19.10.09

Atraco a pecho descubierto

Ya van en un año dos 'atracos' en Madrid por un saldo de casi cincuenta euros. No me puedo quejar, tampoco es mucho y de ellos he podido sacar dos posts, que es lo mismo que decir que han tenido su aquel de historieta, de aventurilla, de batallita madrileña. El primero lo titulé Atraco a mano tendida, cuya secuela viví la madrugada del domingo. ¿Me joden los 30 euros? Pues sí, pero recordando las imágenes en la mente me entra la risa floja y lo cierto es que no me escuece tanto.

Era casi el alba cuando me sumergí en unos andurriales completamente lumpenianos, por la calle del Pez y sus ramificaciones, en busca de un plato de tallarines o arroz a tres euros con los que saciar mi hambruna post-guateque de cumpleaños. No vi ningún chino esquinado, sino dos mujeronas que se aproximaban hacia mí mientras me decía a mí mismo: "Vaya par de travelones que se me vienen encima".

Sin tiempo para decir esta boca es mía, me los encontré poco menos que en los morros. En éstas, una de ellas, ellosellas, se abre el escotazo y me muestra dos pechos como pomelos. "¿Te gustan, eh, guapo?". Iba a soltar una respuesta más o menos cortés cuando descubrí una ausencia en mi bolsillo izquierdo, que es donde guardo la cartera desde hace como quince años. Me vi rápido de reflejos, porque acto seguido les denuncié el robo con un firme: "¡Eh! ¡Mi cartera!". Como de una nube que arrojara carteras en vez de lluvia, cayó, sonora, la mía cartera al suelo. "Cabronas", creo que les dije, y se hicieron las longuis no sin antes dedicarme un pico en el boquino con el que pretendían pasar por inocentes.

Abrumado por la escenita, decidí que pasaba de tallarines y que mejor irse ya a dormir la mona de una vez, cuando se me ocurrió que a lo peor me habían sisado los dineros. En efecto, billetes ninguno. Las tarjetas, gracias a dios, seguían intactas. La ira me habría invadido hasta límites ingentes de haberme dejado mangar la cartera (tarjetas, DNI, carné de conducir, etc) por las mangutas del pecho caliente, pero sólo era dinero, y el dinero, por suerte, se puede comprar.

Las vi, minutos después, que se largaban en un coche, con unos tipos extraños. Daban por concluida la noche. Yo también, algo más pobre, pero con ese optimismo casi enfermizo de pensar que podía haber sido peor y que tuvo su gracejo la estampa.

18 comentarios :

  1. Uno nunca sabe cuándo se va a topar con dos gilipollas..

    ResponderEliminar
  2. No sé si prefiero que me hurten los dineros o partirme la cara contra un bordillo de granito y terminar la noche poniéndome escarcha del congelador en la ceja.
    Brt.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido, Jordi.
    Brt, la noche tiene peligros, siempre.

    ResponderEliminar
  4. No hay que dar consejos, pero , ¡ Qué mala suerte! aquí llego yo , el tercer capullo.
    No salgas de casa con dinero sino es para pateártelo inmediatamente o cumplir como un señor con tu camello.
    No uses cartera , sino puedes evitar el uso de este falo sustitutivo úsalo bien y póntelo en los bolsillos de delante.
    A las diez en casa o no te acicales tanto.
    Sí, podía haber sido peor , les haría falta y eres un buen tipo , pero la próxima vez que vayas a Pamplona traete la escopeta que teneís todos los navarros un poco de bricolaje... y no salga s de casa sin tu recortada. No hace falta que la cargues , no se vaya a disparar.
    De nada .

    ResponderEliminar
  5. Tenser, de camello nada. Las únicas drogas que consumo -y cada vez menos- son legales.

    ResponderEliminar
  6. Pero señor Laporte, ¿cómo se expone usted de esa manera? Siendo yo de pueblo, sé que al despuntar el alba no es convieniente andurrear solito por esos mundo donde no hay dios y sí dos pechos andantes con más hambre que usted, pero no de tallarines (qué asco, tallarines o arroz a esas horas en las que sólo apetece un colacao calentito e irse a dormir) sino de billeteras de algún inconsciente-inocente. Pero hombre, eso es tentar a la suerte y saberse carne de cañón. En fin, me alegro que esté vivo, y sin un rasguño, para contarlo.

    ResponderEliminar
  7. Tengo algo de temerario, estimada, que no de valiente. Me quedo con el término billetera, equivalente hispano del cubano jinetera.

    ResponderEliminar
  8. No me entero, ¿billetera en Cuba es sinónimo de jinetera en Cuba?, ¿o billetera en España, además de una cartera (aunque únicamente billetera es un accesorio más masculino que femenino) es sinónimo de la prostituta española, jinetera en Cuba? Si es esto último, es la primera vez que lo oigo, en mi casa una billetera ha sido siempre una cosa de piel, plana y con distintos compartimentos, donde meter los billetes... en fin, su experiencia nocturna parece haberle dejado secuelas.

    ResponderEliminar
  9. He interpretado mal. Aquello del lector que enriquece la propia literatura, ya sabe Vd. Billetera es cartera, sí, pero entendí que se refería a las prostimanguis como 'billeteras', en un juego de palabras con 'jineteras'.

    ResponderEliminar
  10. No, pero ha estado bien, porque así yo me entero de lo que es una jinetera, que yo creía que prostituta era universal en castellano a este y al otro lado del charco, y ya veo que tiene sus matices (y mi imaginación que no necesita mucho para elucubrar le está dando vueltas al origen del término). Todos los días se aprende algo nuevo, oiga.
    Pero lo que son las cosas, créase que a medida que leía su desventura, me acordaba de un minirelato (tan mini que ocupó sólo un post) que escribí hace mucho tiempo, en otro espacio en ya.com, en el que uno era "asaltado" por dos similares a las suyas, pero no le querían robar nada, éstas eran más honradas, sólo le ofrecían un dos por uno para paliar la crisis...jajajaja, si lo encuentro, aunque me lleve un rato, le paso el enlace. Joder, la realidad y la ficción a veces son una.

    ResponderEliminar
  11. Minirrelato, señora Patio. No 'minirelato'.

    Buenos días,
    Mario

    ResponderEliminar
  12. Qué haría yo sin usted, don Mario.
    Minirrelato, minirrelato, minirrelato...

    ResponderEliminar
  13. Los pomelos ¿llegó a tocarlos? Porque en ese caso no sería atraco, a lo sumo hurto (con)sentido.

    En cualquier caso, mis condolencias. Aunque, si quiere que le diga la verdad, el minirrrrrrrelato le ha salido más redondo que los cítricos en cuestión.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Ángel. No caté pomelar siliconoso no, gracias a Dios. Saludos

    ResponderEliminar
  15. Prestaagitación: (Arte de la) Consiste en crear la ilusión de que algo no está ocurriendo. Suelen ser apariciones de ubres de tamaño regular que desafían la ley de la gravedad al tiempo que desaparecen objetos de valor de quien contempla el fenómeno. La práctica de la prestetaagitación se conoce desde el siglo VII a.C. y está documentada en textos de Plinio el joven y Herodoto quien fue, el mismo, objeto de un famosísimo hurto cometido con tal arte.

    Los practicantes de la prestetaagitación se conocen como melónmanas y ahora también melónmanos.

    La Reina Isabel dijo en cierta ocasión a su hijo Carlos de Inglaterra que a las chicas hay que mirarles siempre a los ojos.

    ResponderEliminar
  16. No te atracaron ni te robaron, te obligaron a ver un striptease por el cual, por supuesto tuviste que pagar.

    Lo que pasa es que estas cosas, estamos acostumbrados a que nos las haga el gobierno, pero no las personas de la calle.

    ResponderEliminar
  17. Bien mirado (jeje), puede ser. Una nueva forma de strip tease forzado, paritario y en pro de la normalificacificación de los transexuales, ciudadanos de pleno derecho (o casi).

    Passy, JAJJAJAJJA. Lo de la Prestetagitación es cojonudo, ajjajaja. Además, la palabra me recuerda al inefable personaje de la droja en el colacao, situación a la que, salvando mucho las distancias, me recuerda todo esto un poco. Y a aquello de la prestituecion. De hecho, le rindo un mini homenaje cuando digo dineros:

    http://www.youtube.com/watch?v=BjH2MpDb0i8

    ResponderEliminar
  18. La teta y la luna, la teta y ladrona, la teta y latreta... la teta y sin carteta. Me acuerdo de ver a una pedazo de rubiaca en Valencia que tenía a esas horas más barba que yo, que ya es decir, y qué vozarrón, te dejaba sin flequillo. A mí hay cosas que me cohíben y salgo por patas a la mínima. Qué mala es la noche, cuando ya está amanecida, la madre del cuto.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs