26.11.09

Cataluñación

Vaya revuelo que se ha armado con la andanada de editoriales que ha publicado la prensa catalana en bloque, en defensa del Estatut. Esperaba leer algo más retórico, más incendiario de ánimos, más pomposoide, y la verdad es que el artículo me ha parecido más bien técnico y comedido. Como si lo hubiera escrito un alemán, más que un catalán. Porque a mí los catalanes me han parecido siempre una forma de españoles, quizá más sublimados, algunos, pero españoles. Quizá esa suma de ser español+más cierto toque de sofisticación, más o menos impostada, unas gafas de pasta por aquí y tal, un poco de diseño por aquí, te haga catalán. Puede ser. En otras cosas, percepciones mías, me parece un pueblo más evolucionado que el, digamos, castellano.

Andan enfrascados en berenjenales metapolíticos, los catalanes, y pueden parecer unos tíos plastas. Como el tío que parece plasta cuando en una discusión no se le da la razón, cuando la tiene. "Tío, que estás intentando ligar con mi mujer!". Y el otro "que no, hombre, que no...". Hasta que no recupere la paz inicial, la limpieza de su nombre, no descansará, y es normal. Algo parecido puede pasar en Cataluña. Como le leí a JL García Martín: "Los catalanes lo único que luchan es por intentar que se les reconozca como lo que son, catalanes". Y Nietzsche: "El objetivo fundamental de todo ser humano es llegar a ser quien es". Así que en esa refriega institucional, y mayoritariamente democrática, ojo, siguen en la brega.



Hay algunos que se niegan a aceptar, cual padres de Kafka, la vocación de cambio de los otros. Optan por el inmovilismo como patrón político y no aceptan otras alternativas de política territorial que no sea la suya: la monolítica. Así no se construye nada ni se convive en ningún lado. Que Cataluña siente unas particularidades tales que les hace anhelar un reconocimiento nominativo distinto, el de nación, pues mira. Por lo pronto, se respeta. Cataluña tiene un idioma propio que está vivo y en la calle, y que se habla desde hace siglos, tiene instituciones propias, literatura, música, arte propio, en fin, cosas que definen a las naciones.

DRAE:
nación: 3. f. Conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común.

¿Qué consecuencias político-jurídico-económico-fisco-lingüístico-sociales implicaría la aceptación de Cataluña como nación en el resto del Reino de España? Sinceramente, lo ignoro bastante.

En cualquier caso, no me parece mal, sino lógico en el flujo de la historia, este proceso de Cataluñación. A lo mejor acababa con tanto encono mutuo, y sentaba las bases para un país más equilibrado y acorde con las identidades reales de cada territorio.

Creo que el Tribunal Constitucional debería dar un paso adelante en este sentido.

15 comentarios :

  1. Lo de Cataluña, ¡un coñazón! Uf.

    ResponderEliminar
  2. Como este tema ha levantado otras veces follón, y mucho, en plan yo, un simple contenedor amarillo, soy un anticatalán fascistoide y bla, bla, bla, y tú náuGrafo idem, por dejar que salvajes como yo escriban sus opiniones en tu morada,cuelgo la respuesta a tu post en mi blog para evitar el trance y porque no te jodan la tarde, y así la responsabilidad sólo cae en mí, y el que quiera quejarse ya sabe dónde hacerlo.

    Si estás de acuerdo, claro, que si no borras esto y tan amigos.

    ResponderEliminar
  3. Jajjaja, faxista!! Jajaj. Lo cierto es que este post ha sido una respuesta a tu post. Ya ves, tu acción ha creado una reacción. Por mí aquí queda la cosa, dos posturas, dos post, y tan amigos.

    ResponderEliminar
  4. No, no es precisamente muy técnico el editorial, más bien nada técnico.

    Una aclaración: los conceptos jurídicos y lo que diga la RAE son cosas distintas. Si no, échale un ojo al concepto de persona que aparece en el Código Civil.

    Cataluña nación cultural, lingüística, etc... sí. Cataluña nación jurídica, no, salvo que se reforme la Constitución. Porque el concepto nación se liga al ejercicio de la soberanía en la Constitución y sólo se reconoce a un único titular, el pueblo español. Reclamo mi derecho a que se me consulte en referendum cuando se quiera reformar la Constitución de mi país -que es lo que viene a hacer el Estatut-. Cuando llegue ese momento votaré gustosa una reforma que permita a Cataluña definirse como nación, pueblo o tribu, me da igual, que se secesione y que me sellen el pasaporte en la frontera para ir a comer anchoas de L'Escala.

    Por lo demás, asco de clase política española, culpable del descrédito del Constitucional y de haber hecho de la Constitución papel higiénico cualificado...

    Saludos
    Rosie the Riveter

    ResponderEliminar
  5. Pues entre otras cosas, señor Laporte, porque se alejan mucho de la definición de nación; es decir, en cataluña hay de todo menos catalanes; hay andaluces, hay castellanomanchegos y hay castellanoleoneses para parar un tren. Pero sucede una cosa terrible y paradógica, y es que son los hijos de aquellos que fueron a buscar sus habichuelas allí los que tienen unos aires y un "tallll" que como decía aquella, una anciana de mi pueblo cuya vecina de toda la vida marchó a Valencia en su juventud y regresaba en verano, con sempiterna cara de estar oliendo a pedo y quejándose de lo mal que olían las calles a ganado (como aquella que decía que Madrid olía a cocido y a ajo, pero aquella podía quejarse porque no era de Madrid): Pero Benita, hija mía, si te comías las cagarrutas cuando eras chica y tu madre tenía que darte en las manos pa que no lo hicieras". Pero vaya, hay que alegrarse porque Benita ahora no calza alpargatas, sino tacones finos y la perfuma Carolina Herrera. Y vive en un barrido guay de Valencia, pero las raíces de Benita están en ese pueblo con olor a cabra, quiera o no quiera.
    A Dios gracias, o al esfuerzo y arrimar el hombro de muchos, ya nadie calza alpargatas, y la que más y la que menos podemos perfumarnos con Carolina Herrera, y también tenemos a nuestros artistas (músicos, escritores, pintores) cuya pertenencia no la consideramos exclusiva, sino extensible. También tenemos nuestra manera de sentir y de expresarnos en el único idioma que conocemos, pero si hay que aprender inglés o francés o catalan pues se aprende para no negarle la palabra a nadie, para hacer más fácil la comunicación y para tener la posibilidad de caminar por otros mundos (un camarero de Salou me dice en catalán el precio de un café cuando yo lo pregunto en español, pero no tiene ningún reparo en decirlo en inglés cuando sucede idéntico hecho con un inglés... y todavía hay que decir que la burra es buena. Es como un constante desafio). Porque La Cultura es "patrimonio" de la humanidad y enriquecimiento de los pueblos. Y nuestras instituciones y nuestros puestos de trabajo están abiert@s a todo el territorio español, sin ningún tipo de discriminación. Esa es la diferencia entre ellos y nosotros.
    Pero mire, casualmente hoy he comido con un malagueño nacido en Melilla, y al hilo de la noticia sobre esto, estatutos, nacionalismos, etc, su opinión me ha parecido de un acierto (porque la cuestión ya estomaga): Cuando Ibarretxe pedía referendum, el Gobierno tenía que haber hecho caso, pero no para hacer referendum sólo en el país vasco, sino a nivel nacional, y nuestra actitud debería ser el más absoluto de los desprecios: abstención total por parte del resto del país en las urnas, para que se enteren de que, en general, nos la suda, o un SI rotundo. Que sí, joder, que nos dejeis ya en paz.
    A Cataluña le falta humildad y gratitud y le sobra arrogancia y egoismo. Casi todo lo foral suele pecar de vanidad y prepotencia.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja... eso ante todo. Faxista, faxista... ¿aún se siguen usando faxes? Faxista, faxista... ¿como linotipista o taxista o fubolista?

    ResponderEliminar
  7. Un leve matiz, El Patio, Cataluña no es foral, que yo sepa. Navarra sí y nadie se mete con ella con sus privilegios. Estas cortinas de humo territoriales le vienen pintiparadas, por cierto.

    Y, bueno, me tengo que ir así que no podré entrar al trapo dialéctico (vaya excusa, jaja, pero cierta). Yo sólo digo que, no sé, me dan envidia los británicos con su torneo Cinco Naciones (creo que ahora son Seis), y bueno, poco a poco lo conseguiremos.

    Lo digo un poco por quitar hierro, un poquito y gravedad al asunto, je-je-je.
    Adeu!

    ResponderEliminar
  8. No iba sólo por Cataluña, iba adrede por Navarra, para cuando les toque... Y espere que busco la Barcelona foral y le pongo el enlace, es que ahora tengo trabajillo.

    ResponderEliminar
  9. El Decreto de "Nueva Planta" termina con los fueros de Cataluña, que vuelven a restablecerse con el Estatuto de 1932.

    Aquí le dejo un cachito de la historia:

    En 1715, el Decreto de Nueva Planta que suprime los fueros de Mallorca (incluidas todas las Baleares).
    En 1716, el Decreto de Nueva Planta que suprime los fueros de Cataluña.

    CAUSAS
    Son dos:

    el sistema absolutista y por ende centralista que imperaba en Francia y que ahora se impone en España por Felipe V y sus ministros franceses
    y la rebelión y la derrota de los Estados de la Corona de Aragón.
    Porque Navarra sigue siendo un reino y sigue teniendo sus Cortes y sus fueros, no sólo administrativos, sino políticos y constitucionales, por lo tanto. Y las Vascongadas, aunque no son un reino, siguen teniendo sus fueros y se las denominará provincias exentas, cada una con sus Juntas Generales, similares a las Cortes.
    Porque Navarra y Vascongadas no se han rebelado contra Felipe V.
    Cataluña se había rebelado en 1640 contra Felipe IV y fue derrotada en una guerra terminada en 1652, pero no se le quitaron entonces sus fueros, porque Felipe IV no era ya absolutista: había descartado el intento de absolutismo centralista de Olivares, escarmentado por las rebeliones de Cataluña y Portugal.

    ResponderEliminar
  10. Este párrafo habla con nitidez de un conjunto de gentes (Cataluña) que nunca se sintieron parte de la Corona española. Y que si alguna vez se sintieron, fue por el argumento de la sangre.

    ResponderEliminar
  11. Navarra dejó de ser reino en 1841, , con la Ley Paccionadaque la convertía en provincia.

    náuGrafo, no seas exagerado hombre, que pareces yo. Jajajaja... ¿y aragoneses se sentían? porque eso es lo que eran, y por unos cuantos años, por mucho que traduzcan ahora y rebauticen con numeritos romanos a reyes maños.

    En fin... Cataluña, uña, uña, uña... y araña.

    ResponderEliminar
  12. Cataluña en la guerra de sucesión, como otros territorios de España, ojo, tomó partido por el Archiduque Carlos como aspirante al trono español. Perdieron... qué se le va a hacer. Gajes del oficio, pero no por ello dejaban de sentirse españoles.

    ResponderEliminar
  13. Ley Paccionada, qué navarro suena esa palabra, jaja.

    Para Rosie the Riveter: pues técnicamente me temo que tienes razón. Pero no sé, la Constitución se firmó en una época, 1978, delicada época, y no sé, sus limitaciones tendrá, digo yo. Esperemos, pues, a ver qué dice el Tribunal Constitucional, y a ver qué pasa.
    Y, bueno, siendo realistas, es de imaginar qué resultado tendría un referéndum de toda España para una cosa que solo afecta a los catalanes. Obviamente, no ganarían jamás. Será una comunidad presa en el entramado institucional de otra comunidad (la española) en la que parece, no paran de repetirlo, no quieren estar o al menos no quieren estar en el actual estatus, aunque sea en términos nominales.

    ResponderEliminar
  14. ¿Estás seguro de que estarían presos por decisión del resto de los españoles? Qué va, hombre, si estamos ya aburridos. Qué hastío, por Dios. Hace tiempo que Cataluña no es ni motor económico, ni cultural ni nada. País Vasco idem más. Las continuas reclamaciones nacionalistas, un lastre, ya es hora de deshacernos de los fardos ¿no? Que hay cosas más importantes a las que destinar los esfuerzos y recursos públicos.

    La Constitución es del 78, sí, y se ha quedado antigüilla en muchas cosas que requieren actualización. Pero con todos los años que tenga encima, tiene más legitimidad formal -por el procedimiento seguido en su elaboración- y democrática -respaldo en referendum- que una norma respaldada por poco más del 30% del cuerpo electoral de un territorio que no llega a un cuarto de toda la población del Estado.

    Reforma constitucional, sí, pero por las claras, siguiendo los procedimientos y dando voz a todos los que tienen que participar. No impuesta unilateralmente desde un territorio. Reforma constitucional, referendum de secesión, puerta para el que quiera y estado federal para los que nos quedemos. Y aquí paz y después gloria...

    PS: Un apunte histórico. Todos los titulares de reinecillos, principados y condados que fueron surgiendo a medida que avanzaba la reconquista reclamaban para sí mismos el título de Rex Hispaniae, justificando su legitimidad en la presunta continuidad con la monarquía visigótica. Los catalanes no eran una excepción... La nación catalana es un invento del XIX -como todas las naciones- que nunca ha existido como ente político.

    ResponderEliminar
  15. uy, este blog se ha puesto muy oscuro,

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs