Justicias e injusticias

Como dice Contenedor Amarillo, tampoco yo acabo de entender el lío que se ha armado en torno a Garzón. Me muevo por convicciones morales y estas, me temo, pueden llegar a ser peligrosas, frágiles, falsarias. Como la convicción moral de Willy Toledo respecto a Cuba y sus bondades. De esto hablaba Arcadi Espada en un artículo creo que bastante certero, aunque no sé si lo he entendido del todo. Tengo la convicción moral de haberlo entendido, jajaj.

No lo acabo de entender, pero no me deja de resultar una felonía que tanto Manos Limpias, organización que se asocia a la ultraderecha, como la Falange sean capaces de sentar en un banquillo a quien quiere poner algo de justicia en esa injusticia prolongada durante los 36 años del franquismo y luego esa justicia suspendida que fue la Transición. Pero me pierdo en los vericuetos jurídicos. ¿Qué hay de la amnistia del 77? Aquella que decía que nada de lo ocurrido entre el 18 de julio del 36 y el 15 de junio del 77 no podría ser revisado judicialmente. ¿Se la pasa Garzón por el forrete? En ese caso, sí que estaría prevaricando, es decir, dictando una resolución a sabiendas de que es contraria a derecho. ¿Un juez saltándose los procedimientos legales?

Somos muchos los que en FB nos unimos en apoyo de un juez que parece resistirse a esa patente de corso, a ese irse de rositas tan descarado, como la que dicta la ley de amnistía del 77. ¿Por qué en Alemania, y al poco de acabar la guerra, sí, en Chile sí, en Argentina sí, y en España no? ¿Para eso también Spain is different?


Me pasé ayer por la concentración de apoyo a Garzón que hasta el día 22 se convoca cada día, a las 20h, frente a la Audiencia Nacional. Habría allí unas cien personas, con pancartas que reclamaban justicia ante tanta injusticia. Un amigo, periodista de tribunales, no precisamente del PP, me advirtió de que no fuera, con estas palabras, que copio y pego del mail: "Te desaconsejo ir a la concentración, son todos unos chanclas ignorantes que sólo quieren revivir la guerra civil".

Llegué ahí azorado y me colé tímidamente en el grupito. Me sentí algo fuera de lugar, una especie de turista político en un asunto muy serio en el que no me jugaba un asunto moral, un tener la conciencia limpia, que las manos ya las tengo. Aguanté unos segundos, y lo fueron intensos, ahí dentro. Noté el calor de esas familias a las que le tocó la peor cara de la Historia. Unos tipos desde un coche les pusieron de hijos de puta para arriba.

Leo en el libro de Carrillo, Los viejos camaradas, injusticias como la de Julián Grimau, uno de esos comunistas que trabajaron en la clandestinidad y que sacrificó su vida por la causa. Una causa que, insiste Carrillo, no era otra que recuperar la democracia y la libertad a España, algo que, en su opinión, no se ha valorado ni reconocido por las generaciones posteriores. Por los jóvenes. "Hoy España vive en el régimen democrático por cuya consecución Grimau sacrificó su vida". Porque se lo cargaron, como a tantos otros, de un modo completamente arbitrario, con un tribunal que le condenó sin atenerse siquiera a las reglas franquistas. "¡Una auténtica vergüenza que muestra que las instituciones de justicia del actual Estado no han evolucionado aún suficientemente!", se indigna Carrillo.


Salí al poco de la pequeña concentración, algo confuso, con una sensación general tirando a amarga. Tenía que hacer tiempo y me acerqué hasta el Centro Conde Duque, a ver la exposición de Ciudadanos que está muy bien y que cierra este sábado. Como otro día que la visité, estaba vacía. Me detuve ante el cuadro de Gisbert, El fusilamiento de Torrijos, expuesto en un panel de estos digitales. A este Torrijos y sus hombres se los cargaron por orden de Fernando VII en las playas de Málaga. Liberales, querían acabar con el absolutismo ranción del Borbón y acabaron cubiertos de plomo, un 11 de diciembre de 1831.

El siglo XIX fue un intento frustrado porque se consolidara el progreso, las ideas liberales que afloraban, pero no hubo manera. Tampoco la hubo en el siglo XX. Ahora, en el XXI, los vicios siguen ahí. ¿Qué hacer?

Sólo se me ocurre borrarme de español. O asumir, con madurez, que la Amnistia del 77 fue un triste parche y, aunque sea de modo simbólico, juzgar los casos que aún se puedan juzgar, y reparar de algún modo, tanta indecencia. Claro que para eso deberíamos ser un país maduro, y no esta cosa tabernaria que aún arrastramos.

Comentarios

  1. Me temo que hay quienes se empeñan (por interés político) en seguir manipulándonos como ovejitas y nosotros entrando al trapo. Existe cierto tufo en el tema Garzón, algo a lo que no consigo llegar, un olor no tan pestilente como los atentados del 11M y que, como simples ciudadanos, nadie se va a molestar en desentrañárnoslo por la cuenta que les tiene.
    Pero eso de querer convertir la Guerra Civil en El Pecado Original, mire usted, como que no, que ya está bien, que echémonos para detrás en la historia y empecemos a contabilizar muertos, y después a penaltis de desempate. Joder, que hace veinte años, una compañera de piso que tenía dieciocho me preguntó que quien coño era Franco. Y así debe ser, que a mis hijas les importe tres cojones quien era Franco y que sólo sea pregunta de examen. Como sigamos así, jmis hijas le van a estar pagando el pisito al sobrinito tercero de un muerto de guerra. Amnistía, sí, claro que sí, para empezar de cero.
    La victoria del Frente Popular convulsionó el país (más de lo que ya estaba, porque anda que no estaban dando por culo los anarquistas), a unos porque veían perdidos sus privilegios de mando y sociales, y a los otros porque no entendienron que una reforma social de tal magnitud no podía llevarse a cabo en dos días. Unos se veían privados de su poder y otros se cegaron por el poder que les dió la urna. Había que matar al rico, había que despojarlos de sus tierras, había que expoliar a la Iglesia, había que tomar como propio lo que era ajeno... Pero venga usted pa ca, hombre de Dios aunque te joda (que decimos en mi pueblo), todo cambio requiere un proceso de adaptación, y no un expolio indiscriminado. Me temo que muchos no supieron nunca lo que era luchar por las libertades, más bien se sumaron a la anárquica batalla de la lucha de clases mal entendida.
    Y claro, llegó la respuesta que tenía que llevar ante aquella sociedad que convulsionaba sin saber muy bien cual era el camino a seguir. Y tras la sublevación militar, la zona republicana, a excepción del país vasco, se sumergió en un caos revolucionario. Los primeros asesinatos en esta zona se produjeron en Barcelona y Madrid, no nos olvidemos, en donde esa masa incontrolable se adueñaba de las calles. En ambas ciudades las fuerzas de seguridad leales a la República intentaron evitar las matanzas, sí, pero la multitud armada ya estaba desbordada, sin juicio y sin razón. Atroz fue la represión en Barcelona. El paseo (que no lo inventó Franco) alcanzó a políticos de derecha, caciques, terratenientes, empresarios, burgueses y, especialmente, a los sacerdotes. Pero tal vez, las prácticas más aterradoras fueron las llamadas "sacas" de las cárceles que culminaron con lo sucedido en Madrid durante el mes de Noviembre de 1936. Ante el temor de la caída de Madrid, se decide trasladar a Valencia a los miles de detenidos que permanecían encerrados en las cárceles madrileñas. Pero este traslado se convierte en una orden de ejecución. La primera saca se produce el 7 de noviembre: el convoy se desvía a Paracuellos de Jarama. ¿No habla Carrillo de tan orgullosa parte de la historia?
    Venga, ¿quié tira el primer penalti?

    ResponderEliminar
  2. Solo he leido la última parte del comentario, que estoy liado. Ese tema dicen que fue contaminación franquista para desprestigiar a Carrillo (se lo pregunto luego, jejé) pero, en el peor de los casos, no estábamos en una guerra? Tampoco se podian quedar de brazos cruzados todo el rato.., no eran cascos azules..

    No me puedo detener mucho, luego leo y comento tal. saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Contaminación franquista para desprestigiar a Carrillo! JAJAJAJAJA, ay, me río por no llorar. Un respeto para esos otros de la historia, que también tenían familia y tendrán descendientes, pero no andan por ahí cagando lástimas.
    Y todo poder impuesto por la fuerza es otra manera de vivir una guerra. ¿Quién tiene que resarcir los asesinatos de una dictadura? Seguro que aquella amiga mía que no tenía ni puta idea de quien era ese Franco, a ésa que le pidan responsabilidades, a ver qué les contesta.

    También dicen que el holocausto de los nazis nunca existió, que eso se lo inventaron los judíos, que tienen una mala leche parecida a la mía.

    ResponderEliminar
  4. Esto de Garzón es una faras montada por el ZP, otra más; lo que conviene es tensión, le confesaba fuera de cámara a Gabilondo en las anterior campaña electoral. Pues eso, que cada vez que ZP está en horas bajas, las brasas de la guerra civil son azuzadas de nuevo, curiosamente, y sube la popularidad de un tío que sólo sabe ganarle elecciones al barbas, que tampoco es que sea tan complicado, para luego no saber qué hacer con esos cuatro años que se le entregan. Política como forma de vida, nada más. Tensión, tensión a costa de lo que sea y de quien sea.

    Garzón tiene tres causas abiertas, la de ayer era por haberle pedido pasta a Botin para hacer turismo en Nueva York, con la excusa de unas charlillas, y luego a la vuelta va y archiva una movida que tenía abierta el mismo que le pagó el paseo. Casualmente, claro. Al Camps por lo mismo, o menos, que no sé cuánto cuestan unos trajes de Milano, le tienen acorralado, y con razón.

    Este país se merece una izquierda europea de verdad, una izquierda moderna, no esta cosa que sufrimos los que no somos de su izquierda, pero sí de la de UPD, por ejemplo. La izquierda casposa y rancia que nos gobierna es para echarse a llorar. Opino, claro, faltaría más.

    ResponderEliminar
  5. UPD y la Díez no convencen. Aprovechateguis, diría el otro. Hay que crear ese partido de izquierda moderna que comentas. Algo light, liberal (en el good sense), modenno, internacional, maduro, de altura. Me apunto.

    ResponderEliminar
  6. Eduardo, alguien a quien tengo por inteligente, muy inteligente, no puede largar ese comentario (contaminación franquista para desprestigiar a Carrillo), de ahí esa mayúscula carcajada de indignación.
    Todo anciano parece un niño desvalido, pero detrás existe la historia de un hombre, unos mejores que otros. En este caso, el juicio de la historia, incluso el destino, parece haber resarcido con creces tal contaminación, si es que alguna vez hubo esa intención. Y yo que me alegro, que si estamos diciendo que la Democracia fue un punto y aparte, y que lo pasado pasado está, pues como tal debe tomarse.
    En fin, estimado, yo entiendo tu postura, pero me temo que tú no entiendes la mía y que es la de otros muchos.

    ResponderEliminar
  7. Sólo he dicho que a veces se ha dicho eso. No lo he dicho yo. He dicho que se ha dicho. Por otra parte, el PPC no aprueba ese tipo de risotadas algo sonrojantes para el interlocutor, art. 69. 234.

    Me tengo que ir. Ando con prisas. En fin, no me tomes a mal.

    ResponderEliminar
  8. Carrillo no es trigo limpio, dicho por sus propios camaradas, Líster el primero. Siempre sobrevivió a todas las purgas, curiosamente, en un partido en el que las sufrías o las hacías sufrir.

    ResponderEliminar
  9. ¿No me digas que el 69 no admite risotadas sonrojantes? Acabáramos. Bueno, pues lo dejaremos en sonrisillas, pero sonrojantes a la fuerza. Hay que modificar ese artículo.
    A ver que tal esa entrevista ; )

    ResponderEliminar
  10. Esta cosa tabernaria que arrastramos y de la que me temo que no nos desprenderemos en mucho tiempo. Qué tristeza de país.

    ResponderEliminar
  11. ¿Has entrevistado a Carrillo? Si es así, ya contarás.

    Sobre tu entrada, enhorabuena por meterte entre los manifestantes; pienso muchas veces en hacer ese tipo de cosas y nunca me atrevo y luego me fastidia. Creo que se aprender a ver un poco más cercanos a los otros, o a nosotros.

    Sobre Garzón, intuyo que hay muchos intereses en juego detrás de su persona, para muchos. Me cuesta mucho creer en los apoyos altruistas escenificados para la prensa. No hablo de las familias, de esas, no digo nada, pueden hacerlo por muchos motivos.

    Sobre la memoria histórica. Creo que es necesaria, pero también que políticamente está manipulada por unos y otros. La memoria debe servir para avanzar hacia adelante, reconocer las injusticias es el primer paso para avanzar, pero creo que ni por un lado ni por otro habría que ensañarse. Entonces no queremos recuperación, sino revancha, violencia o la tensión de la que habla Contenedor Amarillo y eso no me parece un avance, sino un retroceso.

    Por otra parte, no creo que España sea un lugar tabernario; no más que muchos otros. No creo que aquí se comentan más injusticias que en cualquier otro países desarrollado. No veo políticos de una pieza por ninguna parte. ¿Alguien podría decirme alguno? Todos tienen sus peros y es que la política hoy en día está muy difícil, aunque no por eso deje de ser necesaria e importante. Los políticos son quienes cada día deciden las leyes por las que nos regimos en un Estado de Derecho como es España.

    Y sí, hace falta una izquierda madura, pero también una derecha madura.

    ResponderEliminar
  12. Siento frivolizar en este tema, pero me ha parecido ver al autor de este artículo en un conocido garito iruñarra. Cuando he querido acercarme a manifestarle mi admiración ha desaparecido ahogado en una hiperlocal avalancha de gentes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. O sea que Carrillo quería traer la democracia en 1936. Glub. Jeje.

    ResponderEliminar
  14. Llegas tarde al debate, Agus. Pero la lucha era por preservar la democracia. La implantación del modelo comunista-soviético no era la principal aspiración de los comunistas españoles, como se ha citado por aquí o por allá, en palabras de líderes como fue José Dias ('Tres años de lucha').

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares