Aq

He leído algo en la prensa sobre Pellegrini, el nuevo entrenador del Real Madrid, en la cafetería Faborit. Durante cinco años, dirigió al Villareal con bastante éxito: un equipo de una territorio tan discreto como Castellón, sin ser capital de provincia, codeándose con los grandes de la Champions y tal. En un recuadrito (o despiece) cuentan que es un hombre solitario, que disfrutaba de su éxito sin excesivos agobios, tumbado a la bartola (que no sobre la Bartola, ignoro su vida íntima) en las playas de Benicásim, provincia también de Castellón de la Plana.

Ahora que todos queremos ser Guardiola y todas hacerle un hijo, me llama la atención este espigado entrenador chileno, como en su día me llamó también otro nombre de entrenador más espigado aún: Víctor Espárrago, cuyo paradero deportivo desconozco. Es una profesión, la de entrenador, entre envidiable y desestabilizante, porque nadie te augura más de tres años de felicidad sostenida, como la que creo que disfrutaba el tal Pellegrini por Levante.

Siguiendo aquellos principios del Principio de Peter, Pellegrini podría fracasar en el Madrid. Aquella máxima de que al superar nuestro techo competencial la cagamos epifanio podría darse en este caso y las ventas del libro citado aumentarán considerablemente. Aquel estadío de playas de arena fina, paellas con tumbona y tintos de verano se le acabarán al chileno, que tendrá que lidiar ahora con la furibunda prensa deportiva, con los mil y un saraos más o menos fules de la social life madrileña, las exigencias de una afición presta al tomatazo en la jeta, y así. Qué jodido, pienso, que te hagan una oferta de este tipo.

Dice también el recuadrito (o despiece) del periódico, que Pellegrini jugó 451 partidos en tal equipo, en calidad de defensa. Marcó un gol. ¿Cómo sería aquel gol? Fue un gol bonito o uno llorón al estilo Osasuna de los tiempos de Ionel Gane, el surinamés Fabian de Freitas y Jaceck Ziober? ¿Evocaría Pellegrini aquel gol en las siestas de las playas levantinas? ¿Le supo a gloria aquel tanto? ¿Por qué no marcó más en toda su carrera?

Estaremos atentos, pues, a las formas de este chileno con aires bolañescos.



--
(Música, Los Chicos, Andrés Calamaro, La lengua popular, 2007. Careta de entrada del programa deportivo Juego limpio, en Punto Radio, a partir de las 15h.)

Comentarios

  1. El fútbol está lleno de gente así: Benito Floro, que nunca pudo superar la difusión por el plus de su mítica arenga del "con el pito nos los follamos" y que se quedó a vivir en el recuerdo de su Albacete, apodado el Queso Mecánico. Héctor Cuper, que después de perder dos finales de la champions con el Valencia su defenestramiento se ha consumado con su actual cargo, seleccionador de Georgia, potencia mundial donde las haya. Y seguro que pensando salen más entrenadores pero ahora sólo me vienen dos nombres: Pedrag Spasic que pasó del Real Madrid a Osasuna y de Osasuna al infierno del Atlético Marbella en segunda división, y el de Sergi Bruguera, que después de ganar dos Roland Garraus se arrastro durante años por pistas de tercera.

    Las historias de perdedores que han llegado al éxito las colecciono como si fueran sellos.

    Me ha flipado y me lo guardo. Es uno de los mejores artículos de fútbol que he leído en mi vida. La esencia del fracaso... que miedito.

    ResponderEliminar
  2. Luego están las muertes de los futbolistas, siempre traumáticas: la de Dubosky, de un Oviedo que acaba de dejar la Tercera División, y la de Pantic, el del doblete, que por lo visto también palmó.

    Roland Garraus, jajjaja.

    En la antítesis de la decadencia de Cúper está el Txingurri Valverde, que me entero hoy que ha ganado copa y liga en Grecia y lo ficha el Villareal. El Cuco Ziganga se quedó en proyecto y me contaron el otro día que por lo visto el tio dormía tres horas al día, agobiado a todas horas, con pizarritas, jugadas y combinaciones posibles mil.

    Mmmm..., defenestrados... Bueno, lo de Ronaldinho fue curioso, no? En fin, tengo el stock futbolístico un poco fuera de juego.

    NO sé si tu flipamiento se refiere al artículo Aq, pero en cualquier caso mersi bocú.

    ResponderEliminar
  3. O me he perdido algún capítulo o Milinko Pantic está más vivo que Txupita!!!!!!!!!!! No obstante, interesante reflexión Pelegriniana. Te recomiendo efusivamente el libro HISTORIAS DEL CALCIO de Enric González. Apto para todos los públicos. ¡Aupa De Freitas! ¡Aupa Armentano!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario