El amor artúrico

Bro ha incorporado una nueva revista, Memoria, a nuestra selecta biblioteca de wc, en el que se incluye un reportaje sobre los heróes artúricos, siglos XII y XIII. En un pequeño texto de apoyo, se habla de un concepto de amor que ganaba crédito en aquella época, un tipo de amor más abierto y romántico del que nuestro prejuicio medieval nos pueda hacer pensar. Se va más allá del amor cortés y, según se puede leer en Materia de Bretaña, el amor carnal pasa a cobrar protagonismo, dejando a un lado ese galanteo naíf de juglares y cantares empalagosos. Y dice el articulito:

"La atracción sexual no se concibe como parte pecaminosa de la vida del guerrero; de hecho, en las historias de Chrétien de Troyes es un medio de llegar a la excelencia, siempre que en la unión casual de los amantes medie una suerte de amor fugaz pero intenso. El caballero puede pasar una noche con una dama sin que esto parezca escandaloso, ya que estará obedeciendo al sublime ideal del amor al que debe su vida".

Conclusiones:

1) Qué flaco favor ha hecho la Iglesia al amor que tanto predica, con su moralina cerrazonadora.
2) Qué interesante ese concepto del amor fugaz, esencia de unos encuentros fortuitos que, desde ese prisma, alejan la animalidad, el pragmatismo meramente sexual de ciertos ayuntamientos, para elevarlo a otra categoría, más sublime, e igualmente interesante en términos orgánicos (y orgásmicos).

¡Viva el rey Arturo!



Comentarios

  1. ¡Viva!

    http://www.youtube.com/watch?v=rouL3XOBvRs&feature=related

    ResponderEliminar
  2. ¿Y decían algo sobre qué hacían las damiselas cuando el caballero partía dejándoles una bonita sorpresa fruto de su noche de amor sincero y fugaz?

    ResponderEliminar
  3. Las damiselas no eran tontas y ya sabían como apañárselas para evitar esa circunstancia.

    ResponderEliminar
  4. Hija, Rosa, menuda puntería por muy buen arquero que fuera el guerrero... Parece ser que se trataba sólo una noche livin' la vida loca, libidinosa, ya iba a ser casualidad. Y si no, se lo cargaban al vecino, que no sabía lo que era un mes lunar.
    Mira, qué pendejos los de la Edad Media, y las imaginaba yo a ellas recluidas en los conventos guardando ausencias y a ellos como Cyrano de Bergerac.

    ResponderEliminar
  5. Ya perdonarás, pero no sé que interés le ves a ese concepto de amor fugaz. Y me pregunto, ¿puede haber amor fugaz? Y comparo, ¿hay amistad fugaz? Y concluyo, con riesgo de simplificar la cuestión: por qué decir amor cuando queremos decir sexo.

    Y el sexo es lo que es, ni menos, ni más, ni más ni menos. ¿O qué? (posiblemente no he entendido esta entrada).

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡Que viva!!!

    No creo que el sexo sea lo que "es" -según apunta "Ela- porque simplemente no es sino que nos "hace. Por eso creo que existe el amor fugaz, al minuto, como también el prófugo,e incluso el amor nunca llevado a cabo.
    AJ

    ResponderEliminar
  7. Yo tenía una amiga que cada noche imaginaba un amor fugaz, se levantaba y decía: "Esta noche me he tirado al vecino del quinto". Y cuando se iba a dormir, decía: esta noche me lo voy a pasar en grande con el profe de inglés... La colega se montaba la peli en su cabeza y se lo pasaba bien. Fantasías érótico-artúricas, ¿quién no las ha tenido alguna vez?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares