Felicidad y muerte

Este post también va de critiqueo, si es que llevo una racha... Va sobre algo que he leído en el Diario de Navarra, en el bus camino de Madrid y no puedo ilustrarlo bien porque es un artículo de esos de pago así que nada, a fiarse de mis palabras.
Me refiero al flamante Premio Ortega y Gasset que ha recibido la periodista pamplonesa Judith Torrea, cuya noticia aparecía en portada. Me he acercado con ilusión a leer el tema pero algo me ha chirriado enseguida. Por lo pronto, la periodista salía sonriendo, sonriente, en una especie de furgoneta, delante de dos tipos ceñudos que portaban su respectivo trabucón. Agentes de seguridad, soldadesca, para poner un poco de orden en esa ciudad completamente infernal. La chica es guapa y, ya digo, aparecía posando como si fuera aquello Españoles por el mundo: Hoy, una pamplonesa en Ciudad Juárez.

No se puede sonreír en Ciudad Juárez.

El titular tampoco me ha parecido muy acertado: "Soy enormemente feliz en la muerte constante".

Luego añadía, y no puedo reproducirlo porque no tengo el periódico a mano ni a golpe de link, que entre los chillos de los niños que ven como decapitan a sus madres, los hombres que atizan a las mujeres y las cabezas que ruedan por las alcantillas, ella se sentía la mar de a gusto, como David Beckham en una convención de desodorantes, poco menos.

Doy por hecho que esta profesional ha hecho un trabajo encomiable y que tiene un valor tremendo estar ahí, y contarlo todo a través de su blog. Pero el planteamiento del artículo, y esas declaraciones que entiendo que están fuera de contexto o que las he entendido mal, junto a esa foto tan happy-happy entre el horror más nauseabundo, me ha parecido un enfoque completamente desafortunado y frívolo. Y no sé si es culpa del periodista, eso del planteamiento... o de ella, que al fin y al cabo es la que dice lo que dice...

Enhorabuena por el premio, pero... ay, no sé...

- -

Acabo de encontrar la foto. A ver qué opináis vosotros.


- -

Otro documento gráfico (elegante es un rato, ojo).

Comentarios

  1. ¿Elegante? Que fino te has vuelto... joder. Jajajaja. Sí, digamos que es atractiva, vale.

    Para que ella sonría tiene que tener detrás a dos tíos fusil en mano, con cara de preocupación, que qprietan los dientes y los ojos, jugándose los huevos en cada esquina.

    Sí, extraña foto.

    ResponderEliminar
  2. Monísima la chica, yo me iría a la clínica Baviera y el láser solucionaría lo de las gafas (lo de las gafas para dar un aire intelectual ya no se lleva, además te ahorras el quebradero de cabeza que es elegir modelito).
    Por otro lado, a veces los periodistas son de un cabronazo, se inventan lo que nunca se dijo ni por asomo (y son pésimos titulando portadas, artículos o libros). En este caso, si nos fiamos de que se ciñe a la realidad de lo dicho, visto y oído (la foto de la susodicha en medio de los soldaditos con la sonrisa de tequila, pues como que no, yo hubiese buscado otra pose), lo de ir de mujer sobrada en un territorio en donde la situación de indefensión de la mujer es la que es me parece, como poco, pecar de una falta de empatía tremenda. Si para más inri te das publicidad de esa guisa sobre el rodar de cabezas, te paseas feliz por una alfombra roja de sangre inocente, y el llanto de los niños te envuelve como la cadencia de una melodía, eso ya es tener una falta de sensibilidad atroz. Quicir, que dirías tú, que lloramos a lágrima viva por la matanza de las focas, y sonreímos en medio de la auténtica barbarie y aniquilación de inocentes. O vendemos hasta a nuestro padre, que todo puede ser.
    Pues eso, que no me gusta esa pose.

    ResponderEliminar
  3. Pues, efectivamente, dada la temática uno esperaría encontrarse a una periodista más del tipo "Angela Rodicio" con su palestino y todo, que una chica tan sorprendentemente fashion y tan, en apariencia, fuera de contexto. Pero en fin... es generalmente peligroso basar juicios profesionales basándose en el aspecto físico de la gente y la verdad es que yo no conozco nada de la señorita esta, así que como Vd. dice: enhorabuena por el premio y que su labor pueda servir para algo a aquella gente, que buena falta le hace.

    ResponderEliminar
  4. Desafortunada Foto.

    He leído el artículo y un poco el blog y no sé, pero me da que has exagerado un poquico no Nau??

    Yo tampoco comparto esa labor solidaria para ser famosete, o para llenar hojas de papel,.. pero al margen de que la chica sea así, no creo que disfrute de esas situaciones tan bien como lo pintas.
    Es más, creo que ella inventará muchas de ellas, o dirá lo que le cuente alguien anónimo, que SÍ está para lo que está.

    Bueno, que si le han dao el premio Enhorabuena. Como decís.

    SALUDICS

    ResponderEliminar
  5. Yo, en defensa de Judith, tengo que decir que la conocí hace 8 o 10 años, y que ya entonces estaba con el tema de Ciudad Juárez y el feminicidio. Son muchos años para pensar que es una paracaidista, alguien que va, se hace la foto, escribe cuatro tópicos y se va. No es además, ese tema y ese lugar, un sitio fácil, escribir sobre ciertos temas es jugársela. Entiendo que ver esas fotos choque, pero quizás sea más conveniente entrar a su blog.

    Patxi Irurzun

    ResponderEliminar
  6. La crítica, si es que la hay, no es a Judith, sino a la sensación tirando a frívola que desprende el artículo. No todo el mundo puede acceder al blog cuando lee un titular en un periódico. Patxi, entiéndeme, joerrr.

    Estoy juzgando ese titular, esa sonrisa, no la obra ni el valor de la chica. Da la sensación de que se aprovecha de la miseria ajena como para pasarselo bien y estoy seguro de que no es así en absoluto. No obstante, hay que afinar en lo que se dice, o la sensación que se da es eso, la del turismo de la barbarie. De eso va este post y no de otra cosa.

    ResponderEliminar
  7. Ya lo sé, Eduardo, yo entiendo lo que dices, y que la crítica va al enfoque del artículo del periódico, pero cuento lo que he contado por si alguien se hace una idea equivocada del trabajo (que tiene mucho valor, en todos sus sentidos) de esta reportera. Quizás sea solo que no sabe elegir su ropa

    Patxi

    ResponderEliminar
  8. Jon Sistiaga hizo un reportaje en Guantánamo con el único fin de mostrar la camiseta que llevaba, una Estatua de la Libertad cabeza abajo dibujada por Mikel Urmeneta, el de Kukuxumusu para los no iniciados. Los reporteros espectáculo nunca termino de creérmelos, y supongo que como yo, usuario tipo, consumidor del montón, prejuicioso al uso, le pasará lo mismo a unos cuantos. Ese es el problema, que lo que quieras contar quede eclipsado por quien lo cuenta, y creo que pasa mucho en el periodismo de hoy. Divismo informativo.

    ResponderEliminar
  9. Me alegra saber que Judith es buena "tipa", pero estoy con Cont

    ResponderEliminar
  10. Nadie ha dicho aquí que Judith no sea buena tipa, quede claro.

    ResponderEliminar
  11. Sistiaga, estimado contenedor, tiene una razón importante para vestir una camiseta con la estatua de la libertad hacia abajo, y con esa basta.

    ResponderEliminar
  12. Partiendo de la base de que no quiero juzgar a Judith, tras leer el artículo original que motiva la entrada (cuyo enlace pongo más abajo) opino que el problema del titular es que realza una frase que suena bien en solitario, pero que en su contexto es peligrosa porque parece que Judith no repare tanto en la crueldad, la muerte y el sufrimiento de seres humanos, sino en el poder de quienes deciden quien tiene derecho o no a vivir, o en el hecho de que esto sea posible.

    Esto último lo deduzco del párrafo completo del que se ha sacado la frase del titular:

    “Soy una persona enormemente feliz en la muerte constante. Pero más duro que ver cadáveres decapitados, escuchar los gritos de niños cuando matan a sus padres o no acordarte de cuántos muertos has visto en un día... es darme cuenta que aquello que anunciaban activistas que ya han sido asesinados se ha cumplido, con un nuevo ingrediente... la guerra contra el narcotráfico”.

    La verdad es que es un párrafo confuso, pero creo que refleja un distanciamiento de quienes sufren, algo que no se plasma tanto en lo poco que he leído de su blog (http://juarezenlasombra.blogspot.com/), que es más bien descriptivo. Esa mera descripción es ya una denuncia de la situación.

    Quizá ese distanciamiento sea inevitable allí, en Ciudad Juárez, o quizá sea un error profesional o personal. No lo sé. Quizá también sea muy frío por mi parte hablar así de otra persona.

    En este contexto, se enmarca también la actitud de la periodista en las dos fotos (sonrisa con el horror detrás) e incluso en la explicación que ella misma hace de su blog en el propio blog:

    “Hace 12 años Ciudad Juárez se convirtió en la culpable de que me enamorara profundamente de México. Hoy, mi corazón mexicano nacido en España, se resiste a dos palabras muy mexicanas. Se resiste a "ni modo". Este blog muestra mi amor con mucho dolor por Ciudad Juárez, golpeada una vez más: ahora por la llamada guerra contra el narcotráfico”.

    ¿Por qué Ciudad Juárez le llevó a enamorarse de México si es una ciudad tan cruel? ¿La presencia de ese sufrimiento no narrado por nadie fuera de allí es lo que toca su corazón y le lleva a vivir allí para poder contarlo al mundo? No sé; no queda claro. Supongo que sólo ella nos lo puede explicar.

    Enlace de la noticia:
    http://www.diariodenavarra.es/20100420/culturaysociedad/soy-enormemente-feliz-muerte-constante.html?not=2010042001155959&idnot=2010042001155959&dia=20100420&seccion=culturaysociedad&seccion2=culturaysociedad&chnl=40
    Otra noticia al respecto:
    http://www.diariodenavarra.es/20100420/culturaysociedad/la-pamplonesa-judith-torrea-premio-ortega-gasset-blog-ciudad-juarez.html?not=2010042001155961&idnot=2010042001155961&new=1&dia=20100420&seccion=culturaysociedad&seccion2=culturaysociedad&chnl=40

    ResponderEliminar
  13. ¡Ah! Y si por un casual Judith lee mi comentario anterior y le disgusta, le pido disculpas por anticipado. Vivir allí y contar en un blog todo lo que ocurre tiene muchísimo mérito y refleja mucho valor (y seguramente ese amor del que ella habla)!

    ResponderEliminar
  14. Doña Patio, supongo que te refieres a esto: http://www.perezreverte.com/articulo/perez-reverte/281/una-ventana-a-la-guerra/

    ResponderEliminar
  15. Gracias Ela, por el extenso comentario y los enlaces. Personalmente, al margen del caso de Judith, enamorarse del dolor y la muerte me parece algo casi enfermizo. Una extraña filia vital. Quizá te haga sentirse vivo y todo eso, pero sentirse vivo a costa de la muerte de los otros... (Ojo, y ahora sí vuelvo a Judith, ella es consciente, imagino, que como periodista que informa de todas esas malas artes se la pueden pasar por el cuchillo en cualquier momento.)

    ResponderEliminar
  16. No tanto a lo que escribió Reverte, sino a lo que escribió el propio Sistiga sobre su impotencia y el horror vivido en aquella habitación de hotel y en lo que sucedió después. La indiferencia y la prepotencia del ejército norteamericano... En fin, cosas de la profesión, y cosas de hijos de puta que la liaron y a día de hoy no la han sabido desliar.

    ResponderEliminar
  17. En cuestiones de guerra me quedo con Reverte, de siempre. Quizás por eso haya leído Territorio Comanche, sin exagerar, más de 25 veces. Cosa que no quita para que no me guste que maten a la peña, claro, y lo digo también por si las moscas, que con ciertos temas el papel de fumar algunos lo utilizan para todo menos para liar cigarros. Y tampoco lo digo por usted, que quede también claro.

    ResponderEliminar
  18. Algo debe tener esa señorita que explique su capacidad de ser feliz entre tanto horror y dolor. Una sensibilidad atrofiada o un estúmago como una plaza de toros

    ResponderEliminar
  19. Pues a mí me parece estupendo que la chica diga que se siente feliz dentro del horror y todo eso. Vive una aventura, corre riesgos y realiza el trabajo que quiere. Depués recibe premios por ello. Genial. No veo el problema. O es que todos tenemos que empatizar con todos, y poner cara de preocupación constante? Una chica contenta con su trabajo. Perfecto. Basta ya de tanta pose de "oenegero" concienciado.

    La violencia es el alimento fundamental del reportero de guerra y punto. Alguien feliz con su labor y que ha encontrado su hueso y lo disfruta, me parece enormemente sensato.

    ResponderEliminar
  20. Pues a mí me parece estupendo que la chica diga que se siente feliz dentro del horror y todo eso. Vive una aventura, corre riesgos y realiza el trabajo que quiere. Depués recibe premios por ello. Genial. No veo el problema. O es que todos tenemos que empatizar con todos, y poner cara de preocupación constante? Una chica contenta con su trabajo. Perfecto. Basta ya de tanta pose de "oenegero" concienciado.

    La violencia es el alimento fundamental del reportero de guerra y punto. Alguien feliz con su labor y que ha encontrado su hueso y lo disfruta, me parece enormemente sensato.

    ResponderEliminar
  21. Si la cuestión, supercrisis, no es el fondo (su felicidad porque ha encontrado su hueso y lo disfruta), sino su manera de transmitirla teniendo en cuenta el contexto. Me explico con un ejemplo:
    Yo, enfermera de la unidad de cuidados paliativos, estoy super feliz con mi trabajo. Me realiza ayudar a esos enfermos sin más esperanza que calmar su dolor para bien morir. Les ayudo a morir en paz, convivo con su previsible muerte a diario, y ella es la responsable de que unos se vayan y otros vengan a esta morgue de diáfanos pasillos y de paredes blancas. Cada noche me acuesto con la satisfacción de que, gracias a mí, fulanito ha muerto sin haber sufrido tanto.
    Y me hacen una entrevista, al lado del familiar del que mañana estará muerto con cuarenta y cinco años por un cáncer de pulmón, y yo con mi sonrisa de oreja a oreja, expresando mi felicidad y diciendo lo bien que me siento allí, viéndolos morir irremediablemente... Un paciente terminal agradece mucho una sonrisa, y que entres a su habitación de buen humor, dando ánimos. Pero contárselo al resto del mundo requiere cierta seriedad y sensibilidad, saber usar las palabras adecuadas que lleven la realidad de la tragedia personal y familiar. No es necesario poner cara de entierro, pero algo circunspecta sí, me va a perdonar, porque lo sensato es saber lo que una se trae entre manos, en qué medida afecta lo que diga y cómo lo diga a la opinión pública, y sobre todo, si quiero salir en la foto debo tener muy claro qué es lo que está contando mi cara.
    Y hombre, supongo que habrá muchas más cosas que la violencia como el alimento fundamental del reportero de guerra, creo.

    ResponderEliminar
  22. Tienes bastante razón. Lo primero sería conocer el grado de descontextualización por parte del que ha hecho la noticia. No todo van a ser dias de vino y rosas.

    "Pero contárselo al resto del mundo requiere cierta seriedad y sensibilidad, saber usar las palabras adecuadas que lleven la realidad de la tragedia personal y familiar."

    Cuando dices esto te entiendo. Pero entiendo que hablas del desmpeño de la labor por la que está ahí esa chica. Supongo que ella le cuenta al mundo aquello que ve con cierta sensibilidad. Supongo que por ello le han dado el premio. Ahora bien, cuando a ella la entrevistan por haber recibido el premio, ya no está en el desempeño de sus funciones. Por eso me agrada que se muestre realmente como ella se siente. Y si está feliz, me parece cojonudo, francamente.

    Un saludo. Ahí, ahí, creando polémica. Quién me ha visto y quien me ve.

    ResponderEliminar
  23. No se crea, eh, en este país últimamente se dan los premios asín al tuntún. Pero como no he leído nada de la susodicha, no voy a contradecir.
    Aunque me lo ha puesto en bandeja, como no está desempeñando sus funciones de reportera sino de galardonada, una no aprovecha el filón y la foto se la hace en el salón de casa, y ahí esa sonrisa sería maravillosa y explicable.
    Por seguir con la polémica.

    ResponderEliminar
  24. Perdóneme la señorita esta, pero creo que tiene algo de "boba"... Efectivamente, ninguna mujer en Ciudad Juárez posaría así, como ella posa, tan mariposa. Casi diría yo que lleva a descreer de sus testimonios. Por supuesto que no: si ninguna mujer apenas podría posar así y casi ni sonreír a la mitad de la medida de la sonrisa de esta mujercita, aquí no cuadra algo. Y lo que no cuadra es que una mujer, forastera en Juárez, se plante así delante de una cámara. No sabe -esto la torna en adolescente pese a su pesar- que cualquier mujer de Ciudad Juárez ni forzando la boca le asomaría tan espléndido cutis con cara de payaso. Ninguna mujer de Ciudad Juárez debería de perdonarle esta foto, que más que propia de una luchadora nata por la causa, según cuenta ella misma y según cuentan algunos, es la de un clavel en la solapa de un asesino sin miramientos de mujeres mexicanas. Ciudad Juárez de lo más que carece es de amor a las muujeres... y no se puede ir por ahí presumiendo de amor a México partiendo del dolor insoportable aunque sea de una sola mujer de Ciudad Juárez.

    Antonio JP

    ResponderEliminar
  25. En Ciudad Juarez, y en Bagdad, y en Darfur, y en todos los itios, la gente sonríe, también, y folla, y juega... Qué raro, ¿no? La gente es gente, no solo las fotos que vemos en los periódicos. Si vamos a negarles también eso, para que nosotros nos sintamos mejor, más solidarios, mejores personas...

    ResponderEliminar
  26. Está claro, Patxi. Pero no verás a ningún monjica en el corazón de África, ni a ningún médico sin fronteras, ni a ningún Acnur ni tal, cediendo esas fotos a los medios ni diciendo semejantes sandeces, perdón por la virulencia, pero es lo que pienso.

    ResponderEliminar
  27. Efectivamente, creo que el problema es que hay algo artificial en todo esto: las fotos, la pose, la frase, la actitud, esa capacidad para ser feliz en mitad de la barbarie... Muy rarito todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares