Google y RAMÓN

Hoy he visto en Google una de esas ilustraciones con las que a veces adornan su sobria cabecera. Lo cierto es suelen ser dibujos tirando a horterillas, como diseñados por alguna asociación de gente con algún tipo de problema.

Hoy me ha sorprendido ver a un tipo que me recordaba Ramón Gómez de la Serna, RAMÓN, y en efecto, era él. He entrado en Wikipedia para ver si es que hoy era su centenario o similar y bueno, simplemente es su aniversario. Nació tal día como hoy en 1888, hace 121 años.

Interesante rescate este googleniano, que choca con la banalización de referentes a los que estamos ya acostumbrados. Gómez de la Serna en Google. Óle. Cabría preguntarse, en plan masoca, cuánta gente conoce al padre de las greguerías. Pero no entremos en esas dinámicas de las que no se saca nada bueno y celebremos el acierto de Google con una greguería ramoniana:

Las pirámides son las jorobas del desierto.

Comentarios

  1. El peine le sirve al calvo para hacerse cosquillas paralelas.
    Soy fan.

    ResponderEliminar
  2. Qué mal queda lo de fan referido a un autor de principios del siglo pasado. Pongamos que soy... incondicional.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, todos los escritores que leemos nacieron en el siglo pasado.... (Y en otros siglos también, claro.)

    ResponderEliminar
  4. A mí hay una que me gusta especialmente, por lo guarrona, picantona y políticamente incorrecta:

    Con el columpio, las niñas nos enviaron el aire de sus coños.

    Jevi, eh?

    ResponderEliminar
  5. Va, NáuGrafo, hazte un top 10 de greguerías entre tus lectores!

    ResponderEliminar
  6. Propongo, mejor, inventarse una greguería. Venga.. Vamos pensando....

    ResponderEliminar
  7. Ya tengo una, jaja, qué mala:

    Gregorio es un nombre ramoniano.

    ResponderEliminar
  8. Hummm... Es muy osado por nuestra parte pero ahí van dos:

    Llevaba una coleta con las ideas que le quedaban sueltas
    Las lentillas son diminutivos en contacto

    ResponderEliminar
  9. Ramón lo perdona todo. Oye, pues muy güenas, sobre todo la primera.

    Y añado:

    Los franceses se ponen lentejas en los ojos para ver mejor.

    ResponderEliminar
  10. "El aceite de oliva es mágico, porque petrifica las croquetas".

    ResponderEliminar
  11. Los bosques son el vello púbico del mundo.

    ResponderEliminar
  12. Las Torres Kio son la impotencia de Madrid.

    ResponderEliminar
  13. La Moncloa es una cloaca montaraz.

    El realismo del cine español produce espectadores de ciencia ficción

    Si el mañana es por la mañana, la tarde será demasiado tarde.


    Dios... qué tontuna. Ja ja ja...

    ResponderEliminar
  14. La mancha de Gorbachov es una cagada del Lenin celestial.

    El flamenco es arañar la puerta de Dios hasta que la abra.

    La noche se llama, en realidad, la mañana.

    ResponderEliminar
  15. La historia es la histeria de los políticos.

    ResponderEliminar
  16. "Las ventanas son los ojos de las casas".

    ResponderEliminar
  17. La miopía es vivir eternamente no abonado a Canal Plus.

    ResponderEliminar
  18. Varicaciones sobre el mismo tema:

    Las locas se ahorcan con cuerdas

    ResponderEliminar
  19. Por eso digo de vez en cuando, ni haikus ni pollas, ¡greguerías!

    ResponderEliminar
  20. Un haiku es una greguería con soja y wasabi.

    ResponderEliminar
  21. "El wasabi nos proporcina nuestra dosis diaria de picor neurológico".

    ResponderEliminar
  22. El wasabi, es para los nipones, una gracieta doble (guasa-bi). Y esto es algo muy serio para ellos, que se administran también a diario.

    ResponderEliminar
  23. A mí, aunque desde luego tienen mucho menos glamour, siempre me hicieron tanta gracia, o más, las "Máximas Mínimas" de Jardiel Poncela: desde la archicitada "La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo” hasta las satíricas “La medicina es el arte de acompañar con palabras griegas al sepulcro” o las que expresaban su furibunda misoginia (y por tanto hoy muy políticamente incorrectas) “A las mujeres las seduce que se las seduzca” , “Las mujeres, como las espadas, cuando más respeto inspiran es cuando están desnudas”, etc. Cosas de la época.

    ResponderEliminar
  24. Gracias, Carlos, por las máximas de Jardiel. Bonito cierre para este improvisado homenaje ramoniano. Cá!

    ResponderEliminar
  25. El psiquiatra duerme a los que sueñan

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares