Post de transición

Tengo cierto runrún, cierto come-come, cierta mala conciencia, por el pequeño juicio sumarísimo que le hemos hecho a la flamante premio Ortega y Gasset. Así que voy escribir algo, lo que sea, para pasar página y abordar otros temas.

Lo cierto es que ando algo seco de temas, como vacío de ese 'ñic' que te hace ponerte a escribir. Y escribir por escribir, aunque apetezca, no mola. Baste por esta vez y porque estoy algo Oblómov, algo Onetti, algo aburrido. A veces no sabe uno qué es antes. El post o la gallina. Recuerdo, cuando fumaba, que gustaba de comer cualquier cosa, a media tarde, un trozo de pan con chorizo, una tostada de tal, para sentir cierta llenazón y poder fumar en condiciones ese pitillito. Me sentaba en cualquier parte de la casa vacía a esa media tarde ociosa de la vida universitaria, con música en la cadena de música (entonces no había iPods, Spotifys ni youtubes, algún día podríamos hablar de cómo ha cambiado nuestra vida, en términos tecnológicos pero también humanos, fieramente hupanos, con el desarrollo reciente) y dejaba la mente divagar. Precisamente al fumar, el cerebro entraba en un cierto stand by pilotoautomatiquesco que era todo menos lúcido. Uno intentaba tener entonces ideas brillantes y originales, próximas a una verdad jamás antes enunciada por cerebro alguno, y sólo había torpes barruntos neuronales. Eran momentos completamente placenteros pero no exentos de un cierto vacío, ese vacío burgués de quien tiene todo y no sufre por ninguna parte. Un quien tiene todo en un plano, al menos, físico, orgánico. Tengo adicción a la nicotina, enciendo cigarro. Saber escapar de esas cadenas fules, septiembre de 2002, es algo de lo siempre me sentiré orgulloso. Pero decía que uno no sabe si escribe por escribir, o por el debate que se genera luego y que proporciona una extraña vidilla entre lo ciber y lo humano, que resulta amablemente grata.

Estoy leyendo Hasta la raíz, de Javier Rodrigo, un recuento, no imparcial, pero no por ello menos veraz, de las fechorías de la guerra civil y la posquerra. Leo lo siguiente:

"La gran mayoría (más del 90%) de los asesinados en Navarra entre la guerra y la posguerra cayeron bajo las balas facciosas entre julio y diciembre de 1936".

Me contaba mi abuela que, cuando el 18 de julio, en su pueblo, Miranda de Arga, creían que era un día de fiesta. Había jaleo, no sé si alguien pegó unos tiros al aire, quizá no tan al aire, y se pensaron que había festejos populares, pasacalles, saltimbanquis y jaranas varias. Una jarana más seria que duraría tres años y sumiría al país en las tinieblas, nada menos.

Vaya mesecitos, amigo, de dolor y muerte reconcentrada, que se vivieron en aquel primer 36. Leo también unas declaraciones, aquí no hay manipulación posible, no jodáis, porque no creo que se las invente nadie y aunque estén sacadas de contexto, son las que son, del amigo Emilio Mola Vidal, caro conocido de la pamplonidad más estirada. Hablábamos el otro día de piscinas; hay unas piscinas en pleno centro de la ciudad así llamadas. Piscinas General Mola.

Aquí va una de cuando Indalecio Prieto le propuso dialogar, a finales de julio, para acabar con el baño de sangre:

"¿Parlamentar? ¡Jamás! Esta guerra tiene que terminar con el exterminio de los enemigos de España."

También dijo:

"Hay que sembrar el terror. Hay que dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros".

Eso es tener talante y cintura, ole, como mola el Mola. Al lado de éstos, Al Qaeda son las Hermanitas de los Pobres, tal cual.

Recuerdo un libro del que habló Patxi Irurzun en su blog sobre los padecimientos republicanos durante la guerra en Pamplona. Me alegra, por cierto, los actos que se han celebrado estos días en la Ciudadela, en memoria de los fusilados en aquellos pagos. Por lo que he leído, se ha hecho dentro del respeto y con cierta discreción, o eso me ha parecido. Luego esas polemiquillas tan nuestras de si se el euskera ha quedado o no marginado en los discursos, y que alguno y alguna se sintió ofendido por tal cosa y tal. Leí en una carta al director que se intentó no herir sensibilidades en ese sentido, pero a veces parece que el personal se pica con mucha facilidad por cosas, en este caso, accesorias, a mí entender.

Luego buscaré el libro aquel que os digo y concluyo este post transitivo desde mi posición onettiana. Saludos.

- -

Leo en Wiki que Mola está enterrado en el monumento a los Caídos de Pamplona, dato éste que sabía y no sabía. También que Pablo Neruda le dedicó un feroz poema, Mola en los infiernos, en su España en el corazón, de 1937. Y en Pamplona, la gente chapoteando en las piscinas del Centro Deportivo General Mola, aleee.

- -

Me acabo de enterar, porque esto sí que no lo sabía, que Espoz y Mina está eenterrado en el claustro de la catedral de Pamplona. Un militar, algo cruel por lo visto, que intentó instaurar denodamente la Constitución de Cádiz y que se enfrentó con denuedo al ramplón Fernando VII. Tan sólo una callejuela le recuerda, que yo sepa.

- -

El libro del que hablo algo más arriba. Los culpables, de Galo Vierge. Más info, en el blog de Patxi Irurzun.

Comentarios

  1. Pues transitemos...

    Gracias por los datos. Hay cosas curiosas, la verdad. Es que Navarra tiene tanta historia ;)

    ResponderEliminar
  2. Tú haces un post de transición y yo preguntón.

    Has nombrado algún libro leído sobre la Guerra Civil, no sólo en esta entrada, y por eso me gustaría saber qué conclusiones sacas de lo leído respecto a:

    -¿Cuál era la estabilidad del Gobierno de España cuando comenzó la guerra?

    -¿Quién y qué hubo detrás de la violencia contra la Iglesia?

    Aunque estas dos preguntas puedan dejar de manifiesto mi incultura, no sé las respuestas.

    Gracias por anticipado y comparto es cierto algo sobre los juicios sobre Judith.

    ResponderEliminar
  3. Ela.. vaya examencitos me pones a estas horas..

    Te respondo asi rápido y con cuatro generalidades. La estabilidad del Gobierno de España era la poca que se puede tener cuando te montan un golpe de Estado del carajo y se te amotina medio país. Fue tal el caso que tuvieron que salir por patas y establecer el Gobierno en Valencia, mientras en Madrid se organizaba la Junta de Defensa de Madrid. No hay que olvidar que Madrid defendió numantinamente sus posiciones, el No Pasarán, durante dos largos y creo que heroicos años.

    Detrás de los ataques sueltos, no organizados, espontáneos de gente asociada a la república contra la Iglesia había un ataque a todo lo que se consideraba parte del Antiguo Régimen, remoras en el avance y progreso de España, y contra la que a menudo se actuó con furibunda saña, quemando iglesias y matando a curas.

    ResponderEliminar
  4. Yo de pequeño no entendía cómo unas piscinas se podían llamar Mola. Era como si otras se llamaran chupiguay.

    ResponderEliminar
  5. je,je, Contenedor.

    Gracias, NáuGrafo, no pretendía hacerte ningún examen, y menos nocturno, pero como te veía tan leído en el tema :-)

    ¡Ah! y respecto a la estabilidad del Gobierno, formulé mal la pregunta, me refería a cuál era antes de la guerra.

    Tengo que leer algún libro al respecto, pero como hay tantos en cartera...

    ResponderEliminar
  6. La II República fue bastante inestable y con varios presidentes de varios colores. En febrero del 36 ganó el Frente Popular, que era una mezcolanza de partidos con sensibilidad democrática y antifascista, cuyo triunfo no le hizo ni puta gracia a la derechona de entonces, que empezó a gestar una rebelión soterrada que se materializó en el fallido golpe de Estado del 18 de julio (fallido porque un golpe de Estado te mete en el poder en cuestión de un día o dos, y no en tres años como al final costó ese lamentable cambio de torna política).

    ResponderEliminar
  7. El otro día me enteré de algo muy curioso sobre los poetas del momento.
    En una reciente biografía de Miguel Hernández (poeta al que tengo un especial apego), mantuvo una estrecha relación con Neruda, a través de Neruda llegó hasta Lorca, que para Hernández era como llegar hasta Dios. El poeta de Orihuela viajó hasta Madrid con una obra de teatro bajo el brazo, donde Lorca y su compañía saboreaban las mieles del éxito. Buscó a Federico y le leyó su manuscrito. Lorca se quedó sin palabras (se quedó acojonao delante del que podía ser su eclipse): "Bueno, bien, no está mal. A decir verdad está bastante bien", le dijo a Miguel, intentando disimular su ataque de celos jajajaja... El otro tan contento, pensando que Lorca sería una puerta de entrada, una ayuda. Y el otro lo estuvo evitando el resto de su corta vida. Y lo que son las cosas, la barbarie y la sinrazón los igualó a ambos en idéntico destino. A Lorca primero, frente a un paredón. A Miguel lo dejaron morir como a un perro en sus cárceles, de tuberculosis. Ambos vendidos por sus amigos falangistas. A Hernandez lo sacan de la cárcel gracias a un amigo sacerdote, pero ya era demasiado tarde. Murió una semana después.
    Está usted muy pesadín últimamente con las guerras. Por cierto, hoy que dicen que es la feria del libro, recomiéndame un libro que merezca la pena leer (que no sea de guerra). Hace dos años estaba Zafón, el año pasado estaba Larsson, y este año no sé qué comprar. Diario de un hombre pálido, quizás.

    ResponderEliminar
  8. Cinco días antes del 18 de Julio los escoltas de Indalecio Prieto, socialista, asesinan al jefe de la oposición, Calvo Sotelo, monárquico. Traslada este hecho hoy a cualquier gobierno europeo, a ver qué pasaría.
    No era un clima precisamente de paz y concordia el de esa época. La violencia era lo que marcaba el día a día, y la república lejos de reprimirla, hizo como que no la veía. Va contra las beatas, que se jodan… más o menos eso dijo Azaña. Pues vale, estupendo.

    Yo no creo que el Frente Popular fuera democrático, pero bueno. Más bien todo lo contrario. Le faltó tiempo para montar una red de chekas en las que en nombre de la "legalidad" se pasaba a cuchillo a todo contrario que por allí pasara, lo fuese o no, que esto es España y ya sabemos cómo son esas cosas llamadas rencillas y rencores y resquemores varios. Sin ley no hay nada, y todos se la pasaron por el forro de los caprichos. Cuanto más leo sobre el tema más pienso que la república se la cargaron las izquierdas, y desde el principio. Querían una república de izquierdas para la izquierda, o sea, para medio país. Nunca aceptó que la CEDA pudiera llegar al poder, por ejemplo, y cuando le convino tensó la cuerda hasta romperla, empezando en el 34 y sin parar ya hasta el 36, pensando que ganaría una guerra que perdió, para imponer otra dictadura de sentido contrario. En el 36 me temo que nadie creía en la República, y que demócratas no había ni uno. El mito del no pasarán como democracia frente al fascismo es eso, un mito. Como tantos otros. ¿Cuánta gente sabe, por ejemplo, que el PSOE entró en el gobierno del dictador anterior, Primo de Rivera, con Largo Caballero, por ejemplo de ministro? ¿Eso es democracia? No, pero hoy te la venden como “dictablanda” para justificar.
    ¿Cuánta que la mayoría izquierda se opuso a que las mujeres pudieran votar?
    Pobre Clara Campoamor. En fin… siempre la gente que merece la pena es la que es olvidada, por todos. Ella lo contó, en un libro sin repercusión alguna, porque a nadie le conviene: “Mi pecado mortal. El voto femenino y yo”. Ese es el exilio para mí, y no el del anti demócrata Negrín, por ejemplo, que es el que nos venden a bombo y platillo.

    Lo que pasa es que la izquierda siempre se ha vendido muy bien, para salir estupenda en todas las fotos. Propaganda y poco más, hasta hoy. ¿Qué es si no Zapatero? Propaganda y poco más.
    Si no fuera así, ¿podría terminar este escrito sin tener que justificarme, diciendo que tampoco soy de derechas y que soy democrático, y que no soy franquista y que ni mucho menos defiendo a Franco? NO. Esto es España, en la que discrepar sale caro, y más que dolerme, me molesta, un huevo, por eso cada vez me siento menos español y más europeo.

    ResponderEliminar
  9. Estoy pesadito, sí, Doña Patio. En cuanto a libros, le recomendaría una obrita del flamante y último premio Cervantes, José Emilio Pacheco, que publica Tusquets y que se titula 'Las batallas en el desierto'. Estoy seguro de que le gustará: una historietilla de amor muy tienna y bonita.

    Más en plan 'mainstream' y tal, a mi tío Ivlivs le gustó mucho 'El asedio', de Pérez Reverte.

    ResponderEliminar
  10. A mí "El Asedio" de Reverte me gustó mucho. Es la novela más honesta del autor: esto soy yo, para bien y para mal; y no le ha salido mal tocho al "mushasho".

    Mira, yo no sé qué pasó en España en esos años. No hablo en plan lo que pasó con los actores públicos, que eso lo tengo algo más claro, sino con las personas anónimas, la peña de abajo, el tú y el yo de hace 70 años; para que gente normal, cogiera un fusil, con lo que eso conlleva, y se fuera a unas trincheras lejos de su casa, de su pueblo, de su ciudad, a pegar tiros a peña que no conocía de nada. Ese es el quid de la cuestión y me da que ningún estudio histórico te lo va a aclarar. Yo es que hoy, por ejemplo, me dicen que coja un fusil para defender lo que sea o para atacar lo que sea y me falta tiempo de salir por patas. Yo fui objetor de conciencia. Última hornada de ellos. Yo no pego un tiro ni en los tiro a pichón de las ferias (¿aún quedan?). JAJAJAJA.

    ResponderEliminar
  11. Lo cierto es que no tenía mucho conocimiento del tema de Calvo Sotelo. Sabía que se lo habían cargado, pero no que fue una especie de archiduque Francisco Fernando a la española:

    wikipedia:
    "En la madrugada del 13 de julio de 1936 un grupo de guardias de Asalto y militantes socialistas, dirigido por el capitán de la Guardia Civil Fernando Condés le detuvo en su domicilio y le introdujo en el interior de una camioneta de la guardia de Asalto donde Luis Cuenca, militante de las Juventudes Socialistas y guardaespaldas de Indalecio Prieto le disparó dos tiros en la nuca. Uno de los efectos de su asesinato fue decidir a quienes, como el general Francisco Franco, mantenían aún dudas sobre si debían sublevarse contra la República de forma inmediata. En la dictadura fue honrado como Protomártir de la Cruzada[1] o Protomártir del Movimiento Nacional."

    ResponderEliminar
  12. Sobre la República, Contenedor, veo que MOla quería, al principio, implantar un nuevo régimen en la bandera tricolor fuera la enseña principal. Pero los carlistas, ese cáncer de España, los absolutistas, los monárquicos, los que no querian perder sus privilegios, latifundios, etc, dijeron que ni por la boina de Zumalacárregi.

    Es cierto que hubo violencia, pero no olvidemos de los fines a los que conducían unas y otras violencias.

    ResponderEliminar
  13. España se jodio en cuando se fue a la mierda el régimen salido de las Cortes de Cádiz de 1812. Fue nuestra última oportunidad. La partidocracia chusquera en la que vivimos se ha cargado en 30 años, tiempo que en historia es un suspiro, las ilusiones de que no hubiera sido así.
    Este país no tiene remedio, y lo peor es que las alternativas que hay, cerrarlo y crear estaditos más pequeños, como quieren los nacionalistas, me acojona más, porque me da que mi libertad, única cosa que me importa, aún iba a ser menor. Ya iremos viendo, o viviendo. Espero que para bien.

    ResponderEliminar
  14. En aquellos años, como me comentaba Carrillo el otro día (jajajjaja, tenia q meter esta cuña como fuera) el personal estaba completamente implicado en los asuntos públicos. Había analfabetismo, sí, pero también había más periódicos que nunca y cafés a rebosar hablando de España y sus males varios. Creo que era una época en la que estaba en juego todo, el diseño político del país, las líneas maestras de hacia a dónde se quería ir. No sólo en España, también en todo el mundo. La democracia no estaba consolidada y gozaba de poco prestigio y menos garantías: basta leer las crónicas parlamentarias de Julio Camba o los comentarios nada democráticos de Pío Baroja para darse cuenta.
    A veces me pregunto de cómo habría sido el país sin Guerra Civil, si realmente se hubiera asentado la democracia y si no hubiera sido esto un patio de locos sine die, una especie de Italia multiplicada por diez, o uan Latinoamérica siempre inmadura democraticamente, asolada por la corrupción y las desigualdades sociales. El tópico aquel de que con el franquismo se desarrolló la clase media pues igual no igual resulta que es verdad; pero ese es otro tema.

    La peña cogía fusiles porque veían que estaba en riesgo la posibilidad de que por fin España no fuera esa cosa anacrónica de siempre. Había derechos sin igual durante la II Rep: voto para la mujer, desarrollo educativo, creacion sin comparación de escuelas, florecimiento sin igual de las artes y progreso de la ciencia, la investigación, la medicina. Perder todo aquello y volver al imperio del oscurantismo, la represión (en todos los órdenes), la sombra alargada de la iglesia, era algo que al personal le echaba mucho para atrás. Tanto, que vinieron incluso de fuera, con las Brigadas Internacionales. La causa española era una causa terriblemente hermosa, que luego se truncó.

    Por otro lado, los que se sublevaron y los que no dudaron en apoyarles, querían volver a tener el control sobre la agricultura, cada vez más autónoma en Andalucía y demás, la economía, las libertades, el pensamiento, la religión y fundar una España, grande y libre, a su manera, cayera quien cayera. Era el tiempo, ya digo, de lo que se creía la forja definitva de las naciones, y la gente estaba dispuesta a dejarse el pellejo por ello. Luego otra, y para mí que más en el bando nacional, se alistó un poco por que tocaba, sin saber muy bien a donde disparaba ni qué coño significaba el comunismo ni quién era Marx.

    En cualquier caso, la democracia que hoy disfrutamos, aún verde en algunos aspectos, me temo que es deudora del espíritu anterior al 36, y que el paréntesis franquista fue eso, un paréntesis extraño y jodido que a más de uno no le importaría se hubiera perpetuado.

    ResponderEliminar
  15. Esa partitocracia, me contaba un amigo que sabe del tema, se gestó o diseño en la Transición, para evitar una atomización política (tipo Italia) que pusiera en riesgo un avance templado de la nueva etapa democrática. Quizá no fuera mala idea, pero limitó el juego político a dos grandes bloques que no dejan de ser dos versiones descafeinadas de las dos Españas, y que sumen a este país de un modo irrevocable a esa dualidad coñazo a la que asistimos con pereza en los medios de comunicación.

    Hoy, en una tertulia de estas impresentables: "El PSOE no quiere educar, sino hacer ingenieria social". Mire, usted, cretino, hablar de derechos humanos y de convivencia, solidaridad con los inmigrantes y demás no es ingenieria social (que es lo que hizo el franquismo de un modo extremo) es educar en valores democráticos. Si no te gustan, es que tienes un problema.

    Me comentaba el otro dia Carrillo (jajjaj, soy lo peor) algo que comentabamos precisamente aquí: la necesidad de crear un partido de izquierdas nuevo. De corte europeo y con convicciones mucho más firmes respecto al capitalismo que las actuales formaciones socialdemócratas. Pero tal y como está montado el tinglado actual, se hace imposible cualquier alternancia al bipartidismo, más allá de pequeñoas inserciones upedeísticas y demás.

    Hombre, UK, EEUU son claramente bipartidistas y no les va del todo mal.. En cualquier caso, me parece pobre democráticamente, poco higiénico. El estancamiento del TC, en el qeu ni PP ni PSOE mueven ficha, es un buen ejemplo, me parece.

    Qué ataque de blogorrea me ha entrao, joer. Parezco el clásico chapas de barra.

    ResponderEliminar
  16. "Hoy, en una tertulia de estas impresentables: "El PSOE no quiere educar, sino hacer ingenieria social". Mire, usted, cretino, hablar de derechos humanos y de convivencia, solidaridad con los inmigrantes y demás no es ingenieria social (que es lo que hizo el franquismo de un modo extremo) es educar en valores democráticos. Si no te gustan, es que tienes un problema."
    No te equivoques, Eduardo, una cosa es educar en valores democráticos y otra cosa es lo que está haciendo el PSOE en Educación, te lo digo con conocimiento de causa (amigos trabajando en Educación y un plan de estudios de una comunidad socialista). Te puedo afirmar que es vergonzosa la manipulación y el panfletismo político nauseabundo en el que están convirtiendo lo que debería ser eso, valores democráticos. En otro momento te remitiré algunas cosillas, para que saques conclusiones.
    Y es cierto, eres de lo peor jajaja (pero, bueno, tampoco has dicho nada que no se pueda contar, así, como al hilo de la cosa, sin más detalles, ¿no?).
    Madre, qué inspirados estáis hoy los dos, que bipartidismo tan atroz jajajaja.

    ResponderEliminar
  17. Lo de qué llevó a la peña a matarse lo decía casi como algo personal mío. Pienso mucho en mi abuelo (sólo conocí a uno), persona razonable, culta, transigente, abierta, y qué es lo que le pudo llevar a la guerra, en su caso como requeté. No me pareció nunca una persona fanática ni violenta, por eso me lo pregunto tantas veces, qué es lo que realmente pasó, porque por lo general la peña no se odia hasta el extremo de matarse, y más cuando, años después, indagando un poco sobre estos temas, no sabes la de gente que he conocido que se casó con gente del otro bando. Bastantes, más de la mera anécdota seguro.

    Carrillo como personaje histórico no me simpatiza, no creo que sea tan filantrópico. Y como personaje de la actualidad actual, me hace gracia. Cuando sale diciendo, en plan discurso 1936, que los dirigentes peperos son una cueva de fascistas entonces cojo las fotos de la Cospedal y la Soraya, y concluyo que es una burrada. Joder, digo… pijas puede, vale, ¿pero fascistas…? no cuela. Luego pienso en esa burrada y me cabrea, las burradas son peligrosas porque siempre hay alguien dispuesto a llevarla por bandera para justificar el exterminio del otro. ¿O él también pretende que desaparezca el PP? ¿De nuevo igual que en el 31? No sé. Carrillo no lo veo en plan abanderado político de una socialdemocracia a la europea. ¿Un Olof Palme, por ejemplo? Y me da la misma risa que cuando cojo las fotos de los fascistas del PP; por no llorar claro, o por pura melancolía ante lo imposible.

    ResponderEliminar
  18. Ah, gracias por la recomendación de la hitorietilla tiennnna y bonita. No soy yo muy de historietillas tiennnas y bonitas por escrito, me suelen aburrir. Me lo tiene que dar mascao en el cine jajaaja. Haré caso a la segunda recomendación y, por primera vez en la vida, me leeré algo de Reverte que no sean sus artículos, además, si corrobora Contenedor, la cosa puede estar bien.

    ResponderEliminar
  19. Patio, el libro de Pacheco no es ningún relato empalagosoide saturado.. Habla de un niño que se enamora de la madre de su amigo, y del México de los años 40; es como un poema largo, nada cansino, tá chulo.

    ResponderEliminar
  20. http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Vuelva/Gulag/camarada/Solzhenitsin/elpepusoc/20100311elpepisoc_2/Tes



    NáuGrafo, tú que estás mas al loro de periodistas y periodistos. ¿Este tal Ramón Muñoz de dónde ha salido? Yo coincidiendo con un artículo de El País. Joder, entonces todo puede ser posible. JAJAJA.

    ResponderEliminar
  21. No tengo fichado al tal Ramón Muñoz, que nos dedica un enjundioso artículo. Me quedo con el final, jajaj, vaya pullazo al cuatroojos existencialista. En toa la cara, jaja.

    Y a Noam Chomsky, de paso. Toma!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario