22.2.10

Saldrá a dar una vuelta: la aventura de su vida

Conocí a Fabián en mis tiempos de plumilla imparcial, diario en el que era jefe de la cosa técnica. Le llamábamos a menudo a horas intempestivas para pedirle socorro en html, y siempre lo solucionaba con respuestas entre eficaces y amablemente acidillas. Un tipo fuera de lo convencional, y el mundo anda necesitado de tipos fuera de lo convencional. Cuando le preguntaban ¿tú, Fabián, qué eres? (porque había sido periodista durante diez años), él respondía que cocinero. Porque le gustaba cocinar, y a veces uno es lo que le gusta, más que lo que hace por dinero.

Fabián se cansó un día del Periodismo, el oficio más hermoso del mundo según (el novelista) García Márquez, pero también el peor pagado. Y, a veces, ay, en la vida necesitamos del vil metal. Así que se puso a amasar fortuna y montó un tinglado de ordenadores y servicios técnicos varios que exprimió con mucho arte y que le rindió pingües beneficios. Se pudo comprar un casoplón y "una perra tonta". Pero no era feliz. Él mismo lo contó hace días en una emotiva, valiente y desnuda carta que colgó en Facebook.

Cambiaría de vida.

El 22 de febrero de 2010, Fabián anunció en qué consistía su cambio de vida. Dejará de trabajar el próximo 28 de febrero y se embarcará, durante dos años, en la mayor aventura de su vida. Setenta países que atravesará a lomos de su moto, a lo largo de más de 100.000 kms de carreteras, 6 desiertos y no sé cuantas junglas tropicales. Como un viajero moderno, irá equipado de los sistemas de navegación más avanzados y llevará cuadernos de bitácora del siglo XXI que actualizará en su página web y a través de Twitter, Facebook y alertas a los teléfonos móviles de quienes soliciten ese servicio.

Dice Fabián que, sí, había conseguido la mayoría de los retos que se había propuesto en la vida. Pero que algo no terminaba de cuajar, ese tornillito necesario para montar el armario de Ikea de la felicidad, digamos, en plan cursis. ¿Lo encontrará mediante el viaje? Bueno, eso es otra historia. Quizá sea después del viaje cuando tenga que buscarlo realmente, pero el viaje mismo será una perfecta ocasión para ser feliz, y soñar con la felicidad venidera, que es una forma de felicidad también interesante.

"La vida no es de papel y no admite aplazamiento", dice MSO en su La isla de Juan Fernández, libro este que habla de viajeros, viajeros como Joshua Slocum, el primer tipo que dio la vuelta al mundo en solitario, a bordo de su Spray, y que dio cuenta de su aventura en Sailing Alone Around the World.

También es cierto que el mundo está más trillado hoy que antes. Ser viajero tenía sentido más allá del personal cuando se podían descubrir cosas, poner por escrito sensaciones inéditas, comportamientos de los pueblos, de las gentes, maneras de vivir, de comer, de beber, de existir. Viajar se ha convertido hoy en una experiencia personal, y poco más. O quizá no tanto. Las tecnologías nos permiten viajar con los que viajan, y el que viaja puede compartir mejor que nunca su viaje con los demás.

A través de Facebook, Twitter y lo que haga falta, yo seguiré a Fabián a lo largo de sus dos años alrededor del mundo. Porque es un tío que ha asumido que la vida no admite aplazamiento, y que hay que dejarse de convenciones y vivir por algo, para algo, por alguien, no porque sí. Por dinero un tiempo, quizá, pero una vez conseguido hay que dar sentido a ese dinero. Y salir, al menos, a dar una vuelta. La mayor vuelta del mundo.



- -

Más info:

Web del viaje
Video de presentación del viaje
Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs