25.3.10

Cp

Hablé ayer con Andreu Teixidor, en una entrevista dos por uno en la que pasamos de Josep Pla al universo Bubok, del que es responsable editorial. Me dijo algo sobre Pla que me gustó. Sobre su padre, el de Teixidor no el de Pla (¿por qué el posesivo su es tan poco posesivo?), que fue fundador de Ediciones Destino y creador del premio Nadal. Decía este señor que viajaba a menudo en coche con Pla, por ejemplo para lo de la guía de Cataluña, pueblo a pueblo, acompañados por el fotógrafo, y que el escritor se fijaba en todas las cosas como si fuera una Cañon CoolPix de 10.4 megapíxeles. "Tenía una asombrosa memoria fotográfica, con esos ojos de chino", dice Andreu. Y que pasado el pueblo, recitaba: a la derecha había un banco, más allá un bar, al frente el casino, luego una panadería, taltal.

Esto a propósito de la exposición en el Centro Blanquerna sobre Pla y Madrid, que ha programado un ciclo de conferencias en el que el propio Teixidor participa el próximo 5 de abril. Estuve este miércoles y, bueno, abarrotado no estaba el salón de actos, cosa un poco pena porque la doble charla estuvo muy bien.

De Pla pasamos a Bubok, que es una plataforma que me empieza a tentar y en la que cabría preguntarse si Josep Pla, de haber nacido en esta época, se habría atrevido a apostar por. Hablamos de varias cosas, pero me hizo gracia una en concreto, que es sobre la que quería escribir y al final me he enrollado y más que podría hacerlo pero paso porque hoy no tengo ganas de teclear y acabo ya esta frase completamente inútil y tediosa. Comentamos que sí, que los libros en papel no morirán, como no lo ha hecho la radio o el mismísimo vinilo, que vuelve con cierta fuerza en los últimos tiempos. "¡Y la vela!", añadió Teixidor. Al principio pensé que se refería a las velas de cera, que también han sobrevivido a las iberdrolas y endesas, pero él me hablaba de las velas de los barcos a ídem. Que hasta que llegó el motor de explosión (¿o el vapor?), todas las embarcaciones navegaban por mundo y medio a través de las rutas comerciales sirviéndose del viento y las velas. Cuando dejaron de emplearse para esas labores, se pensó que jamás nadie utilizaría un velero para nada. Pues bien, dice Teixidor, que si contáramos hoy los metros cuadrados dedicados a las velas de barcos que hay en el mundo, nos encontraríamos una cantidad cientos de veces mayor de la que había cuando eran de uso cotidiano.

Tú, lector de 2110, di algo. ¿Cómo leeremos en el maldito siglo XXII? ¿Se leerá? ¿El libro será objeto de culto de los neodandis (una tribu urbana, exquisita, que florecerá a finales del XXI)? ¿Las editoriales trabajarán bajo demanda, y sólo se imprimirán los ejemplares exactos de tal libro? ¿Habrá librerías para autores buboks, distintas a las de los autores tradicionales? ¿Se popularizará tanto la lectura que habrá escritores de culto, leídos en formatos digitales o en impresiones de estas tipo Bubok, que sean comparables en fama e influencia a The Beatles?
Lector de 2110, abre la puta boca y sácanos de estas incógnitas.

18 comentarios :

  1. A mí me da mucha pena por ejemplo, el NO revelado de fotos. Antes tenías una ilusión terrible por ver cómo te habían salido. Ahora haces 1000 y se quedan en un CD del cuarto.
    Al final a la gente le gusta tener fotos físicamente. Es algo que no se va a perder (aunque se revele menos claro...)
    Pasa lo mismo con los libros. NO CREO QUE NADIE EN UN FUTURO PREFIERA LEER EN UN ORDENADOR, IBOOK, O LO QUE SEA,.. ANTES QUE EN UN LIBRO.
    Perdería su encanto.

    Gracias NAU por este post para "normales" jeje. Lo digo porque lo he pillao mu bien y porque has escrito como lo haría yo: MAL jajaja

    Me ha gustado saber eso de pla. Merci majo

    ResponderEliminar
  2. A mí me da mucha pena por ejemplo, el NO revelado de fotos. Antes tenías una ilusión terrible por ver cómo te habían salido. Ahora haces 1000 y se quedan en un CD del cuarto.
    Al final a la gente le gusta tener fotos físicamente. Es algo que no se va a perder (aunque se revele menos claro...)
    Pasa lo mismo con los libros. NO CREO QUE NADIE EN UN FUTURO PREFIERA LEER EN UN ORDENADOR, IBOOK, O LO QUE SEA,.. ANTES QUE EN UN LIBRO.
    Perdería su encanto.

    Gracias NAU por este post para "normales" jeje. Lo digo porque lo he pillao mu bien y porque has escrito como lo haría yo: MAL jajaja

    Me ha gustado saber eso de pla. Merci majo

    ResponderEliminar
  3. De nada, oyes. Ten cuidado con la 'normalidad'. Es peligrosa.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Qué suerte tengo: escriba MAL o BIEN, siempre hay público agradecido.

    : )

    ResponderEliminar
  5. Buonarroti le exigió algo parecido a su petreo David, le tiró su cincel y le ordenó: ¡Vamos, habla!
    Su lector del 2110 aún no es ni un anteproyecto. Gutenberg y los de su época lo tenían más claro, tal vez por entonces el futuro era más predecible o previsible. Mañana es impredecible, lo ha dicho hasta Punset en un XLSemanal en el que fue portada y hablaba de los avances de esta última década.
    Y si mañana es impredecible, quién osa aventurar qué será de los libros y de su lectura en 2110. Pero sí, alguna tribu urbana practicará tan ancestral costumbre de leer un libro de papel.

    ResponderEliminar
  6. Pues mi padre ha pedido un e-book de esos para su cumpleaños...

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón con lo de que Bubok tienta... He estado a punto un montón de veces de darle al botón y cascarles el pdf, a ver qué pasa, pero siempre me he arrepentido a tiempo. Dicen que hay que ser pacientes para alcanzar la gloria y tú eres joven.

    ResponderEliminar
  8. La normalidad acaba desembocando en la jubilación, cuando ya no hay remedio. Cada vez lo veo más claro, vivir en una eterna adolescencia es la esencia de la vida. Nada tiene sentido y luego mueres. ¿Para qué darle más vueltas o intentar crear nada? Una pérdida de tiempo.

    Fíjate que cosas, que tienes lectores para todo. A mí me ha gustado por estar bien escrito. Soy un raro jejeje.

    ResponderEliminar
  9. "vivir en una eterna adolescencia es la esencia de la vida", Contenedor Amarillo dixit.

    Interesante, interesante...

    ResponderEliminar
  10. jajajaaja

    JO que lo de escribir mal es para ver si se enfada NAU. Es que me han dicho que es un tipo bastante picón, pero no hay forma de conseguirlo jajajajaj

    ResponderEliminar
  11. Doña Patio, me parece que no era David sino Moisés. Soy un obseso del datillo, lo siento. Jejejeje.

    ResponderEliminar
  12. El Moises tiene un careto que si hubiese hablado, Miguel Ángel hubiese salido despavorido.
    No obstante, si usted lo dice yo me lo creo. Pero el David, coño, si sólo le falta eso, poner en movimiento esas caderas, propias del mismísimo Praxíteles, y hablar tras tantos siglos mudo.

    ResponderEliminar
  13. El David tiene una mano derecha desproporcionada por grande y unos, digamos, órganos genitales, igual de desproporcionados, no por “glandes” sino por diminutos. Como hablara, seguro que tendría una voz de pito de dar risa. Jajajaja.

    He estado buscando y la frase se la dijo al Moisés, acompañada de un golpe de martillo en la rodilla que se puede apreciar.

    ResponderEliminar
  14. jajaajaja, me ha robado el chiste, contenedor, qué capacidad telepática, por no salirme del tema no quise decir nada en cuanto a tales atributos. Pero los organillos no es que sean "pequeños", lo son en proporción a la estatua, (que espero admirar personalmente antes de de 2011), que mide casi cuatro metros y medio. La mano derecha es que sostiene la onda, creo, es desproporcionada a propósito, estimado, con ella venció a Goliath. También sus músculos y sus venas se marcan especialmente, denota crispación, ese gesto terrible (como el del Moisés) del que Miguel Angel conseguía infundir en los rostros y en todo el cuerpo, como si tuviesen vida, esa tensión que se dibuja en toda la anatomía. En fin, sí, con esas curvas y esa "cosilla" entre las piernas seguro que su voz hubiese sido de nenaza.

    ResponderEliminar
  15. No, la honda la sostiene en la izquierda y sobre el hombro, ¿Quién sería el zurdo, David o Miguel Ángel? Me imagino a un zurdo pintando los frescos del peazo Capilla Sixtina, penaría lo indecible.

    ResponderEliminar
  16. Creo que el tamaño de la mano del David tiene que ver con la perspectiva; es decir, está pensado para un espectador que ve la estatua en un lugar concreto. Y creo que sucede lo mismo con otros atributos. O al menos me suena haber leído algo el tema.

    ResponderEliminar
  17. Del sexo de los ángeles, al sexo del David de Miguel Ángel, valiente debate, les parecerá bonito.

    Muchas gracias por vuestros comentarios, a Josep Pla seguro le habrían gustado.

    Patgor: sí, soy piconica, jaja.

    ResponderEliminar
  18. Recomiendo, para quitar temores infundados sobre futuros ultratecnológicos el vídeo de muchachada sobre el futuro (rodado cerca del café de ruiz, por cierto, Edu) Guillermo

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs