No tan barato

-Hola.
-Hola.
-Me gustaría invitarte a una copa...
-Vale.
-Qué tomas?
-Gin tonic de Hendrick's.
-Yo también.
-Cómo te llamas?
-Marina.
-¿Y tú?
-José Diego.
-En qué trabajas, José Diego?
-Soy psiquiatra.
-Ah, sí? Yo soy psicóloga, pero me encanta la psiquiatría, es mi vocación frustrada.
-Bueno, en realidad, hace tiempo que no ejerzo.
-¿Y eso?
-Nada.
-Como que nada...
-Nada, cosas.
-Qué cosas.. cuéntame, hombre.
-Mmm, bueno, he estado un tiempo en la cárcel.
-Qué dices.
-Sí.
-...
-Ya ves.
-Qué hiciste.
-Maté a una chica, la estrangulé.

--

Al leer la noticia de la condena por la muerte de Nagore Laffage, de tan sólo 12 años, he pensado: "Matar sale barato". Y he pensado también en la familia de la joven de 19 años muerta por las bravatas de un narcisista que perdió el control una noche. Él sigue vivo y ella no, esa es la diferencia. Dentro de 12 años, con 39, o menos con probable reducción de pena por buena conducta, estará otra vez en la calle. Matar sale barato, he pensado. Pero luego me he metido en la piel del que mata. Será un muerto social toda su vida. Si tiene un poco de dignidad, no volverá a reír con ganas en su puta vida. No lo digo en plan "que se joda", lo digo como un hecho de lo que el chaval tendrá que cargar de por vida. Una cadena perpetua sin rejas, pero de la que no se librará jamás, si tiene, ya digo, un mínimo de dignidad y conciencia.

Comentarios

  1. Señor Laporte, qué poquito conoce usted la mente de un asesino. ¿No volverá a sonreir en la vida? Ahora mismito se está descojonando de la risa, vamos, que cuando escuchó lo de los doce años se le dibujó la misma mueca que a Norman Bates.
    El muy hijoep...

    ResponderEliminar
  2. Edu, ¿cómo haces para que te salgan las entradas relacionadas? Perdona el offtopic ante tema tan serio.

    Bien sabes que el tema me cautiva.

    ResponderEliminar
  3. NáuGrafo, ¿cómo haces para que se vean las entradas relacionadas? Perdona el offtopic.

    Sabes que el tema me cautiva.

    ResponderEliminar
  4. Me puedes llamar, Edu, náuGrafo, o como gustes.. Con el cambio a .com no puedo borrar comentarios, te aseguro que no sé como hacerlo y mira que he toquiteado, así que ahí se quedan, tus dos comments clónicos.

    Por entradas relacionas te refieres a lo de 'quizá te interese taltal? Si es así, entra aquí y di que Sí a todo:
    http://www.linkwithin.com/learn

    ResponderEliminar
  5. Eso sí, son vagamente relacionadas. No sé qué criterios usa. Espero que hayas visto ya la lágrima de Cohen.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, he usado (seguimos con el off topic) tu consejo de publicación-programada y no sé, es toda una curiosa novedad. Como si alguien trabajara por ti, me ha gustado. Me voy a celebrar tan magno acontecimiento por ahí.

    ResponderEliminar
  7. Vaya... Compruebo que hemos seguido idéntico itinerario de reflexiones. Un muerto en vida, justamente, más aún en el entorno al que pertenece, o pertenecía... No será un Miguel Carcaño que reciba en la cárcel cartas de enfermas enamoradas platónicamente de él, no al menos del tipo de chicas con las que él podía imaginar un futuro. Sospecho que a ese segundo grupo tampoco debía de pertenecer una insignificante enfermera. Acabó con la vida que estaba llamado a tener cuando acabó con la vida de Nagore Laffage.

    Saludos
    Rosie the Riveter

    ResponderEliminar
  8. Pues retomo el tema y añado a su sorprendente post (porque, oiga, que fácil reinserta usted en la sociedad al asesino, nada de homicida, asesino).
    Primera cosa al respecto y con respecto al Código Penal y otras leyes en este irrisorio país, paraíso de proxenetas, mafiosos y otros "cachulis", asesinos, maltratadores, terroristas y menores asesinos (sí, menores asesinos):
    La ley del Menor en este país es el mejor amparo para matar y estar en la calle al día siguiente, y eso se lo han aprendido los menores maleantes (y asesinos, porque lo de sandra Palo no es producto de una inconsciencia, es un cruel asesinato con ensañamiento en toda regla) como si fuese el Padre Nuestro. Ahí tenemos "al Rafita", riéndose en las narices de una madre coraje que se está dejando la vida en el intento de que se haga justicia, y la Justicia, señor Laporte, ante algo tan evidente, es la cadena perpetua, pero la de verdad, no esa metafórica que usted define en su post. No hay presunción de inocencia, como tampoco la hay de dignidad ni conciencia. Cuando se tiene un mínimo de dignidad y conciencia no se mata de esa manera, ni de ninguna. Ahí tiene también a Marta del Castillo y un largo etcétera de seres queridos pudriéndose en no se sabe donde mientras sus asesinos campan a sus anchas por las mismas calles, bares y comercios que los familiares de las víctimas, familiares que ya nunca serán capaces de sonreir de la misma manera.
    Otra cuestión: el jurado popular. Somos gilipollas hasta para eso... americanadas de película...¡Un jurado popular! Pero, ¿en qué cabeza cabe, que yo, ciudadana de a pie, madre de familia, una auténtica ignorante en materia de leyes ni penales ni civiles, sin oficio ni beneficio en esas cuestiones, y que soy requerida para estar cara a cara frente a un asesino que irá a la cárcel gracias a mi veredicto y que la propia IN-Justicia se encargará de poner en la calle en tres o cinco años, voy a decir que sí, que lo condeno? Diré que no a ojos cerrados. Pero señores, ¿estamos locos? Para eso están -y deben estar- los jueces, que es su materia, su trabajo y su obligación, y dejémonos de que recaigan responsabilidades de tal envergadura en un jurado popular, en el ciudadanito de a pie.
    Tercera cuestión, y termino: las penas en este país son irrisoria, pero también lo son las condiciones (o requerimientos) para ir a la cárcel. Vamos a ver, si un señor roba una vez (da igual la cantidad, el caso es la intención, y la intención es quedarse con lo que no es suyo), supongamos sin intimidación, bien está que esté en la calle esa misma tarde, pero si al día siguiente lo trinco en las mismas, ése va al menos medio año a la cárcel quiera o no quiera. Con el sitema actual, esto es como el coño de la tía Bernarda, y, además, los policias y demás agentes de seguridad están desesperados, con lo cual no me extraña que miren para otro lado. Ni qué decir tiene que en delitos de más envergadura, penas de mayor envergadura, y esto dejaba de ser el paraíso para delincuentes y demás indeseables en un abrir y cerrar de ojos. Cuando la Justicia falla de esta manera, desde los delitos monetarios hasta delitos de sangre, es que hay algo más profundo que falla, un sospechos interés en que falle... una pena, verdaderamente una pena.

    ResponderEliminar
  9. Pues es cierto, Rosie, uno llega a pensar que incluso los Carcaños aumentan su prestigio de malotes tras su estancia entre rejas y habrá más de una dispuesta a todo por seducirle.

    El Patio, al protagonista del post no le he llamado asesino porque técnicamente, en términos de Justicia, es homicida y eso es un hecho guste o no guste. Que la Justicia esté a por uvas, eso ya es otra cosa. Desde luego, con lo de la cadena perpetua, y cualquier cosa que huela a ley del Talión, el ojo por ojo y cualquier historia de tipo revanchil y violenta pues, mire, como que no. Seamos serios.

    Lo del jurado popular, sinceramente, me parece una americanada hortera y pseudodemocrática que, pues bueno, como cosa consultiva no vinculante podría tener su aquel, pero con la capacidad actual que tiene la verdad es que me parece, no sé, ¿un intento de pasar el marrón de los jueces a los vecinos del barrio, que el día anterior sacaban sus chándals para correr o sacar al perro?

    No tienen experiencia, es la primera vez que se ven en esas tesituras, y no conocen las argucias de la defensa y el acusado para causar pena, conmoverles, darles gato por liebre.

    ResponderEliminar
  10. Creo que se peca de ingenuidad cuando se piensa que los jueces son seres por encima de las humanas pasiones y cuya formación los vacuna de todo subjetivismo. ¡Ja! Los vínculos que lastran la objetividad de un juez pueden ser bastante más fuertes que los que afecten a ciudadanos sin responsabilidades públicas, que además, son nueve, cada uno de su padre y de su madre ¿O acaso alguien piensa que un magistrado numerario está en la mejor posición para juzgar sobre una demanda contra la EpC impulsada por una organización cuyo presidente honorario es su padre? ¿O para decidir en qué medida los colegios concertados "unisex" -cuya formación espiritual está encomendada a la organización a la que él pertenece- se ajustan al precepto legal que dispone que en todos los colegios financiados con fondos públicos no puede darse discriminación por razón de sexo en la admisión de los alumnos? (No es fijación personal, son dos ejemplos bastante recientes que me han hecho reflexionar sobre el tema)

    Yo tampoco soy muy fan del jurado, más que nada, por falta de arraigo de la institución en nuestra cultura jurídica. De todas maneras, los jurados no deciden sobre leyes, eso es trabajo de los jueces, fiscales y abogados. Ellos acotan el terreno jurídico de la discusión y el jurado se limita a decidir si unos hechos acontecieron y el grado de participación del acusado. Sólo deciden sobre si algo pasó o no pasó, no valoran en Derecho, y eso es algo que, creo yo, cualquiera, con una percepción no excesivamente distorsionada de la realidad, puede realizar.

    Saludos
    Rosie the Riveter

    ResponderEliminar
  11. En estos temas no se imagina usted mi cara de seriedad. La cadena perpetua no es la Ley de Talión, que ya que la saca a colación, si a la madre de Sandra Palo se la pusieran en la mano... pero ella es tan seria como yo, y sólo pide prisión de por vida, o que cuando salga no le queden ganas de divertirse destrozando vidas impunemente, ¡IMPUNEMENTE! Desgraciadamente parece que ser demócratas y civilizados significa dar palmaditas en la espalda del asesino (que la Justicia declare homicida a un mosntruo que se entretiene en descuartizar después de matar es prueba de que estamos perdiendo el norte) y decirle como a un niño chico: pero hombre, ¿cómo has hecho eso?, eso no se hace, que es pupa... hala, al rincón un ratito. Pero ni siquiera con los brazos en cruz, que eso es humillante para el pobrecito además de un maltrato... Como diría mi amiga Nata: ¡amos, no me jodas!

    ResponderEliminar
  12. El jurado popular me parece de risa. ¿Para qué tengo un sistema judicial enterito si luego me llaman a mí para ver si llevo a alguien a la cárcel? Que decidan ellos, que para eso les damos autoridad. No quiero tener sobre mi conciencia haber encarcelado a un inocente o haber dejado libre a un culpable, no. Y si le sumamos lo hartos que estamos todos de ver series y pelis en la tele sobre estos temas... parece que somos expertos en asesinatos, condenas y demás, ¿eh?

    No sé si las penas son largas o cortas en España, pero no entiendo por qué si a alguien le condenan a 50 años sale a los 10 o cómo alguien con cadena perpetua sale a los 20. No, si te dicen 50, son 50 aunque te portes bien y si es cadena perpetua, lo es también. Nunca lo he entendido, de verdad.

    ResponderEliminar
  13. Rosie, me gustaría comentarle que nadie cree a los jueces por encima de humanas pasiones ni vacunados contra subjetivismo. Pero el juez está instruido para ser juez, le avalan sus estudios, su experiencia y, sobre todo, el haber elegido ser juez. Esto no es La Noria, ni ningún programita de colaboradores donde la mari va a decir lo que piensa, ni objetiva ni subjetivamente, se trata de juzgar partiendo de unos hechos, unas pruebas, etc, a un individuo que puede terminar en la cárcel, y yo, ciudadana de a pie, no tengo por qué hacerlo. Para que se entienda mejor, es como si un médico llamara a los tres primeros que pasan por la calle, les expusiese los síntomas de la enfermedad del paciente que tiene delante y les pidiese una orientación diagnóstica. Demecial a la par que disparatado, ¿verdad?... Pues lo del jurado popular viene a ser igual. Precisamente los jurados populares son responsables de encarcelar a inocentes, por las presiones mediáticas y la distorsión de la realidad gracias a la opinión pública, y de dejar en libertad a auténticos monstruos por miedo.
    Zapatero a tus zapatos, que decía áquel.

    ResponderEliminar
  14. Creo que no es exactamente igual que el ejemplo que propone, Patio. No se trata de pedir el diagnóstico sino más bien de preguntar al jurado: Este tío está cianótico o no está cianótico? ¿Cómoooorlll? Que si está azul o no está azul. Ah, vale, pues sí, un poco azulillo sí que lo veo. El diagnóstico médico y el tratamiento, la sentencia, la hace el tribunal.

    Por otra parte los argumentos del tipo "no quiero asumir esa responsabilidad..." me suenan a ecos de un mal muy característico de nuestro tiempo. Un recordatorio: la justicia emana del pueblo, artículo 117 de la Constitución, para cualquiera que quiera echarle un ojo. Existen mecanismos de participación de ese pueblo en el poder legislativo, en la administración... Quedaría un poco cojo el sistema si se omitiera en la justicia, ¿no?

    Saludos
    Rosie the Riveter

    ResponderEliminar
  15. Se me ha ido el comentario, vaya por Dios.
    Decía en él que he dicho "orientación diagnóstica", por tanto el ejemplo de cianotico/¿comoooorlll?/azulado es un ejemplo que viene ni al pelo. Imagínemos al pobre ¿comooorll? enamándole la justicia de su mano. Yo, que soy bárbara entre las bárbaras, en ciertos casos creo que sí dejaría que enamara la justicia del pueblo al estilo de Fuenteovejuna. Pero como soy civilizada considero que eso puede significar poder elegir a nuestros jueces, por ejemplo, por criterio y votación popular. Pero aun así no me convence, creo firmemente que el poder Judicial debe ser totalmente independiente para evitar su corrupción.
    Pero mire, se me ocurre una solución ante el deseo de ser tan guays como el pueblo de la Libertad en el que se sigue aplicando penas de muerte en según qué estados (implicación total en lo de La Justicia enama del Pueblo), y es la posibilidad de poder decir NO si no se está realmente convencido de querer formar parte de un jurado popular, y "non problem".
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares