Arrealismo




Comentarios

  1. Hay gente que a eso lo llama Arte Casual. Tienerequisitos muy bien redactados : sus puntos , comas . El primero e indispensable es el observador atento .
    Superficies aisladas con poliutileno o así. Un asco de trabajo. Un día en la obra vi aparecer a los que lo proyectan con sus monos, máscaras y parafernalia UFO. Reconozco que estaba yo algo perjudicado, casi me da un infarto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, G. Vandramé, por el comentario. Pero el arrealismo es mucho más que esas medianeras, o que currelas con sus obras, que también. Sólo que esas construcciones que enseñan la trampa de la ciudad (como las bocas de alcantirilla, los cuartuchos de las casas con sus cuadros de luces, los huecos del ascensor, la superficie que aparece cuando se cae la pintura) son la punta del iceberg de este movimiento clave en el siglo XXI, y cuya base teórica algún día me tendré que poner a redactar.
    ; )

    ResponderEliminar
  3. Busca en Google a Nick Papadimitrou y los restos del mundo cerdo, no recuerdo bien si era así , las grietas por las que asoma todo , lecciones de Ballard sobre el tejido urbano . En caso de que te apetezca , yo creo que vale la pena .
    Cuando curré para Cobra , flipé . Retirábamos cableado urbano de baja tensión de los años cuarenta , algunos incluso de antes. Abríamos zanjas , arqueología efímera, en lugares inverosímiles , visitábamos subestaciones de lo más góticas, subíamos a postes de media tensión que presenciaron batallas, ! visité un convento de clausura ! . Destripar la ciudad en la que vives es amarla, o conocerla . De arrealismo y puntos muertos saben mucho los camelletes urbanos , ojo arrealista tienen un huevo.

    ResponderEliminar
  4. El mundo no deja de enviarme señales (joer, parezco un chalao, entienda Vd. mi tono autoparódico) para que lea a Ballard. Espero poder hacerlo pronto. Debo también sumergirme en esas primeras manifestaciones del asunto, y llamarlas "precedentes", "tanteos previos", así en plan despectivo y soberbio por mi parte.

    Me parece fascinante eso que comentas que haciáis en Cobra, sea lo que sea Cobra. Hay tantas lecturas de la ciudad que podrían tumbar a cualquier. Lecturas que se superponen y nos dejan turulatos si llevamos un café de más y que nos conducen al arrelismo, es decir, a la visión desde la tramoya de todos esos afanes humanos, en cuyo carisma, en cuya magia, no nos conmueve porque no creemos en ella. El arrealismo es el último de los desencantos. Pero no por ello un desencanto trágico. Quizá un poco.

    ResponderEliminar
  5. ¿La estación esa que rescataron del olvido en Chamberí es arrealista?


    Jajajaja... te veo subido en la nueva boca de Sol predicando a las masas de aquí a poco.

    ResponderEliminar
  6. Mmmm, en casos de "tiempo congelado", como de la estacion que citas y que visité hace tiempo y que recomiendo visitar, no podemos, hablar, en puridad de arrealismo. No obstante, en cuanto a espectáculo desprovisto del tiempo al que pertenecio, ayuda a la concepción arrealista del mundo, por aquello de des-velar estéticas que conforman la cosmovisión del mundo.

    (jajajjajajaj)

    ResponderEliminar
  7. Mmmm, en casos de "tiempo congelado", como de la estacion que citas y que visité hace tiempo y que recomiendo visitar, no podemos, hablar, en puridad de arrealismo. No obstante, en cuanto a espectáculo desprovisto del tiempo al que pertenecio, ayuda a la concepción arrealista del mundo, por aquello de des-velar estéticas que conformaron una cosmovisión, más o menos concreta, del mundo.

    (jajajjajajaj)

    Por cierto, YouTube tiene mucho que ver, en todo esto del arrealismo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares