12.4.10

Victor Hugo en España

Fue un enamorado de España, Victor Hugo. Y me vienen a la cabeza comentarios suyos acerca de Pamplona, entrando por el Portal de Francia, comentando sobre la iglesia de San Lorenzo, cuando contaba con esa aguja espigada tipo las de Bayona.

Pasó buena parte de sus años mozos en Madrid, acompañando a su padre que era general de Pepe Botella, en los años de 1808 a 1812. Fue Victor Hugo paje de José I de Bonaparte, que imagino debía ser una cosa muy fardona para un preadolescente. Deambular por tales ambientes le llevaron a decir aquello de "¡Seré Chateaubriand o nada!".

Imagino una España del XIX frecuentada por los Hugo, Balzac, Zola y demás, e imagino otra España. El miedo atávico al de fuera y el recurso pronto y animal de sacar los trabucos, las navajas, las porras hizo imposible aquella otra España. Claro que los vecinos franceses no venían solo a fundar nobles instituciones ni a turistear...

Pero visto así, egoístamente, a toro pasado, yo prefiero una España que tuvo Al-Andalus, una Alhambra, una Córdoba. También una Hispania, una romanización, unos acueductos, un derecho romano, una Pompaelo.

Si quien te invade es superior a ti, déjate conquistar. No perderás nada.

6 comentarios :

  1. "El miedo atávico al de fuera y el recurso pronto y animal de sacar los trabucos, las navajas, las porras hizo imposible aquella otra España".
    No te quiero contar lo que diría Perez-Reverte si leyese esto, jajajajaja, echaría espuma por su boca y te dedicaría sus consabidos halagos. En fin, se te perdona por ese 50% de francés que corre por tus venas, estimado, pero no tienes más que darte un paseo por el Prado y por la pintura de Goya para saber por qué hizo falta sacar trabucos y navajas (ante el abandono, para más inri, de un rey pusilánime y traidor).
    La idea es muy romántica: "Si quien te invade es superior a ti, déjate conquistar", oye, hasta un pálpito me ha dado el corazón, pero me temo que aquello fue otro tipo de invasión, que normalmente persiguen dominar, someter y extinguir.

    ResponderEliminar
  2. Creo recordar que Pérez-Reverte, cuando sacó su 'Un día de cólera', comentaba, en las entrevistas, que no estaba especiamente orgulloso de aquellos hechos históricos. Sí, en cambio, de la reacción fraternal y solidaria, espontánea, del pueblo madrileño aquel dos de mayo. (Lo cual no deja de ser un poco contradictorio..)

    No es un tema sencillo, anyway.

    ResponderEliminar
  3. Las palabras de Victor Hugo a su paso por Pamplona, en 1843:

    “Por la tarde fui a pasearme a las murallas, solo y pensativo. Estaba lleno de ideas inexplicables. Los cañones asomaban sus cuellos por entre las almenas como para contemplar el campo. Las montañas del horizonte, recortadas por el crepúsculo, habían tomado formas magníficas. La llanura estaba sombría. El Arga, cruzado por mil reflejos luminosos, se deslizaba bajo los árboles como una culebra de plata. Al pasar por delante de la puerta de la ciudad, oí el chirrido de las cadenas del puente levadizo. Acababan de cerrar la puerta.

    Cuando se alza la mirada a lo lejos, no aparece ninguna silueta monumental. Cuando uno está dentro de la ciudad, la impresión cambia. En sus calles, el interés se despierta a cada paso. En sus murallas, el visitante queda maravillado. La situación es admirable. La naturaleza ha construido una planicie redonda como un circo, y la ha rodeado de montañas. En el centro de esta llanura, el hombre ha levantado una ciudad. Es Pamplona. En su derredor las montañas están descarnadas. La llanura, seca. Un bello río, el Arga, nutre unos cuantos álamos. No es tan sólo una gran llanura. Es al mismo tiempo su gran paisaje.”

    Leido aquí:
    http://caminonavarra.blogspot.com/2007/11/el-redin-pamplona.html

    ResponderEliminar
  4. "Si quien te invade es superior a ti, déjate conquistar"

    A mí también me ha dado un pálpito el corazón... si hablas en sentido figurado y contando con la libertad del invadido, muy bien, pero sino, si se hace con violencia, mal. Deberíamos suponer que las culturas verdaderamente desarrolladas no actúan con violencia, aunque, también dudo de que el ser humano pueda abandonar algún día la violencia, física o psíquica. Esta última muy abundante hoy en día en todos los ámbitos de la vida, por desgracia.

    ResponderEliminar
  5. "Si quien te invade es superior a ti, déjate conquistar. No perderás nada."

    No creo que alguien que no se crea superior intente invadir. Y creo que si el invadido se siente inferior es porque no tiene realmente nada que merezca la pena conquistar.

    Moraleja: Si viene un negro de 2 metros de alto y 30 cm de largo, CORRE

    Salu2 Naufrancés

    ResponderEliminar
  6. Acabo de venir de dar una vuelta en coche bajo las murallas iluminadas, serpenteando con el rio, y creo que Víctor Hugo vio otro paisaje o este ha cambiado mucho. Lo que describe como un secarral hoy es verde, y bastante. De todas formas da gusto encontrar pequeños pellizcos de la historia en los grandes escritores. Está pamplona bonita por esa zona amurallada, con esas luces nuevas y con el lavado de piedra.

    En España, las tropas napoleónicas no fueron hermanitas de la caridad, que dejaron todos los monumentos hechos unos zorros, convirtiéndolos en caballerizas, polvorines, casas de putas forzosas y cuarteles. Dejarse conquistar siempre en un primer momento es dejarse dar por el culo, así, como suena, y eso jode mucho. Es lo que tiene que las conquistas siempre las hagan los ejércitos.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs