Ci

Hoy me he comprado una libreta que parece un pasaporte, en Muji, y he apuntado dos cosas:

-Los tipos que te preparan el döner kebap tienen el mismo tono de piel que el kebap que cortan.

-Esos tipos que, aún yendo de modernetes y escuchadores de Radio 3, en el ecuador de la treintena, comen pedacitos de la barra de pan que llevan a casa, no son sino unos descomunales y putrefactos burguesones de tapadillo.

*Últimamente el concepto Macropost, que tengo más o menos claro, estaba flojeando. Me limitaré a cumplir una de sus supuestas normas, registradas en un inexistente libro estatutario: escritura diaria. Sea de lo que sea, pero diaria. (El fin de semana puede haber algún descanso.)

Comentarios

  1. Desde hace una década el gafapastismo es la nueva burguesía. El pijo clásico está desorientado. A ver si hay suerte y termina por morir, como bien mayor, ese zapato que llaman castellano.

    ResponderEliminar
  2. Lleva razón, tendré que hacer ese firme propósito también: escritura diaria, sea de lo que sea.
    Por pronto dos anotaciones:
    Una: al final del pasillo tengo en mi punto de mira a Eusebia, mientras yo escribo este comentario. Está citada a las 9.30 con el médico. Yo descanso quince minutos tras las extracciones (funcionria, ya sabe). Sus 140 kilos se desbordan por la silla, se pasa por su reverendo su diabetes y su hipertensión, pero me cae bien. Es una gordita afable.
    Dos: hace cinco minutos veía a la Griso entrevistando a la vice De la Vega. La Griso, de tan delgada está asquerosa, y sus bracillos de barbie cuarentona empiezan a parecer colgajillos de pellejo. Aún así, sigue poniendo morritos, y de su mirada gatuna salen chispitas cuando escucha a sus entrevistados.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta ese concepto de libreta que parece un pasaporte; digo, por el hecho físico en sí, aunque también es muy sugerente el hecho de qué fronteras te abrirá ese pasaporte, claro...

    Y por otro lado, me gustan también los pequeños apuntes. El concepto de "pequeño apunte" es algo que me agrada sobremanera, pequeñas pildoritas literarias del día a día.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares