Cd

Empieza a planear sobre mí, y no llevo ni cuatro letras de esta nueva tanda de Macropost, el fantasma rimbodiano del pa' qué escribir. Oh, no vean esto ustedes como una llamada a los alientos del "escriba por favor, no nos haga esto, nos tiraremos por las ventanas", quiá. A lo largo de estos cinco años de blogue, me puedo jactar de no haber hecho ninguno de esos amagos algo sonrojantes de cierro-blog-en-plan-drama-ruso-pero-lo-reabro-a-los-ocho-días. No caeré en esas, no. Pero sí noto ese tufillo silencioso y gélido de la agrafía, de los escritores, si es que acaso lo fuere, que un día deciden no escribir. A ver si leo un día de estos Bartleby y compañía, que habla precisamente de esto, de los Rimbaud, Rulfo, Salinger y etc que un día dejaron de sentir el impulso de contar ya más nada.

Precisamente, si uno se pone a escribir sobre tíos que dejaron de escribir, cuando uno se embarra en estos pantanos metaliterarios, es que se le empieza a acabar el carrete.

Porque escribir no es sentarse y ponerse a escribir. Escribir es haber pensado, antes, cosas. Escribir no es escribir, es pensar. Escribir bien no es escribir bien, es pensar bien. Y luego saber volcarlo a través de tu pequeño teclado. Tiene su cosa.

Sin embargo, digo yo ahora, puede darse el caso de que uno no quiera pensar más, hale, a tomal por culo, pero conserve aún la pujanza, la pulsión, el gesto, el vicio tras años continuados de ejercicio, de poner una palabra sobre la otra. ¿Qué hacer en esos casos?

"Yo no he venido aquí a escribir, sino a enloquecer", dijo Robert Walser al ingresar en el sanatorio suizo de Herisau, y me marco una cita que queda de saludos. Lo dijo Walser, sí, un tipo que escribió libros muy exquisitos y también sus famosos Microgramas que no eran Nanopost precisamente, sino un ilegible conglomerado literario de grafía poco menos que indescifrable (y que editó Siruela hace unos años).

Escribir por escribir, como quien hace manualidades o barniza muebles. No es mala opción. Y que lea quien quiera.

Comentarios

  1. Yo me tiraré por la ventana, me cortaré las venas, se lo aviso, y pesará sobre su conciencia el resto de su vida.

    En fin, yo le aseguro que en cuatro días es primavera, aunque hoy nieva y hace un frío de cojones.

    ResponderEliminar
  2. No me jodas. ¿No te pondrás a hacer maquetitas de barcos o a pintar soldaditos de plomo, no? Jajaja...

    Lo que tiene que ser jodido es vivir de escribir y no poder dar un giro, o no tener huevos, porque tu clientela la tienes muy definida y te daría la espalda, con el consiguiente perjuicio para el bolsillo.

    Pega teclazos coño, experimenta y no pienses. En definitiva, haz lo que te plazca. Escribir es un placer.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo apenas llevo 4 meses escribiendo un blog y ya he tenido uno de esos amagos sonrojantes... pero tampoco me voy a dar por aludido porque en mi caso reabrí el blog a los 7 días (no a los 8).

    ;-)

    ResponderEliminar
  4. Joder náugrafo!!!! Mi contestación a tu post anterior era irónica haciendo referencia a lo que comentas nada mas empezar.

    Yo lo único que te puedo decir es que no seas egoísta. Piensa en nosotros tus lectores. Me dió un poco bajón cuando fllacar amenazó con dejarlo.

    Disfruta de lo que sabes hacer. Ronaldo ha gandao toda la pasta del mundo pero sigue jugando en un equipo de mierda en brasil. ¿Por qué? Porque ha nacido para jugar a fútbol COÑO!!!

    Perdón por las palabricas

    ánimo Eduardo!!!!

    ResponderEliminar
  5. A ver si es verdad, que para los que no nos gustan los blogs empieza a ser pesado eso de tener que hacer un recorrido por si alguien pregunta "¿te has leído lo que publiqué?".
    Te mereces un descanso...

    ResponderEliminar
  6. Nadie va a leerte nunca. Tú no eres escritor. No tienes nada que decir.

    ResponderEliminar
  7. Joer, Patatica, que no me molestó en aCsoluto nada de tu comentario, pillé perfectamente la ironía!! De perdones nada, hommmmbre...
    ; )

    A los demás, muchas gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  8. ÁLFC y anónimo;

    Igual me meto donde no me llaman, pero o vuestros comentarios son irónicos y es por hacer la gracia; o por el contrario, os contradecís.

    Si al primero no le gustan los blogs, pues que no los lea. Y al segundo le diría que está leyendo a alguien que escribe las cosas que quiere contar. Vamos, que tú mismo eres el lector de un escritor que tiene algo que decir.

    Saludos a todos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares