Abárrida

Escribo desde el Pepe Botella, el lugar más guayse de la malasañía galopante, café por el que todo aquel aspirante a escritor, director, diseñador y hasta presentador se deja caer, de cuando en cuando, y habla muy alto para que el local todo escuche la de inquietudes que tiene. Curiosamente, no sé con qué frecuencia, también vienen escritores, directores, diseñadores y presentadores/as de verdad. De los que ya no aspiran. O que aspiran otras cosas. Es éste un café, qué coño, con su vidilla, en un tiempo en que los cafés han muerto. En este café me han pasado cosas, poco a poco se han sumado un par o tres de capítulos con el Pepe Botella como escenario. En la resurrección de estos cafés tiene buena culpa la santa Tecnología y su arcángel Wi-fi, que permiten esos escritorios portátiles que había antes. De aquí a cincuenta años, los cafés volverán a ser lo que fueron.

No estoy tan seguro.

Pero yo no quería hablar del Pepe Botella, sino de la posible ausencia de Pepe Botella. Ahora que me he hecho al barrio, estoy pensando en mudarme, por razones domésticas que no vienen al caso. Uno logra fundirse con el barrio, creer que esa zona, por alguna extraña razón, le pertenece y, de pronto, zas, desapareces. Los chinos de los chinos se preguntan qué fue de aquel tipo desgarbado que les compraba no pocas cosas, las cajeras de los DIAs suspiran anhelando tu retonno y los quiosqueros no entienden a qué esta intermitencia clientelar. Los ciegos del cupón, en cambio, no sienten nostalgia alguna.

Me pregunto si haber vivido en siete barrios de Madrid, en cosa de seis años, le convierte a uno en más madrileño, y si hay una conciencia de lugar más vivida, más real, más completa. Algo de esto decía, con términos más ampulosos y certeros, el artista Carlos Irijalba (Pamplona, 1979), sobre la experiencia del lugar. Decía que en nuestra habitación, en la que tantas horas pasábamos de pequeños, apenas nos movíamos por los tres o cuatro sitios de siempre. A nadie se le ocurría subirse al armario para contemplar los diversos e interesantes ángulos que esa viciada habitación podía ofrecer. Quien lo hacía descubría que podía ser una vivencia fascinante, y que podía cambiar completamente la conciencia que sobre la habitación se tenía.

Puede que algo de eso me motive, cada cierto tiempo, a convertirme en un madrileño sin barrio, un abárrida, un ciudadano perteneciente a todos esos barrios y a ninguno. Sentiré un mínimo desgarro, una minúscula desazón, cuando me largue, pero enseguida quedará eclipsada por lo que el nuevo barrio me ofrezca. Como en otras ocasiones, pensaré que ese es el definitivo, que ese es el mío, aunque al cabo vuelva a pensar en mudar de aires otra vez.

Comentarios

  1. Y descendió entre ellos en forma de router con pirulicos y se les puso sobre sus cabezas lenguas de wifii que les hacían hablar en todos los idiomas. Id y multipliKaos, id y pregonar la buena nueva hasta que las rayas (de la batería) se terminen. O algo así, o algo uesebé.

    Jajaja.

    Barrios sólo tenemos uno, que es en el que por primera vez cruzamos un paso de cebra. Los demás son completamente prescindibles, sólo sirven para eso: tomar café, comprar en el DIA, coger el diario (me gusta este localismo: diario)...

    Por cierto, no he sabido completar el test, no he entendido las explicaciones que en el había. Me resigno a pertenecer al grupo de los tarados. Jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Estuve casi una hora con el test de los c.., fue lo más parecido a "hacer la tarea" que he sentido en los últimos años. Pero bueno, ya sé ahroa que soy:
    -Investigador
    -Pacificador
    -Reformador

    Eso que me llevo, oyes.

    ResponderEliminar
  3. ¿Pero cómo se rellena? ¿Por qué dice que sólo se puede rellenar las casillas amarillas?

    ResponderEliminar
  4. A ver, está chupao.. Cada pregunta tiene dos opciones, y una casilla amarilla en cada casa. Simplemente tienes que poner la EQUIS en la casilla amarilla de la opción elegida. Eso es todo. Luego vas sumando las As, Bs, Cs, que te han salido, y cada letra se corresponde con uno de los tipos: Si te salieron 50 Cs, eres un Triunfador. Dale y cuéntanos, hombre.

    ResponderEliminar
  5. *y una casilla amarilla en cada CASO.

    A= Tipo 1
    B= Tipo 2
    C= Tipo 3, taltal.

    ResponderEliminar
  6. Envidia me dan sus mañanas, Sr. Laporte.
    Y sus tardes.
    --------------------------------------------
    Entre la contemplación que éstas le brindan
    y los 7 barrios que ha habitado, me inclino
    a catalogarle de todo, menos de abárrida.
    --------------------------------------------
    La simple imagen de un futuro renacer del café literario es, cuanto menos, fascinante. Merci

    *

    ResponderEliminar
  7. Joder... soy medio tonto. jajajajaja... No había visto que cada pregunta tenía dos opciones, pensaba que eran enunciados indepenientes. Bueno, allá voy.

    ResponderEliminar
  8. leyendo el post me he dado cuenta de la poca vida que tengo (entendido como trote, experiencia,...)

    quizás soy muy casero?? Conformista??
    buff

    pd: el otro día hablaba yo de las preguntas que se hacen los de los sitios que frecuentas, y al leerlo me he reído. Pobre ciego jeje

    ResponderEliminar
  9. Yo diría, Patatica, sin ánimo de ofender ni ir de nada, que eres de Pamplona. De esa Pamplona que olvidó los Encuentros 72. Yo también soy de esa, y en los siete barrios está mi pequeña rebelión (y poco más).

    Container, ¡dale gasss!

    Estimado Anónimo: inspirados esos versos, todo un honor recibir esos brotes de inspiración vespertino. Espero que pronto se desenmascare/a y gocemos de su presencia en esta mesa camilla comunal llamada blog (aunque el misterio del anonimato siempre es estimulante..).

    Basta de PP Bottle por hoy. abrazos

    ResponderEliminar
  10. Pues es verdad NáuGrafo. Creo que los navarros pecamos de eso. Espero que las nuevas generaciones sean más abiertas al mundo jeje

    salu2
    talaprox

    ResponderEliminar
  11. Ya. Pues no sé. Jajaja. ¿Qué me pasa doctor?

    21 puntos: Empate entre Pacificador e Investigador.

    19 puntos: Reformador

    18 puntos: Empate entre Leal y Entusiasta

    16 puntos: Desafiador

    12 puntos: Ayudador

    11 puntos: Individualista

    8 puntos: Triunfador

    ResponderEliminar
  12. Esto del eneagrama me da que pincha, jajaja.

    ResponderEliminar
  13. Sinónimo de su "abárrida" en mi pueblo es el llamado "culo de mal asiento".
    Sólo me he cambiado de barrio en una ocasión, desde la zona del Torreón, encimita de El Piru, por cuestión de espacio y de ruidos, al actual, y lo que recuerdo es que cuando terminamos de transportar las últimas cajas, pensé que cómo podía haberse almacenado en cincuenta metros cuadrados tantísimo trasto y tantísimas cosas inútiles. Lo bueno de las mudanzas, además de los nuevos aires, es la depuración de las cosas que se acarrean. Eso sí, creo que no me sentiría bien con complejo de caracol, por lo de la casa a cuestas constantemente, no por el babeo, claro.
    NOTA: soy incapaz de concluir el puto test.

    ResponderEliminar
  14. NOTA A LA NOTA: Le perdonamos; usted es madre y tiene obligacioens y cosas, sinceramente, más importantes que hacer. ¿Pero no dijo que era Investigadora? ¿Hizo trampas? No hace falta que responda.

    ResponderEliminar
  15. Respondo, respondo, buena soy "pa" callarme. Tras leer los tipos creí identificarme, así, grosso modo (qué haría yo sin don Mario), con El investigador. Luego lo comencé a hacer en serio, y, en veinte preguntas, casi no se repetía ni una letra (carcajada), vamos, que no despuntaba claramente ni la A, ni la B, ni leches... agotador, cuando llevaba cuarenta lo mandé a hacer puñetas. Luego me dio cargo de conciencia, o puñetera curiosidad femenina, y retomé, pero ya no sabía dónde había dejado el folio... El caso es que cuando voy por la sesenta o sesenta y tantas tengo un agotamiento mental que ni le cuento. Pero mañana tengo 24 horas de guardia y por mis ....... que lo hago.
    NOTA: Yo jamás hago trampas ni tampoco miento, ya veremos que me dice el test, que suelen ser bastante mentirosos.

    ResponderEliminar
  16. Y como decía José Bono: Hay vida más allá de la política. Pues eso, hay vida más allá de ser esposa y madre, en fin, que hay tiempo para todo.

    ResponderEliminar
  17. Espero no molestar pero creo que todo el que completa un test sin obligación ( no quiere ser funcionario ni tener un permiso de armas ) es un narcisista y un ciudadano obediente en exceso. No relleneis ni uno , el que os quiera conocer que se pague algo , cuanto menos. Píndaro decía , más o menos , parécete al que eres.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo, Vandramé:

    Es 'cuando menos', no 'cuanto menos'.

    Buenos días,
    Mario

    ResponderEliminar

Publicar un comentario