All along the watchtower (3)







Gracias al ejercicio de sincronización fútil #255(3) de Carlos, el experimento cacofónico allalongthewatchtoweriano #164bis se ejecuta como pretendíamos.

Descubrí esta canción a principios de los noventa, en ese disco increíble que es Are you experienced? de The Jimi Hendrix Experience. Increíble haber grabado aquello hace casi cuarenta años, con esos sonidos que jamás pasarán de moda, en cambio sí pasa de moda un disco de Sabina de hace diez. Prueba de ello es que con la intro de esa canción, en la versión de Hendrix, rodaron un spot de coches hace poco. Nadie piensa que es una canción de los sesenta/setenta. Lo mismo pasa con The Who, CSI y el Who are you.

Tocamos la canción con un grupillo, junio del 95, quizá algún lector de este blog lo recuerde, en un instituto.Estoy viendo a mi amigo Manregg, líder con madera de estrella del rock, haciendo el slide con una taza que había traído de su casa, y ataviado con algunos pertechos extraños sacados del armario de su madre. Había en esa capacidad suya para apropiarse de los gestos de los genios las hechuras del genio, por cierto. Y yo escuchaba su acojonante punteo desde mi relajo del guitarra comparsa, dándole al Sim La Sol La, Sim La Sol La, Sim La Sol La, Sim La Sol La. Tengo una cinta vhs por ahí, en un garaje estellés, con el documento audiovisual.

Luego descubrí a Bob Dylan y vi que salía también aquella canción en el disco Unplugged, que adquirí en el verano del 95 (no he encontrado esa versión para colgarla en el post). Era uno de sus grandes clásicos.

Por aquel entonces íbamos a Los Portales, nuestra particular The Cavern, sin bandas en directo, y Juan, Pájaro, nos emborrachaba y ponía algunas buenas canciones. No faltaba en algún momento de la noche, después de Wonderwall, de Oasis, Mr. Jones de Counting Crowds, Beds are Burning de Midnight Oil, la versión de U2 the All along the watchtower.

El otro día me puse a canturrear la canción con la guitarrica y me salió una cosa nueva, nunca oída. Me sentí una suerte de trovador renovador del género, me dije "eh, qué versión más libre, qué autonomía de influencias, oh, qué libertad interpretativa la tuya". Luego caí que en mi cabeza, como un violín cubista, se superponían las tres versiones que más he escuchado del susodicho tema musical. Quizá también, todo ese derrotero biográfico de la canción que, de alguna manera, había tomado su poso on my mind, quién sabe.

Voy a escucharlas otra vez juntas, con el método de sincronía fútil #255(3) de Carlos.

Bomi Hendylono

Comentarios

  1. Imposible... no hay manera de escuchar las tres canciones a la vez en esta mierda ordenador.

    ResponderEliminar
  2. Esta mierda de ordenador me ha dejado escuchar al unísono las tres canciones... caótico... pero sigue sin dejarme poner el título en azul a mi último post.

    ResponderEliminar
  3. Dios... qué canción más buena. Grandiosa creación de Dylan. Con Hendrix me pasa que no puedo dejar de recordar que cascó con 27 años. Y U2 a toda pastilla,cojonuda, cuando tenían hambre por comerse el mundo, y vaya si se lo comieron.

    Lo de escucharla a tres voces... más vale que aún no estás consagrado que si no te lo cuelgan en el moma. jaja...

    ResponderEliminar
  4. Ejercicio de sincronía fútil #255(3):

    1) Asegúrese de tener cargadas en buffer las tres canciones (o, en su defecto, posea una buena velocidad de transmision de datos).

    2) De play a la canción de U2. Lleve el puntero al play de Hendrix.

    3) Cuando el contador de tiempo de U2 llegue exactamente a 00:15, dé al play de Hendrix. Lleve el puntero al play de Dylan.

    4) Cuando el contador de Hendrix llegue exactamente a 00:04, dé al play de Dylan.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué complicado!
    Lo he intentando y me he tropezado. Voy a probar un paso tras otro.
    La conexión aquí es precaria. Quizá sea esp.

    ResponderEliminar
  6. increíble, increíble escuchar las tres a la vez... bueno, y cada una por separado también, por supuesto!

    ResponderEliminar
  7. Instituto Torre Basoco, y si mal no recuerdo, sesión matutina... yo allí estaba. A la conciertos de grupillos y grupetos de colegas y conocidos que fuimos para hacer vulto, para ser unos grupis de primera. Todos importantes, los del escenario y los de abajo, creyéndonos que quizás estábamos asistiendo al germen de un pelotazo mundial... que nunca llegó. Qué buenos ratos y qué jóvenes éramos, que divertido y trascendente era todo por entonces.

    Recuerdo con orgullo adolescente que charlando en clase de latín, le di la idea del nombre de su grupo a un amigo que tampoco se le daba nada mal lo de la guitarra y los gorgoritos. Es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida, pese a que tampoco llegaron a nada, pero ahí queda eso, más un par de cedés que guardo como si fueran reliquias o tesoros.

    De los tiempos de nuestro The Cavern, cojonuda educación sentimental la que nos dio ese antro, recuerdo alguna canción también de Iggy Pop, de Pearl Jam, REM, Smashing Pumpkins... Creo que fue una fortuna caer por allí tan jóvenes y tanto tiempo, que ya fueron años, sí... y abriéndolo a las 20:30 h, hasta la hora de cierre, 2:30 en invierno y una hora más tarde en Verano.

    A ver si alguien tiene huevos, si es posible, que lo desconozco, de fusionar las tres canciones en una con, por ejemplo, la guitarra de Hendrix, la voz de Dylan y la batería de Larry Mullen.

    (El batería de los Who siempre me ha vuelto loco... ja, ja, ja, qué crack!!! Otro que murió temprano, por cierto)

    ResponderEliminar
  8. Jejé, gran memoria.


    Educación etílica, diría yo también. Pero qué diantres, era un garito con alma, y eso vale su peso en oro. Ahora paseas por ahí y parece Desolation Row (joer, qué agüelo cebolletas estamos/estoy..)..

    El Donegal era el contrapunto alternativo a la cierta comercialidad del otro, y el Garagardo y el Monte Rojo ya el acceso a universos como más peligrosos, que también estaban ahí para quien quisiera ir adentrándose.

    ResponderEliminar
  9. Me gustaría saber qué grupo era aquel..

    ResponderEliminar
  10. Con que quieres saber quiénes eran sus componentes... pues ya te he dicho el de uno de ellos en este comentario. Ja, ja, ja...

    A ver si lo encuentras, que está muy fácil la adivinanza. Ja, ja, ja...

    ResponderEliminar
  11. jajajajajajajaja... la clave está entre quiénes y componentes.

    ResponderEliminar
  12. Jajajjajajaa, los incomparables Max Estrella!!! Joer, no lo sabía, enhorabuena!! Voy a ver si hay cosas suyas por la Rez!

    ResponderEliminar
  13. Armando, gracias por el link (y la visita); la versión que me pasas, con un toque como a Pearl Jam, suena cojonuda (menos la parte del saxofón: no me mola el saxofón en el rock).

    Y veo que hay otras versiones que no conocía, las escucharé.
    gracias

    ResponderEliminar
  14. Uno que estuvo allí2 de agosto de 2009, 13:20

    Naugrafo, alquel día os escuché tocar. Recuerdo perfectamente al bueno de G., con su taza, su camisa ceñida y su cabeza rapada, pariendo un solo que reverberará en las paredes el aula por los siglos. También recuerdo otro tema con un toque oriental, de J., otro guitarra. De la batería se encargaba I. El bajo lo tocaba alguien, seguro, pero eso no lo recuerdo.

    ¿Ya han pasado 14 años?

    ResponderEliminar
  15. Qué bueno tu comentario, Uno que estaba. El bajo lo tocaba Iñaki P., hoy arquitecto y padre de familia. I. sé que se fue a Roma, al seminario, como lo oyes. De J. no supe nada. Y el increíble solo de G., como dices muy bien, joder, qué chulo, reverberará en el aula por los siglos.

    ResponderEliminar
  16. Joder... al seminario. El otro día estaba pensando en si conocía a alguien próximo que se hubiera metido a cura y no me salió ningún nombre.

    ResponderEliminar
  17. Uno que estuvo allí3 de agosto de 2009, 19:23

    Naugrafo L., tío, ya no tocas la guitarra??

    ResponderEliminar
  18. Sí, sigo, sin ninguna pretensión, pero sigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares