Tramos de año: final de julio



Hay zonas del año que me gustan especialmente, como algún lector atento de este blog conocerá. Como sabrá que, con vocación de vecino de ascensor, hablar del tiempo y sus luces también es de mi agrado. Hay tramos del año, pues, en los que uno se balancea a gusto, logrando por momentos esa cosa de detener el tiempo a la que aspiramos todos todo el rato. Curiosamente, yo diría que hoy vivimos más rápido que nunca y se nos escapa el tiempo de las manos más que jamás: MAL.

Pues digo que estos días finales de julio son de mis favoritos del verano. Porque son verano sin dobleces y no otra cosa; no hay relativismos que valgan, es verano y al que no le gusta que se rasque, pero hace un delicioso y asfixiante calor que no conoce medias tintas. Verano en estado puro: vivir el verano, no su espera ni su nostalgia. Vivirlo sin ver que se esfuma ya, que es presente escurridizo, sino presente con su futurillo arenoso aún.

Decía el otro día Marta Rivera de la Cruz que a este mes le sobraban días. ¡No por cierto!

Luego llega agosto que su cosa algo vulgar, lánguida y un término que aprendí que es síntoma de la gripe A: letargia. Si me dices que agosto te deprime, como decía una prima mía, pues se entiende.

Esta sensación de celebración del verano la he sentido a menudo, pero la recuerdo intensamente en 2004, cuando me largué al sudoeste francés a dar forma a una primera novelilla mía algo demasiado cargada de pretensiones. Escuchaba de madrugada el disco El cantante, de Andrés Calamaro, y experimentaba pequeños placeres incompartibles que ahora trato de compartir con Vds.

Comentarios

  1. ¿Qué decir de los últimos días de julio?

    Depende. En Ribera, por ejemplo, se distinguen poco de los del resto del año. Lo que pone de manifiesto que la geografía se compadece mal, en ocasiones, con la cronología. Aquí el tiempo es más bien geológico.

    Ahora bien, como cuando los dinosaurios, se está de cojones. Sin mayores pretensiones.

    Abrazo extremeño

    pd. Ni soy partidario de ZP, ni de Chacón... Lo mío es más bien tipo dómina acartoná, oseasé, MTFDLV. Para más información, viernes al mediodía, ruedas de prensa posteriores a Consejo de Ministros.

    ResponderEliminar
  2. Vamos, que te pone el rollo pantolones pitillo fucsias y los labios tipo código de barras... Tiene que haber gusto para todo, jajaj.
    abrazos

    ResponderEliminar
  3. Eduardo, te he respondido en mi blog y, de paso, te ha planteado nuevas dudas. He conseguido que en el mío se vean vuestras actualizaciones, pero veo que aquí aún no salen las mías. No entiendo el motivo. En la opción "permitir feeds del blog" he puesto "completo". No sé si todavía debo hacer algo más para que te salgan mis actualizaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares