20.11.09

Turismo lector

Se acabaron las minivacaciones de blog. Hala.

Acabo de descubrir por qué, creo, los best-sellers tienen tan mala fama. Tan mala prensa entre los lectores que se consideran buenos lectores, a excepción de Vargas Llosa, que ahora ensalza la calidad de los productos de Larsson, Stieg (también se lo escuché a Lorenzo Silva, en el Festival Eñe, aunque añadió que le sobraban 200 páginas a cada tomo).

No he leído los libros de Larsson pero me da en la nariz que son más que best-sellers. Que hay algo más detrás, un humus ideológico fino, que hace que su lectura no sea una lectura tan simplísima como pudiera caber, sino una lectura de las que fermenta, como opinaba Gide de las buenas lecturas. Decía Orwell (perdón por este repentino citismo) que la política está en todo, y que él escribía por motivos políticos, sobre todo. Y que el artista que dice que su arte es completamente apolítico ya está mostrando, queriendo o no, una actitud política. No obstante no tengo ni idea sobre los libros de Larsson y en general he oído opiniones más bien malas.

Se me ocurre que el best-seller puro, ese ladrillaco danbrauniano, esos rollos merovíngicos, biblias de barro y catedrales acuáticas y crepusculares, sea a la literatura lo que el turismo a los viajes. Es decir, turismo literario, turismo lector, y no un acto de lectura parecido al acto de viajar. ¿Y qué es un viaje? Algo que te cambia. El viajero está dispuesto a cambiar, a modificar sus prejuicios, a echar incluso por tierra sus creencias. También se viaja para encontrar algo, no se sabe muy bien qué, y ahí reside la gracia del viaje. Como también se lee para encontrar algo, no se sabe muy bien qué, y ahí reside la gracia de la lectura.

El lector de best-seller, como el turista, busca entretenimiento. El lector de literatura busca otras cosas. ¿Más importantes, mejores? No seré yo quien responda a esa delicada pregunta.

Quizá la gracia de la vida, más allá de viajes y libros, sea encontrar algo, no se sabe muy bien qué.

12 comentarios :

  1. Turismo lector, si señor. Yo, dado que leo poco, no sé si debido a que leo lento (cosa que descubrí hace poco) o a que no le dedico el tiempo suficiente y que por lo tanto no leeré muchos libros en mi vida, intento prescindir del turismo lector y viajar. Intento leer siempre para aprender... o para reirme a carcajadas (terapia lectora). Esos son mis criterios. Así que en principio descarto, no solo best-sellers, sino novelas en general, y cuanto más fantásticas, más descartadas están.

    Por cierto, sí he leido El Código Da Vinci, pero es que aún no tenía este nuevo criterio de selección de libros.

    ResponderEliminar
  2. Que las opiniones que le llegan sobre Larsson sean más bien malas se deberá a que se codea usted con quienes se consideran buenos lectores, a excepción de Vargas Llosa, que no sé por qué lo mete como excepción de buen lector, puede ser un buen escritor pero una cosa no conlleva la otra. Desde licenciadas en arte hasta auxiliares de clínica, pasando por empleados de banca y funcionarias de la UCLAM y alguna que otra periodista, consideran que Larsson es un auténtico descubrimiento, cada uno de sus libros de la trilogía es un ir "in crescendo". La heroína engancha tanto como su homógrafa (la que se pincha en vena). Es cierto que a este turista lector no le interese tanto el estilo literario y aprehende otro tipo de cosas en ese devorar hojas compulsivo. A veces puede que sea un simple paseo para entretenerse, y otras veces puede ser algo más profundo, qui lo sa, lo que mueve al ser humano en cada uno de sus actos es un enigma tan simple como complejo.
    Pero mire, para turismo lector ningún fenómeno se parece a los blogs, esto sí que es hacer turismo aquí, allá, sobre esto, sobre aquello, y en busca de nada o de quien sabe qué.
    Pero vamos, desde que leí El código Da Vinci dije que una y no más santo Tomás... ¡coñazo libro pa una mierda de final!

    ResponderEliminar
  3. El problema de los best-seller, expresión cochambrosa donde las haya, no es que sean mero divertimento, sino que son divertimento muy mal escrito. Por lo demás, todos los buenos libros me parecen divertidos. Y no digo más porque la última vez que se me ocurrió por aquí criticar un bodrio de esos, se lió una buena con un puñado de fan - áticos aburridos o con mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Redondo. El post.

    No he leído a Larsson pero leí a Brown. Lo confieso. Caí en la tentación. Sirva como excusa que tenía las defensas bajas.

    Efectivamente, es como hacer turismo. En un viaje del inserso, para ser preciso. Si te toca un grupete simpático pues echas unas risas en el autocar y a la hora de la comida proliferan los purés y las sopitas.

    No renuncio a Larsson, que conste.

    ResponderEliminar
  5. Molus, en una cosa discrepo. Con las novelas SE APRENDE, y mucho. Sobre todo con los buenos novelistas. Es otra visión, pero a veces quizá las más aguda sobre los misterios de la vida. Una que tiene buena pinta, 'La noche de los tiempos', de Muñoz Molina, sobre la guerra civil (sí, manido tema). Casi mil páginas, hala.

    Creo que con eso se aprende más con una novela de esa ambición que con cualquier librito de 'Todo lo que quiso saber sobre la guerra civil y no se atrevió a preguntar'. Y además, hay disfrute estético.

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy interesante, por otra parte, tu criterio literario. Aunque eso sí, a mí no sé, no me gusta reír por reír en los libros. Tampoco me gustan las canciones que quieren hacer gracia, no sé por qué. Para reír, cine, teatro, monólogos, pero libros de reír-reír, como que no. Si acaso El Jueves.

    El Patio, lo de los blogs y el turismo, no sé, no me convence..

    No contesto a Adu1 y a Contenedor porque estoy de acuerdo con ellos. Mi criterio de contestación (ese delicado tema de los blogs) va a ser un poco ese. Si no contesto, es porque estoy de acuerdo o no hay nada más que añadir, no por ningún tipo de ninguneamiento premeditado (que podría ser, jaja).

    abrazos

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por el paralelismo literatura-entretenimiento-viajes-turismo.

    Yo, que soy mucho más básico, comparo este debate con el ligoteo. En una primera cita, tal vez nos baste con que la parte contraria sea guapa. En la segunda y posteriores, buscaremos algo más. Y no me refiero al colchón (en este caso).

    De todas maneras, aspiro a escribir best-sellers. Jugando con aquella peli: insisto, básico.

    ResponderEliminar
  8. Espero ver pronto en las librerías, o ganando algún concursón, ese libro tuyo sobre la Angola descolonizada. Creo que el buen best-seller debería ser como se decia que debia de ser la tv: formativa, informativa y entretenida. Dale Carlos! (trata de arrancarlo, no he podido evitar el chiste)

    ResponderEliminar
  9. Mmmmh, ¿Tarantino o Coixet???
    Creo que es elocuente.

    ResponderEliminar
  10. Creo que hay que leer de todo. Bueno y malo. Bestsellers y novelas de estrujarse el cerebro. Razones esquemáticas:

    -Hasta que no lees algo, no puedes decir que sea "bueno" o "malo". Me parece triste decir que no a un bestseller sólo porque lo sea. Anda que no hay novelas "elevadas" que son una put... mierda, no me digáis que no.

    -No comparto el elitismo en arte (sea literatura o lo que sea). Con que algo nos haga sentir algo ya merece la pena.

    -¿Quién dice que algo es "bueno" o es "malo"? Lo importante es "me gusta" o "no me gusta".

    -¿Quién dice que leyendo bestsellers tampoco se aprende? Leer Millenium te hace "sentir" Estocolmo y sólo por eso merece la pena.

    -No todos los bestsellers están mal escritos. Los libros de Larsson son largos, pero se leen enseguida. En ciertos párrafos, son muy "periodísticos".

    -Por qué decir no a un placer culpable. No me digáis que nadie se ha parado a ver en la tele algo que intelectualmente le parece detestable. No lo reconoceríamos, pero lo vemos. Igual pasa con los bestsellers.

    -Leer bestsellers nos acerca a la sociedad. Hay placer en compartir impresiones sobre cosas que lee todo el mundo. Si lees libros que sólo lees tú, pocas impresiones vas a compartir. Probad a hablar de Larsson o de Crepúsculo en el metro, a ver qué pasa.

    Y tengo infinitas razones más. Lo reconozco: me he vuelto lectora de bestsellers, sí.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs