Que veinte años no es nada

Hace veinte años estaba sentado en una silla de esas de juez de línea, en la pista 2 del Club de Tenis de Pamplona, viendo un partido entre mi hermano y un amigo nuestro llamado Jack. Pensé que hacía veinte años que el hombre había pisado la Luna. De eso, hace veinte años. De lo otro cuarenta. Yo llevaba diez sobre el planeta Tierra.

Comentarios

  1. Eso cantaba Gardel en su Volver, una de mis canciones favoritas, pero Gardel ni sabía de la tecnología móvil ni mucho menos de viajes a la Luna (don Mario dice que con mayúscula cuando nos referimos al satélite como tal). Veinte años no es nada y paradógicamente son un abismo, y cuarenta no digamos... y yo me pregunto, ¿a lo largo de cuarenta largos años (toda mi vida)nunca ha vuelto a interesar viajar a la luna en busca de la huella de Armstrong? Será por aquello que contaba Terenci Moix en sus memorias El peso de la paja (El cine de lo sábados): el día que pegado a la televisión pudo sentir la decepción de contemplar un paisaje árido, gris, sin luz y sin vida en aquella enorme bola de plata que a tantos y tantos poetas inspiró.
    A veces es de vital necesidad que los misterios sigan siendo misterios.

    ResponderEliminar
  2. Algunos aún no se han bajado de ella, de la Luna, digo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares