Carta de una médico a la ministra

A esto le llamo yo opiniones contundentes, de las que le gustaban a Nabokov, por cierto. El asunto lleva varios días coleando, y hoy me ha llegado al mail, envío masivo. Cosa excepcional, he abierto el documento y me lo he leído enterito. Luego he comprobado que la médico existe y que ha hecho declaraciones sobre la repercusión que ha tenido su misilesca misiva.

Dejando de lado una cierta demagogia y un toniquete un tanto de pataleta, se sueltan argumentos que, dichos por una especialista, resultan contundentes. Por cierto que el tono y el estilo me han recordado a una lectora y comentarista habitual de este blog... ya se dará por aludida la aludida, jeje. Ahí va:

- -

Señora ministra, le propongo que sea usted la primera española que se vacune contra la gripe A. De hecho, con este despropósito llamado autonomías, si se vacuna usted y toda la cartera de gente que nos gobierna en España, el grupo control sería lo suficientemente grande como para sentirnos todos más seguros.

Verá usted, le agradezco que me haya colocado a la cabeza de los grupos de riesgo y que tenga usted tantísimo interés en que no me coja la gripe. Entiendo que usted me necesita para que el sistema de salud no se colapse; sin embargo, es una gran pena que al igual que usted se preocupa por mi salud y de repente me valore como un bien nacional, no se preocupe por mi situación laboral. La invito a que venga a ver mi contrato o el del resto de los médicos en este país. La gran mayoría trabajamos con contratos que en el resto de la Europa antigua serían una vergüenza.

Yo no me voy a vacunar. El virus no ha acabado de mutar y a partir de la última mutación deberían pasar seis u ocho meses para elaborar susodicha vacuna. Es decir, la vacuna que nos proponen no puede ser efectiva. En cuanto a su seguridad, ya tenemos la experiencia de vacunas para la gripe fabricadas con prisas; se usan adyuvantes peligrosos para poder poner menor cantidad de virus. Francamente, yo prefiero tener mocos tres días que sufrir un Guillain-Barré. A mí no me gusta ser un conejo de indias. El Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la UE "espera a saber cuáles son los efectos de la vacuna en los adultos sanos para detectar posibles consecuencias adversas". Mire usted, casi que no. Prefiero que se la ponga usted y me lo cuenta.

Se les está marchando el asunto de las manos. Está ya más que claro que este virus, aunque muy contagioso, es muy poco agresivo y más del 95% de los casos cursa de manera leve. Se espera un máximo de 500 fallecimientos frente a los 1500 a 3000 que provoca la gripe tradicional.

Mientras tanto, usted está permitiendo un despilfarro de recursos inaceptable. Muchos hospitales en el país están siendo objeto de cambios arquitectónicos absurdos e innecesarios para prepararse para una hecatombe que ya sabemos no va a ocurrir. Se han gastado ustedes 333 millones de euros en esta pandemia de color y fantasía. La letalidad del virus es del 0.018%, francamente irrisoria.Déjeme que le recuerde que la gripe A ha matado de momento a 23 personas y que tiene una tasa de incidencia de 40-50 casos por semana y 100.000 habitantes. Sin embargo, el tabaco produce en España 40.000 muertes al año y 6.000 por tabaquismo pasivo. Eso sí que es una pandemia, pero usted prefiere ignorarla. Es un tema menos atractivo y que le crearía multitud de enemigos. De los 447 muertos en las carreteras españolas en 2008, ni hablamos, que no es de su cartera.

Explíqueme por qué tiene usted el Tamiflú bajo custodia del ejército. La eficacia de los antivirales en esta gripe es dudosa y de cualquier manera lo único que hace es reducir en un ratito la duración de los síntomas y con efectos secundarios no despreciables. Cualquiera diría que guarda usted bajo siete llaves la cura contra el cáncer o la peste bubónica. Ponga el fármaco en las farmacias que es donde debe estar y déjese de fantasías más propias de Hollywood.

Alternativamente, haga algo sobre la patente del osetalmivir y permita que lo fabriquen otras compañías farmacéuticas, así no hay agobios de restricciones.

Las previsiones de la Organización Mundial de la Salud ya se han patinado en ocasiones anteriores. Cuando la gripe aviar, predijeron 150 millones de muertos que al final quedaron en 262 fallecimientos. Se han vuelto a equivocar, no importa. Lo importante es parar la locura en la que estamos montados y esa, señora Jiménez, es responsabilidad suya. Aquí una es una cínica por naturaleza. Demasiada gente se lleva tajada en este asunto. No sólo los fabricantes de las vacunas y los antivirus sino los que hacen las mascarillas, los de la vitamina C, los del bífidus activo, los fabricantes de ventiladores artificiales y pulsioxímetros, los de los pañuelos desechables, los productos de desinfección de manos, hasta los presos con enfermedades incurables que quieren aprovechar para marcharse a casa. Sin embargo, no me negará tampoco que la pantalla de humo les ha venido al pelo a su gobierno ahora que la crisis sigue su marcha, el desempleo tiene niveles históricos, nos suben los impuestos, sube el IRPF y baja el PIB. Una casualidad, supongo.

Una cosilla más. Si tengo que ver muchas más fotos suyas a media página con mirada astuta, trajes sexys y poses de modelo ... ¡me va a dar algo!

Por Mónica Lalanda*, 9 de septiembre de 2009

*Mónica Lalanda ha pasado los últimos 16 años en Inglaterra, la mayoría como médico de urgencias en Leeds (West Yorkshire). En la actualidad trabaja en la unidad de urgencias del Hospital General de Segovia, participa en varias publicaciones inglesas y también ilustra libros y revistas con viñetas médicas.

- -

Comentarios

  1. Internet es una caja de resonancia caótica que cuando hace pitar algo (mira el Abadía, por ejemplo y sus kimonos... kiaaaaa. Encima (me) cae bien, me alegro) lo mete en un remolino y hace bueno aquello de id y multiplicaos.

    Me gusta internet por lo anárquica que es (me encanta que cientos de burócratas por todo el mundo se estrujen las mentes para controlarla y no sean capaces de hacerlo... por ahora), por ser un concentrado de vida, de mil vidas, de millones (el paraíso para un sociólogo vago). No voy a entrar en la carta ni en la vacuna, que de medicina no tengo ni repajolera (vivo con alguien de ciencias y me ha dicho que ella no se mete eso en el cuerpo ni de coña), pero sí en la fama que ha adquirido.¿Cuántas cartas o artículos como ése habrán sido escritos esta temporada? ¿Por qué ha triunfado el de esta médica (veo que tiene un blog en ElMundo.es, eso ha tenido que ayudar a la fuerza, pero no creo que haya sido determinante) y no el otro o el otro de más allá? Seguro que alguno es incluso más erudito o más claro o más ingenioso o más cínico o mejor escrito.

    Pues no tengo muchas respuestas, la verdad, salvo el de que la incertidumbre o la suerte o el azar es lo único que nos gobierna, el único clavo al que agarrarse para no volverse medio grillado (hasta hace poco creía que lo único por lo que merece la pena existir, existir en plan esas preguntas de quiénes-somos-de-dónde-venimos-a-dónde-vamos, es el sexo, pero desde hace un tiempo también incluyo la risa, y ya no sé si como primera motivación). Digamos que puedes tener como fin vital la fama, el ser reconocido y parado por las aceras para firmar autógrafos, perseguirla con todas tus fuerzas para que te besen los/lis/las grupis en los morros, incluso, pongamos, que tienes una canción muy buena, o un disco entero, y no ser capaz de dar ese salto de calidad en la cuenta corriente de tu ego... y sin saber muy bien por qué, de repente, alguien que tiene otro disco igual de bueno, o algo peor, empieza a rular de boca en boca y se forra sin haberlo perseguido.

    Tiene cojones el mundo, como chiste digo, como broma pesada... si existiera realmente un dios, tendría que ser el mayor cachondo del universo, eso seguro, porque puede que cuando ya nada te importe, por ser demasiado viejo, o ya no te enteres, por estar muerto, alguien ponga tu canción en un politono para boyscouts y se multiplique de oreja en oreja hasta hacerte el más millonario del limbo. Hay que joderse...

    ResponderEliminar
  2. Contenedor, su comentario merece mayor repercusión que la cartita a la ministra. Me ha encantado.
    Digamos que, salvando cuatro párrafos objetivos sobre las desmesuradas medidas ante la pandemia, en tal cartita (que yo también recibí por triplicado la semana pasada) lo único que se saca en claro es cierta ojeriza personal hacia nuestra ministra, a la que espero se la sude, vaya, (yo entiendo que cuando se ha trabajado en Inglaterra, con sueldo estupendos, que una vuelva a la madre patria a currar y se tenga que amoldar a un nuevo poder adquisitivo, eso jode, pero es lo que hay... siempre quedará de nuevo Inglaterra. Y qué más hubiesen querido los médicos de hace, no digo un siglo, sino veinte años, vivir como se vive ahora, vamos, aseguro que hay nóminas de diez mil euros mensuales y sin ojeras de no dormir, en fin, pero siempre debe existir el inconformismo. Bajen la nota para netrar en medicina y otro gallo nos cantará).
    El Ministerio de Sanidad no hace sino seguir las directrices de la OMS. Si hay que pedir responsabilidades de este "irse de las manos" en cuanto al miedo generado, y sobre todo al gasto económico que supondrá tal plan de contingencia, es a la OMS y no a al gobierno, que tiene la obligación de PREVEER Y PROTEGER. La gripe A está siendo esa gran sombra alargada tras la que se espera a un gigante e inesperadamente aparece un ratoncillo. Todo producto de luces y sombras. Todo resultado del miedo ante un agente desconocido que saltaba fronteras y se propagaba como las ratas. ¿Qué hubiese pasado si el virus hubiese mutado, haciéndose, además de contagioso, virulento en más del cincuenta por ciento de los casos mientras la OMS y nuestros responsables en materia de salud se hubiesen quedado a verlas venir? ¿Hubiesemos sido considerados con tal proceder o hubiésemos salido a la calle encabronados pidiendo responsabilidades y vacunas? Ciertamente, visto lo visto, el tema debería haberse tratado con más mano diestra, es decir, cautela de los medios de comunicación y prudencia en las declaraciones de las autoridades. La población se aturde cuando oye hoy una cosa y mañana otra, cuando una muerte por la denominada pandemia, aunque sólo sea una, entra en sus hogares a través del televisor.
    Pero aboguemos al sentido común, la información no conlleva a OBLIGACIÓN. Yo soy sanitaria, enfermera. NO ME PIENSO VACUNAR, ea, nunca me he vacunado de gripe común, y miren que me tosen. No considero necesario vacunarme de la gripe A, es lo que me dicta mi sentido común, mi conciencia y mi estado de salud, vaya. Puedo ser la excepción que confirme la regla y que el virus se cebe en mí, pero juego con las probabilidades que son casi nulas. Frenar el contagio de una enfermedad vírica que se transmite por gota gorda es como ponerle puertas al campo, pero las medidas higiénicas (aunque al señor Laporte le parecieron de parvulario) son necesarias, y nunca viene mal recordar que uno se ponga la mano a toser (es que los hay que les gusta regar al de al lado), que los pañuelos sean de usar y tirar a la papelera (no al suelo), y que se laven las manos cuando crean conveniente y, por supuesto, si se ha estornudado.
    Destaco una frase de la médico en cuestión: "Llama la atención como en este país cualquier opinión debe inmediatamente clasificarse en "del PP" o "del PSOE. Es triste observar como el lastre más grande en esta nación continua siendo las dos Españas". No sé si alguien al leer esto se dará por aludido, el aludido dirá.
    En fin, la cartita se presta a la polémica y a comentarios de tales dimensiones.
    Salut.

    ResponderEliminar
  3. El sobrino de Mario Moliner25 de septiembre de 2009, 14:25

    PREVER, PREVER, doña El Patio, distinto a PROVEER. ¡Ay como lo vea mi tío...!

    ResponderEliminar
  4. Vaya, el sobrinito al quite. Pues muchas gracias, sobrino del don Mario. Qué error tan tonto, si no se dice "he preevisto", cómo va se va a decir PREVEER... Eso me pasa por no escribir primero el texto en una hoja de word con corrección ortográfica, pero que aparezca don Mario, o usted en su defecto o ausencia, siempre es un placer. Gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  5. Señor contenedor, acaba usted de resumir bastante bien el libro que me estoy leyendo: The Black Swan (the impact of the highly improbable), que si no se lo ha leido, se lo recomiendo vívamente. Aunque parece que no lo necesita, porque parece que conoce bien el tema.

    Me ahorraré intentar describir de qué va. La omnisciente Wikipedia nos lo dirá:

    http://en.wikipedia.org/wiki/The_Black_Swan_%28Taleb_book%29

    ResponderEliminar
  6. Pues me apunto el libro, que no lo conocía, y a ver si así me esfuerzo en leer en el idioma del imperio, que lo tengo un poco olvidado.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por vuestros comentarios, ante los que me quito el sombrero y más cosas. Mañana intentaré aporta algo. Buenas gripes, digo buenas noches.

    ResponderEliminar
  8. Sobre internet y causas y azares. NO creo que solo sea el azar: cuando un archivo empieza a rular y rular es porque toca cierta fibra de un modo que nadie lo habia hecho antes y en el momento oportuno. En otras palabras, lo que ha sucedido con la carta de la médica, cuestiones técnicas al margen, es que ha puesto por escrito lo que más de uno pensaba y no se atrevía a decir o no podría decir mejor de lo que ella ha dicho.

    En otras otras palabras, que la carta de la médico representa el sentir de CIENTOS DE MILES DE PERSONAS, razón esta que explique su rulamiento VIRAL.

    Obviamente, esta carta, enviada hace tan sólo unos meses antes, o unos meses después, no habria interesado ni a Perry, así que respecto a lo del azar, pues yo creo que no tanto. Sigo creyendo en lo de causa-efecto, aunque está claro que el azar puede ser una causa. Como que te encuentres a la que fue tu mujer en tal bar, a la hora X y en el tu momento X de sociabilidad.

    Respecto a la carta, yo me quedo con un dato, que de ser cierto es para cabrear bastante. "Se han gastado ustedes 333 millones de euros en esta pandemia de color y fantasía". Toda esa pandemia de carteles, de lavémonos las manos, de no beses ni dés la mano di hola, toda esa histeria basada en pronóstico de humo, parece ser que nos ha costado 333 millones de euros. Acojonante.

    Teniamos el precedente de la gripe aviar, que como bien dice la firmante predijo la muerte de 150 millones de personas y se quedó en 236. Y caimos otra vez, como solo tropieza el hombre dos veces en la misma piedra. Con 333 millones se pueden hacer muchas cosas, en vez de crear una alarma innecesaria en la sociedad. Es para INDIGNARSE, y mucho. La OMS, dice El Patio, pues que dimita la presidenta de la OMS, sin ir más lejor.

    Lo que sobra bastante es esas referencias a los modelitos de la ministra y sus poses sexys y demás. ¿Por qué las mujeres tienen, a menudo, esa animadversión por las de su mismo sexo? ¿Qué tipo de envidias soterradas e incluso atávicas dominan sus pasiones? Si hay alguna mujer en la sala, le pido una explicación.

    En cualquier caso, creo que tiene algo de razón la firmante, y a la Trini se le ve a veces más preocupada de salir guapísima que de dar una sensación de seguridad y firmeza. Pregunta 2: ¿por qué esa necesidad, en bastantes mujeres, de ir siempre guapas y sorprendiendo con nuevos modelitos, arriesgándose a hacer el ridi, como la Chacón con sus conjuntos?

    Y aquí no me doy por aludido por nada, pero entienda El Patio, que la carta me recordó a su universo mundo y que la firmanta me hizo pensar un poco en Vd, pero desde el cariño se lo digo.

    salud, dinero y amor

    ResponderEliminar
  9. Pues yo que ando por la sala, antes de irme a otra sala a ver una de palomitas, "Qué les pasa a los hombres" (na, pa pasar el rato), añadiré un par de cosillas:
    Esta carta no es una llamada a la sensatez, ni a la cuatela, ni a no alarmar a la población con respecto a la gripe A. Esta carta es una reivindicación personal. Si usted se da cuanta, inmediatamente se centra en su "precaria" situación laboral (hay que joderse). No nombra la avispada médico lo que le ha supuesto a las arcas del Estado, o de las respectivas comunidades, la subida del precio de la hora de guardia el año pasado, la subida del precio de la hora a partir de la quinta guardia, el precio de la hora en peonadas de tarde en las consultas de especializada, el precio de la hora de quirófano cuando la intervención programada es por la tarde... Para lo resabida que parece, la pregunta de porqué el tamiflu está bajo la llave del ejercito es de tontos, vamos, a ningún profesional médico o farmacéutico se le ocurre cuestionar tal cosa. No viene aquí al caso explicar el porqué.
    Con la gripe aviar sucedió algo parecido, pero el H1N1 actuó con más rapidez y de humano en humano. La gripe aviar practicamente no trascendió en contagio entre humanos. Aún así, la gripe aviar sigue existiendo, como existe la gripe común o estacional, que se cobra más muertos sólo en España anualmente que los que hasta ahora se ha cobrado la gripe A, es cierto.
    ¿333 millones de euros para qué? Pues entre otras cosas, para que el presonal médico y de enfermería no se vuelva loco repitiendo cientos y cientos de veces lo mismo, esas meddas aparentemente tan ridículas y tan de sentido común. Entre otras cosas, para no colapsar el servicio de urgencias del hospital de Segovia donde trabaja la susodicha, ni de ningún otro hospital, con pacientes con un simple catarro vírico otoñal o invernal. Para garantizar una respuesta adecuada ante las demandas de la población. Los profesionales sanitarios llevamos un mes con luz de emergencia en el ordenador, es decir, cada día slta un nuevo aviso sobre cómo actuar, dependiendo del curso y del avance de la enfermedad. Sí, la conclusión es que todas las medidas han sido desproporcionadas, que el gasto ha sido desproporcionado, y que el frenadol y el calmante vitaminado volverán a ser los medicamentos estrella, a Dios gracias o a la no mutación de un virus cuya virulencia y letalidad no ha sido la esperada. Pues en vez de estar todos más contentos que unas pascuas, echamos cuentas al gobierno y le recriminamos que no lo reparta entre nos, joer, que en esta época de crisis tengo un mísero sueldo y mis condicines laborales son deplorables... Hay que joderse, vuelvo a repetir.
    Tal acritud (y chulería) lo remata con la despedida. Mire, señor Laporte, ya que aboga a opinión feminina, una cuestión que empieza de médico a ministra, y termina de mujer a mujer, abogando a miradas, poses y trajes sexys, en el fondo esconde una tara o algún trauma, a ver si va a necesitar la susodicha aquella receta, también muy difundia por internet, de una ginecóloga a su paciente: un polvo/día y déjeme usted en paz. Ésta es de las de flaco favor a las de su sexo, que no a las de su género. Encima hay mujeres que les dan la razón... y hombres que la aplauden.
    No quieran entrar en la psicología femenina, es inescrutable. Cómo entender que pueda darte seguridad ir vestida de una manera o de otra, o que llevar tal falda que por más que te miras en el espejo no te queda, te convierte en el tendón de Aquiles. Pues así es, no intenten darle explicación, no la tiene. Para la mujer, la ropa no es sólo opa, es una manera de ser y de comunicarse, desde la más íntima que nadie ve pero ella sabe qué lleva y por qué la lleva, hasta los accesorios más banales a simple vista, todo, absolutamentetodo tiene su explicación.
    Buena tarde y me voy rápidamente a ver qué les pasa a ustedes los hombres, que se me hace tarde.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me parece que no sólo está pasando con la presunta futura vacuna de la gripe A. Este año, la inmensa mayoría de quienes se vacunan de la gripe normal consigue... tener la gripe a la semana de vacunarse. Me parece que todo esto es una enorme broma (con la que alguien, como siempre, se estará forrando).

    ResponderEliminar
  11. Señor Cesar (me pilla por aquí porque necesito citar a contenedor en mi post), y con todos mis respetos, casi toda vacuna vírica suele reproducir la enfermedad en mayor o menor medida, en casi todos los casos, sólo que la sintomatología es muy leve y pasajera, es la manera de inmunizar. Eso suele suceder todos los años con la administración de la gripe estacional, también en los niños con la triple vírica... en fin, esos efectos adversos que tienen las vacunas y medicamentos en general denominados efectos secundarios, tan indeseables.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario