Un poeta entre porras

En esta etapa reciente (y provisional) de empleado de ocho a tres, he desarrollado un cierto gusto por la rutina. Decían que Kant, en la extinta Königsberg, salía a pasear siempre a tal hora por los mismos tales sitios durantes tales exactos minutos. Los habitantes de esa ciudad alemana apenas usaban reloj: se valían del puntualísimo Kant para saber que eran las cinco de la tarde, pongamos.

A media mañana, a una hora no tan definida, bajo a un bar cercano al trabajo por un café descafeinado con leche en vaso y tres porras tres. Fui tradicionalmente antiporra, producto cauchesco, aceitoso, tosco, castizoide en el peor sentido del término... Pero por alguna extraña razón, ahora ingiero cada día mi ración triple con avidez propia de Roberto Canessa y Nando Parrado en el chamizo de Sergio Catalán.

En esos hábitos kantianos míos, pronto me fidelicé con un bar, el Anjupe, calle Gaztambide nosecuánto. Me ganó el camarero, un sudaméricano de esos que rebosan dignidad; el segundo día que bajé me disparó nada más entrar: descafeinado con leche en vaso, ¿verdad? Sí, claro que sí, oh, sí, le dije. Dos euros, porramen incluido.

Encontré en ese barucho cualquiera un algo que no hay en el resto de los bares. Me fijé en el sorprendente cuadro dedicado, en aquel barillo tan madrileño, ¡a un poeta polaco que por lo visto era habitual del local! Excitado en menor grado por la cafeína del descafeinado, entré en un bucle fantasioso en el cual la Guerra civil española nunca había existido, e íbamos ya por el enésimo presidente de la Segunda República. España era España y no Estado español, Cataluña vivía en paz, vascos y gallegos también, y se disfrutaba de un federalismo cohesionado tipo alemán. En fútbol no nos comíamos una mierda, pero España era potencia mundial en Arte, Literatura, Industria, Import-Export y Flamenco. Y Cine. Obama soñaba con hacerse una foto con nuestro presidente, y parecía que el tipo, tenaz, lo iba a conseguir. En los bares, había alguno que pedía porras como exótico y nostálgico gesto para llamar la atención.

Al final volví a la realidad, y decidí sacar una foto al poeta inmortalizado, Josef Lobodowski, que ni siquiera sale en Wikipedia, pero al que el bar Anjupe, ejemplarmente, dedicó un rinconcito entre sus paredes, como si viviéramos en otro país, mejor.

Comentarios

  1. En qué sitios más raros acabas metido siempre. Raros por literarios, claro. A ver si ése es un escritor de esos que le gustaba inventar a Bolaño...

    Cada día escribes mejor, un perfecto escritor atmosférico: desde las isobaras más prietas a los anticiclones más plácidos.

    Por cierto, hoy se falla el Planeta, pero me da que se va a quedar en eso: un fallo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Container. Sí, dicen que retransmiten la ceremoña en la web de Planeta. Por frikismo y morbillo le echaré un ojo en un rato. A ver qué se "falla". Dentro de poco habrá un millonario más en España, con tres veces el Patrimonio de Zapatero. (Qué risa de los patrimonios en el Boe, en fin, corramos tupidos velos.)

    ResponderEliminar
  3. Pues el poeta polaco tiene un encare hitleriano que acojona.
    En ese ensueño suyo fijo que no salían mafiosos como Porta "portando" antorchas por caldos trasnochados, que el caso es seguir jodiendo la marrana. Lo que más me ha gustado es eso de ser primera potencia mundial en tal y cual, y joer, qué trabajo nos costaría (puestos a soñar) ser también primera potencia mundial en darle patadas a una pelota y todos la mar de felices y contentos. Pero al paso que vamos... Mire, si es que lo de la publicación en el BOE del patrimonio de los miembros de gobierno (hasta que niveles de imbecilidad llegamos) no tiene comparación con las imágenes y los discursitos de presi en la Casa Blanca, en Israel y en la madre que lo parió. Y de poses que hablaba aquella...qué mirada la suya, de sagacidad, como entornando un poco los ojos, frunciendo entrecejo como si fuese a fluir el pensamiento que marcará un antes y un después en el curso de la humanidad, ojo al dato, de la humanidad, y que deja escapar un reflejo fugaz de sus ojos azul de mar inescrutable, tan inescrutable como ese cerebro en donde sólo debe de existir el eco, aunque no dudo yo que el hombre valga para algo pero para presidente no da el perímetro cefálico requerido. Con esas frases que deja caer como si sentara cátedra... qué locuacidad (pero cómo echo yo de menos a Julio Anguita en la política y la oratoria). Y lo peor de todo es que no hay alternativa, si es que se presenta Chiquito de la calzada y soy capaz de votarlorrrrr.
    Por Dios, o por la República o por las porras que se desayuna ahora por las mañanas, el PPC debe ofrecer solución a semejante oprovio ya!!!

    ResponderEliminar
  4. El PPC, por su propia filosofía programática, no puede aspirar a tan grandes metas. Está abocado a ser un partido menor, pero no por ello menos importante. Para Partido de las Grandes Cosas (PCG) ya está Zapatero, aquejado del clásico síndrome de la segunda legislatura (SSL). Qué será de Españñña dentro de dos años y medio. Ande estaremos?

    Seguro que el poeta Lobodowski sabría poner versos a esta inquietud que nos sobreviene.

    Oh.

    ResponderEliminar
  5. Oiga, cómo se pone aquí un mensaje de voz, que le voy a plantar mi más sonora carcajada... ¿Para qué dice usted que está Zapatero? Válgame, señor Laporte. Nos hunde nuestra baja capacidad de autocrítica, no le eche la culpa a una segunda legislatura.

    ResponderEliminar
  6. Lo de las Grandes Cosas lo decía en plan coña. Vamos, que si no eres presidente de EEUU negro y guayote y Nobel of the Pis como que te gira la cara.

    ResponderEliminar
  7. Convendrá conmigo en que con Bush no era cuestión de color o ser más o menos bien parecido, era cuestión de cierto hedor etílico.

    ResponderEliminar
  8. Prefiero que hablemos del poeta Lobodowski. Incluso desconociendo todo sobre él.

    ResponderEliminar
  9. Vale,¿Y qué se puede hablar sobre un poeta que no viene en el wikipedia y cuya fotografía pende de la pared de un bar donde se sirven cafés descafeinados con porras? Vaya que ha encontrado usted la foto de Lord Byron, aunque este no estaría colgado en un lugar así, si no en alguno más bohemio y donde se sirviese café irlandés. Voy a buscarlo a ver si encuentro algo al respecto... Por lo pronto el apellido le va que ni pintado a esa cara. A ver si se puede comentar algo sutancial del susodicho...

    ResponderEliminar
  10. Jajjaa, que lo decía en broma, Patio mía.

    ResponderEliminar
  11. A por él entonces...
    Me mosquea la primera parte del apellido: lobo, lobodowski. Suena a coño literaria, y más si te fijas en el dibujo, que los rasgos me recuerdan a Pedro Piqueras.

    Sigo pensando que esto es una treta, una coña literaria del bar que frecuentas, al estilo de ese otro que hay por la Plaza Mayor al que le gusta alardear de que Jeminguay nunca bebió aquí.

    Metes el nombre del polaco en San Google y se te cruza por medio Cela. Lagarto, lagarto...

    El patio... está usted cañera. Me recuerda a mí en mis buenos y heridos tiempos. jajaja. Siga dándole caña al asunto, que le sale muy bien los palabros

    ResponderEliminar
  12. Puede que sea una metabroma metaliteraria... El poeta no aparece mucho por Google.. Para mí que solo le daba a la porra y al tintico ese que tanto "alimentaba su alto espiritu creador".

    ResponderEliminar
  13. Pues al pie de la letra me lo he tomado yo, y a este señor no lo conocen por aquí. A ver si tal cartelito es para quedarse con el personal, para darle caché a las porras y al descafeinado. O bien, el tal que se lo pasaba divino con el titorro, les contaba la milonga de que era poeta y tal... y era de Torrelodones y tartamudo, que cuando uno bebe se traba la lengua y ya no se sabe si se habla español, polaco o qué... Un suponer que se me ocurre, por decir algo. En fin, qué noche más larga en la que espero que mis pacientes no me molesten a partir de ya. Una que hace mutis por el foro.

    ResponderEliminar
  14. Si, no creo que le hubieran dado nunca el Planeta.. Otro q hace mutis.

    ResponderEliminar
  15. joer, que no había leído sus comentarios y hemos coincidido en tales... jajajajaja... en fin, ahí les dejo con sus divagaciones.

    ResponderEliminar
  16. Es una maravilla entrar en un bar y que te puedan decir: "¿lo de siempre, caballero?". "Lo de siempre, jefe".

    ResponderEliminar
  17. Así es Charli, en el verano te ve entrar por la puerta y ya va colocando el vaso con hielo, y en el invierno afirma nada más sentarte: "Con leche fría". Con leche fría, Charli. Lo malo es cuando la cosa pinta como ahora, con tal desconcierto de tiempo el hombre no sabe a qué atenerse jajajaja pero conoce perfectamente las dos opciones.
    Esos camareros y esos lugares son esas pequeñas cosas cotidianas que te hacen la vida más agradable.
    Aquí le dejo a Gabinete Caligari y su Bares qué lugares.
    http://www.youtube.com/watch?v=JF0JIUUoJvU

    ResponderEliminar
  18. Yo soy diferente. No me gusta que me pongan lo de siempre, porque no sé nunca qué es lo de siempre. Prefiero ser transparente, invisible, y pedir por favor y gracias cada vez. He dejado de ir a sitios después de tener que tomarme más de un café con leche cuando lo que me pedía el cuerpo era un descafeinado o un té o una coca-cola con pincho de tortilla. Como no sé decir que no, desaparezco... entre la neblina, sin hacer ruido.

    Por cierto náuGrafo, a propósito de la niebla y su corazón... tengo en la recámara de los libros por leer el de "En Bayona, bajo los porches". ¿Esto iba a ser una trilogía llamada “Las armas del tiempo”, no?, pero supongo que se quedó en amago... si no me equivoco, que del tercer libro no hay rastro, salvo en las solapas de estos dos.

    ResponderEliminar
  19. Estimado Container, le reconozco que no le hinqué el diente a 'En Bayona...'. Trasfondos carlistas, y yo aún no estoy preparado para tan jondos temas. Y eso que el carlismo es una pata muy importante para entender un poco todo.
    Sobre la trilogía, encontrarás la tercera parte en la editorial Espasa. Fue una pena que no culminara el ciclo en Seix Barral, porque ya la muy recomendable 'La nave de Baco' salió en Espasa.

    ResponderEliminar
  20. Anjupe está en Gaztambide 63, yo vivo en Gaztambide 61, y esta misma noche, como otras muchas, bajé a comprar tabaco, y cuatro viejos polacos se sentaban a beber hasta emborracharse y leen poemas de Lobodowski a quien los dueños del bar llamaban el polaco cabrón

    ResponderEliminar
  21. Si que sale en la wikipedia, que no sabéis buscar. Lo de la utopía republicana... en fin, igual ese día el café tenía LSD, porque si no, no lo entiendo.

    ResponderEliminar
  22. Han pasado más de seis años, seguramente cuando ellos lo buscaban no aparecía en wikipedia.
    Por cierto, la L con rabillo en polaco se pronuncia uo (wo). Las reminiscencias a la palabra "lobo" quedan muy alejadas si se lee bien su apellido >_<

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares