

Quizá por eso, por lo del libro, o porque esta noche he dormido fatal, y los humores orgánicos tienen mucho que ver en la redacción mental de los sueños, me ha venido Hitler a la cabeza. En términos siniestros, como no puede ser de otra manera. Así, me he colado vía sueño en el dormitorio de los Hitler, que era oscuro y lúgubre, aséptico, vagamente imperial, anticuado, tonos madera pero madera negra, pulcro, un escenario terrorífico en su enfermizo orden. En el sueño, he visto que Hitler dormía en el lado izquierdo de la cama, lo cual me ha sorprendido, no sé por qué.

Ya despierto, he seguido imaginando ese factor humano del mayor indeseable que ha parido la historia, y he pensado en Hitler en pantuflas, en Hitler con estreñimiento, en los pedos de Hitler, en los pelos del sobaco de Hitler, en las pelusillas del ombligo hitlerianas, en el cerumen de Adolf, en la pasta de dientes del Führer, en el aliento pastoso de Hitler, en el gel de ducha que usaría este cabronazo con bigote, en todas esas cosas que lo hacen más humano y que, por tanto, nos deprimen. Porque si Hitler hubiera sido un robot, todo habría sido menos dramático. Pero no lo era.

Comentarios

  1. Recuerdo un anuncio de compresas que decía algo así como: ¿a qué huelen las nubes?...

    No sé si hubiera sido muy apropiado para ese anuncio añadir un "¿a qué olía Hitler?"

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Por si no le has pensado lo suficientemente humano, esta es la imagen de la inocencia, tan frágil, tan vulnerable, tan indefensa. De aquí a cómo se gesta aquella mente responsable de semejante barbarie es lo que realmente me inquieta.

    ResponderEliminar
  3. Me ha impactado ver esa imagen...

    Como bien dices, inquietante la transformación.

    ResponderEliminar
  4. Si trato de entender la maldad que veo a mi alrededor, me suelo encontrar con personas inseguras que se reafirman pisando a otros, o personas con afán de poder. Pero, poder ¿para qué? Supongo que, igualmente, para sojuzgar a otros, para controlar, para reafirmarse ¿quizá también por inseguridades personales? ¿Es una explicación demasiado simple? No lo sé.

    ResponderEliminar
  5. El enigma de Hitler, de Dalí. Es lo primero que me ha venido a mente.

    ResponderEliminar
  6. Eh, Contenedor, a mi tb me vino la misma imagen. La puse y todo, y luego la quité que quedaba raro.

    gracias por los comentarios!!

    ResponderEliminar
  7. Ayer vi "La ola", de Dennis Gansel. Es una peli alemana de 2008 que trata, precisamente, de si podría volver a surgir el nazismo, a través de una trama que transcurre en un instituto de secundaria alemán.

    Me pareció bastante interesante, aunque quizá sea más para adolescentes. Según wikipedia, en Alemania la vieron 2,3 millones de personas.

    ResponderEliminar
  8. Croe que la tengo por ahí, lo tendré en cuanta.
    guten tag

    ResponderEliminar
  9. Supongo que todo el mundo ha visto El hundimiento. Se observan bien todas esas sensaciones físicas que emanan del personaje.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares