iHíta

Ya no es un país, a pesar de que nunca lo fue mucho. No sé nada de Haití, tan sólo que está descojonado, más de lo que estaba. Sólo le queda entero el nombre, Haití, y quizá pronto hasta se venga abajo y quede así: iHíta, taHíi, atiHí. No he leído nada sobre Haití, sólo un artículo de Moisés Naím el pasado domingo, en El País, y una página en que se enumeraban los daños causados en lo que parece la catástrofe, la hecatombe, más bestia de todos los tiempos. La sede de la ONU se hundió con el seísmo y, con él, todos los trabajadores que allí vivían, por ejemplo.

En un ejercicio no sé si de terapia, de cobardía, de rechazo o no sé bien de qué, no he querido, no me ha apetecido, se me ha hecho violento, conocer los detalles de semejante tragedión. Desde que las noticias significan hechos, todo me afecta más. Recuerdo que de pequeño, y he sido pequeño hasta hace bien poco, las noticias sólo eran, para mí, noticias. El medio es el mensaje, y yo sólo veía medio. Reía y hacía chistes sobre la tragedia de Biescas o la muerte de Lady Di y tan pancho, la vida seguía inalterable, felicilla. Quizá el 11M significó esa caída del guindo mediática y empecé a ver que detrás de la noticias no sólo había presentadoras, sino una suerte de verdad, unos muertos-muertos, un dolor-dolor mucho más intenso y tangible que lo que la tele, la radio, la prensa, nos mostraban, con sus limitaciones a la hora de transmitir verdades. Es un tema con enjundia, éste, y habría que ver si esta anomalía no es más común de lo que pensamos. Como asumir que el pasado no es en blanco y negro, de tantas fotos, de tantas pelis, que hemos visto en esas tonalidades, también sepias. Amigos, los años veinte eran en color. La Guerra Civil española no fue en blanco y negro. Créedme. Ah, y en el pasado no se hablaba raro. Se hablaba normal.

Ayer me llegó un mensaje de Orange / Unicef, para pedirme 1,12 euros para colaborar en la ayuda a Haití. Se lo mandé y me sentí un poco mejor, me remordía la conciencia por mi desapego mediático. ¿Debo sentirme un miserable por haber orillado toda esa cobertura del dolor, por no querer asumir semejante desastre de tipo infernal?

Por el metro, en Madrid, veo la palabra Haití en los paneles electrónicos. Ayuda a Haití. De pronto, descubro que todo este dramón haitiano tiene también sus luces. Me gusta esta omnipresencia del asunto, me gusta ver la palabra Haití por todas partes: Haitíhaitíhaití. Me gusta que haya un foco en el que acotar nuestras más nobles pasiones, me gusta que pensemos en ayudar a los más puteados y dejemos de dar la brasa con noticias fuleras sobre rebajas, parishíltones y la gomina de Cristiano Ronaldo.

Me gustaría, ya puestos, que se coordinara un tipo de ayuda internacional realmente eficaz, algo en la línea de la tasa Tobin, pero mejor dirigida. Que todos diéramos uno, dos, tres, ocho euros a ese país moribundo que, me contaba ayer un amigo, era ya un completo páramo esteril, secarral, sin atractivo ninguno, con superpoblación, en el que sólo 1 de cada 50 personas recibe una nómina, un avispero humano del que la contigua y fértil República Dominicana se desentiende.

Me gustaría dar la vuelta a la tortilla de la pobreza y convertir, entre todos, a Haití en Dubai. En un Dubai sin horteradas, además.



- Ayuda a Haití con UNICEF. Pinche aquí.

Comentarios

  1. Lo de Haití no admite bromas. El problema es que nuestros hijos, o nuestros nietos, algún día seguirán reclamando que se dé la vuelta a la tortilla.

    Me temo que los huevos estaban en mal estado antes de batirlos.

    Bien hecho con Unicef.

    ResponderEliminar
  2. ¿Soy demagoga si hablo de la tragedia antes de la tragedía? ¿Nos echamos las manos a la cabeza ahora que las noticias nos muestran escombros y más escombros de un país que ya era escombros? ¿Aplaudimos a los arrogantes soldados americanos ahora que van aponer un poco de orden en donde ellos mismos sembraron el desorden?
    Sí, las sílabas de Haití se descuelgan, bailan, se caen, ahora mismo son inexistentes. La foto de una adolescente sentada sobre unas ruinas con los brazos hacia el cielo en señal de súplica me recordaron a otras fotos que son como un bofetón en la cara.
    Cuanto Haití resurja de sus cascotes volverá a importarnos una mierda, como nos sigue importando una mierda Etiopía, o Ruanda, o la conchinchina, hasta que los azote una epidemía de cólera que amenace con traspasar fronteras... Nuestras conciencias parece que necesitan ser sacudidas de vez en cuando por seismos 7 en la escala de Richter para que se muevan. Una lástima, pobres ellos, pero pobres nosotros que arrastramos este tipo de miserias.

    ResponderEliminar
  3. Leyendo este post (que por cierto, felicidades. Sin ánimo de ser frívola, sino autocrítica, tengo que decir que gracias a él ha sido la primera vez en toda mi vida que he logrado empatizar con algo que salga por la tele y que no sea El diario de Patricia) se me ha ocurrido una pregunta seguramente muy ridícula, pero que me ha dejado con el culo al aire.

    ¿La gente se suicida en países como Haití? ¿Cuánta gente se suicida al año en los países pobres? ¿Cuántos suicidios generan este tipo de catástrofes?

    Me ha venido esa pregunta, así a bote pronto, pensando que si ahora mismo me encontrara en la calle, rodeada de mierda y de muertos, sin familia, sin amigos, y sin nada que comer, y peor aún, sin perspectiva alguna de poder recuperar todo eso en algún momento futuro de mi vida, iría corriendo a tirarme de un puente.

    Pero ellos no lo hacen, que yo sepa. Y si lo hacen, nadie me lo ha contado.

    Muerte.

    ResponderEliminar
  4. Es el problema. Que lo que cuentan en el telediario y en las páginas de los periódicos es algo más que una ficción cinematográfica o literaria. La destrucción, la muerte y el dolor están ahí. Y a veces son inabarcables, de puro inmensos.

    ResponderEliminar
  5. El patio... en Haití tiene más culpa que yankilandia la France, que por algo se ha puesto de uñas cuando han aterrizado los marines en su paisito influenciado, y no dudó en dar asilo gustoso a la familia del último, o penúltimo, dictador en París.

    Lo que no me parece de recibo es que se crea, y se nos muestre en la tele, que la gente por ser pobre es buena, a secas, sin matices. Los Tonton Macoute no eran extranjeros precisamente y las salvajadas en nombre del vudú tampoco se las impuso occidente. Si República Dominicana no está, ni estaba, tan mal, compartiendo isla con Haití, por algo será lo uno y lo otro.

    Dicho lo cual, yo también he hecho mi donativo por creer que así ayudo algo a los críos, que son los únicos inocentes de todas estas mierdas.

    ResponderEliminar
  6. Inocentes, por lo anterior al terremoto, que quede claro, que del terremoto sólo es responsable la naturaleza esa mala perra implacable, algo así como el dios para los creyentes.

    ResponderEliminar
  7. Angel, tienes razón.

    Bueno, oiga, El Patio, yo creo que el personal es cada vez más solidario, y muchas veces de manera silenciosa y constante, al margen de las grandes catástrofes.

    Violeta, yo creo que esta gente, de tan nada que tiene, no tiene ni ganas para suicidarse. Así te lo digo.

    César, Contenedor, gracias.

    ResponderEliminar
  8. Estimado Contenedor, la constitución de la república de Haití fue introducida en 1987 y está basada en las constituciones de Estados Unidos y de Francia. Intereses varios, imagino. Por otra parte, ¡viva la arrogancia norteamericana y esa aparición al estilo héroe de película! Qué hubiese sido de nosotros sin su aterrizaje a lo Tom Cruise en Misión imposible entre las cabras de Perejil.
    Señor Laporte, oiga, lo silencioso y constante termina dando sus frutos, hay un refrán muy español que dice vale más un chorrillo que un bolsillo, y otro: es mejor un ten con ten que una lluvia de verano. Sinceramente, yo no lo veo, porque será silenciosa la cosa pero no invisible. ¿Sabe usted que desvasta de manera silenciosa y constante a la población de Haití y la gran ayuda silenciosa y constante (que pongo en duda y no me equivoco) no consigue frenar? El SIDA. ¿Sabe usted que con lo que hemos invertido de manera escandalosa e insultante en dosis de vacunas gripe A, y que van a ir a la basura dos terceras partes, habría para antivirales gratis para toda África y Latinoamérica? ¿Sabe que otra enfermedad que depende de una puñetera vacuna que cuesta para toda África(una vez más)lo que el pendejo de la Beckham se gasta en las rebajas está matando a miles de niños a diario? La malaria... A parte de esas cuestiones evidentes: SIDA, malaria, cólera, etc, etc están otras muchas cuestiones como son educación, infraestructuras, instituciones etc...
    ¿Por qué me da a mí que existe el tremendo interés en que siga habiendo pobres, epidemias en determinados lugares del planeta, y conflictos bélicos en determinadas fronteras? Pero no sólo creo que el interés está en el primer mundo, también creo que internamente en esos países existe el interés de mantenerlos en la miseria.
    Solidaridad no es sólo condenar una situación, es ayudar a resolverla. En muchos casos creemos que la solución es imponerles nuestra forma de vivir, y no, nos equivocamos, su manera de vivir también cuenta, que a los nica no les gusta vivir en casas de cemento, por ponerle un ejemplo, les gusta vivir en sus chabolas de madera y ramas secas.
    Tema complicado, manido tema además.

    ResponderEliminar
  9. http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/21/internacional/1264094275.html

    ResponderEliminar
  10. Dª El Patio, es mejor la arrogancia de Europa, resumida en la actitud del presidente de turno, el nefasto Zapatero, que mientras los yankis hacían las maletas, nuestro nunca bien ponderado presidente daba la chapa con los coches eléctricos (Por cierto, de dónde pensará el iluminado este en sacar tanta electricidad) en un europaralamento semivacío.

    ResponderEliminar
  11. Joer, Contenedor, qué poco compresivo es usted con ZP, ¿no se le ha ocurrido pensar que tal vez de pequeño quiso un scalextric y los Reyes magos no se lo trajeron por republicano, ni Papa Noel porque sabía que de mayor iba a hacer el feo a EEUU en aquel desfile de marras? Y las frustraciones con el tiempo salen... Pero mire, que yo no tengo nada en contra de la arrogancia norteamericana en este caso, bienvenida sea, pero vamos, allí tiene bomberos italianos, franceses, y españoles (también mejicanos, pero me centro en la "arrogancia" europea). Que sí, contenedor, que a ellos les unden dos torres gemelas y en un abrir y cerrar de ojos te dejan aquello como una patena, sin mota de polvo ni restos de la tragedia salvo muchas muerte volatilizadas, mucho psiquiatra, y el orgullo herido en lo más profundo, por eso actuan como auténticos ejércitos de hormigas y sin que les tiemble la barbilla ni se caguen en los pantalones cuando el resto del mundo se queda paralizado o el tonto de turno sigue con los scalextric, pero esto es lo que hay, es lo que hemos votado por mayoría, unión europea y un gobierno socialista cuya cabeza visible me parece un hazmerreír, y si sólo hiciese reír y se estuviese quietecico podría haber una esperanza, lo malo es que le da por moverse.
    Pero es que no, Europa sólo debe unirse para determinadas cuestiones, entre ellas, ésta, la de Haití, y menos organismos que para lo único que sirven es para poner sueldos de escándalo a sus miembros y pérdidas de tiempo en cuestiones absurdas, pero claro, tendrán que justificar de alguna manera.
    En fin, qué le vamos a hacer, pobres haitianos de todas formas y, después de todo y de momento sólo puedo decir que qué suerte tenemos de vivir en este país, aunque sea gobernado por idiotas.

    ResponderEliminar
  12. Como dijo una vez el aludido Contenedor, aquí todo el mundo quiere ser, o se considera, entrenador de fútbol, escritor y... político.

    ResponderEliminar
  13. Políticos somos todos, señor Laporte, vaya a la etimología de la palabra. Es más, la política debería ser la primera preocupación del ciudadano porque de ella depende su trabajo, su salud, su seguridad, su estabilidad etc, etc de lo que depende el vivir o no dignamente.
    De sabios es dedicarse a lo que la naturaleza a tenido a bien dotarnos, vaya, entrenadora de fútbol como que no me veo, no por no saber (arrogancia y chulería europea ya que estamos), sino por desinterés. Pero opinar sobre la política de mi país y sobre mis políticos lo haré cuando crea conveniente, y mi voto será siempre una espada de Damocles, porque no tengo otro arma para decir si la repercusión de una determinada política me ha hecho más o menos feliz, porque yo no sólo soy feliz con lo que repercute en mi bolsillo (que ya le pongo en antecedentes que desde que Barreda llegó a la presidencia yo, que vivía bien, vivo mucho mejor), sino con lo que respiro a mi alrededor, y lo que yo respiro, señor Laporte, ya no es ni crispación, es un desánimo, una desesperanza que te deja el estómago encogido. O sea, que sí, la política no se me da mal, pero no voy a presentar candidatura, escribir lo hago regularcillo, los hay que escriben peor, y lo de ser entrenadora de fútbol ya se andará.

    ResponderEliminar
  14. Barreda for president!! (Of the spanish nation!)

    ResponderEliminar
  15. Ve como es cierto que escribo regularcillo, ayer vi El Hundimento y hoy planto unde sin "H", pues eso, hunde, y de paso comprensivo, que se que quedó la "n" en el teclado.

    ¡El tío de la vara for president!

    ResponderEliminar
  16. Estoy contigo náufrago. A mí también me gustaría que este "haitinismo" se mantuviera y derivara en algo bueno y duradero. Yo también he querido abstraerme a ratos de la insoportable noticia. Como dice Vicente Romero, es imposible convivir con nuestra conciencia si miramos de frente este continuo desaguisado que todos permitimos. No es literal, pero es la idea. ¡Mira que suena bien Haití! ¡Y lo poco que nos ha importado hasta ahora!

    ResponderEliminar
  17. El investigador argentino, el esotérico Guillermo Capellán, considera que "el Real Madrid con su indiferencia favorece al aprendiz de brujo quien, desde el punto de vista mediático , se ha instalado en la sociedad de España como el Regente Oculto de la vida y la carrera de los jugadores más célebres de fútbol en el mundo como es el caso de Cristiano Ronaldo".

    "Ahora, este infeliz, se erigirá en el autor de toda desgracia que acontezca en el deporte español como en el mundo. Este delirante y peligroso mistificador habla del ocultismo como si se tratase de una receta de cocina económica. Este tipo está adquiriendo desgracias ajenas. Lo mismo digo para quien lo ha mediatizado pues esa relación es un pacto "non sancto".

    Capellán se lamento que "la prensa televisiva no opte con opiniones sobre la delicada cuestión para equilibrar las cargas de la mistificación masiva más allá de la jococidad supersticiosa que la especie representa en el colectivo social. Esto debe terminar porqe ahora anuncia que terminará con Lionel Messi. Este hombre está enfermo y rompe toda norma o código del esoterismo, por lo tanto es un farsante"


    "Este supuesto trabajo de Pepe, el de Ronaldo, me lo ofrecieron vía mail-teléfono, la dama que habló desde Barcelona estaba convencida que LAS MALDICIONES DEL CONCEJAL ESOTÉRICO eran parte de una venganza inducida mediante rituales diabólicos. Por Dios, mis vaticinios provienen de un estrago espiritual y de un flagelo de alma sentida, extrema y dolorosa. Lo mío no es una administración de maldad esotérica, mis conocimientos no suplen servicios de esa naturaleza"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario