24 de abril de 2010

Comentarios

  1. Sólo te falta correr delante de los grises. JAJAJA.

    ResponderEliminar
  2. Jokin Leguina - Enterrar a los mueros

    Me estoy preocupando. Ya van dos coincidencias con El País en pocos días. ¿Quién soy, a dónde voy, de dónde vengo; salgo a tomarme una caña o ya me quedo en casa, vista la hora que es?

    ResponderEliminar
  3. Algunos peros que me surgen con el artículo de Leguina. Los pondré en negrita


    TRIBUNA: JOAQUÍN LEGUINA
    Enterrar a los muertos

    El escaso desarrollo de la Ley de Memoria Histórica y el procesamiento contra el juez Garzón dividen a la sociedad española. Pero no hay que dejarse confundir por ideas sectarias y maniqueas

    JOAQUÍN LEGUINA 24/04/2010

    Todo ser humano -héroe o villano, decente o criminal- tiene derecho al duelo por parte de aquellos que lo amaron en vida. Y ese duelo exige la presencia del cadáver con el fin de poder enterrar dignamente los restos del difunto.

    Ha quedado bien claro que en los dos bandos se practicó una enfurecida 'limpieza étnica'.

    Esa demanda, la del duelo, se transmite de padres a hijos. Así se constata en el caso de las fosas dejadas en campos y cunetas por la represión franquista. Han sido los nietos de los muertos quienes han reclamado -y reclaman- un entierro decente para sus abuelos. Este era -a mi juicio- el principal objetivo de la Ley de Memoria Histórica. Pero ¿qué ha hecho el Gobierno para cumplir esta ley desde que se aprobó? Si hemos de atender a lo que dicen los parientes de los muertos, el Gobierno ha hecho muy poco. Quizá por eso algunos deudos fueron a llamar a la puerta de Baltasar Garzón, quien, creyéndose competente para el caso, acabó por meterse en un lío de incierto destino. La ley de memoria histórica fue una ley de mínimos, de salvaguardar la dignidad y facilitar exhumaciones, y ya irritó y de qué manera a la derecha española......

    Mas, sea como sea, este barullo judicial ha servido para colar algunos mensajes de muy dudosa calidad.

    Mensaje nº 1: La Ley de Amnistía -como toda la Transición- fue hecha bajo presión, debido al miedo que producía el ruido de sables. Más que amnistía fue amnesia lo que se impuso.
    Esto es falso y además encierra una calumnia contra quienes se pusieron de acuerdo en traer la democracia a España y para ello prepararon una Constitución consensuada. No fueron cobardes, sino generosos. Esto es algo completamente subjetivo, señor Leguina

    ResponderEliminar
  4. El proceso necesitaba de la previa reconciliación, por eso -y sólo para eso- se votó la Ley de Amnistía, cuya vigencia se pretende ahora negar echando mano de las normas del Derecho Penal internacional que declaran imprescriptibles los crímenes contra la Humanidad. Normas éstas que, según los especialistas consultados, no invalidan en nada la Ley de Amnistía de 1977.

    En efecto, el único texto vinculante en materia de crímenes contra la Humanidad está en el convenio que se elaboró y aprobó en el seno de la Asamblea General de Naciones Unidas (Resolución 2391 -XXIII- de 26 de noviembre de 1968), que no contiene codificación alguna de normas de Derecho Internacional. Es un tratado-ley que sólo obliga a los Estados ratificantes, que han sido apenas una cincuentena, entre los que no está España ni Estados Unidos ni países importantes de la Unión Europea. Por lo tanto, la ley española de amnistía no se opuso a ninguna otra norma de origen internacional que la contradijese.Es una ley pre-constitucional, no olvidemos y, bueno, vale que se aprobara en su día, pero no entiendo por qué no puede estar sujeta a revisión.

    Por otro lado, el tratado por el que se instituyó el Estatuto de la Corte Penal Internacional establece en su artículo 11 que esa Corte sólo tendrá competencia respecto de crímenes cometidos después de su entrada en vigor, lo cual deja fuera los crímenes del franquismo y también, por cierto, aquellos que pudieran haber cometido -permitido- las autoridades republicanas.

    ResponderEliminar
  5. En cualquier caso, ha quedado bien claro que en los dos bandos se practicó una enfurecida "limpieza étnica". No estoy de acuerdo y este es un mito. La asimetría de la violencia fue total. El bando nacinal quería exterminar a todo aquel que no pensara como aquel, y no sólo durante la contienda, sino durante el proceso de 'pacificación', forzada, que duró durante la primera posguerra y se mantuvo latente hasta el 75. Se mantuvo el Estado de guerra hasta el 48 y la cifra más sensata que se maneja habla de 50.000 víctimas durante los primeros años posteriores al conflicto. Por otra parte, no olvidemos que Franco contó con la ayuda de los poderosos ejércitos alemanes e italianos, y que tanto franceses como ingleses se lavaron las manos con lo de la no-intervención, y de Rusia solo se recibieron migajas solidarias. A mi entender, el bando republicano hizo labores de contención, les pillaron desprevenidos y la superioridad militar de los nacionales era manifiesta. Eso de que ambos querian hacer una limpieza étnica es una opinión de poco peso, y que sólo se sostiene en un solo bando, el fascista, con el peso de los datos.


    Y aquí llega el segundo mensaje perverso:

    Mensaje nº 2: Los asesinados en la retaguardia republicana ya fueron "honrados" y sus victimarios perseguidos por el franquismo. Los únicos que ahora deben ser "honrados" -y sus asesinos juzgados- son los represaliados por el franquismo. No olvidemso que los españoles han padecido y soportado todos los fastuosos monumentos a los Caídos durante el franquismo y la primera fase de la democracia, ahí está en Pamplona el Monumento a los Caídos en la plaza del franquista y con fama de genocida Conde de Rodezno. Calles como General Yagüe, persona cuya biografía no es precisamente la de Gandhi, o la del general Moscardó, por citar un par, gozan de una presencia destacada en los callejeros españoles. Militantes de causas como la comunista, con biografías marcadas por el exilio, la clandestinidad y la lucha por valores más acordes con la democracia, como el caso de Julián Grimau, fusilado tras un proceso farsa en la muy reciente fecha de 1963, no existen o apenas lo hacen en el paisaje conmemorativo español.

    ResponderEliminar
  6. Lo que se consigue con un mensaje tan sectario es perpetuar la división. Precisamente todo lo contrario de lo que una persona bien nacida debiera desear. En efecto, lo que se debiera hacer es precisamente lo contrario, es decir, ampliar el mutuo perdón y hacer que todos los muertos -todos- sean también de todos. Que quienes cayeron bajo la represión en la retaguardia republicana no por cometer algún delito sino por ser (ser cura, ser militar, ser noble, ser rico, ser de derechas...) sean reivindicados por las gentes de la izquierda, y los asesinados por los franquistas sin haber cometido delito alguno, simplemente, ellos también, por ser (ser sindicalista, ser republicano, ser socialista, ser comunista...) deben ser reivindicados por las gentes de la derecha. ¿Con qué fin? Simplemente, para poder decir todos juntos: ¡Nunca más! Eso del mutuo perdón, señor Leguina, me parece de una ingenuidad piruletesca de aúpa. Aquí hubo unos que 'Habíamos ganado la guerra', como recuerda Esther Tusquets, que vivierno de puta madre durante 36 años, sobre los cadáveres a miles de los que nadie se acordaba. Me temo que alguien, algunos, deberían pedir más perdón que otros.

    Mensaje nº 3: Todos los represaliados por el franquismo son héroes de la democracia y de la libertad.

    Los ganadores de la guerra civil sostuvieron durante los años de la dictadura que "sus" muertos (1936-1939) en el frente o bajo la represión en los territorios fieles al Gobierno republicano eran "mártires de la Cruzada", afirmación que está tan lejos de la verdad como cerca de la propaganda.

    Ahora, con parecido entusiasmo, se pretende que todos los enemigos del franquismo que fueron represaliados durante aquella interminable dictadura fueron "héroes de la Democracia".Hubo muchas biografías anónimas y no tan anónimas que sacrificaron su vida por recuperar la democracia, por tratar de mantener una oposición, aunque fuera en la sombra, al franquismo, cuyo reconocimiento público nunca estará de más.

    ResponderEliminar
  7. Esta es, también, una afirmación sectaria, y por eso debe ser negada. Lo haré a continuación, a sabiendas del riesgo que corro con ello.

    Vivir durante la guerra en la retaguardia republicana -nadie que se haya ocupado de ese asunto lo negará- representó para mucha gente un auténtico infierno de persecución y de muerte. Bastaría la lectura de la gran novela de Juan Iturralde, Días de llamas, para ilustrarlo. Y esa novela me lleva a un personaje -ligado a la UGT y al PSOE- que resultó ser un individuo siniestro: Agapito García Atadell, quien se hizo famoso en Madrid al inicio de la guerra civil como jefe de una de las Brigadas del Amanecer que operaban en la capital (también los de la FAI fueron maestros en "represión revolucionaria" y montaron, por ejemplo, una checa en el Cine Europa de la calle Bravo Murillo desde donde salían a dar paseos nocturnos y a llenar de cadáveres la Dehesa de la Villa). Estas pandillas -muy contentas de exhibirse armadas por la retaguardia y de no pisar el frente- aparecían de madrugada en los domicilios de la gente "de derechas" para dar el paseo a sus moradores y, de paso, "requisar" en su propio beneficio los bienes que encontraban en los registros de aquella casas.

    Según se cuenta, Indalecio Prieto -que era ministro de la Guerra- dio la orden de detener al "compañero" García Atadell y a su cuadrilla, pero, quizá alertado, Atadell arrambló con todo lo que pudo y se fue a Marsella, desde donde tomó un barco con destino a Buenos Aires. Pero el buque hizo escala en Canarias y los franquistas (quizá avisados desde la zona republicana) lo sacaron del navío y lo tomaron preso.

    Sabemos a través de Koestler (autor de El cero y el infinito), entonces encarcelado por los franquistas en Sevilla, que García Atadell estuvo en aquella cárcel y allí le dieron garrote. Probablemente, sus restos reposen en alguna fosa común de algún cementerio sevillano y ahora podrían ser exhumados... ¿Con honores?

    ResponderEliminar
  8. ¿Por qué no aceptamos la verdad de una puñetera vez? La inmensa mayoría de la derecha española renegó de la democracia durante la República y, desde luego, durante la guerra... Pero es que la izquierda, en gran parte, hizo lo mismo, tomando la deriva "revolucionaria". En cualquier caso, una guerra civil no es el mejor momento para la defensa de los derechos civiles ni para la discusión civilizada... "Es la hora de los hornos y no se ha de ver sino su luz", ¿recuerdan?No se da cuenta el señor Leguina que lo que está en litigio no son los horrores de la guerra, sino el ejercicio continuado, sistemático y programado de la violencia y de la represión que se llevó a cabo durante los 36 años del franquismo.

    En fin, que entre tanto ruido se ha impuesto, al fin, una consigna según la cual "el PP se niega a reconocer la sangrante realidad de las fosas" (sic). Se llega así al último mensaje. Éste ya en clave electoral.

    Mensaje nº 4: La derecha española es heredera y añorante del franquismo.

    ¿O sea, que casi la mitad de los votantes españoles prefieren el franquismo? No sé si los ideólogos que sostienen tal mensaje y tal barbaridad, son conscientes del disparate que perpetran con este tipo de propaganda sectaria.Esto no dejar de ser un silogismo, un juego semántico. Obviamente, no todos los votantes del PP son filofranquistas como lo fue el difunto Samaranch, pero sí que buena parte de la derecha española no reniega ni condena el franquismo y hace suyo aquello de que "con Franco se vivía mejor".

    Mas debo decir, para concluir, que somos muchos los que -hartos de simplificaciones- nos negamos a que la izquierda se reduzca a ser la mera expresión de una aversión, la aversión a una derecha a la que visten de maniqueo sin ningún rigor intelectual.Creo que también es maniqueo asociar las motivaciones de la izquierda a una mera reacción ante una supuesta aversión a la derecha. También es posible un sentimiento, una necesidad, de justicia, de dignidad, en el sentido puro del término, por encima de discrepacias frentistas, ajustes de cuentas con el pasado y pesebrismos varios.

    Joaquín Leguina es economista. Y escritor.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, hoy me he comprado Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie, de Juan Eslava Galán. Espero ser la excepción que confirme la regla, jeje.

    ResponderEliminar
  10. Pues nada, continuamos. A ver si llegamos pronto al siglo XXI, y sus problemas, que haberlos haylos, y muy graves, que cada vez que me miro al espejo no veo ya a mi padre, sino a mi abuelo.

    No sólo Alemanes e Italianos, sino también la guardia mora. No te olvides de la guardia mora, que Franco a los moros les tenía mucho aprecio.

    ¿Grimau, el mismo Julián Grimau que Líster insinuó que fue delatado por Carrillo a la policía franquista para quitárselo de en medio, como a otros cuantos?

    Aquí Lister lo deja guapo a carrillo, en el 1982, supongo que harto de las trolas, y supongo que éste no será un rancio facha, que volvió al PCE cuando echaron a carrillo ya bien entrados los ochenta:

    http://personal.telefonica.terra.es/web/colectivolister/asi%20destruyo%20carrillo%20el%20pce.htm

    Cipriano Mera, Valentín González, Andrés Nin, Julián Besteiro y más... incluso Lister. Con la de gente que hay por reivindicar y que la cosas se quede en Las Pasionarias y Carrillos de turno. En fin... qué buenos fueron siempre los comunistas con la propaganda, unos publicistas de primera. Setenta años después, la cosa continúa, con fuerzas renovadas. ¿La verdad…? La verdad es siempre más chusca que los mitos. Y la tensión, que es lo que nos conviene Iñaki, la tensión, que si no se jodieron las vacaciones en Doñana, o en La Mareta.

    ResponderEliminar
  11. Lister y Carrillo eran amigos, o lo fueron; hay unas fotos en que salen juntos con sus familias, de vacaciones o así, en algún país del Este.

    ResponderEliminar
  12. Me piro a tomar un cocacola, a ver si ya me han cerrado hasta las máquinas. JAJAJAJA. ¿Más guerra civil? NOOOOOOOOOOOOOOOO... Joder. Me regalaron hace poco de Eslava Galán su historia de España contada para escépticos y ni lo he abierto. Estoy saturado de historia de España. No puedo más. Tregua, treguaaaaaaaaaaa. Jajaja.

    ResponderEliminar
  13. A mí el tema de la guerra civil siempre me ha atraído, pero nunca le he hincao el diente de unm modo directo. Sentía que no estaba preparado, de alguna manera. Creo que ahora empiezo a estarlo y preveo que tome tintes obsesivos. Aviso. Jjajaja.

    Venga esa coca-cola... (La Texaco proveyó de gasolina al ejercito franquista en cantidades ingentes, y según Eslava Galán, una guerra moderna se ganaba con acero y gasolina. Unos seis millones de dólares en gasolina a cargo de EEUU durante toda la contienda. Pas mal).

    salud

    ResponderEliminar
  14. Por cierto, me acabo de acordar, y ya la tengo en mis manos. Una cartilla de racionamiento fechada en 1950, con todos sus cupones intactos:

    Colección de cupones de racionamiento - Tercera categoría - primer semestre 1950.

    Patatas,pasta de sopa, café o chocolate, aceite, legumbres y arroz, azucar, carne, y un porrón de cupones más que pone "varios". El tabaco me parece que iba por otro lado.


    Nada, nada... dale duro. JAJAJA. Ya me avisarás cuando llegues al capítulo del antiamericanismo de Franco y a sus buenas relaciones con la Cuba de Fidel Castro. ¿Sabías que Fidel Castro decreto tres días de luto cuando Franco murió?

    ResponderEliminar
  15. (Aviso: mi teclado es sueco y no tengo signo de interrogación de entrada).
    El mejor libro que he leído sobre la guerra civil española es el de Antony Beevor, "The battle for Spain": es metódico e imparcial sin apenas opinión, sólo hechos.
    No me parece que haya una literatura tan extensa sobre las persecuciones del franquismo. Sí es necesaria. Insisto en que la clave es que el franquismo tuvo mucho más tiempo para perpetrar crímenes y represaliar.
    Estoy de acuerdo con el espíritu del artículo de Leguina. El anterior gobierno socialista buscó la reconciliación y el progreso y creo que lo consiguió (aunque al final se le fuera la mano a la saca). Bien está honrar a las víctimas, pero juzgar... A estas alturas, a quién?? A qué "responsables" indirectos? (Los directos están muertos, me equivoco?). Ministros de Turismo? Funcionarios públicos de entonces? Medio país? Por cierto Eduardo, no creo que medio país apoye a Franco, ni mucho menos. Deben de ser 500 abuelos como mucho.
    Sí, es curioso lo del luto de Castro por Franco. Por si a alguien le quedaba alguna duda...

    ResponderEliminar
  16. Lidia, no recuerdo haber dicho que meida España apoya a Franco y si lo he dicho me he expresado mal porque no lo pienso.

    Lo de juzgar es cierto que es un proceso peliagudo, y que procesalmente, si no hay personación, como que es inviable. Leí el otro día en El Correo el caso de los familiares de un chaval al que mataron a tiros unos guardiaciviles, en Bilbao, en 1975. Su delito, por lo visto, llevar un panfletos comunistoides. ¿Habría que juzgar a estas personas? La familia lo pide y no sé, es normal que lo pidan.

    A mí me interesa lo de Verdad, Justicia y Reparación, el lema del otro día. Que afloren todos los datos, que cada vez son más nítidos y que se busque la mayor reparación a todas las víctimas. Sólo así se hace justicia, diría yo. La cuestión pasa por entender que el franquismo fue un periodo en el que se ejercía terrorismo de Estado, y no una circunstancia política cualquiera. Y, claro, a las victimas la democracia actual les tendrá que reparar el daño ocasionado, digo yo. Del modo más justo que sea. Quizá remover el tema de la Amnistia del 77 sea inviable y a lo mejor un error, pero no sé, algo más se puede hacer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario