17.12.09

Noticia de un secuestro (de hace 37 años)

El jueves me reuní con José Luis Alexanco, uno de los organizadores de Encuentros de Pamplona 1972 (junto con el compositor Luis de Pablo). Fue emocionante para mí conocer a esa parte tan responsable de aquella suerte de woodstock del arte que sucedió en mi ciudad natal y de la que no tuve noticia alguna hasta este 2009. Reunirme con él, en aquel bar de barrio algo anodino del norte de Madrid, fue como viajar, en parte, al pasado, fue como vivir, de soslayo, aquellos Encuentros. A veces, a ratos, el ejercicio del Periodismo le convierte a uno en un ser privilegiado.

Hablamos de muchas cosas, durante cincuenta minutos. Me gustó escuchar su versión de las cosas, templada, ni melancólica, ni ostentosa, ni criticona. Ni falsamente humilde, ni grandilocuente. Me gustó escuchar cómo, según él, la pamplonidad acogió de buen grado aquel inesperado y descomunal tinglado. Hubo desaprensivos, como aquel que rajó la carpa hinchable de De Prada Poole (una vez hubieron cumplido su función), hubo quien no entendió la cosa y quiso malmeter pero, en general, según Alexanco, el público siguió con interés aquella insólita e inusitada programación. Todo aquel arte conceptual de entonces era un arte conceptual en bruto, en vena, a palo seco. Y allí estuvieron: espectadores de excepción de aquel capítulo sobresaliente de la historia cultural reciente. Excepcionales espectadores de espectadores de espectadores.

Por supuesto que habría palurdismo y risotada, uhh, dicen lo que estuvieron, pero permítanme que me quede con la versión amable de las cosas.

Con algún matiz, se podría decir que los Encuentros fueron un éxito. De hecho, los mecenas Huarte, esa familia yo diría que ejemplar en su relación con el arte, les propusieron repetir los Encuentros en 1974, a modo de bienal. Y eso, después de haber invertido lo que invirtieron, un presupuesto que se multiplicó por cuatro de su estimación original. Y eran muchos millones para la época. De Pablo y Alexanco se pusieron a trabajar ya en la siguiente edición de los Encuentros, pero llego ETA y jodió la marrana. Otras consecuencias del terrorismo, no menos graves, como el asesinato de las ganas de hacer cosas, de implicarse. A principios del 73 secuestraron a uno de los Huarte, Felipe. Pidieron nada menos que 50 millones del hala. Ignoro los detalles de aquel secuestro, pero lo cierto es que a los Huarte se les quitaron las ganas de organizar más nada, y se entiende perfectamente. ETA porcularizando como sería ya tradición desde entonces y sumiendo a la gente del norte en esa discreción obligada, en ese vivir de tapadillo y con la boca pequeña, en esa actitud en que llamar la atención, alzar la voz, hacer algo, es visto casi como una provocación.

--

Me envía Passy un muy completo artículo sobre los Encuentros:
Enlace al artículo.

Grupo en Facebook sobre Encuentros 72.


24 comentarios :

  1. ¿Y esto?

    Por cierto, creo que es Beloso, con be.
    El ABC tiene en internete una hemeroteca cojonuda. Desconozco si los demás diarios la tienen igual.

    ResponderEliminar
  2. ¿Los Huarte metidos a mecenas de los encuentros del 72? Joder, vaya sorpresa... Esa familia me desconcierta, la verdad es como la mayoría de la gente de aquella época, de la que tengo una fantasía formada bastante más negativa de la que la realidad me devuelve.

    ETA, siempre ETA... qué puto asco.

    ResponderEliminar
  3. Toda la financiación fue de los Huarte.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y por qué? ¿Qué necesidad tenían de meterse en un berenjenal de vanguardias, con los pollos que trae, aún hoy, esa palabra?

    Y otra cuestión, ¿el secuestro de ETA pudo tener alguna conexión con estos encuentros? En plan de que como abrieron la ventana para ventilar al personal, y ETA siempre disfruta en la endogamia, pues eso, que cargándose al mecenas adiós al progreso. Lo digo por lo que le oí hace un par de años a Otegui, que decía que la modernidad, internet por ejemplo, tenía el peligro de diluir la vasquidad, "su proeyecto", y que un mundo así “no merecía la pena ser vivido”.

    Sin más, que tampoco me apetece mucho hablar de ¿política, terrorismo aburrimiento...?, reflexiones por no salir a la calle, que hace mucho frío.

    ResponderEliminar
  5. Si, por favor, no nos empoliticemos... uff.

    Por lo que me enteré, todo surgió como un homenaje al fundador de la digamos, dinastía Huarte, y que en principio iba a ser una simple serie de conciertos. Luego la cosa cobró otros bríos, de grandes e interesantes dimensiones. Como me acaba decir Sistiaga, autor del único documental sobre aquellos Encuentros y creador del único largometraje enteramente PINTADO de la historia del arte (17 meses a doce horas diarias), que se proyectó en un cine del centro de Pamplona, como dice Sistiaga, digo, aquella familia tenía realmente pasión por el arte, CONOCIMIENTO. "Juan Huarte era un creador". Mediante el mecenazgo, pero creador, al fin y al cabo. Y tiro ahora de Wiki:

    Juan Huarte Beaumont (* Navarra, España) es un industrial, empresario y mecenas español. Destacan diversas iniciativas de su mecenazgo como el respaldo a la labor escultórica de Jorge Oteiza, a los artistas del Grupo Gaur, a artistas como Sistiaga, Ruiz Balerdi o Pablo Palazuelo y al arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza entre otros.

    Creó la productora X Films en 1963 para producir películas de autor. Apoyó al laboratorio de música Alea, en Madrid, y a su artífice, Luis de Pablo. Contribuyó a la creación y sostenimiento de la revista "Nueva forma", así como a la promoción y organización de los Encuentros de Pamplona de 1972.

    Actualmente el industrial opta al premio Príncipe de Viana de la Cultura 2008. Su candidatura ha sido presentada por Moisés Pérez de Albéniz, miembro del Consejo Navarro de Cultura.

    Obras del escultor Jorge Oteiza en las que actuó como mecenas:

    * 1950 Estatuaria completa de la Basílica de Aránzau.
    * 1956 Estudio en el edificio en construcción de los Nuevos Ministerios (Madrid).
    * 1961 Juan Huarte crea la productora "X Films" para que Oteiza desarrolle sus proyectos cinematográficos.
    * 1965 Esculturas en Casa Huarte (Mallorca).
    * 1999 Publicación de Jorge Oteiza creador integral, recopilación de las conferencias de Alberto Rosales, Jaione Apalategui, Andrés Ortíz-Osés, José Julián Bakedano, Juan Huarte, Francisco Javier Sáenz de Oíza y Pedro Manterola.

    Obras del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza en las que actuó como mecenas:

    * 1961 Ciudad Blanca (Alcudia).
    * 1968 Ampliación de la casa de Juan Huarte (Formentor).
    * 1969 Torres Blancas (Madrid).
    * 1969 Casa de María Josefa Huarte (Palma de Mallorca).
    * 1969 Proyecto para edificio para oficinas Huarte (Madrid).

    ResponderEliminar
  6. De la segunda pregunta, no tengo ni idea.

    ResponderEliminar
  7. El secuestro, además, lo sufrió uno de los hijos.

    "Actualmente el industrial opta al premio Príncipe de Viana de la Cultura 2008. Su candidatura ha sido presentada por Moisés Pérez de Albéniz, miembro del Consejo Navarro de Cultura."

    Creo que sería un premio más que merecido.

    ResponderEliminar
  8. ¿Y qué relación tiene Juan Huarte con Felix Huarte, el que tiene plaza en Pamplona, donde el hotel Ciudad de Pamplona, plaza que por cierto tiene una escultura de Otreiza puesta?

    No sabía lo del grupo escultórico de Aránzazu... qué cosas, joder.

    ResponderEliminar
  9. Me parece que es el hijo, pero no estoy seguro.

    En fin, menudo repaso localista... jajaja.

    Y como última sugerencia, ¿hacemos un grupo de facebook, que eso viste mucho... jejeje, o como cualquier propuesta en esta santa ciudad se llenará antes de detractores?

    ResponderEliminar
  10. Grupo de Facebook sobre los Encuentros?? Venga!

    ResponderEliminar
  11. El padre de Juan Huarte era Félix Huarte, bien estamos quedando... Murió poco antes, de ahí todo el homenaje en forma de Encuentros en que desembocó todo.

    Pediría a la audiencia algún tipo de auxilio, pero acabo de ver las visitas acumuladas hoy y asciende, atención, a 66 usuarios únicos. De ellos, la mitad entraron por error y pasaron menos de un 0'2 segundos en esta página.

    Estamos sólos, Contenedor. Estas cosas, por otra parte, no interesan. Somos náuGrafos, my friend. La vanguardia llegó demasiado pronto, aún no se ha asimilado nada, todo la modernidad del siglo XX no se ha asumido ni en un 3%. Y el problema es que la frescura creativa se ha perdido.

    Todo es un poco deprimente. ¿Involucionamos? Paso de responder.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja... siempre hemos estado solos en estas cosas. En fin... en mi página, casi el cien por cien de las búsquedas en google es de gente que no sabe cómo se escriben los números ordinales.

    De todas formas estaría bien hacer una página de facebook, y dejarla ahí, siempre a la deriva, y a ver si seguimos estando solos o si hay algún perdido que se deja caer y se hace de ella. Estoy convencido de que tarde o temprano esos encuentros que se dieron en Pamplona en el 72 van a ser importantes, un impulso desde el recuerdo, ya verás la de modernos que se apuntarán entonces para recordarlos jejeje, aunque pasen dos, tres o diez años. No sé... Te dejo un rato, que me tengo que ir ahora. A ver si cuaja algo.

    ResponderEliminar
  13. En puridad, eso es "hacer algo", jajaj. Voy a registrarla, de momento, que ando algo liado y luego ya iremos rellenando.

    ResponderEliminar
  14. Aquí está la paginita:

    http://www.facebook.com/home.php?filter=pp#/pages/Encuentros-de-Pamplona-1972/243574478241?ref=nf

    ResponderEliminar
  15. No se puede entrar en la mierda la paginita...

    ResponderEliminar
  16. Perdón retiro lo de mierda la paginita, es que me tienen cabreada los diez mentirosos megas... ya sí puedo entrar en la paginita... Usted lo ha dicho: hiperlocalismos. Me despinto en la página, vamos, que no pinto na.

    ResponderEliminar
  17. Al enlace que ha puesto, señor Laporte, encuentros de Pamplona

    ResponderEliminar
  18. Dª. Patio, es usted un poco injusta. Pase que los detalles que comentamos son de un localismo de tirar para atrás, pero el grueso de lo que glosamos no creo que sea tan despreciable, o mierdoso, como para ponerse como se pone. Y no creo que yo sea un chovinista que pretende meter su terruño a machaca martillo, más bien todo lo contrario, que soy el más crítico con la ciudad en la que vivo, sino ser algo más justo de lo que soy con ciertas cosas de las que por aquí pasan porque merecen la pena.

    Recuerde el año, 72, tres años antes de que se muriera Franco, e intente encontrar algo similar en aquella España. Arte por el arte, de vanguardia, en todos los campos, total, sin interferencias, en una ciudad por completo. Algo parecido no soy capaz de encontrar en ninguna de las dos grandes ciudades de este país, por ejemplo. Ni en Barcelona ni Madrid ocurrió nada parecido, y como por una vez la provincia gana a la metrópoli, no me parece exagerado reconocerlo, y remarcarlo. Una exposición sobre ello en el Reina Sofía, , principal museo de arte moderno de nuestro país, y con bastante aparato, no creo que sea simplemente por dar gusto a cuatro gobernantes y diez ciudadanos paletos. Quizás algo más allá. Yo lo creo y por eso lo defiendo.

    Dicho lo cual, me parece estupendo que no le guste esta ciudad, nadie está obligado a ello, faltaría más. Yo, por ejemplo, creo que sólo me siento a gusto en ella por que es la mía, escenario de mis recuerdos y de casi toda mi vida, y porque sé cómo moverme entre ella sorteando todas sus miserias. Puro sentimentalismo, ya ve. Nada de objetividad, como espero que quede claro.

    Hala, me voy a terminar la botella de Protos que tengo abierta. Feliz sábado.

    ResponderEliminar
  19. Vaya, contenedor, qué sensible le vuelve una botella de Protos. Nada más lejos de mi inteción que denominar mierda (ni mierdecilla) a su Pamplona del alma. Desconozco su ciudad, y las pocas referencias que tengo me vienen de este blog y de sus alusiones a ella, cosa que es loable porque como dicen en nuestras tierra (suya y mía), "ningún tonto apedrea su tejado" o ese otro de "cada uno arrima el ascua a su sardina". Mal hicieran si no fuese así.
    Tal acontecimiento cultural en el 72, cuando el caudillo ya tenía poco resuello, es de destacar, hombre, no se me ponga así, tan reivindicativo, que yo nunca he dicho nada en su contra, vaya. Lo que sí es cierto es que para quienes no lo vivimos porque nos pilló con la cartilla de Palau y a muchos kilómetros de distancia, no sólo físicos sino culturales (ya sabe, un pueblo de La Mancha y años setenta, en fin, pobladores de Atapuerca), este entusiamos suyo nos suene un poquito a chino.
    Pero el saber no ocupa lugar, vaya, y yo agradezco tal noticia y el ponerla de rabiosa actualidad, aunque sea en facebook (porque sigo sin poder acceder vía normal) y en los post que el señor Laporte le dedica y que usted comenta.
    Ea, no se me enfade que lo de mierda paginilla no iba por la página en sí ni su tema estrella, sino porque me tenía cabreada el internet de las narices, desde que contratamos los diez megas no se si es que se atropellan los unos a los otros por tanta rapidez, pero abre y cierra páginas con una lentitud pasmosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Hacía tiempo que no te visitaba. Hola!!!!!
    Yo también me quedé paralizada hace un par de meses, cuando me enteré por primera vez de que algo así sucedió ¡en Pamplonaaa! Fué en una entrevista que le hicieron a Koldo Lasa en una televisión local. ¡Patidifusa! Gracias por recopilar información. Un placer leerte, como siempre. Me haces pasar un buén rato.
    Y lo de las influencias que citas del premiado (al que envidias), ¡inevitables! ¿no?

    ResponderEliminar
  21. Gracias, María, por tu comentario y tus palabras simpáticas. Qué bien que me sigas leyendo, me acuerdo de ti of course.

    Increíble, sí, lo de los Encuentros e increíble, también, la indiferencia general.
    abrazos!

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs