El no-concierto de Alicia Keys y la chapuza española

Voy a tratar de escribir algo ahora, ahora que parece que empiezo a asociar un poco, una vez que los efectos de uno de esos cafés-bomba madrileños parece que remiten. Deberían poner un aviso, una esquelita, como en las cajetillas de tabaco: "El consumo de este café puede provocar delirios, caos neuronal, vértigos e inutilidad mental transitoria".

Alicia Keys, el no-concierto en el Teatro Real de anoche: vaya por delante un enlace ilustrativo de los hechos. Enlace ilustrativo de los hechos.

Y ahora la historieta. Pongamos músiquita:



Hace unos días leí en Facebook que daban entradas gratis para la Keys, señora a la que no conozco musicalmente (ni de lo otro) pero que cita Bob Dylan en su Thunder on Mountain (Modern Times, 2006), y eso siempre marca. Bastaba, en el concurso, con dar tu nombre y teléfono: y yastá. Organización: TVE. Al día siguiente me llamaron de un número desconocido y, sorpresa, no era para reclamarme ningún pago sino para darme la feliz noticia: tenía dos entradas para ver a Alicia Keys. Tan sólo tendría que ir a recogellas a Sony Music, en Quincoño de la Sotana, allá por donde el metro Esperanza pierde la ídem, esto es, como hora y media de aventura por barrios vagamente postpoéticos.

Recogí las susodichas (supuestas) entradas y me sentí contento, qué bien, qué simpatía, qué maja la Keys. Me dijeron, eso sí, que tenía que canjearlas el mismo día en taquilla. Ok, no problem.

El día señalado, me acerqué hasta el Teatro Real para recoger las dichosas entradas, que se entregaban de 19.30h a 20.30h. En plan gruppie que no soy, me planté a las 19h y para mi sorpresa me encontré un colón que ya rodeaba la mitad del solemne auditorio. Gracias al iPod, aguanté la primera horilla con aplomo. Luego se agotó la batería y tuve que escuchar la conversación de unos tipos manchegos absolutamente llena de lugares comunes, entre dos jóvenes que debían de ser recién cuñados.

De cuando en cuando, echaba la vista atrás y comprobaba con cierto orgullo cuánta gente tenía detrás de mí. Cientos de almas que, como yo, tenían su entrada para ver el concierto prometido, a la espera del canje.

El frío, hasta entonces discreto, empezó a aparecer como a los 90 minutos de lentísima cola. Pero bueno, ya quedaba poco para entrar, aunque la cola/fila había entrado en un inquietante quietismo: ¿tanto cuesta dar un papelito por otro, señores?

Coooooooño ya.

Pronto empezaron a llegar preocupantes rumores, que unos se tomaban a broma y otros con gestos adustos. Los manchegos, oriundos de Quintanar de la Orden pero residentes en Toledo, habían venido en coche para la ocasión. "Si se llega en un momento y, bueno, la verdad es que la capital tiene de todo, te ofrece muchas oportunidades". Dios, tanta normalidad empezaba a irritarme. Era casi la hora del concierto, la hora en que había quedado con mi acompañante, a la que sí le gustaba Alicia Keys. Cuando apareció, se olió el salchucho, con gente arremolinada en torno a la puerta y mal rolli en el ambiente. Una mujer con expresión grave certificaba la noticia: "No hay entradas, no hay entradas".

Y no las había. El síndrome del concierto a las puertas, miserias de lo gratis. ¡No a lo gratis! La peña empezó a protestar, en un ejercicio sano pero que provocaba una no poca vergüenza ajena. "¡Organización, organización!", clamaban ante un pobre guarda guardia jurado que de nada tenía culpa. Pero aquello era una desorganización palmaria, una completa chapuza a la española, una falta de respeto, un todo mal muy mal. La cara de pardillos de servidor y mis cienes de seguidores era digna de verse. Recuerdo que, y eso que mis facciones no suelen acompasar mis sensaciones, puse una cara de verdadera decepción, momentos antes.

¿Culpables? En la invitación que tengo sólo pone TVE. Fui a recogerlas a Sony Music, que se supone que también andaba detrás de esto.

La misma invitación dice que se canjeará por entradas hasta completar aforo. Está claro que hubo un desmadre en el reparto de las mismas y que una vez visto la colosal cantidad de gente que pretendía entrar, la cosa se habría resuelto mandando a un señor a que mandara a la gente que evidentemente no accedería al recinto a sus santas casas. Pero no hicieron nada, despreciaron a la gente, no dieron la cara, nos insultaron a todos un poquito.

Fue una interesante pérdida de tiempo, por partida doble. Muchas gracias TVE, muchas gracias Sony Music.

Comentarios

  1. Este tipo de situaciones a mí me ponen de muy mal humor, y más aún si, como dices, nadie fue capaz de dar la cara. Aunque en algunos casos, aún es peor que alguien dé la cara y suelte la siguiente frase: "tampoco os quejeis tanto que la entrada era gratis, coño". Eso ya hubiera sido algo más que un insulto, pero con la "chapuza española" a la que haces mención, todo es posible.

    ResponderEliminar
  2. Jajja, le habrían pateado la cabeza!

    ResponderEliminar
  3. ¿Y todos los soplapollas famosillos y famosetes que he visto dentro del teatro también han pasado por taquilla? Estas situaciones me dan un asco que no puedo con ellas.

    ResponderEliminar
  4. Pasaban delante de nuestros caretos, expandiendo sus gotas de Chanel nº5 bajo las rodillas.

    ResponderEliminar
  5. A veces pienso que la educación y el civismo han sido inventados por esas castas de mamandurrios para que al pueblo no le entre la furia de antaño y los cuelgue de los huevos u ovarios. Justicia poética... o venganza, que cojones, y en plan Fuenteovejuna.

    Luego la tve dirá que es un servicio público, cuando es púbico a todas luces, y la sony de las pelotas querrá que el pueblo les siga llenando los bolsillos de duros comprando sus obsoletos producto musicales. Por cierto, yo por no tener, me he dado cuenta que salvo el del ordenador, no tengo reproductor de cedés. ¿Cómo me voy a comprar uno? Qué panda, qué mundo... A LAS BARRICADAS!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Por lo que he leído en prensa y visto en TV, amigo Edu, tu crónica se ajusta fielmente - si me permites el juego de palabras - al desajuste que viviste "in situ". A mi lo que más me gusta de esas colas eternas es las situaciones absurdas que se viven: las amistades espontáneas que fructifican por esa solidaridad ante el ultraje colectivo al pueblo llano. Ignoro si fue el caso, pero en las que he tenido el mal gusto de vivir, siempre salta el típico héroe popular que se autoproclama como portavoz del indignado gentío.

    Y luego está lo irracional de las consignas lanzadas. Leo en "El País" que las de ayer fueron desde el clásico "manos arriba, esto es un atraco" (un atraco es cuando te roban dinero, digo yo: lo de ayer sería una burla o un "atraco de tiempo" - tiempo perdido, como dices - a lo sumo) hasta el no menos clásico "tongo, tongo". A ver, una cosa o la otra. Si se habla de desorganización y de caos no se puede gritar "tongo". Son realidades antagónicas. El "tongo" es por naturaleza, contrario a la desorganización; el "tongo" es el exceso de organización, el amaño previo y el fraude. En fin, que el no-concierto fue una no-experiencia de la que aprender.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Vaya, qué casualidad!
    Me reconozco en esos manchegos que estaban delante de ti, residentes en Quintanar de la Orden, valga la aclaración.
    La verdad es que fue una de las tardes más decepcionantes que recuerde. En mi caso he de reconocer que me gusta Alicia Keys, aunque no es de mis artistas preferidas. Pero sólo el hecho de poder asistir con toda la familia a un evento como este, siendo el primer concierto de música pop que se ha ofrecido en la historia del Teatro Real, y quedarnos a tan sólo un par de peldaños de la entrada sin que nadie nos dijera lo que estaba pasando fue REALmente frustrante.
    El simpático "cuñado" con acento gallego que nos acompañaba era sólo un fan, que mi hermano conoció el día anterior por internet, al que ibamos a darle una entrada que nos sobraba. Y, lo que son las cosas, el gallego perseveró en su intento por entrar cuando todos nos habíamos esfumado y finalmente entró, eso sí, gracias a una señora que amablemente le regalo la entrada de su impuntual acompañante.
    También fue para nosotros una interesante pérdida de tiempo, pero al menos me ha resultado un no menos interesante y grato descubrimiento.
    Un saludo y suerte en la próxima.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, Rafa.. qué casualidad (glups, ejem, jajaj), hay que ver, Internet es un pañuelo. Espero q no te hayan molestado mis comentarios algo sarcásticos, pero es en la linea del post.. Y, coño, érais un grupo muy majete.

    Luego sigo que tengo que salir.

    Gracias por la visita y encantado.

    ResponderEliminar
  9. Los hechos dicen mucho de la tal Alicia Keys ¿no?
    Saludos a Rafa

    PD: ¿Cuándo son fiestas de Quintanar de la Orden?

    ResponderEliminar
  10. Yo también estuve allí, me quedé sin entrar y fue muy frustante. La historía que habeis escrito refleja fielmente lo sucedido.
    Creo que deberíamos hacer algo...si se pudiese claro, porque al ser gratis no tenemos derecho a nada, o no?

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, no te preocupes, me parecen simpáticos.
    Un placer, y seguiré visitando tu blog (con tu permiso, claro), que ya tengo más de seis razones para agregarte a "Mis Favoritos".
    Encantado, igualmente.

    Ah, y a riesgo de parecer indiscreto... acepción 4ª.:
    http://buscon.rae.es/dpdI/SrvltGUIBusDPD?lema=guardia

    ResponderEliminar
  12. Me quedo más tranquilo, Rafa, jajaj. Gracias.

    Paco, que no te contestaba. Están en lo cierto, creo que el PPC deberia empezar a organizar ya un comité por el rigor en las protestas. Una cosa es un atraco, y otra una chapuza pero dentro de la gratuidad. Un atraco de tiempo, como dices, si es caso.

    Franziskano, por lo que pude escuchar, las fiestas de la zona son de lo más divertidas. Sobre todo las de los pueblitos pequeños. Ah, y el Toboso queda cerca, que siempre se puede cortejar a alguna Dulcinea local.

    Anónimo, ya sabes, como sugiera Contenedor, ¡¡¡a las barricadas!!!

    Muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  13. Franziskano, las fiestas son el 15 de Agosto.
    Estáis invitados, y no os preocupéis que aquí hay aforo de sobra, no hay entradas VIPs y no tendréis que guardar cola para nada, jejeje.

    ResponderEliminar
  14. Tomo nota, gracias, jaja!

    Cuando hablastéis de Quintanar me acordé de una canción del que fuera mi barbero durante muchos años, un quijotesco de pro, que dedicó una hermosa canción al 'matón de Quintanar': "Ya está azotando al criado y lo va a despellejar / derríbalo con tu lanza, que no le azote ya más".

    'Vuelve, don Quijote vuelve'.

    La canción, aquí:
    http://miguelangelarbea.com/home4.swf

    Miguel Arbea falleció en junio de 2003.

    ResponderEliminar
  15. Yo tampoco pude entrar porque en el sorteo TVE me tomó el pelo de la manera más miserable, y no me salio gratis, que me gasté pasta en desplazamiento y en el cyber café, así que para mi no es un tongo, es un fraude!!!
    y en ese fraude de SONY MUSIC, la organizadora, y TVE con Los40, que fueron quienes sortearon las entradas, estuve abucheando a la organización lo que me pedía el cuerpo y la indignación, así que, por favor Francisco Fuster Garcí, no me des lecciones de diccionario de lo que grité porque por lo que he entendido de tu mensaje, no estuviste allí ¿o si?

    Los que queráis más información, hay un grupo en Facebook: Yo tampoco entré al concierto de Alicia Keys en el Teatro Real

    y un blog resumen de la historia http://valdezate.blogspot.com/2010/01/recopilando-informacion-sobre-el.html

    ResponderEliminar
  16. Buenas Naugrafo.

    Estamos coordinando las protestas aquí:

    http://valdezate.blogspot.com

    y también en este grupo de Facebook:

    http://www.facebook.com/group.php?gid=261505733629&ref=mf

    Date una vuelta y así ves donde se deben mandar las quejas, donde protestar, y si ponemos una denuncia, ponerla todos a la vez.

    Saludos,

    Alejandro

    ResponderEliminar
  17. Gracias compañeros, en breve me inscribiré en esos grupos. Contad conmigo como parte de la resistencia anti-tomaduras de pelo organizativas.

    ¡¡Organización!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario