13.4.10

No tan comunistas

Me da la sensación de que el concepto que hoy nos ha llegado, el que manejamos, del comunismo, al menos del comunismo español, es un tanto maniqueo. No sabemos muchas cosas, creo, intuyo, me pasa a mí, le pasará al resto, sobre el comunismo, sobre el PCE. Sobre su ininterrumpida existencia, clandestina, pero existencia, activa existencia, durante el franquismo. Tampoco sobre su papel en la Transición.

Una de las ideas que tendemos a pensar es que el comunismo era el revés de la moneda totalitaria, la oposición al fascismo. Quizá lo fue en la URSS, en las naciones satélites en que se impuso este sistema hasta hacia bien poco, pero nadie nos asegura si habría habido comunismo puro en España de no haber habido guerra civil. Leyendo ahora Los viejos camaradas, el reciente libro de Santiago Carrillo, descubro en mí mismo juicios tirando a sumarísimos que hice en su día, y que se modifican leyendo pasajes como éstos, en boca de quien fue secretario general del PC durante la guerra, José Díaz, y que tuvo un abrupto final. Un cáncer de estómago sin arreglo le abocó a la drástica solución de arrojarse por el balcón, en 1942, en la ciudad de Tiblis. Antes se había despedido de Carrilo diciéndole que si los dolores no desaparecían "todo se acabó". Pero bueno, estos son los pasajes:

"...la afirmación de que «la única solución para nuestra guerra es que España no sea fascista ni comunista» es plenamente correcta y corresponde exactamente a la posición de nuestro partido".

Y:

"El pueblo de España combate en esta guerra por su independencia nacional y por la defensa de la República democrática,... Si las masas obreras, los campesinos y la pequeña burguería urbana nos siguen y nos quieren es porque saben que nosotros somos los defensores más firmes de la independencia nacional, de la libertad y de la Constitución republicana. (...) En nuestro país existen las condiciones objetivas que hacen imprescindible , en interés de todo el pueblo, la existencia y el fortalecimiento del régimen democrático, no existen condiciones que permitan pensar en la instauración de un régimen comunista".
- -

Tiene un libro José Díaz, Tres años de lucha, que puede resultar interesante y que acabo de encontrar en  formato digital. Pueden leerlo aquí.

20 comentarios :

  1. El siglo XXI demanda nuevas ideologías, el Marxismo y el capitalismo ya está agotados. La nueva estructura social, las nuevas formas de comunicación y expansión del pensamiento demandan con apremio una nueva manera de entender la economía, la cultura, el ocio, la política etc, etc La crisis de valores es la antesala de un cambio revolucionario, y ya naufragamos en tales carencias.
    Los extremos han sido un fracaso, el comunismo puro, queriendo traducirse literalmente en poder político y esctructuras sociales, ha sido un auténtico fracaso, como también lo está siendo el capitalismo y la globalización (al tiempo, que aun con Obama, tal forma de imperialismo tiene los días contados. Vaticino).
    Siempre me he preguntado por qué no ha cuajado como fuerza política relevante el PCE (y no creo que fuese sólo por lo guapo, la labia y la chaqueta de pana de Felipe Gonzalez en sus comienzos, que también). Veo a España centrista, y su tendencia al "progrerio" (que no al progreso y a las verdaderas libertades) están siendo una lacra en los últimos años. Es la política de la apariencia, del parche, del populismo y de la compra del voto, una ideología manida y barata, mediocre al tiempo que exaltada.
    Me gustaria hacer una incursión en la memoria de este valioso resto histórico que es Santiago Carrillo, sí, estoy segura que encontraría cosas muy, pero que muy interesantes.

    ResponderEliminar
  2. La visión generalizada y más extendida del comunismo y su papel durante la guerra civil sigue la pauta marcada por la historiografía franquista y sus herederos; desde los más presentables como Cortázar a las vedettes César Vidal y ese ex grapo cuyo nombre no recuerdo.
    El partido comunista era un partido minoritario antes del inicio de la guerra. La traición de las democracias al gobierno legítimo empujó a éste a aceptar la ayuda envenenada de la URSS para enfrentarse a los facciosos apoyados por Hitler , Mussolini y Portugal . Luego los exégetas del franquismo hicieron lo imposible por demonizar a la república y presentar la sovietización como el infierno al que se precipitaba España sin remedio y de la que la salvaron con su Cruzada.Todo eso para instaurar una idea del pasado en el que se presenta el triunfo de un régimen criminal como el franquismo como un mal menor y necesario , para blanquear conciencias y eso, y de paso legitimar fortunas , expolios y casa reinantes. Mucha gente que se siente alejada de posiciones franquistas cuando explican su visión de la Guerra Civil no caen en la cuenta de hasta que punto su " visión objetiva " ( sic ) no es más que la visión que impuso la historiografían postfranquista. Contemporizar , relativizar y no remover. Y lo que apunta naugrafo , algunos dirigentes sí eran capaces de empatizar con el sentir mayoritario de sus militantes y de paso de gran parte de la España republicana . Ya disculpará naugrafo la parrafada , me salió así.

    ResponderEliminar
  3. ¿Dónde está mi madrugador comentario?
    :(

    ResponderEliminar
  4. Ah, ya, qué cosas más raras, oye.
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Antaño triunfó la visión franquista. Ahora triunfa la visión frentepopulista. Para el caso, patatas. Vendramé la ha resumido punto por punto, incluido ese academicista "no le quedó más remedio", pues vale. Las dicotomías llevan a expresiones como esa, que sólo aportan otros deseos y otras disculpas.

    Cada uno cuenta la historia como le gustaría que hubiera sido. ¿Alguien ha intentado reconstruir una noche de borrachera al día siguiente entre cuatro amigos? Es imposible. Pues eso.
    Por eso dejé aparcada la Historia, porque nunca hay una certeza, solo conjeturas y con ellas, en este país, solo se pueden hacer ideología y no ciencia, e intentar discutir con ideologizados es lo más complicado que hay, amén de un coñazo supino.

    Tenemos nueva profesión por simple nacimiento, está en nuestros genes: todo español es un historiador.

    Ay del día que le echemos un par de huevos y también nos atrevamos con la cirugía.

    ResponderEliminar
  6. Más que disculpado, Vandramé. Interesante aportación, gracias mil.

    ResponderEliminar
  7. De nada , Contenedor tiene razón ese " no le quedó más remedio" es facilón y no explica nada. Poniéndonos poéticos: si necesitas una ayuda para no ahogarte que sólo te ofrece el diablo ¿ qué haces ? ¿te ahogas con dignidad ?
    Los que dicen que la historia ha de ser una ciencia son los que más la usan como propaganda y verdad incontrovertible. Cosa que todo el mundo hace , todos quieren explicarse un pasado , entender su presente y planear su futuro . Pero lo que ocurrió ocurrió. Un ejemplo . Puedo decir , el antisemitismo está fuertemente enraizado en la cultura popular centroeuropea y la quiebra del Imperio Astrohúngaro propició el surgimiento y renacimiento de fuertes nacionalismos como el checo o el húngaro que entraron en conflicto con un nuevo ideario nacionalista : el sionismo, lo que no hizo sino exacervar odios atávicos, todo ello unido a una situación de crisis económica y quiebra moral.Ahora podría explicar que antes de contemplar la solución final se barajó la solución de Uganda , Madagáscar y patatín y patatán y al final llegó la tragedia.
    Bien , también puedo decir todo eso, pero de otra manera para que no aparezca algo irremediable.
    sólo diré esto. El 16 de julio de 1936 lo que pudiéramos llamar la España republicana ni quería una guerra ni la estaba preparando , cuando de hecho había una parte importante de lo que pudiérmos llamar la España facciosa que sí estaba conspirando activamente y esperando el 17 con el rosario en una mano y la faca en otra. ¿ Qué es mi versión ? Bueno ...pero todos tenemos siempre una , por muy borracho que vayas . Lo digo sin ganas de molestar Contenedor , ni de hacerme el historiador, pero normalmente el que pide equidistancia ...no sé.

    ResponderEliminar
  8. Centrándonos en el hecho de que 'hubo una guerra', no hay que olvidar que unos precisamente surgieron más como contrapeso, parapeto, para poner freno ('No pasarán', y demás) que otra cosa, y otros precisamente para acabar con la República y la democracia, y con el nunca digerido resultado electoral del 16 de febrero (del 36).

    Habrá quien piense que la guerra fue un mal menor, un golpe de orden sobre un excéntrico y caótico estado de la nación, y que condujo a España a una moderación necesaria tras décadas de inestabilidad. Bueno, habrá quien piense eso. Yo no, precisamente. El precio fue muy caro, por otra parte. Y el retroceso en todos los órdenes muy grande (lo que hablábamos el otro dia de los romanos y los franceses).

    Pero lo que viene siendo la guerra, la Guerra Civil española, fue producto del fascismo de Franco, Hitler y Mussolini. Y de la pasividad del bloque aliado y ya que estamos, de los rusos, que sólo enviaron a 2015 hombres frente a los cientos de miles fascistas.

    No sé por qué te irrita tanto reconocer estos hechos más que documentados, Container. Creo que es algo más que visiones de historiadores wannabees. Te recomiendo la introducción que hace Carrillo, muy desapasionada y lúcida, en mi opinión, en 'Los viejos camaradas'.

    ResponderEliminar
  9. Porque la amenaza fascista estaba en el aire, como se puede ver en

    SIGNIFICADO DE LAS ELECCIONES DEL 16 DE FEBRERO

    Artículo publicado en “Mundo Obrero” el 3 de febrero de 1936, de José Díaz,

    que dice:

    La lucha está planteada con absoluta claridad. Fascismo o antifascismo, revolución o contrarrevolución. Libertad, justicia social y bienestar, es decir, amplio cauce para el desarrollo del movimiento de las masas populares, aniquilamiento de los opresores, o terror, barbarie, despotismo, salarios de 1,50, cárceles llenas de trabajadores y fuerzas democráticas; en una palabra, estrangulamiento del movimiento emancipador. Por eso, todo proletario, todo hombre honrado, amante de la democracia y de la libertad, comprende la importancia histórica de la lucha entablada, y al grito de ¡No pasarán!, se dispone a luchar y a vencer.

    http://www.marxists.org/espanol/diaz/1930s/tadl/03.htm

    ResponderEliminar
  10. Hoy, amenazan ya con la guerra Civil.

    (dice en el mismo articulo)

    ResponderEliminar
  11. Ya he dicho que paso de este tema millas. Sólo dos apuntes.

    1º Los que dicen que la historia ha de ser una ciencia son los que menos la usan como propaganda y verdad incontrovertible.

    2º Pero normalmente el que no pide equidistancia... no sé.

    ResponderEliminar
  12. Vale va, bueno. Vamos a intentar no montar jaleo. Ultima vez, que ya huele.

    No me irrita. Simplemente no lo veo así. Discrepo con la mayor honestidad intelectual con la que soy capaz de hacerlo.

    Nau, resumiendo mi creencia. Los dos bandos me ponen los pelos de punta. No los considero democráticos, ni legítimos, ni me representan, ni veo en ellos valores dignos de ser destacados o seguidos o defendidos. La guerra civil me parece una orgia de sangre llevada a cabo por dos bandos que se querían aniquilar desde hacía tiempo, y en los que se impusieron la forma de hacer contra el otro de los que tenían las ideas más bestias: tortura y asesinato a mansalva. No veo otra cosa: totalitarios contra totalitarios, genocidas todos, como hermanos, en la que ganó uno y perdió otro porque no podían quedar empate. Se odiaban demasiado. Esto en plan teórico, frío, analítico, en conjunto. En el plano personal, concreto, humano, todas las historias son terribles.

    Carrillo en 95 años ha dicho de todo. Tipo listo, así todos contentos. Me hace gracia oírlo hablar hoy, con esa dialéctica de hace setenta años, por cierto. Una reliquia.

    ResponderEliminar
  13. A mí no me sale justificar o equiparar en el mismo saco a quienes sumieron a España en las tinieblas durante casi cuarenta años, previo segamiento excesivo y gratuito de miles de ciudadanos, amén de exilios y depuraciones varias. Que los otros no eran unos santurrones (no hablo de las acciones bélicas) vale, pero meterlos en la misma balanza me parece, asi te lo digo, un cruel y triste argumento.

    ResponderEliminar
  14. Tal y como lo pones parece que la guerra tuvo como origen y causa única los cuarenta años futuros de franquismo, que nadie conocía porque no habían pasado, que parece que se nos olvida. Eso es lo que se llama juzgar hechos pasados con ojos actuales, y es un poco tramposo porque como tú conoces el desarrollo posterior, me deja en una posición injusta, que es la de defensor de la dictadura por discrepar de tu juicio sobre las circunstancias que desembocaron en la guerra civil.
    Este es el problema que siempre surge al hablar de este tema, que siempre hay que justificarse porque si no parece lo que no es. No, no defiendo ni a Franco, ni al franquismo, ni el totalitarismo, ni la tortura, ni el asesinato, ni el fascismo, ni a la falange, ni a la madre que parió al barbero del bigotillo de Franco ni nada que atente contra la democracia y la libertad. Ahí queda eso.

    Yo soy de familia Carlista. Viva Carlos Hugo de Borbón-Parma!!!! Jajajajaaja. Si es que, hay que explicarlo todo, ay.

    ResponderEliminar
  15. Es cierto, hay que tratar de juzgar el pasado como si estuvieramos en el pasado, no con los datos que ya conocemos. Complicado ejercicios ese; pero a veces lees cosas como las de este José Díaz y parecen de una clarividencia (de lo porvenir) asombrosa.

    Bueno, tampoco quería entrar yo en este debate tan nuestcho. Mi única idea, y cada vez estoy menos discutón en ciertas cosas, es que cuando decimos comunismo no siempre hay que entender comunismo (como hoy con la palabra socialismo: y esto no significa que la peña se haya vendido, sino que los tiempos cambian, y las circunstancias, y con ellas, también, los conceptos, las palabras).

    Y, bueno, puestos a elegir me quedo con ciertos comunistas antes que con ciertos fascistas/franquistas/falangistas. Unos miraban al futuro, los otros al pasado. Eso pa' empezar.

    Bueno, hacia tiempo que no 'discutíamos' un poco, jejeje.
    agures

    ResponderEliminar
  16. ¿Me podéis recomendar algún libro de Historia de Contemporánea en España?

    ResponderEliminar
  17. Yo que tú me pillaría 'El espejo del tiempo', de JP Fusi y Calvo Serraller que hace un repaso a los cinco últimos siglos de historia de España (llega hasta ZP), a través de la historia del arte y la historia-historia.

    Fija todo cojonudamente y además, ayuda a entender mejor todo, gracias a la aportación artística.

    ResponderEliminar
  18. Ya he leído a Fusi, muy bueno su libro sobre Franco.

    ResponderEliminar
  19. Ya sabes, de vez en cuando no viene mal, que siempre hay que estar engrasado, que si no nos come el óxido. jajaja. Oda a la discusión, eso. Yo oigo comunista hoy y sólo veo caspa y alcanfor. Miro a Cayo Lara y me deprimo, lo confieso, ya no dan ni miedo. Pobres rojos.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs