El Galdós del óleo y una indignación pedagógico-artística importante

Castilla. La Fiesta del Pan (1913)

Quedan pocos días (hasta el 13 de sept) para que se desmonte la exposición que el Prado ha dedicado a Joaquín Sorolla, así que voy con este post que quería haber escrito hace semanas y que se me ha ido descolgando.

La exposición de Sorolla merece la pena por dos cosas. Una, por los avances que el pintor hace en el estudio del color de la playa y ese gran descubrimiento y aportación de los tonos malvas de las orillas de las playas. Hay que ser muy buen entomólogo del color para descubrir ese malva que se produce con la mezcla del agua, el sol y la arena de la orilla. Hagamos memoria y veámonos de niños jugueteando en la arena de la playa, con las olas rompiendo en los tobillos: el color es malva, y no otro.

También merece la pena la exposición por los impresionantes lienzos, 14 pinturas que ocupan unos 200 metros cuadrados, dedicados a las regiones españolas. Felipe Garín, comisario de la exposición, dijo: “El Sorolla de la Hispanic Society es el mejor Sorolla”. Porque son obras que el artista pintó para esa sociedad neoyorquina y que se expongan ahora al público es todo un acontecimiento artístico, opino.

Me pasó que, pensando que la expo no daba más de sí, accedí a otra planta y sentí una especie de Síndrome Stendhal a la española al contemplar semejantes superficies pictóricas nunca antes vistas en un pintor español. Y me pregunté: ¿cómo es que jamás supe de la existencia de esta descomunal obra?

82. Castilla. La Fiesta del Pan
Óleo sobre lienzo, 351 x 139 cm
1913
Nueva York, The Hispanic Society of America

83. Sevilla. Los nazarenos
Óleo sobre lienzo, 351 x 300,5 cm
1914
Nueva York, The Hispanic Society of America

84. Aragón. La jota
Óleo sobre lienzo, 351 x 301 cm
1914
Nueva York, The Hispanic Society of America

85. Navarra. El concejo del Roncal
Óleo sobre lienzo, 349 x 230 cm
1914
Nueva York, The Hispanic Society of America

86. Guipúzcoa. Los bolos
Óleo sobre lienzo, 350 x 231,5 cm
1914
Nueva York, The Hispanic Society of America

87. Andalucía. El encierro
Óleo sobre lienzo, 350 x 762 cm
1914
Nueva York, The Hispanic Society of America


Y etc.

Sentí una extraña indignación de tipo pedagógico-artístico que rara vez había sentido. ¿Por qué este conjunto de obras me había sido escamoteado en mi educación artística? ¿La habría olvidado, consecuencia de mis despistes académicos varios?

Luego pensé que si algún político/institución-nacional/empresa-con-necesidades-de españolizar-su-mensaje (véase "laCaixa") quisiera ahondar en el concepto de La España plural de los pueblos unidos, el trabajo de Sorolla sería más que idóneo.

De quien pensaba que ná más que pintaba culitos de niño, mares en calma chicha y mujeres a lo Renoir, resultó que descubrí un pintor en absoluto menor, una especie de Galdós del óleo, de cuya ambición y potencia no tenía conocimiento hasta entonces.

Comentarios

  1. Impresionante exposición. Yo la vi el pasado invierno en Bilbao y es como de quedarse mirando horas, casi hipnotizado por ese despliegue. Me atrevo a decir que debería ser casi de visión obligatoria. Y también me extraño de que apenas esté presente esta colección en los libros escolares. Por lo menos en los de mi época estaba del todo ausente, pero a juzgar por lo que he visto a mis hijos diría que también en los de hoy.

    ResponderEliminar
  2. Yo también la vi en Bilbao, en ese más que cuco museo de Bellas Artes que tienen por allí (tan refinados para unas cosas y tan bestias para otras estos vascos).La sensación fue extraña: un color como futuro y unas formas como muy pasadas. Supongo que algo de eso será España, digo yo, una tradición muy fuerte con una fachada moderna de cartón-piedra, y mucha resignación que frena todas las posibles ansias del progreso. El progreso llega, pero como no es algo buscado, lo hace más lentamente, por pura inercia. Ese es nuestro pequeño pozo, y encima con el regodeo de la mayoría que en como buenos españoles, en vez de buscar soluciones profundas, radicales, preferimos el trampear, el parchear, el ir tirando. (Es que estoy viendo un programa en la uno sobre cómo viven los jubiletas en España y las familias medias y me está entrando un bajón que te cagas...)

    Yo tengo el recuerdo, o más la sensación, de que algún cuadro de estos que pones en algún libro de Historia sí que los he visto. Pero claro, también puede ser que yo he tenido más libros de Historia que la media.

    ResponderEliminar
  3. La tengo pendiente. Gracias por recordármelo.

    ResponderEliminar
  4. Recuerda que los periodistas entramos gratis en el Prado.

    *algo bueno tenía que tener la cosa ésta

    ResponderEliminar
  5. En Nueva York, en el Metropolitan, esta enterito el patio del castillo de Velez Blanco ( Almeria), una hermosura renacentista, vendido por cuatro perras a los yankis que se "emperraron" en llevarselo todo todito. Si eso hicieron, piedra a piedra, con un castillo que no harian con un Sorolla, que aqui no queria nadie.

    ResponderEliminar
  6. A ver,a ver... rigor!! y no mortis, lagarto, lagarto jaja... Emma, que en este caso los cuadros de Sorolla no se los llevaron las yankis por el morro, se los encargaron para decorar la hispanic "Sosaeti".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario