Beyond the sea


Al decir ciertas cosas en inglés, se obliga al receptor a un ejercicio semántico. En esa automática traducción, se realiza el acto de re-ver algo, y el mensaje cobra un nuevo significado. Por eso el auge de los anglicismos: ofrecen un plus de significado al manido sonido castellano. Beyond significa más allá, pero tiene un matiz nuevo, o al menos tiene el matiz que obliga a fijarse por dos veces en la construcción más allá del már. O lo que toda la vida ha sido allende los mares.

Tras esta introducción completamente inútil, quería hablar de lo que hay más allá del mar, claro. Me he dado cuenta de que llevo desde hace casi dos meses la misma foto en el móvil, que no es sino la foto de un mar. Me extrañó esa permanencia de la foto, dado que suelo cambiar con frecuencia de fondo de pantalla. Es un mar de plomo, cegador, gaditano. Es un mar como otro cualquiera, pero no tanto, señores. Es un mar que apunta nada más y nada menos que al Nuevo Mundo y eso le confiere un prestigio evocador que pocos mares, o balcones al mar, tienen. Por eso lo mantengo en mi móvil, hay algo de esperanza/espíritu-de-superación/descubrimiento-de-algo-que-nos-superará-y-traerá-dicha-y-que-aún-no-sabemos-qué-es en esa foto.

Otro día, desde la playa de los alemanes, en Zahara de los Atunes, vi Tánger, África, y esa visión me gustó pero no tanto. África como la parte enferma del mundo. Me inquietó la visión del Caribe/Miami desde el Malecón de La Habana, otro mundo promisorio para los habaneros como en su día lo fue el puerto de Cádiz o el de Palos de la Frontera para los navegantes de la época. Nada que ver con la vieja conocida perspectiva que nos ofrece el Mediterráneo, o al vasto panorama más bien frío que nace de la cornisa cantábrica.
Mares, qué lugares.


*A Jorge Garret, por la estupenda ronda que nos dio por el Cádiz nocturno


Ciudadela con agua (Cádiz)

Comentarios

  1. Que melancólico-evocador-filósofo-diría-incluso-que-con-ligero-toque-romántico-profético-está-usted-hoy... será por este martes tan lunes.
    Preciosa foto, y muy bién definido ese mar gaditano, de plomo, cegador, de cientos y cientos de cristales a la caída del sol.
    Un libro: Océano Mar, de Baricco, si aún no ha tenido la osadía de leerlo. Ya que entre mares estamos.

    ResponderEliminar
  2. Le ha faltado decir 'cursi', y no hubiera desentonado. Hay días para todo.. Gracias por lo de la foto, veo que la camarilla del móvil tiene su capacidad... Y Baricco... 'Seda' se me hizo largo, así que fíjese. Desde entonces le tengo cierto temor, pero apunto la recomendación

    ResponderEliminar
  3. Si pincha en la foto de arriba y luego da al F11 se sentirá más en ese mar de cristales pulverizados.

    ResponderEliminar
  4. Aquí los tiene igual de pulverizados (oiga, qué invento lo del F11, y yo que pensé que todas esas efes estaban de adorno):
    http://fotolog.miarroba.com/elpatio67/mares-y-oceanos-iii-232/

    El mismito mar unos cuantos kilómetros más allá, en Chiclana... ¡ay, qué lejos queda ya el verano, a pesar de que el otoño se resiste a mostrarse como tal!

    ResponderEliminar
  5. Y éste -http://eltingladodesantaeufemia.com/2009/08/24/volando-voy/- el que hay frente a Doñana. Todo él es uno, grande y libre!!!!
    Abrazo marinero

    ResponderEliminar
  6. joder, naugrafada! repetiremos, que te tengo que enseñar más cosas. un abrazo y vivacadi

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares