Farmacias de La Mancha

Creo que si alguna vez, lo siento Patio, he puesto un título completamente anticomercial, es hoy. Se podría hacer una antología de los títulos menos atractivos del mundo del cine, la literatura, la blogosfera..., que la haga otro. Farmacias de La Mancha, vamos allá.

Me he acordado este mañana, nieva en Madrid, qué bien estos inviernos ortodoxos, de cuando, en mis tiempos de cronista en La Tribuna de Ciudad Real, me tocaba actualizar los horarios de las farmacias de guardia. Los periódicos, empresas privadas ellos, a veces realizan una impagable labor que, en puridad, tampoco están obligados a. Véase toda la información de servicios, farmacias, autobuses, taxis, cines y demás.

Y en esas insignificantes tareas siempre hay alguien detrás; en la minirreseña de dos líneas de las cincuenta pelis que se proyectan en Madrid ha habido un becario más o menos explotado que se ha devanado su resacosa cabeza para calzar una sinopsis de un drama familiar japonés en diez palabras.

A mí, entre mis funciones periodísticas, me tocaba poner al día los horarios de diversas farmacias de localidades como Almadén, Manzanares, Puertollano, Daimiel, Miguelturra y así. Tan sólo había que acudir a la web del Sescam, o servicio de salud autonómico correspondiente, y copiar y pegar los datos de turno. Era aquella una actividad sencilla y simple, aburrida si queréis, pero recuerdo que intentaba hacerla yo, y que no se me adelantara ningún compañero. Había en esa actividad casi zen un arranque laboral, un punto de apoyo, un ir activando el ON que luego hacía más digeribles todas las tareas más o menos pereza que se podían ir presentando.

A veces, esto del blog, me recuerda un poco a aquellas farmacias de La Mancha. Uno lo escribe, deja su pequeña deposición, cumple con ese pequeño deber que se ha autoimpuesto, se siente un poco mejor con el deber cumplido, y el resto de actividades, más o menos pereza, se encaran con un pequeño viento a favor, cuestan menos. Y hasta podemos decir que we like mondays, sometimes.

Comentarios

  1. Grandes, muy grandes las fiestas de Miguelturra!!!! (?)

    ResponderEliminar
  2. Mucho mejores las de Quintanar de la Orden, donde va a parar.

    Pandorga. Con eso te lo digo todo.

    ResponderEliminar
  3. A ver, si nadie informase de los horarios de las farmacias estaríamos perdidos ¿o no?
    Hay deposiciones y deposiciones. Algunas necesarias, otras imprescindibles.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. No creo que nadie se te adelantara en la increíble tarea de actualizar las farmacias, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que nunca tuve mucha competencia, ni vi a nadie lanzarse a hacerlo antes que yo..

    ; )

    ResponderEliminar
  6. Estimado náugrafo, usted lo titula Horarios de boticas y le queda divino, no tiene que ser tan literal el título con el tema a tratar, hombre.
    Hay tareas, en el conglomerado de funciones de un trabajo, que parecieran que no van propiamente con la profesión, una tarea tediosa, insignificante, pero que es un deber o "se estima oportuno o necesario" el hacerlo, y que sin su ejecución parece que la cosa se queda coja o es imposible llevar a cabo la tarea principal sin esos quehaceres, en mi caso: limpiar, esterilizar y reponer material, pedidos mensuales de útiles de laboratorio y curas y su colocación, pedido de medicación de botiquines de urgencias, revisión periódica de fechas de cadicidad de fármacos y material, cambios de baterías del desfibrilador... pequeñas deposiciones como bien dice, pero en definitiva un trabajo de mantenimiento que no se nos atribuye pero que tiene que hacerse, además de la atención directa al usuario.
    Pero vamos, jamás se me ha ocurrido buscar en un periodico cuál es la farmacia de guardia, pero al igual que los hay aficionados a leer las esquelas mortuorias, imagino que los habrá que se vayan directamente a ver qué farmacia está de guardia.

    ResponderEliminar
  7. "Horarios de boticas"
    No necesariamente tiene que poner un título tan literal, estará de acuerdo en que éste es mucho más sugerente, hombre.
    Jamás se me hubiese ocurrido que en un periódico pudiese encontrar cuál es la farmacia de guardia, entre otras cosas porque si alguna vez la he necesitado lo que menos tenía a mano era precisamente eso, un periódico... Qué cosas.

    ResponderEliminar
  8. Hace muchos años, el redactor jefe de un diario de la mañana dijo a su becario (o como se llamaran entonces): "Ha dejado de llegar el parte de barcos entrados y salidos de nuestro puerto. Coge la lista que publica X (el periódico de tarde de la misma ciudad) y copiala cuidadosamente". No sabía el redactor jefe que en el periódico de tarde hacía semanas que copiaban al de mañana porque era más cómodo. Y así fue como durante meses estuvieron entrando y saliendo los mismos barcos cada día. No es cuento. Es rigurosamente real.

    ResponderEliminar
  9. ...la familia no recibe. No se invita particularmente. Eso es la prensa de provincias, jeje.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario