Bc

Leo Nocilla Lab en un Starbucks, para la crítica en Ojos de Papel, y tomo un Tazo Chai Tea Latte pequeño con leche de soja por 3,80 euros. Un lujo por agua caliente con hierbas mojadas, pero bueno. Está rico. En todo el día sólo he gastado 2 euros en una cebolla y leche, 3,99 en una botella de Ribera del Duero, y otros 3,80 en té globalizado. Total: 9,79 euros.

El libro me parece o una puta mierda pintxada en un palo o lo mejor que he leído en tiempos. Cuando voy por la página cincuenta ni una cosa ni la otra. Quizá algo intermedio. Pero tiene algo este Mallo, Agustín Fernández, de estar hablando al lector de su tiempo, a ti, vamos, a un lector de su tiempo que piensa en el tiempo futuro. Porque ser de tu tiempo implica tener un pie en el hoy y otro en el mañana. Y no un pie en el hoy y otro en el ayer, o los dos en el ayer como un, digamos, José Luis Garci de la vida.

Mi colega Agus ya le dedica unas valoraciones en su blog.

Con la teína en vena, salí a la calle, ya de noche, algo influido por esos paisajes de Mallo, como de caja del Quimicefa, con su cadencia discursiva on my mind, y decidí enfilar la Gran Vía, o Gran Vía, como un espectador de granvías. Decidí que usaría mi teléfono móvil no para llamar, sino para hacer fotos. Sí: no sólo podemos llamar a cualquier persona del mundo con un cacharro que pesar menos que una lata de sardinas, sino que además podemos hacer fotos con él. Y navegar por vericuetos raros de la tecnología, internet. Los tiempos avanzan que es una barbarité. Esta obviedad hay que recordarla de vez en cuando, para que no se nos olvide dónde estamos.

Pasé por Callao, en ese estado algo sonrojante para toda la ciudad que es tener la vergüenzas al aire. Arrealismo en estado puro, ese movimiento que superará por goleada a la postpoética de Mallo, condenada a morir de elitismo, y al que sólo hace falta que me ponga manos a la obra, y tal.


Pasé luego por una tienda de relojes, o algo así, que hay cerca de La Casa del Libro. Una tienda relojes en la que parece que el tiempo se ha detenido. Paradojas comerciales y patafísicas. Hice una foto a ese reloj que sólo es puntual una vez al año, el 15 de septiembre a las 13 y 37. Prometo pasar por ahí a esa hora ese día para saber la hora.


Constaté como la Gran Vía es un jumelaje de décadas y estéticas, que conviven pegorruteadas esperando que el espectador de granvías repare en ello. Algún día se podría desarrollar este tema con más profusión. Inmortalicé este retrato de bodas completamente arrealista, es decir, perteneciente a ningún tiempo conocido, incapaz de descansar en ninguna cultura estética con su seguidismo histórico. Arrealismo: turmix cultural que implica reinventar y erigir toda una nueva cultura prácticamente desde cero. Estados Unidos: país arrealista, sobre todo a principios del siglo XX.


Pasé después por una placa que ponía CALLE GRAN VÍA. Y me dije, ¿es que acaso la Gran Vía es una calle? ¿No sería más correcto decir que es una avenida, o en su defecto una vía? Pues nada, calle. Alguien debería plantearle esto a alguien, algún día.

Pasé después por los Juzgados de lo Contencioso Administrativo, y me pareció ver allí sintetizado todo el kitsch de los años ochenta: Brigada Central, el Crack, el sida, la heroína, asesinatos de ETA día sí día también, asesinatos de GAL algo más dosificados, huelgas generales, cupones de la ONCE, bares con Celtas y vino peleón, y así.


Giré hacia Alcalá y me fijé en una atractiva mujer que me sonaba de algo. Caí que salía en Médico de Familia, como enfermera seductora. Me dije que es gracioso, de vez en cuando, ver a alguien famoso. Dos segundos después descubrí a Lluís Bassat, el famoso publicista o publicitario, en una terraza más bien casposa, rodeado de gente que parecía quererle.

Me sumergí en el metro Sevilla, rumbo a casa.


En el andén, el luminoso marcaba que faltaban siete minutos hasta el siguiente tren, así que salí de nuevo a la superficie, incapaz de pegarme ahí siete minutazos quietico.

Ese tramo de los bancos, final de la calle Alcalá, principio, mejor dicho, Tiene un potente encanto burgués. Estaba algo fantasmal, en aquel momento de la noche, ya sin coches. Hice una foto al oso y el madroño, en su nueva ubicación y pensé qué me haría para cenar.

Comentarios

  1. Lo siento, Edu, el artefacto no funciona. Déjate de pospoéticas, post-río y arrealismos. Sé tú. O soitu.

    ResponderEliminar
  2. Soitu... que cuando lo oigo siempre me viene SETI por vete tú a saber que extrañas conexiones mentales. Mi cerebro implosiona cada vez con más frecuencia. jajaja...
    Soitu... con un inversor de referencia llamado BBVA, toma independencia o alternativismo de pega, jooder, de qué cosas se entera uno cuando cae la tramoya.

    Todo este rollo de las nocillas y los Mallos me parece un camelo, una campaña de marketing viral realizada por un editor con ganas de explotar un páramo. Las editoriales están sedientas de fenómenos, no de literatura, y éste ha tenido suerte, que ya le entrevistan y le sacan fotos en Nueva York. Sitios y momentos adecuados... digo.
    Parece más una apuesta entre ejecutivos: ¿A qué hago de este tío un fenómeno de masas culturetas? ¿Con lo feo qué es, a que no tienes cojones? ¿Qué no?,ahora es cuando la has cagado, ¿qué te apuestas? El Ferrari que te compraste el mes pasado. Hecho. ¿Es buen escritor? Qué más da, ¿desde cuándo nos importan esas cosas? Ya, sí, tienes razón... ventas, ventas, ventas... y a vivir que son dos días.

    Ay los padrinos... y no precisamente para batirte en duelos, sino más bien para todo lo contrario. Ha nacido una estrella, como Bisbal en Operación Triunfo, poco más o menos.

    ResponderEliminar
  3. Conti, lee el ensayo 'Postpoesía: hacia un nuevo paradigma', y verás que no es bluff todo lo que reluce. Ahora, que la cosa cuaje es otro cantar. Puede que haya un aprovechatiguismo editorial, tampoco es para tanto, pero el producto no se cae de las manos, ni mucho menos.

    ResponderEliminar
  4. No sé, puede que sea yo. No lo descarto.
    Tengo aquí a mi derecha Nocilla Experience, y lo leo, lo hojeo, lo miro... y no termino de ver la genialidad tan bestia que nos venden por todos los lados. Interesante, sí, curioso, vale... ¿original?, pues no sé si tanto, más bien parece el escrito de alguien que no sabe sostener una narración, por falta de técnica, y que la intenta suplir con destellos cortos, flashazos. ¿La ciencia como elemento poético? No la acabo de ver en él, y no por datos, sino porque no se fusiona con las otras frases, parecen más postillas o tropezones que flotan en una disolución. El típico discurso de alguien que domina el tema por ser físico, pero que no sabe exactamente cómo hacer literatura con ello. ¿Si hubiera sido tornero fresador buscaría arrimar su sardina a los chirridos de las máquinas?
    Puesto a enredar con cuestiones de ciencia, matemática en concreto, creo que consigue mejor esa fusión el libro “La soledad de los números primos”; libro que peca de otras movidas pero eso es otra historia.

    Jajaja... o me estoy volviendo un puto exigente o empiezo a tener un problema grave de comprensión porque no le acabo de pillar el truco. Leeré su manifiesto, todas tus recomendaciones han tenido siempre su porqué con lo cual esperaré para tirarlo completamente a los leones, a ver si veo alguna luz nueva.

    Una última cuestión, ¿el creador de una corriente o movimiento o punto de vista, pongamos postpoesía, tiene que ser obligatoriamente un buen representante de ese movimiento o puede ser muy malo? Ah... misterio. Jejeje...

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, a veces nos pasamos de exigentes. Y hacer arte, o lo que sea, no es nada fácil. El otro día intenté, con Molusco, hacer unos amagos de coñitas en video en plan Muchachada Nui y me di cuenta de lo jodido que es y del talento que tiene esa gente.
    Respecto a mis exigencias, me basta con una cierta honestidad, una cierta audacia, y un cierto asombro por la vida y sus bellezas varias. En este caso, se cumple.

    ResponderEliminar
  6. Dice el gran NáuGrafo: "Hice una foto a ese reloj que sólo es puntual una vez al año, el 15 de septiembre a las 13 y 37"

    ¿Una vez al año? ¿Y si esa fecha ha sido dada en un año bisiesto, el recorrido tendrá un día más... digo, no? Un 15 de septiembre que no puede ser un 15 de septiembre.

    Jajajaja... estoy pre-jodiético enredador hoy.

    ResponderEliminar
  7. Y, vamos, si le puedes sacar tajada al movimiento en cuestión, pues ole tus huevos. Los ultraístas, en la época de maricastaña, como cuenta De Prada en 'Las máscaras del héroe', también querían refundar el arte y, de paso, vivir del cuento lo máximo posible.

    ResponderEliminar
  8. A eso lo llamo sacar punta a las paridas del náuGrafo. Doy el post por válido, con eso. Y bueno, jaja.. si el año es bisiesto, mmm, seguirá habiendo un 15 de septiembre y el reloj seguirá siguiendo puntual ese día, teniendo siempre en cuenta que la relojería, la cronología, no es más que una convención. (O más o menos.)

    ResponderEliminar
  9. Será grande el náuGrafo, pero me consta que su nombre es náuGrafo, no NáuGrafo.

    Buenas tardes,
    Mario

    ResponderEliminar
  10. Me cagoenlaputa con el nombrecito de los cojones... jajajajajaajajajajajajajajaja. Me trae por la calle de la amargura. Te voy a empezar a llamar xy=Z, en plan postpoético.

    Me acaba de venir una movida rara al cerebelo... creo que he descubierto de dónde le viene esta idea de la postpoesia, la genesis primera, al Fernandez Mallo. El otro día violví a ver la peli Gattaca, palabra que no existe, creo, y que está creado a partir de la combinación de las iniciales de las bases de las que está compuesto el ADN: adenina (A), guanina (G), timina (T) y citosina (C). Hala, ahí dejo eso... jajaja.

    Yo siempre he aspirado a escribir un libro, sólo uno, y después dedicarme a viajar por el mundo dando conferencias de cómo fui capaz de escribirlo.

    Ojo, me parece estupendo que le haya ido bien con el invento. Quién lo pillara... Sin envidia alguna además, pura admiración. Tengo debilidad por las caras que a priori no tienen nada que hacer en esta sociedad de la élite estilista. Merito doble.

    Dicho lo cual, todo tío que es capaz de poner un punto final a un libro, por mucha bazofia que sea, tiene ya un halo que para mí lo quisiera.

    ResponderEliminar
  11. Un post con varias fotos es como un post cómic. Me gusta la cosa.

    Es una acto genialoide no inventar, sino reinventar y que el personal crea que inventas. Quizá porque esa reinvención es, en sí, un invento.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Puedo hacer un comentario sobre el tragabolas?
    Brt.

    ResponderEliminar
  14. El oso y su madroño, cuando no hay prisas y la gente se coloca en derredor simplemente a charlar o a echar la foto, cuando aún las farolas apagadas no deslumbran al fondo. De noche, ese horrible crimen urbanístico de cristales no parece tan horrible.
    Foto obligada.
    http://fotolog.miarroba.com/elpatio67/vallado-267/

    ResponderEliminar
  15. Marta, gracias por el comentario. La primera no la leí, pero tomo nota y tengo en cuenta tu rotunda opinión. Diré que su diario de viajes 'Creta lateral travelling' me pareció completamente áspero, algo que uno no espera en un libro de viajes, tan presto a las evocaciones. 'Nocilla Experience' no me disgustó y 'N Lab' de momento no va mal. Su ensayo postpoético ya digo que me pareció estimulante, sobre todo por ciertas consideracioens sobre qué es y qué no es ficción.

    Brt, puede comentar usted lo que tenga a bien.

    El Patio: mucho la nueva ubicación del O y el M, donde iba a parar. Me encanta, por cierto, esa llegada a Sol desde Alcalá, y más aún con la nueva Alcalá despejada de coches y con el O y el M como recibiendo al trauseunte.

    ResponderEliminar
  16. Señor Brt, mejor háblenos un poco de la pasión que usted ponía para sacar el húmero al muñequito del "Operando". Ya no sé si Mattel, Cefa o ninguna de las anteriores.

    Que no, que no, que Mallo es un fraude, flor de un día. Contenedor lo ha dicho muy bien: pereza para escribir una buena obra narrativa, que requiere algo más que acopiar fotos chorras de móvil y frases graníticas y metálicas.

    ResponderEliminar
  17. Y que esa teórica desmantela la buena literatura lo demuestra esta entrada, insisto. Nos ha castrado a nuestro buen náuGrafo.

    ResponderEliminar
  18. Don Agus Alonso-G (con tono recriminario): ¿Qué le pasa a Vd. con esta entrada? Su autor está bastante contento con ella, se siente él, y no otro, arrealista, hiperlocal madrileño, y ya. No entremos en esa dinámica criticoide-subjetiva que, sincerely, no me fascina.

    ResponderEliminar
  19. Me pasa con Nocilla... lo mismo que ya han apuntado algunos comentaristas. Me parece que no están mal algunas cosas, pero no termino de cogerle el punto. También creo que pasa algo de eso de no puedo aguantar la narración y voy metiendo unas cosas por aquí y otras por allá.
    Ah, y Madrid de noche es una ciudad más hermosa porque se ven menos las obras...

    ResponderEliminar
  20. “Poesía es todo objeto, idea o cosa, en la que encuentro lo que esperaría encontrar en la poesía”.

    Acabo de subrayar esta frase en Nocilla Lab, que para mí justifica ya todo el libro (así, exagerando un poco).

    ResponderEliminar
  21. Escucha el latido del gentío
    oye a la multitud
    tápate las orejas
    disfraza tus penas
    ocurre algo extraño

    Escucha el latido del gentío
    escucha el supermercado
    si no escuchas
    te mato

    ************

    Carambola a la derecha
    carambola a la izquierda
    carambola al frente
    lucha con la tormenta

    ************

    Mi amor por ti es como un rio
    como una brisa veraniega que me da escalofrio
    una mirada tuya es mas valiosa que el oro,
    Prestame tres pavos para chile con carne


    RAPHAEL DE LA GHETTO

    ResponderEliminar
  22. Ni que lo hubiera escrito el amigo Jazz.

    Sublime.

    ResponderEliminar
  23. Contenedor, te acuerdas de cuándo -aprox- nos dios por ponernos a hacer ripios pospoéticos? Me ha parecido oportuno traer a colación esos versos improvisados, y releernos again. He estado buscando en unas entradas del mes de marzo en que se habló de Nocilla y Mallo, pero no salen.. Me suena que era como junio o así... Uff, la memoria..

    ResponderEliminar
  24. A ver si es este post, que yo también tengo la memoria mirando a Cuenca... la edad y esas cosas.

    (He estado repasando un porrón y medio de post y joder, y creo que tengo un problema de incontinencia verbal, joooder, que canso. jajaja)

    ResponderEliminar
  25. Joer, qué labor de espeología la tuya, yo no he sido capaz, te debo una!!! Voy a republicar por aquí (solo lo leeremos tú y yo, tenlo por seguro), aquellos poemas seudopostpoéticos llenos de gracejo talentoso que parimos entonces.

    ResponderEliminar
  26. Que te den por la órbita, por Rontenedor Fanfarillo:

    Las brumas de Ronchester road
    en mitad de la nevera de un tipo alambicado,
    van dejando los surcos de radios que no suenan
    en los cielos con forma de forro de óvalo.

    Las sandalias no son sandías de pierna vuelta
    ni los ojos son tuertos de sal y pimentón.
    La vida con cifras y números circenses de dos
    y dos cinco. Hinco... Ahínco.

    La jungla, ese mare... mágnum de frío
    con sabor a ceniza de muerto incinerado
    junto a las alcantarillas de los libros con
    guarda y esquina en equis. Números... y comas y puntos
    de división multiplicada hasta la raíz...cuadrada,
    yuxtapuesta de tres picos y cuatro palas.

    Triunviro... cocinado.

    La noche madruga y ya es de día, como el cajero.
    El no no es una ene elevada a los altares del diagrama
    sino un decimal recitado con bordón.
    Ven Venn, corriendo, y salta los charcos y las intersecciones,
    erecciones, y cuando se despeje el techo y no gotee,
    préñame de resultados y previsiones

    Es verdad, el futuro se reencarnará en xx y en xy...
    periódico puro.

    ResponderEliminar
  27. Kilowatios sobre puentes blancos, por el fráuNago gilital,

    Los octanos de tus pezones me saben
    a gasolina sin plomo

    La energía eólica de tus flatulencias
    me dan la vida, son mi Micebrina,
    una al día

    Te lo digo y tu lo sabes, eres mi Garoña
    y yo tu fisión, fusión, confusión,
    las antípodas de Joan Herrera, el de ICV,
    me muero por perpetuarte en mi programa

    Me expongo a ti cada día como placa solar,
    para que alimentes el generador que me hace
    ponerme erguido, ser hombre, homo erectus,
    y enchufar mi Philishave que compré en un
    decomisos de la calle Alcalá.

    Eres una Statcounter repleta
    Un in-box petada
    Un arrobarrobalov.com
    Te di mi corazón y me robaste un botón

    No te apagues,
    nunca,
    jodía,
    Black Berry mía.

    ResponderEliminar
  28. JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUA...

    Creo que les falta a los dos poemas el verso de préstame tres pavos para chili con carne para ser ya insuperables. Jajajajajaaja

    Dejándome de leches, leyéndolos de nuevo me han molado más que antes. ¿tú crees que nos los publicarán en un arevista postpoética? Jajajajja... Lo que nos faltaba.

    ¿Dónde estará el sevicio técnico para humanos, que me voy para allí, a ver si merece la pena el arreglo o esto ya es siniestro total? jajaja.

    ResponderEliminar
  29. Modestia aparte, y ya que estamos aquí en plan cuarto oscuros, me han parecido dos poemas excelsos e insuperables (por ninguna mente con cierto juicio, se entiende). JAJJAJAJAAAJJA

    ResponderEliminar
  30. Una erratilla: era kilowatios sobre puentes BLANDOS, no blancos. Pero bueno, creo que no afecta mucho al cosmomensaje del poema.

    ResponderEliminar
  31. Ni el mismísimo Bukowski... Placas solores, energías eólicas, philishave (¿de corriente continua o alterna?). Qué derroche de imaginación y creatividad, con los ojos como platos me he quedado, oigan, y el cerebelo en estado de caos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares