Cl

Podrán solicitar su participación, de forma individual o colectiva (hasta un máximo de seis componentes), en las modalidades artísticas convocadas, las personas físicas de nacionalidad española y todas aquellas con residencia legal en España que no superen los 30 años de edad el día 31 de diciembre del año 2010

Vaya, me estaba planteando seriamente enviar mis recién conclusas andanzas cubanas al concurso de Narrativa del Injuve (Instituto pa' la Juventud) y me he sentido como un niño que no da la talla para subirse al Dragon Khan, pero al revés. Porque un niño que no da la talla para subir al Dragon Khan sabe, a no ser que provenga del pueblo pigmeo, que algún día la dará, y podrá disfrutar de esos loopings frenéticos en el atardecer de las afueras de Vilaseca. Como al chaval al que le deniegan la entrada en una discoteca, o el que tiene que pedirle que le compre tabaco a un señor desconocido, pero simpático, o el que aún ve la democracia como un juego al que no le han invitado todavía.

Leo y releo las bases de ese concurso estatal y compruebo, ay, que el 31 de diciembre de 2010 superaré los 30 años, por poco, pero los superaré. Y la juventud, oh, ya te vas para no volver, cuando quiero llorar no lloro, y a veces lloro sin querer, no podrá ser recuperada porque pasó, como la fecha caducada de un yogur caducado cualquiera.

Quizá sea un acicate, entonces, no aspirar a premios que se dan porque eres joven, y realmente las plazas hay que ganárselas más allá de la conmiseración pública por ser mozalbete o algún otra masa social a la que las instituciones se proponen echar cables. Me acuerdo ahora, no sé por qué, de Manuel Altolaguirre cuando es llamado a filas, un tipo que no había cogido un fúsil en su vida. Pensaba que los escritores, los poetas, estaban exentos de ir a la guerra, por su calidad de artistas. Que el arte, decía, como la belleza salva a la mujer y la fragilidad al niño, le colocaba en una condición distinta al resto de los mortales. Y no.

Bienvenida pues, esa edad adulta sin la compasión gubernamental hacia una juventud a la que no pertenezco en términos de boletín oficial de estado. No te temo, cá.

PD: Decían el otro día en el programa de Punset que el cerebro no está del todo formado hasta los 25 o incluso 30 años. Bien, ya estoy terminado, soy una máquina completa, conclusa, preparada para volar, para salir, para actuar. Hasta hoy, todo han sido premios injuves, indulgencias, favores, ensayos y errores. No hay excusa ya, para empezar a ser quien se es. (Lo que quiera que sea, eso.)


Comentarios

  1. Hubo un tiempo en el que me dio por buscar en internet concursos de narrativa (ya se me pasó "la neura", los concursos literarios tendrán que sobrevivir sin mí...jajaja), a lo que iba, y te encontrabas con que demasiado tarde, demasiado vieja... Si veinte años no es nada (mentiroso Gardel), ¿por qué treinta son tantos? Ese corte tan cruel, en donde la belleza de la mujer empieza a deshojarse como una rosa que se marchita dentro de un vaso, en donde la fragilidad de cuando éramos niños queda ya tan lejana y sin embargo fue ayer. Claro, que si miras atrás, (sabio Sabina) mañana es hoy, o sea, que mejor mirar hacia adelante para que mañana esté por venir, y creo que el Nadal o el Josep Pla no piden edad jajaaja, aunque el último, como no sea usted de dar vaselina a los catalanes no se moleste en presentarse.
    Lo que más me jodía de los concursos literarios, a parte de la edad (que digamos pueda tener cierto sentido, por ejempl. como incentivo a la escritura a edades tempranas, lo cual está bien), eran los sexistas, los que exclusivamente tenías que ser mujer, y tema literario también cositas de mujeres. ¡A la mierda!, esos me ponían de una mala leche, esa manera de discriminación positiva que no es otra cosa que una manifestación de nuestra autodiscriminación, ese vistimismo absurdo, ese agravio hacia nosotras mismas... Es que me llevaban los demonios.
    Esta década por estrenar (recuerde que cierra década), señor Laporte, es decisiva. Muchas cosas tienen que pasarle en todos los ámbitos, vaticino.
    Yo araño los cuarenta y tres y sigo sin saber quién soy, pero eso me gusta.

    ResponderEliminar
  2. La discriminación positiva es negativa, creo.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo, según la UE se es joven hasta los 35. O por lo menos eso consideran ellos a efectos de sus estadísticas. A mí me pasó una cosa curiosa. Pasé de los 30 y dejé de ser joven estadísticamente hablando, pero entonces elevaron la edad y volví a serlo de nuevo por un tiempo. No desesperes. Quizá el Injuve asuma que todos queremos ser permanentemente jóvenes y retire de sus convocatorias ese límite. Al fin y al cabo, ¿no dicen los psicólogos que la edad está en la mentalidad de cada uno y no en el DNI? Pues si es así, que un anciano se pueda presentar y ganar un premio del Injuve y que un adolescente pueda pedir la pensión de jubilación. O que desaparezca la casilla de fecha de nacimiento en el DNI y así todos convenientemente igualados. Tras pasar por algún centro de cirugía plástica, claro.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, César. El caso es que no me produce excesiva nostalgia ni desazón. Superado el primer impacto de la crisis de los 30, cada vez estoy más cómodo en este marco que comprende la edad activa, digamos que adulta. Como decía creo que Felipe B. Reyes, "la juventud es hacer todas esas cosas que no nos apetecen, pero que se supone que hay que hacer". Algo así.

    También decia no sé si Picasso que le habiá llevado toda una vida aprender a ser joven.

    Otra cosa es el deterioro físico que, eso, ay, no entiende de filosofías.

    ResponderEliminar
  5. Otras cosas que te vas a perder:

    Beques de voluntariat a l’estranger
    Els joves d’UGT, L'Avalot, donen l’oportunitat a joves de 18 a 30 anys de realitzar un servei de voluntariat i cooperació durant un any.
    Disposen de 5 beques per als següents països: Panamà, Nicaragua, Equador, Costa Rica i Argentina.
    + Informació: avalot@catalunya.ugt.org / 93 304 68 18

    Los sindicatos no son como Europa. Son gente seria. O sea, que sí, que lo de los treinta es el fin de la primera juventud. Después vienen otras. Palabra de cincuentón al que le siguen enviando convocatorias para ir a Nicaragua!!!

    ResponderEliminar
  6. Jajjaja, te has librao, Ángel, por cincuentón!

    ResponderEliminar
  7. Náugrafo, serás joven siempre que "TU" quieras.

    La juventud no la marca la edad, la marca la ilusión por vivir cada día.

    A mí ya me ha pasado varias veces que me traten de "USTED", chicos más jóvenes..... y SÍ. DUELE.

    saludos majo

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, la canción Horrible (por triste eh??)

    (Explico lo de triste para que no se enfade Doña Patio :p jeje)

    ResponderEliminar
  9. Gracias, patatica, pero insisto, no estoy morriñoso. Y la canción, jaja, pegaba con la frase que puse..

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, César, leída la entrevista del treintañero Saviano. Admirable su capacidad de denuncia, su clarividencia para detectar el mal, la dejadez de las instituciones y del pueblo y para asumir que su final será, probablemente, el suyo propio, siniestro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares