22.6.09

Franquicias

A los extranjeros les gustan las franquicias, sobre todo al sudamericanío pudiente, que habla como en películas de Disney. Venezolanos con pasta y así. Recuerdo una amiga mexicana que aterrizó en Bilbao y que veía como un drama que los centros comerciales, "los mall", no abrieran el domingo. "¿Qué hacéis los domingos si las tiendas están cerradas?", nos preguntaba, como si viviéramos en Melmack y no en la Tierra, ansiosa de no poder ir a Zubiarte.

Chicas como ella, que vienen a Europa a embeberse de la cultura que les dio la lengua, digamos, se sienten atraídas como mejillón a la roca por los Starbucks, Fridays, Vip's, Gino's, Planet Hollywoods, Hard Rock's Café y etc de las grandes capitales. Según un estudio de la Universidad de Hinnegan's Flinch, coordinado por el catedrático emérito Jander Klanderman, el 99% de las panameñas con más de 24.000 dólares de r.p.c., consumieron café en Starbucks, en sus estancias en Madrid y Barcelona.

Últimamente suelo ir a una que se llama Faborit, en la calle San Bernardo, cuyos accionistas mayoritarios son en realidad de Logroño -tengo datos- pero nadie más que yo lo sabe. Los chicos con dinero de Latinoamérica, los japoneses pijos, las inglesas orondas, esos turistas felices creen que Faborit es un tinglado franquicil urdido en despachos de la city londinense y con financiación de empresarios que viven en Brooklyn, New York, y que hacen pic-nic descalzos en Central Park, como Richard Gere en Pretty Woman.


Piden sus mugs de café con nata y se conectan a internet con sus finos portátiles abiertos al wifi. Porque es en esas franquicias donde más cerca están de casa. Porque esas franquicias son nodos en la red del mundo, y por ahí a veces se cruza gente. Como se cruzan las redes wireless y de pronto tienes un nuevo amigo en Facebook, mientras sorbes un capucchino frappé con toppings de emanems machacados.

Estas franquicias ofrecen esta relación social de todo a cien, o menos, que es la conectividad, el conectismo, que diría Vicente Verdú. La creencia de que tener 251 amigos en Facebook es tener 251 amigos, aunque luego sólo vayan 15 a tu cumpleaños. No son tontos, los que montan las franquicias, aunque sean de Logroño, y lo primero que instalan es la red sin cables gratuita. Y estas chicas algo frívolas cargadas de bolsas de Zara se sienten menos solas cuando el amigo de su prima les ríe una gracieta feisbuquiana.

9 comentarios :

  1. Somos menos aventureros de lo que pensamos, y aunque el mundo se ha movido a toda hostia con el booooooooommmmmmm de las loucost (les tendrían que dar un nobel o cualquier otro premio. Sin ellas yo no hubiera viajado ni la mitad, aunque la mayoría de las veces lo haya hecho en Aibiria, por la competencia, que les hizo bajar precios. Incongruencias de un aerofóbico), lo que busca la gente es el refugio del hogar, dulce hogar...aunque te den pan de centeno o cerveza, que de dulce tiene lo que yo de rojo peligroso o sin peligrosar.

    Yo mancuso. Los estarbuks me han servido para tomarme un café en sitios dónde no ha habido huevos de encontrar uno que no fuera aguachirri. Odio eso que llaman el café americano que en realidad es agua negra con sabor a rabo sanferminero. Tendría que estar penado por el tribunal de La Haya.

    Me vuelvo a mancusar. Otra que he frecuentado es una heladería de la calle Alberto Aguilera,desde hace años, y aunque el otro día, una amable dependienta me dijera que jamás han tenido helado de cereza, cosa que es imposible porque yo me he trapiñado unos cuantos, seguiré yendo. El morbo de saber si el de plátano dentro de algún tiempo también será borrado por el ministerio de la verdad me estimula. Será esto lo que llaman realismo mágico (o trágico).


    Pros Tata: ¿Es Agustín (no puedo con ese nombre, me suena siempre a cura) Fernández Mallo una franquicia? Pues no lo sé... pero partido ya le está sacando a su en-sayo, jooooder.

    Pros Tata II: He estado enredando por el concuros de relatillos sanfermineros. Soy un raro, ni son mi estilo ni me han gustado, aunque el décimo, el de “Miedo” sabe de lo que habla. Mancuso, mancuso, mancuso... hasta el moratón en el pecho. Lo que me ha llamado la atención es el alto concepto que tienen algunos de sus escritillos,joder... cuánta vanidad. Qué difícil tiene que ser jurado, y lo de aguantar los chorreos ni te cuento. Ya sé otra cosa para la que no sirvo.

    ResponderEliminar
  2. Mancuso yo también: he estado en la heladería esa que citas, y en otra sucursal que tienen en Cava Alta.
    Me gusta el Chai Tea Latte del Starbucks, y hay que reconocer que a esos locales puedes ir solo sin que nadie piense que estás/eres un colgao.

    Ya sabes lo que le dicen a Agus. Fdez Mallo: hasta el cuarenta de mayo (mallo) no te quites el en-sayo.

    Y de sanfermines y jurados: coincido contigo en lo del alto conceto de la opus propia. Y ser jurado moló mucho, pese a que luego que si uno u otro no es lo suficiente(mente) sanferminero y tal pascual, pimientillas forales de esas que tanto nos gustan.

    ResponderEliminar
  3. América, Latinoamérica, tiene la ventaja y desventaja de estar pegada a Norteamérica.
    Ese fidelismo existencial a las franquicias, que yo también he observado a modo de referencia vital del grueso de los americanos, nos choca porque nuestro mercado al menos dista un océano de los EEUU, pero para los otros países americanos, USA es el proveedor natural, impuesto o cicunstancial que tragan a diario.
    La sombra de EEUU en América es alargadísima, y lógica tal como yergue ese continente.

    ResponderEliminar
  4. Eso mismo pensé yo al otro lado del charco: más que a España, estos se parecen a yankeeland. Qué cosas... en plan bestia, sudamérica es un suburbio de ciudad americana en el que se habla español. En vez de USA... Usera.

    ResponderEliminar
  5. Container, me parece mucho generalizar.

    ResponderEliminar
  6. Indiscutible,Rosa. De ahí lo de "en plan bestia"

    ResponderEliminar
  7. Creo que hay estudios por ahí que demuestran que cuando estamos en un país extranjero buscamos estas cosas (franquicias, centros comerciales, etc) para sentirnos como en casa, porque son siempre iguales. Eso lo di en segundo de carrera, no me lo invento pero no me pidas más datos, jeje.

    En mi caso, soy más de Starbucks que de Faborit, aunque sólo he ido al que está cerca de la estación de atocha en madrid. Una amiga mía se ríe mucho de mí porque siempre que me siento en un starbucks (y cada vez que voy a Madrid no lo puedo evitar) suspiro y digo: "lo mejor que ha dado estados unidos al mundo es el starbucks, hollywood y los lakers".

    ResponderEliminar
  8. y la cocacola...

    y como sigamos por ese camino al final vamos a ser como los del frente de liberación de Judea y los romanos.

    ResponderEliminar
  9. El blues, el rock, el jazz. La guitarra esa que se toca horizontal, sobre las rodillas, la otra, llamada dobro, metalizada, que sale en la portada del Brother in arms de los británicos Dire Straits..

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs