Bh

(Qué bicis aquellas...)

Ayer entré, como un poseso, en la Fundación March, en busca de una frase. La tenía a medias en mi cabeza, o me sonaba que así era, y resultó que la había memorizado tal cual, la semana pasada. Tracé una recta que resultó ser una diagonal respecto a la sala de exposiciones en la que se exponían dibujos de Caspar David Friedrich y me planté delante de esas letras pegadas sobre la pared ocre, esa frase del pintor Friedrich, tan simple y perfecta, grabándomela a fuego en las neuronas:

Lo divino está en todas partes, incluso en un granito de arena.



Comentarios

  1. Lo que yo anhelé aquellas "bicis" y jamás tuve ninguna, aprendí en una enorme que tenía mi abuelo, de 1950 aproximadamente, metiendo casi la totalidad de mi cuerpo por debajo del barrón (que no sé si se llama así pero así llamábamos a esa barra larga que une el sillín (asiento) con el manillar). Tenía unas ruedas enormes y pesaba una tonelada... ¡qué bicicleta aquella! la de calles que recorrí con ella y las de veces que me desolló las rodillas, en fin.
    Esa última frase es de tan teresiana: Dios está en todas partes, incluso entre los pucheros. Me ha recordado usted a mi pía hermana.
    Oiga, ¿es cierto que March amasó su fortuna con el contrabando de tabaco o son las malas lenguas?

    ResponderEliminar
  2. He escuchado historia muy piratescas de una amiga mallorquina sobre Juan March y su fortuna.

    La frase suena a dejá ecouté, pero yo es soy algo teresiano. O me estoy haciendo.

    Bicis: yo tuve mi particular y ochentera beache, azul, como todo en mi mundo infantil era azul y el de mi hermano mayor rojo. Con ella daba vueltas y vueltas a la plazoleta de un pueblo navarro, y me gustaba escuchar el ruidillo que hacía cuando uno dejaba de pedalear. También era interesante pedalear hacia atrás, pedalear hacia ninguna parte. Dios, en el sentido más amplio de la palabra Dios, también estaba en esas Bhs.

    ResponderEliminar
  3. Beistegui Hermanos...BH. Casi todas aquellas marcas de bici de nuestra infancia eran vascas: G.A.C., Orbea, Torrot... en realidad, a poco que rasques, sale algo vasco así estés en Sevilla (allí hay un barrio que se llama Nervión... miedo me da preguntar). Jajaja. Joder, los vascos para no ser españoles están en todas la salsas patrias. En fin... mañana tengo que ir a comer a Donosti y me van a oír, ¡me van a oír! ¡Vamos!

    ¿Y tú amigo náuGrafo, has comido setas? Jajajaja... Qué misticismo... ¿es preocupante?

    Por cierto, tanto Juan March, Juan March... teniendo como tenemos al navarro Lázro Galdiano, también con fundación, al final de la calle Serrano, ay.

    ResponderEliminar
  4. Me he tomado un revuelto de Boletus Edulis, y claro...
    ; )

    ResponderEliminar
  5. Tengo vocación de madre indignada. Jajajajajaja...

    ResponderEliminar
  6. Yo lo he interpretado de otro modo, en plan cabreo de 'se van a enterar'. Vease a José Luis Valenciano, por ejem, al que le han pasado dos veces la tarjeta en el Coliseo de Cizur Mayor.

    ResponderEliminar
  7. Juajuajuajuajuajuajuajuajuajua... Pobre Bacterio (esto ya supera hasta el hiperlocalismo... directamente es sociedad secreta). Menuda guerra dio en nuestra clase el hombrecillo con ese bar y sus mosaicos, hechos por él. ¡¡vamos, vamos!! ¡Si es que... no se puede hacer carrera! (esto me lo decían a mi de pequeño a todas horas).

    ResponderEliminar
  8. Juan March no sólo era banquero y contrabandista, temible, sino que nunca tuvo que pedalear.

    ResponderEliminar
  9. En el fondo hice la comunión porque me regalaron una de esas. Maravillosa bh orbea color verde turquesa. Con sillón / manguitos blancos, bandeja sobre la rueda trasera y cestica delantera de quita y pon.

    ResponderEliminar
  10. A ver, Berta. O era Bh o era Orbea, pero no se puede ser de Nintendo y Sega la vez, ni de coca-cola y pepsi, ni de colacao y nesquik, ni del santander y el bbva, ni del barça y el madrid, ni de mahou y heineken, ni de rolex y setas, hombre!

    ResponderEliminar
  11. Aquí hay que poner orden de una vez. Don Mario, esto también le tendría que incumbir. Las bicis no tienen sillón, tienen sillín, y las bandejas en realidad se llaman parrillas. Rigor, rigor, rigor...

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  12. Coño, pues entonces sería BH, y la vieja que tuve, roja oxidada, Orbea.
    Brt.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares