The Stranger Song

No sé si este documento es mundialmente conocido, pero debería serlo. Lo descubrí ayer, y casi me pasa lo que le pasó al protagonista, Leonard Cohen, cuando contemplé ese momento sagrado. Mejor no hablar más y verlo, sucede en los diez últimos segundos de la grabación.

Comentarios

  1. Furtiva lágrima.
    Ahora carraspera para aclarar el momento sensiblero y añado que, como todos los feos, Cohen ha ganado con los años. ¿Dónde está su voz?, no quiero decir que esta no me guste, pero el estrago del tabaco en sus cuerdas vocales ha tenido con el paso del tiempo un resultado inimitable.
    Expectante durante los cuatro minutos y pico del video, escuchando las repetitivas notas de la guitarra y ese primer plano constante, con esa mirada tan perdida, pensé que lo que iba a suceder al final era algo parecido a lo de Valencia.

    ResponderEliminar
  2. Thanks, Eduardo, for showing this personal and intense moment, so time go..., in 1967. The cameraman made a very beautiful frame, with that slow but direct zoom to my tear, pouring like honey over my skin.

    Sincerely,
    L. Cohen

    ResponderEliminar
  3. Sorry, I would like to say so time ago... Anyway, I' m not Leonard Cohen.. it was a joke.

    Regards.
    L

    ResponderEliminar
  4. Traducción, please, señor Laporte, sea tan amable.

    ResponderEliminar
  5. Dice Leonard que muchas gracias, que fue un momento intenso y hermoso, que gracias por rescatarlo. Y que el cámara captó con gran habilidad el detalle de su lágrima cayendo por su mejilla como la miel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares