2.11.09

Bk

Tengo un raro insomnio que me mantiene aquí pegado a la pantalla. He bajado de la cama, ante la evidencia de mi fracaso como protagonista de un anuncio de Dormidina, y aquí estamos. Ni siquiera los poemas de Caballero Bonald, metidos en el iPod y luego en mis orejas, consiguieron quitarme este exceso de cocacolas que llevo en el cuerpo.

Un exceso de cocacolas, quizá de garrafón también, que me han hecho pensar en la entropía. Concepto éste, el de entropía, que me encontré primero en Nocilla Lab y luego, citado, en la flojísima peli de Woody Allen, Si la cosa funciona, que no funciona por cierto y aburre ya hasta el más alleniano. En el libro citado se ejemplifica lo de la entropía con la imagen de un recipiente en el que una mitad tiene, pongamos, 100 kilos de arena blanca y en la otra (mitad) otros 100 kilos de arena negra. Ponemos a un niño hiperactivo y gordo a dar vueltas en el sentido de las agujas del reloj en esa circunferencia de las dos arenas, hasta que quedan revueltas y lo que era blanco y negro pasa a ser un grisuz indefinido de aquí te espero. La entropía está en ese caos irreversible: por mucho que el niño gordo e hiperactivo de vueltas en sentido contrario, los granitos blancos y negros no volverán a ponerse en su sitio. Esa armonía jamás volverá a ser armoniosa. Ni armónica tampoco.

A veces pienso, tras una de estas noches de copa y matarratas, en si no se ha producido ya esa entropía en mí, y ya no soy el que era ayer. ¿Cómo seré yo cuando no sea yo?, se preguntaba el poeta Ángel González. Un tipo me contó de alguien que abusó de los tripis y que se levantó un buen día y su único impulso era jugar con los Airgam Boys. "Allí lo veías, en el portal de su casa, con los juguetitos", decía de él. Se me quedó grabado eso de los juguetitos.

Creo que las autoridades sanitarias deberían emplear esta imagen de la entropía en la lucha contra la drogadicción. Yo, que soy de natural probón, siempre tuve presente la imagen del treintañero con los juguetitos en las escaleras del portal de su casa, esa entropía lisérgica sin vuelta de hoja, para mantenerme alejado de las drogas (ilegales).

Mañana escribiré al Defensor del Pueblo. Por la salud de nuestros cerebros.

9 comentarios :

  1. Sí, tengo que hacerlo esta semana: comprar el libro de Mallo Lab. Me lo prometí hace una y media.

    Y después, si consigo tiempo, buscar en Ebay un kit como el que muestras en la foto. Yo tenía un Airgamboy que se llamaba Zacarías y que saltaba desde la cama al suelo sin agarrarse a nada y caía de pie y se ponía a pegar tiros.

    ResponderEliminar
  2. Me he metido ahora con el 'Aire nuestro', de Vilas. Tiene buena pinta. También me he comprado, tardes de domingo en la Fnac, 'Las afueras', de Pablo García Casado. A ver qué tal. Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, recuerdo una chica que nos cuidaba, de pequeños, que decía que por la noche los clicks, airganboys, legos y demás colectivos de juguetes, salían su estado inerte (¿inercia?) y vivían sus vidas. Me lo creí durante un tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Te leo siempre. No comento siempre, Mr. Laporte.
    Sigo...

    ResponderEliminar
  5. Pues a mi me gustó la última de Woody Allen. Me pareció aire fresco comparada con las anteriores. En inglés se entiende mejor el sentido de la película: "whatever works". Que viene a ser: "mira chico, no le des muchas vueltas; cualquier cosa funciona". Un abrazo, mi querido y dilecto náufrago. Porfiri P.

    ResponderEliminar
  6. Entropía. Yo siempre lo había entendido como el impulso de la física(y de la vida) que lucha por que no se cambien las cosas, por dejarlas como están. Es muy poético: uno tiene que luchar contra esa entropía. Pero claro, visto como es realmente, no tiene nada de poético, porque sería como darse cabezazos contra un muro.

    ResponderEliminar
  7. No me gusta Mallo, no me identifico con su generación Nocilla, aunque somos de idéntico año de nacimiento aunque yo no esté calva. Aunque la nocilla también llegó a los pueblos de La Mancha, nosotros, los rurares (salvo excepciones), éramos la generación de un tomate con cacho pan, o de una cata de aceite (la orilla del pan pringada en aceite de oliva con azucar y para usted de contar). Los ochenta no significaron nada para nosotros, nada de movidas, nada de pelos colorados ni chinchetas en los cueros, etc, etc, nosotros seguíamos la misma inercia y no cabía pensar en ningún fenómeno extraño consecuencia de energías extrañas, todo tenía su orden, su lógica y su predestino.
    El ejemplo de la arena revuelta por el gordito hiperacctivo es semejante al de los dos botes de pintura, el blanco y el megro, mézclelos y obtendrá un gris, pero no pretenda hacerlo reversible, esa nueva realidad no tiene vuelta de hoja, salvo que Superman empiece a dar vueltas en dirección contraria al movimiento de rotación de la Tierra, ea... ¡cómo me gustó a mí aquella escena para devolverle la vida a su chica engullida por una enorme grieta... en la vida real, hecho irreversible, claro.
    En fin, llevaré su propuesta antidroga en la próxima reunión del Consejo de Dirección de esta Gerencia, seguro me dicen si es que he esnifado algo, pero por mí que no quede.

    ResponderEliminar
  8. Lo del niño hiperactivo con el Bollicao en la mano es aportación mía. Mallo se dedica a hablar de las arenas y creo que de un niño (aséptico) que revoluciona el estado equilibrado que había.

    Me congratula que le agrade mi sugerencia antidroga. En lo irreversible está el asunto.

    Aún no he escrito a Múgica.

    ResponderEliminar
  9. Lorenzo: fresca la película es, pero quizá solo eso, no sé... Además, la piñata del Larry, como de tío viejo que no es viejo gracias a la cirugía, me echaba un poco para atrás. Eso sí, la 'prota' fue un gran acierto de cásting.

    Wesley: poético y no, la entropía parece algo incontrolable, desorden puro, caos absoluto. Un poco como mi cocina esta mañana, vamos.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs