Todo mal

Hoy se cumplen 79 años del advenimiento de la Segunda República fallida y me viene un inquietante y lúgubre what if a la mente, que tengo en la cabeza desde hace semanas. ¿Y si hubiéramos hecho todo mal? ¿Y si la historia de la humanidad fuera la historia del fracaso? ¿Qué hemos conquistado en, pongamos, los últimos veinte siglos? No poca cosa, sobre todo en el ámbito del bienestar, cierto confort existencial, sanidad, educación, comunicaciones, telecomunicaciones, consumibles mil. Quizá lo más loable de la evolución, con aspectos palpables, tangibles, sólo negados por ciertos sectores de la Iglesia Católica (véase el capítulo del aborto y la anticoncepción) y los testigos de Jehová, sean los avances de la ciencia. El resto es opinión.

Si nos ponemos a ver la botella medio vacía, es fácil verla vacía entera. ¿Cómo es posible que, tras tanta experiencia en la Tierra, aún sepamos tan poco? ¿Que no hayamos encontrado las claves para una aceptable felicidad, para una existencia privada de ansiedades, dudas, comezones varias, angustias de tipo financiero mil? ¿Cómo es posible tanto malestar en lo que llaman la sociedad del bienestar?

Tengo junto a mi inodoro el retrato de Francisco Franco, en el libro satírico que le dedicó Manuel Vázquez Montalbán. A veces, mientras meo, veo el careto de ese mamarracho y pienso en cómo un sólo impresentable pudo joder la vida de tanta gente. Algo similar pasa hoy en Cuba, sólo que sin una estructura política soterrada que posibilite transición política alguna.

Basta hacer un repaso somero a la historia reciente para ver que el miedo y la violencia han condicionado todos y cada uno de los siglos. Los abusos, las explotaciones, el fuerte contra el débil. La mujer empezó a existir como tal hace tres décadas.
¿A qué tanto sabio griego, tanto arte, tanto mecenas, tanto erudito ciego? No sabemos nada; nos movemos como la hormiga del árbol que ha perdido el hormiguero, en todas direcciones y ninguna. La hipoteca acaba siendo la razón de la existencia de muchos, como en otros puede ser la enfermedad: un motivo, cualquiera, para luchar, aunque sea una lucha ful.

Repasemos el siglo XX. ¿No fue todo un fantástico cúmulo de despropósitos, a excepción, como digo, de los avances en ciencia y tecnología? Tanto necio en los parlamentos, tanto hombre explotando a otro hombre, tanto cínico vendiendo armamento, cantaba mi difunto peluquero, M.A. Arbea. Es escalofriante pensar que el hombre (que no la mujer, me temo) haya hecho todo mal durante tanto tiempo. A veces es todo más simple y no hacen falta voluminosas tesis doctorales para darse cuenta de las cosas, Bob Dylan nunca fue a la universidad. Para asumir que la estupidez, la soberbia, la vanidad, los complejos de inferioridad, el miedo, la desorientación, el dogmatismo, el seguidismo del solitario, el vacío y la incapacidad para contemplar la belleza han sometido al mundo a tinieblas de varias gamas cromáticas dentro de la oscuridad.

Estas falsas primaveras, que decía Hemingway de las de París, me ponen un poco apocalíptico. El siglo XXI debería dar la vuelta a toda esa sonrojante tendencia nuestra. La persecución contra un juez como Garzón hace pensar que quizá haya que esperar al siglo XXII para empezar a avanzar realmente algo, en lo esencial.

Y como dice mi tío Ivlivs, qué cosas más raras hacen los normales. Ahí van unos ejemplos:




Comentarios

  1. >> ¿Qué hemos conquistado en, pongamos, los últimos veinte siglos? No poca cosa, sobre todo en el ámbito del bienestar, cierto confort existencial, sanidad, educación, comunicaciones, telecomunicaciones, consumibles mil. Quizá lo más loable de la evolución, con aspectos palpables, tangibles, [...] los avances de la ciencia.

    Me has recordado la famosa escena de 'La vida de Brian' que dice "¿Qué han hecho por nosotros los romanos?".

    ResponderEliminar
  2. Y que el tío le contesta, pues acueductos, sistemas de saneamientos, canalizaciones, edificios públicos, tal tal. Ya sabes, always look on the bright side of life.

    ResponderEliminar
  3. En general, de acuerdo. Lo único es que Garzón no iba en sentido contrario sino que está inserto en la lógica de los casos 'raros'.

    Supongo que es cuestión de años.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Nada tiene sentido, viva el hedonismo!!! Abajo las ideologías y los jueces estrella que se han hecho ricos sableando a banqueros amigos con causas abiertas en sus juzgados de instrucción y que se archivan por arte de birlibirloque, casualmente, místicamente, milagrosamente; como para iniciar un proceso de beatificación. Viva el placer por el placer. Muerte a las religiones porque Dios no es que haya muerto, nació muerto; y además estriñe, seguro.

    De todas formas a mí que me registren, que el hombre nació animal y morirá bestia. Pregúntenle a Darwin, que lo dejó claro: el débil muere antes, el fuerte muere más tarde. La derecha nos vendió un paraíso para forrarse y la izquierda para forrarse nos vendió un paraíso; con enemigos, que somos nosotros mismos, para que nos entretengamos aniquilándonos y así ellos evolucionen mejor, a su bola, sin injerencias de débiles pringados y caníbales, engordando como empresarios sindicalistas.

    Lo único respetable del ser humano es la capacidad que tiene de generar(se) orgasmos. Lo demás, ganas de joder la vida al prójimo que ni quiere ni pide ser redimido por ideología alguna, ladronas todas, que siempre acaban creando para poder seguir metiendo mano en la caja ajena, un hombre nuevo más asesino que el anterior.

    Anarquía y nihilismo, libertad, sexo y alcohol!!!

    ResponderEliminar
  5. Me voy a permitir una cita, que dije una vez en cuanto a la sociedad pamplonica actual, al menos en nuestra generación: "Todo es alcohol y surrealismo".

    Así, resumiendo, que diría Sabina.

    "Todo es alcohol y surrealismo. El resto, intenter echar un polvo".*

    *añadidura revisited

    ResponderEliminar
  6. Es una versión de aquel "Todo es atómos y vacío en el universo. El resto, opinión", de Pascal.

    ResponderEliminar
  7. Pues llegados a este punto, que Jota siga levantando la vista de sus apuntes de Economía cuando cruzo el salón en ropa interior, y a tomar por culo, ni más credo, ni más fe.
    Así, resumiendo, que digo yo.

    ResponderEliminar
  8. Que buena revisión de la cita!!! JAjajaja. Me parece magnífica, casi diría que insuperable.

    No recuerdo satisfacción más grande ni sensación más plena que la de liarme con una tía. Es lo más cerca que he estado de la humanidad y de la vida. Déjate de cuadritos, novelitas y cancioncitas, por no decir de ideas, monsergas y creencias varias. Mero sucedáneo como mucho. El mundo tendría que estar dirigido por personas que tuvieran como uno de sus méritos el haber follado más de la media (amateurmente, sólo por el placer como único fin), que mejor nos iría. Seguro que tendríamos menos frustraciones y represiones y más libertad y serenidad y concordia. A más sexo más claridad mental.

    Y no hay ni un gramo de coña en lo que expongo, que quede donde tenga que quedar, que puede ser un fracaso como el resto, pero que cada día que veo esas grescas parlamentarias tan asquerosas y burdas, me ratifico más en ello.

    Desconfiad, hermanos, de los que no follan más que de Pascuas a Ramos o del Día de la Rosa al Primero de Mayo!!! Follemos.

    ResponderEliminar
  9. Doña Patio, me va a comparar la curva de laffer con la curva de una cadera en ropa interior????

    Que raro son los de ciencias...JAjaja.

    ResponderEliminar
  10. Estimado contenedor, sólo por la sincronización de nuestros comentarios tan sólo se me ocurre decir que cómo cojones lees mi pensamiento... jajajaja.

    ResponderEliminar
  11. Y aclarar que tanto Jota como yo somos de letras puras (latín y griego, no digo más), pero nuestras rarezas nos llevaron a cursar carreras de ciencias... no sé, tal vez un reto, qué se yo.

    ResponderEliminar
  12. Hablando de predicciones a siglos vista, veo que un tal albert robida escribó El siglo xx, en 1883. Y tb La guerra en el siglo XX. Sería curioso echarles unos ojos.

    ResponderEliminar
  13. Anunció que el último ferrocarril que circularía por Francia, lo haría en 1915.

    ResponderEliminar
  14. Soy un voyeur doña Patio. Lo veo todo. jajaja.

    Fíjese que el otro día en Oviedo, me sacaron una foto intentando subirle las faldas a la escultura de bronce de la Regenta que hay en la plaza de la catedral. No le digo más.

    ResponderEliminar
  15. Eso está bien, el voyeur y el fetichista deberían de retonar un lugar privilegiado. El erotismo en estado puro está de capa caída jajajja.
    Podía usted venir por aquí a ver si puede lavantárselas a Isabel la Católica, que nos la han colocado, con espada y todo, en una rotonda. Aunque creo que los historiadores han contado de ella que era poco amiga del jabón y que bajo esos sayones olía a perros muertos (por sacar algún trapo sucio histórico y no perder el hilo al tema del post).

    ResponderEliminar
  16. Por dar una visión más optimista del asunto, yo todavía me quedo alucinado con ciertos inventos de la humanidad. Citaré alguno:

    - La fotografía: todavía no me explico cómo se pudo inventar esto. Simplemente me parece mágico.

    - Los satélites y naves espaciales: hemos llegado al espacio!!!

    - Internet: menudo invento, no me explico como el ser humano ha sido capaz de inventar este asombroso medio de comunicación.

    - Los teléfonos, la electricidad en las casas, la tv, el ipod, las operaciones a corazón abierto, la música...

    Llamadme inepto, pero sólo de pensar las cosas que hemos inventado (corrijo, han inventado), me entran ganas de aplaudir... coño, qué de gente lista ha poblado este planeta!

    Si hoy hubiera un desastre nuclear y yo fuera uno de los 10 supervivientes encargados de empezar de cero... más vale que los otros 9 fueran más listos que yo, de lo contrario... pobre planeta Tierra.

    ResponderEliminar
  17. Lo dicho, Fernando, todo ciencia y tecnología. En otras cuestiones, las emocionales, las políticas, seguimos en el Paleolítico Superior.

    ResponderEliminar
  18. En cuestiones emocionales me quedo con la reacción de un país entero, saliendo a las calles manifestándose contra la barbarie de ETA, tras asesinar a Miguel Ángel Blanco... ha sido lo primero que me ha venido a la mente.

    ResponderEliminar
  19. Olvidé las cuestiones económicas y las de tipo cultural/trascendental.

    ResponderEliminar
  20. Señor Laporte, me exaspera usted. Terco,terco,terco. ¿Cómo no vamos a seguir emocionalmente en el paleolítico superior, estimado? Por mucho que se canse Punset, las emociones son primarias e irracionales, y reconducir una emoción conlleva un esfuerzo para el que no todos estamos capacitados. vamos, que te pillas un dedo con la puerta y exclamas: ¡pero hombre, qué torpeza la mía!, me imagino que la respuesta será otra. Pues con respecto a las emociones para con el otro, idem eadem, caín y Abel siguien existiendo, y la ira, y la codicia y el ansia de poder, y la lujuria, al margen de doctrinas o de creencias.
    Nietzsche seguro diría (o no sé si dijo en su idea del superhombre) que lo que nos distingue del resto de los animales es el odio, sólo el hombre es capaz de odiar y de actuar guiado por el odio.
    Y sólo al hombre le gusta jugar a ser dios, por eso viaja al espacio, por eso modifica genes, por eso clona, por eso mata o perdona.

    ResponderEliminar
  21. Doña Patio, hablo de educación emocional, no de chillar cuando uno se pilla los dedazos en la puerta.

    ResponderEliminar
  22. Hablando de adelantos tecnológicos... ¿cómo consigues borrar un comentario sin dejar el rastro "el autor ha eliminado el comentario"? Antes he visto que habías duplicado un comentario y has conseguido borrar uno de ellos sin dejar el dichoso rastro.

    Que pases buena tarde (no quiero que me riñas por convertirse esto en un chat jejeje)

    ;)

    ResponderEliminar
  23. Jjajaja, no te reñireeeé, jaja.

    Primero le das a la papelerita y luego te sale una pantalla donde hay una opción que dice 'Suprimer definitivamente el comentario?'. Dale ahí con todas tus fuerzas (iba a decir como un saque de Nadal, pero lo retiro...).

    ResponderEliminar
  24. Joder, y yo también hablo de educación emocional, pero si además de los dedazos en la puerta, te he puesto el ejemplo de los caines y abeles de hoy y del esfuerzo que supone la educación emocional. Si es que la obcecación hoy te tiene ciego!!!

    ResponderEliminar
  25. ¿La iglesia arrealista del séptimo día tiene comprados los derechos de explotación de la llegada? Por hacer negocio si no y sacar camisetas. Jajaja.

    ResponderEliminar
  26. El siglo XXI lleva camino de superar al XX en violencia, destrucción, tiranía, sinsentido y estulticia en general. Refugiémonos donde podamos y esperemos a que termine.

    ResponderEliminar
  27. Últimamente en la radio no hacen más que hablar de lo fundamental que es el sexo para las personas y de que si no hay sexo en tu vida es porque no puedes, no porque no quieras, y si no practicas sexo eres un no se sabe qué.

    No creo, sin embargo, que para llegar a esta conclusión hayan sido útiles tantos siglos y siglos de historia. No recuerdo ahora en que fecha se fija el origen del ser humano. ¿O créis que el placer sexual ha evolucionado mucho a lo largo de los siglos?

    Tampoco para mí los descubrimientos científicos son lo más importante, aunque sin el de la electricidad tendría que cambiar radicalmente mi modo de vida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario